16/02/2012

EL BUEN CONSEJO DE MAQUIAVELO

Por Elena Valero Narváez (*)

En “El Príncipe”, Maquiavelo considera  sumamente importante para mantenerse en el poder, tratar de ajustar los gastos a los ingresos.

 Legítimamente señala, que el gobernante dispendioso acaba, por necesidad, gravando con impuestos altos a sus súbditos, apelando a todos los procedimientos fiscales y echando mano de cuantos recursos pueda valerse para recaudar dinero. Opina, que ésta conducta, termina por hacerlo odiar por todos aquellos a los que empobrece, es decir, toda la sociedad.

Maquiavelo muestra la inconveniencia del gasto desmedido.

 En nuestro país no se asocia el ahorro con el desarrollo. No es el único, basta con observar los problemas que tienen los europeos para reparar que el gasto público se ha convertido en una conducta compulsiva. Las consecuencias están a la vista: endeudamiento, desempleo y disminución del nivel de vida.

La sociedad termina pagando la irresponsabilidad de los que gobiernan.

En Argentina la modernización estuvo ligada-como muchos otros países- al capital extranjero que permitió crear la infraestructura necesaria para aprovechar las condiciones favorables que proponía el comercio mundial.

  Pudimos progresar aceleradamente gracias al ahorro de los empresarios ingleses, sobre todo. Aún hoy se lo desprecia y se sigue enseñando en las universidades la errónea teoría de la dependencia y la explotación.

Argentina necesita imperiosamente  aumentar la producción y la productividad,  contar con capitales extranjeros que se sientan seguros de poder invertir.

 El capital autóctono escasea, las empresas, que podrían haber aprovechado las oportunidades que permite el comercio libre, se ven afectadas por regulaciones inconcebibles, limitaciones a la exportación e importación que no permiten mejorar la tecnología y aumentar la productividad, base del progreso económico.

El gobierno se está volviendo cada vez más rapaz porque no puede cumplir con las obligaciones populistas que se ha creado. Los problemas van haciéndose manifiestos. La energía es un ejemplo paradigmático.

Tenemos recursos como para no tener cortes de luz y poder acceder a combustibles más baratos, solo necesitamos abandonar  políticas  coercitivas para incentivar y  atraer inversiones del mundo entero.

Lamentablemente, pocos se arriesgan a traer capitales, se eligen otros países, mas seguros con políticas que permitan el cálculo económico. Debe  restaurarse la confianza perdida por la nefasta intervención estatal en la economía.

 Buena parte de los argentinos se dejaron llevar por discursos que apelaron a la emoción mucho más que a la realidad. Se creyó en  el estado benefactor más que en la  capacidad individual.

 Durante el gobierno de Frondizi, con inestabilidad política, y asedio de la cúpula militar, se hizo un real esfuerzo por cambiar la política económica que se pareció durante años a la actual. Sería útil recordarlo.

Frondizi con valor dejó de lado ideas que defendió antes,  y comenzó su gobierno con un discurso que convendría leer hoy.  Es el apropiado para realizar un cambio de timón.

Dijo en el Congreso: “El establecimiento de un orden jurídico y de una justicia independiente que proteja al ciudadano contra los excesos del poder administrador, son condiciones indispensables para el progreso económico..…deberá garantizarse la libre competencia como estímulo del progreso….y facilitarse la función creadora de la iniciativa privada…”

 Como si fuera  poco llamó a colaborar en el área de Economía, Trabajo y Seguridad Social, a quien siempre defendió esas ideas: Álvaro C. Alsogaray.  Tomó como punto de partida la decisión del Dr Frondizi -expresada el 29 de diciembre de 1958- la  devaluación de la moneda y la liberación de la  economía.

Se inició una política diametralmente opuesta al estatismo, nacionalismo regresivo, controles e inflación reprimida, que había regido en el país desde 1946  y   continuó con la Revolución Libertadora y gobiernos posteriores.

Para abril de 1961 se alcanzó una posición destacable. En menos de dos años las reservas monetarias netas habían aumentado notablemente y el peso argentino se mantenía estable. Se iniciaba la construcción del crédito interno y externo, existía adecuada liquidez, la bolsa estaba firme y facilitaba la capitalización de las empresas mientras se cumplía un acelerado proceso de reequipamiento industrial. La balanza de pagos era positiva, el déficit del presupuesto decreciente y financiado sin emisión.

Si se hubiera persistido en el esfuerzo, el éxito no estaba  lejos, ya que una auténtica política de desarrollo caracterizada por la afluencia de capitales del exterior estaba en marcha. Lamentablemente, la forzada renuncia del Ministro y los problemas que llevaron al golpe militar y a la destitución del Presidente, marcaron un rumbo incierto.

Cuando “las papas queman” aparecen los que deben “ajustar” y se los tolera hasta que salvan la situación, después se prefiere a los que “regalan” y “distribuyen” con  plata ajena. De esa forma volvemos al círculo vicioso que no nos permite levantar  cabeza.

Sin embargo, otra vez la realidad se va a imponer en Argentina, como lo está haciendo en Europa y tantas veces  en nuestro país. Veremos si ésta vez aprendemos y el próximo  gobierno, o por milagro, el  actual, siguiendo el buen consejo de Maquiavelo, bajan el gasto y también, como en el gobierno del Dr. Frondizi, realizan un cambio de ese tipo, esta vez  perdurable, para que podamos gozar de los resultados.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autora, Elena Valero Narváez. (Autora de “El Crepúsculo Argentino”Lumiere. 2006)

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

16/02/2012

DESAFINANDO

Por Susana Sechi (*)

Con un nuevo mono­logo des­a­fi­nado, Cris­tina vol­vió al ata­que. Ante­po­niendo el pro­ceso nacio­nal y popu­lar como leit motiv del juego sucio, la Señora se abocó a reci­tar un con­junto de cifras extraí­das de la galera pro­vista por sus ase­so­res de magia

Entre lie­bres, palo­mas, espe­ji­tos de colo­res y  ceros saliendo a bor­bo­to­nes. La repe­ti­dora per­dida en en un mar de con­fu­sio­nes retomó el frente de bata­lla con el campo. Mini­mi­zando los daños pro­du­ci­dos por la sequía, la Señora, en malos tér­mi­nos abrió fuego con­tra los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios acu­sán­do­los de pedirle llu­via a Dios y cuando no llueve pedirle plata al gobierno, poniendo acento en la falta de res­pon­sa­bi­li­dad y pre­vi­si­bi­li­dad de estos sec­to­res que han tenido tanta ren­ta­bi­li­dad — remarco– y que sin embargo no han hecho como otros sec­to­res de la eco­no­mía que con­tra­tan y pagan sus seguros.

Segu­ros mul­ti­fun­cio­na­les con­tra gra­nizo, hela­das y sequías, es lo que debe con­tra­tar cada pro­duc­tor para no seguir pidiendo o a Dios que llueva y plata al gobierno por­que que no llueve –agrego-esa Pre­si­dente carente de infor­ma­ción con res­pecto a los segu­ros. Segu­ros estos no dis­po­ni­bles en el mercado.

Entre gallos y medianoche

Refor­zar el ata­que con­tra anti­guos enemi­gos para tapar la deca­den­cia del modelo, no asom­bra a nadie. Los cru­ces casa vez mas mar­ca­dos impues­tos por la Rosada se agu­di­zan con el correr de los días. En tanto el relato pre­si­den­cial cada vez más des­a­fi­nado, lleva a la Señora a per­der la letra En uno de los pasa­jes se su mono­logo, donde la men­tira del Estado Bene­fac­tor se acom­pa­ñaba con el auto­alago, la Pre­si­dente, recalcó la ayuda brin­dada por su gobierno-durante la cri­sis del 2009, cuando todo se venía abajo en la indus­tria lechera.” Esto tiene que ver tam­bién con las ayu­das que dimos en momen­tos críticos-aseguró– como estando dando ayuda al sud este asiá­tico, per­dón sud­este bonae­rense bonae­rense. ¡Cómo estoy hoy! Les cuento por­qué, estuve con algu­nas reunio­nes antes y siem­pre que­dan cosas en la cabeza”. Es evi­dente que es impo­si­ble pedir peras al olmo. Dado que estos cor­to­cir­cui­tos pre­si­den­cia­les cada vez son más fre­cuen­tes, y ya lo ha demos­trado con cre­ces durante des­hil­va­na­das presentaciones.

Los cor­to­cir­cui­tos…

domi­nan la escena… sin ir más lejos, en esas video­con­fe­ren­cias en las cua­les desde dis­tin­tos pun­tos del país, la Señora recibe el agra­de­ci­miento por parte de ciu­da­da­nos que se iden­ti­fi­can con un nom­bre de pila, durante esos actos arma­dos para engor­dar el ego pre­si­den­cial. Sin embargo engaño siem­pre puede ir más lejos y así, se pudo com­pro­bar. Pre­sen­tado por Amado Bou­dou, un per­so­naje que inter­pretó el papel de obrero de una cemen­tera, tomo la pala­bra y en colo­quial dia­logo con la pre­si­dente des­es­ti­ma­ron que Anto­nio en reali­dad Armando per­te­ne­ciera a nin­gún grupo de poder. En com­pli­ci­dad con la señora Kir­ch­ner el engaño fue posible.

Mien­tras Cris­tina recal­caba que Anto­nio era un tra­ba­ja­dor común, Armando Domin­guez, Anto­nio para la man­da­ta­ria, comenzó a car­gar con­tra los que llamó “cua­tro, cinco pseu­do­am­bien­ta­lista que cor­tan la ruta. Noso­tros lamen­ta­mos mucho eso por­que en reali­dad, los tra­ba­ja­do­res mine­ros que­re­mos tra­ba­jar y en paz”. Mien­tras Cris­tina reía, aplau­diendo a rabiar las pala­bras del supuesto Anto­nio– ase­veró– “Sos un tra­ba­ja­dor que defiende sus fuen­tes de tra­bajo”. Y el pre­sunto “Anto­nio” con­ti­nuó: “Somos más ambien­ta­lis­tas de los que dicen ser ambientalistas”.

Domin­guez, haciendo una vehe­mente defensa de la mine­ría, expuso cifras sobre pues­tos de tra­bajo, en tanto agra­de­cía la ges­tión de José Luis Gioja, mien­tras una Cris­tina entu­sias­mada decía “A vos no te van acu­sar de ser de hom­bre de la Barrick; no tenés pinta de ser hom­bre de la Barrick”

Sin embargo el falso Anto­nio, hace 19 años es parte del secre­ta­riado de AOMA(Asociación Minera Argentina)de Ola­va­rría y se desem­peño como inter­ven­tor en San Juan durante un año. Tam­bién fue pre­si­dente del PJ en Ola­va­rría y su mili­tan­cia en el movi­miento data de 30 años.

Armando Domin­guez, el pasado año fue nego­cia­dor dec los sala­rios de los mine­ros con la Barrick Gold, cerrando un acuerdo sala­rial de 34% con esa empresa para los tra­ba­ja­do­res de la mina Vela­dero, en San Juan.

Demos­trando que el gobierno de la sra. Kir­ch­ner sigue uti­li­zando dis­tin­tos per­so­na­jes para intro­du­cir sus pen­sa­mien­tos y con­di­cio­nar a la opi­nión publica.
recor­de­mos que este papel lo desem­pe­ña­ron Luis D’Elia, Estela de Car­lotto, Hebe de Bona­fin. Pero, para cues­tio­nes mine­ras se hacía impres­cin­di­ble la voz de un experto.

Mien­tras la ten­sión y la vio­len­cia aumenta en Andal­galá, la gober­na­dora Lucía Cor­pacci viajó a la Capi­tal Fede­ral para defen­der a la mega­mi­ne­ría. así como, res­pon­sa­bi­li­zar a los medios perio­dís­ti­cos nacio­na­les por el aumento de las pro­tes­tas en Catamarca.

Al tiempo, que ase­gu­raba que“La Alum­brera no uti­liza cia­nuro en nin­gún momento de la producción”.acuso de men­tir a un medio perio­dís­tico nacio­nal y negó la pre­sen­cia de heri­dos, poniendo en duda las imá­ge­nes emi­ti­das durante el desa­lojo de la ruta.

En tanto exis­tan los aplau­di­do­res y los ciu­da­da­nos de bien no reac­cio­nen, se pro­fun­di­zará el saqueo y Cris­tina seguirá des­a­fi­nando libremente.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autora, Susana Sechi,  Directora de "La Historia Paralela"

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

16/02/2012

OBAMA, CASTRO Y LA CUMBRE

Por Andrés Oppenheimer (*)

El gobierno de Estados Unidos no fue muy listo al rechazar de plano la exigencia de Venezuela y los demás países del ALBA de que Cuba sea invitada a la mega-cumbre del Presidente Barack Obama con 33 otros jefes de estado de las Américas a realizarse el 14 de abril en Colombia. El Departamento de Estado debería haber aceptado el reto, pero para cuestionar a la dictadura cubana ante una audiencia mundial.

La pugna diplomática empezó a principios de mes en una reunión del bloque del ALBA en Venezuela, en que el presidente ecuatoriano Rafael Correa propuso que los miembros del grupo no acudan a la 5ª Cumbre de las Américas a realizarse en Cartagena, Colombia, si Cuba —el único país del hemisferio excluido de la cumbre— no es invitada. Venezuela y los otros países del bloque aceptaron de inmediato la moción.

Los funcionarios de Estados Unidos se ajustaron al manual, y respondieron que Cuba no puede asistir porque —según las reglas de la cumbre— sólo están invitados los líderes elegidos democráticamente que sean miembros activos de la Organización de Estados Americanos. 

Colombia, el país anfitrión, que está tratando de quedar bien con todos, dijo que trataría de encontrar una solución diplomática. La canciller colombiana María Angela Holguín viajó a La Habana, y a su regreso confesó que Cuba quiere asistir a la cumbre.

El impasse diplomático está ocupando titulares de primera plana en varios países. Durante una visita a Colombia la semana pasada, casi todas las personas con las que hablé sacaron el tema, entre divertidos e intrigados sobre cómo se resolverá. El tono prevaleciente en la prensa colombiana es que Estados Unidos una vez más está castigando a la pequeña isla caribeña por su política exterior independiente: el viejo cuento de David versus Goliat. 

Entonces, ¿qué debería hacer Washington? En vez de rechazar la presencia de Cuba, el Departamento de Estado debería darle la bienvenida al líder cubano Raúl Castro para que asista como invitado especial y responda a varias preguntas, empezando por la de cuánto tiempo más Cuba piensa seguir siendo la última dictadura militar del continente.

Preguntas a Castro

Más específicamente, y dada la propensión de los diplomáticos a las formalidades legales, habría que preguntarle a Castro:

• ¿Por qué Cuba no está cumpliendo con el compromiso contraído por el presidente Fidel Castro en la Sexta Cumbre Iberoamericana de 1996 en Viña del Mar, Chile, de respetar “el pluralismo político, los derechos humanos y las libertades políticas”? 
En esa cumbre, Castro firmó una declaración final que también exigía respeto por “la división de poderes”, así como por “la libertad de expresión, de asociación y de reunión”.
Sobra decir que Cuba aún tiene cientos de presos políticos —dos de los cuales han muerto recientemente en huelgas de hambre —, y que no permite la existencia de partidos opositores.
• ¿Por qué Cuba está violando el artículo 13 de la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que afirma que “Todas las personas tienen el derecho de salir de cualquier país, incluyendo el suyo, y de volver a su país”? Hasta la fecha, los cubanos necesitan un permiso del gobierno para salir de la isla.

La conocida bloguera cubana Yoani Sánchez, a quien se le negó un permiso para viajar a Brasil a principios de este mes, escribió el 3 de febrero en su cuenta de Twitter: “Es la ocasión # 19 en que me violan el derecho a entrar y salir de mi país... Soy una prisionera”.
• Si el Raúl Castro responde —como seguramente lo hará— que “el imperio” y sus aliados están atacando la isla porque se ha convertido en una sociedad modelo, la respuesta de Obama debería ser muy simple: “Si el pueblo cubano es tan feliz y quiere tanto a su gobierno, ¿por qué no permiten elecciones libres?”


Los demagogos


Mi opinión: La amenaza del ALBA de boicotear la Cumbre de las Américas es puro teatro político. El presidente venezolano Hugo Chávez y su seguidor ecuatoriano, Correa, no boicotearán la cumbre: son demagogos que viven del show, y no se van a perder la oportunidad de hacer titulares en una cumbre con Obama.

 

Lo más probable es que montaron toda esta escena para colocarse en el centro de la escena de la cumbre, y se conformarán con un párrafo ambiguo en la declaración final que ellos puedan interpretar como una invitación a Cuba a la próxima cumbre.


Obama —que, dicho sea de paso, acaba de darle una bienvenida de alfombra roja al probable próximo presidente chino Xi Jinping, que representa otra dictadura— debería aceptar el reto del ALBA e invitar a Cuba a la cumbre siempre que Castro esté dispuesto a responder algunas preguntas incómodas. Por supuesto, Cuba no irá, pero Estados Unidos no quedara mal parado, como ahora.

(*) Andrés Oppenheimer es columnista de The Miami Herald y de El Nuevo Herald. Fue miembro del equipo ganador del Premio Pulitzer, ganador del Premio Ortega y Gasset , ganador del Premio Rey de España, y ganador del Emmy. Es autor de varios libros. Artículo publicado en el Nuevo Herald.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

15/02/2012

LA CONSTRUCCIÓN DE UNA ALTERNATIVA

Por Alberto Medina Méndez (*)

Los errores del oficialismo se hacen evidentes y realmente no parece necesario hacer demasiados esfuerzos intelectuales para identificarlos, tanto en sus formas, como en su profundidad.

Lo cierto es que tanta queja, tanto reclamo, no siempre tiene el correlato que merece, ni la autoridad moral ( y política ) suficiente, como para decir con solvencia lo que se piensa hacer, si la ciudadanía los colocara a los opositores en el lugar del que gobierna.

Por eso, es que muchos oficialismos se perpetúan en el tiempo, se consolidan en el poder, solo porque se han dedicado con vehemencia a ello, pero también porque los adversarios no son capaces de construir una alternativa seria, creíble, confiable.

Lograr esa posibilidad implica alguna cuota significativa de esmero, de habilidad, de talento y sobre todo de capacidad para entender integralmente la dinámica de la política y lograr el resultado esperado para cambiar el estado de situación en un sentido diferente al actual.

Pero muchos creen que eso solo consiste en señalar sistemáticamente los yerros del gobernante, las equivocaciones del poderoso, las contradicciones propias de cualquier gestión.

Y habrá que decir que eso es importante, es parte relevante por cierto, pero de ningún modo la llave que conduce al cambio de rumbo que se supone pretende plantear quien se enfrenta al modelo actual.

Pocos hacen los deberes en esto. Muchos, demasiados tal vez, se ocupan de recorrer el espinel crítico y creen que eso es suficiente. El tema es claramente más complejo y la abulia política de algunos los hace creer que con poco alcanza, que la tarea política del gobernante es tan evidentemente mala, que la gente se dará cuenta y mutará con solo percibirlo.

Ninguna sociedad se arriesga a dar saltos al vacío. Por irracional que parezca, no huir hacia cualquier lado cuando la cosa se complica, cambiar de destino, debe ser algo que entusiasme, que convoque, que genere esa mística que antecede a cualquier triunfo.

Pero para eso, a la crítica, al señalamiento del error, se le debe sumar mucho trabajo, un discurso inteligente, apoyos desde diversos sectores de la sociedad civil, financiamiento adecuado, equipos de trabajo a la altura de las circunstancias, propuestas superadoras y candidatos que tengan la llegada potencial para hacer su parte y seducir a los votantes con convicción.

Muchos prefieren, por comodidad, no hacer la labor correcta, otros porque se sobreestiman a sí mismos y creen que esto es un juego de niños, o porque subestiman al rival de turno, y otros, los mas, porque esperan que algún hecho fortuito, contextual, modifique las cosas y se ocupe de generar las condiciones imprescindibles para la derrota política del partido oficial.

Endeble como estrategia para que sea suficiente para vencer a quienes disponen de los medios económicos estatales, esos que usan como propios, confundiendo convenientemente Gobierno, Estado y Partido, para provecho de la cruzada oficial.

Quien es opositor corre con muchas desventajas, pero sumar algunas ingenuidades, a esa lógica distancia de recursos es cuanto menos infantil, y demuestra que quien pretende el poder no está a la altura de sus pretensiones políticas.

Estamos como estamos, porque los que gobiernan cometen errores, equivocan el diagnóstico y no tienen soluciones concretas para los problemas estructurales que acumulan décadas.

Pero no menos cierto es que los opositores, los que están en la vereda de enfrente, abusan del discurso que juzga, que reprocha compulsivamente, y que tampoco tiene las ideas esperadas para contrarrestar la inoperancia.

Si las tuviera, si realmente supiera cómo salir del embrollo presente, de los asuntos que preocupan a la sociedad toda, lo habría explicitado con claridad y convencería a casi cualquiera sin tanta resistencia.

Los opositores tienen una importante responsabilidad respecto de la fotografía actual. No solo no han sabido superar electoralmente al gobernante que pretende eternizarse, sino que no han sabido construir una opción seria para contrarrestar el impulso inercial de quien conduce.

A no confundirse. No todas las culpas están del lado de quienes parecen mover los hilos del poder. La inacción que se ubica del otro lado del mostrador, es absolutamente funcional al status quo que no permite avanzar en los asuntos que importan.

Por eso, cuando de analizar la realidad se trata, hay que resistir la tentación de quedarse en la anécdota, mirando solo una arista del presente. Cada protagonista de esta historia tiene su cuota de responsabilidad, y no marcarla como corresponde, es no comprender lo que sucede.

Si queremos convertir la realidad, debemos estar dispuestos a hacer lo que nos toca como ciudadanos, enfocándonos en tener siempre disponibles las opciones políticas que garanticen que el poder siga en manos de la sociedad, sin que esta termine siendo rehén crónico de la partidocracia.

Exijamos al oficialismo la parte que le toca, la de gobernar adecuadamente, pero nuestro reaseguro democrático, es garantizarnos que los opositores trabajen mucho y seriamente, para la construcción de una alternativa.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Alberto Medina Méndez por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

15/02/2012

TEATRALIZACIONES SIN ESTRATEGIAS, LO QUE ESCONDEN TRAS MALVINAS

Por el Arq. José M. García Rozado (*)

Argentina durante diversos momentos históricos del siglo XX estuvo a punto de recuperar Malvinas, “retroarriendo” en los 60 y en la tercera presidencia de Perón, hasta en las mismas negociaciones previas  y durante la invasión militar del 82 hubo propuestas que “ponían las islas al alcance de Argentina”. Pero nunca se estuvo a tiro de lograrlo mediante la teatralizacion o la falta de una diplomacia seria y consecuente. Depositar esperanzas en los EEUU para que siente a Gran Bretaña a la mesa de negociaciones es una falacia o una chiquilinada propia de un infantilismo rayano con la estupidez que nos iguala a Galtieri.

Londres ha hecho de los deseos de los isleños un obstáculo que no podemos ignorar, el difícil brete debería romperse examinando modelos globales, como el de China con Hong Kong que permitieron un acuerdo con la Gran Bretaña, sin cambiar el modo de vida de la colonia –por lo menos radicalmente-, entre la dureza extrema tanto de la guerra perdida ignominiosamente por una Junta Militar preocupada en permanecer en el poder mas que en defender la soberanía nacional, como la de la teatralizacion cristinista que pretende esconder los desmanejos de una impolítica económico-política, la seducción del menemato y Di Tella  o las denuncias ante Naciones Unidas que son acompañadas por una enorme mayoría de naciones pero que la Gran Bretaña nunca acato ni acata, deberemos buscar un camino frente a una política que muestra sus precisos limites.

Volver a depositar en los EEUU las esperanzas de que puedan sentar a la Gran Bretaña a negociar, es tan infantil como cuando Leopoldo Fortunato Galtieri y la Junta Militar de aquel entonces creyeron que Haig y el gobierno estadounidense pagarían la deuda con la dictadura, por su colaboración en Centroamérica y en Nicaragua, intentando mediar seriamente a favor de la Argentina; Washington nunca ha variado su posición: insta a la negociación –jamás habla de soberanía argentina- pero mantiene con contundencia absoluta su preferencia por el viejo imperio británico, es por este motivo que nuestra diplomacia y nuestro gobierno debe cuidarse de no volver a cometer los mismos crasos errores que otros gobiernos anteriores ya han cometido equivocando permanentemente el diagnostico.

La lección de 1982, a ese respecto, no puede ni debe olvidarse en ninguna evaluación, la denuncia de la militarización y el reclamo de soberanía que se acaban de plantear, por enésima vez en la ONU, tendrán el mismo destino de los anteriores reclamos, la intrascendencia y mas cuando nuestro Gobierno reclama solidaridad a nuestros hermanos latinoamericanos y el se comporta negando aquel reclamo al recibir buques de British Petroleum en el puerto regasificador, o cuando sigue permitiendo que el socio de Bulgeroni –y de tantos otros empresarios argentinos- sean las empresas británicas, o cuando cubren la embajada londinense con una figura política pro chavista que no la jerarquiza, todo lo contrario, demostrando la poca o nula importancia que se otorga a la diplomacia y el lobbie político-económico. De aquellos momentos propicios al desvanecimiento actual, a veces por miopía, a veces por torpeza, y otros muchos por tozudez británica y por el lobby isleño corrió mucha agua debajo del puente.

La guerra del 82 cambio en mucho la situación prebélica, los principales beneficiarios fueron los isleños que de colonia de segunda pasaron a ser ciudadanos británicos de pleno derecho y con recursos propios inicialmente provenientes de la pesca, y hoy con fundadas expectativas en la explotación petrolera y verdaderamente protegidos  por presencia militar, un importante cambio de status. La autodeterminación que buscan y alientan las autoridades del Reino Unido es la resultante de la nueva situación construida luego del 14 de junio, tras la rendición de Puerto Argentino; dicha autodeterminación es una posición contranatural, toda vez que Naciones Unidas adopta la postura de la “continuidad territorial” y Argentina continental esta a 787 km de las islas prevaleciendo, por ese mismo motivo sobre el deseo de los isleños que además provienen de 62 naciones diferentes.

Es cierto, sin embargo, que muchos han sido los pueblos que lograron su autodeterminación; el pasado 7 de febrero CFK teatralizo la cuestión Malvinas superando su aforo: oficialistas, opositores, Ong’s y hasta ex combatientes –isleños y del territorio continental- aguardaron infructuosamente que “ella” hiciera un importante anuncio sobre las Islas Malvinas, alentados por las expectativas generadas por el propio entorno presidencial, sin noticias ni certeza alguna el aire se cargo de especulaciones: “una cita a ciegas” lo definió Luis Petcoff Naidenoff, quien no concurrió, ¡lo bien que hizo! Pues fue uno de los pocos que no sufrió el bochorno de participar y avalar con su presencia lo que termino siendo un sainete de comedia barata o tragicomedia.

Juan B. Yofre en su libro “1982” cita una lapidaria frase de Alfonsín “prometieron subir al país al carro de la victoria y lo subieron a un camión atmosférico”, y lo mismo termino realizando Cristina quien enancada en su costumbre de secreto, suspenso y sorpresa –como herramientas capitales e instrumentos que ilusionan un supuesto protagonismo indiscutido-, genero un fantasma, asteroide y planetas menores que giraron alrededor de un sol que nunca llego a brillar. Un recurso teatral de un Gobierno sumido en los escándalos y las arbitrariedades, acosado por una realidad tangible que solo los muy obsecuentes y timoratos no quieren o pueden ver, situaciones de pequeñas unidades dramáticas que hacen progresar la trama y dibujan el universo cerrado donde todo es (por eso mismo) verosímil.

La democracia y el ejercicio de esta para los Kirchner consiste en que nunca se sepa para que ni para quien esta el llamado a la puerta –todo lo contrario de lo que opinaba el borrachín Premier Británico W. Churchill “la democracia es escuchar el timbre a la madrugada y estar seguro de que se trata del lechero”-,  por eso el 7 podía esperarse un llamado a la paz y la negociación o una espiralizacion del enfrentamiento arteramente armado por “ella” y David Cameron, ambos con necesidades sociopolíticas importantes, en cambio no ocurrió nada de ello, es mas no ocurrió nada, y allí justamente radicaba la sorpresa: en la comunicación de una decisión de Estado trivial, tomada como casi todas las decisiones en la mas absoluta soledad, siendo el total de los Argentinos simples espectadores, y ni siquiera de privilegio.

Todos nos sentamos en la platea del supuesto show mediático presidencial, un discurso decepcionante y autorreferencial, incorregible y empeñada en poner distancia con las operaciones de la dictadura, olvidando las fotos que muestran a Néstor abrazado al jefe de ejercito general Oscar Guerrero aquel 2 de abril trágico y heroico; ella puntualizo que “en aquellos días no había estado para las maduras sino para las duras: esta Presidente no estuvo en la plaza de mi pueblo –¿La Plata o Río Gallegos?- el 2 de mayo (sic) Estuvo si el 14 de junio…” Trágico y cómico, erró a la fecha, no acompaño la gesta de la recuperación, pero estuvo para la rendición, la derrota y la protesta. Quedo más que claro que ella no acompaño al pueblo engañado, su marido si lo hizo, pero estuvo para pedir cuentas y sumarse al coro de traidores y abyectos que negaban la gesta y el heroísmo de nuestros mártires y nuestras victimas, aunque condenaran a los traidores gobernantes.

Esta nueva fantochada, además es arbitraria y falaz, la historia es la historia del hombre y, se sabe,  también de lo que se ha escrito sobre sus cobardías, sus traiciones y sus hazañas, y Cristina es mucho mas arbitraria: “los hechos entran y salen de ella según convenga en cada oportunidad, en cada momento, en cada etapa” (S. Viau) quizás no convenía recordar la foto de “el” ya señalada  con “kioskito”, en cambio como ante un incendio le requirió a Cameron “déle una oportunidad a la paz” parafraseando a John Lennon, mientras el coro de aplaudidores mercenarios de La Campora celebraban la ocurrencia como si fuera una genialidad y no un verdadero mamarracho bochornoso indebido del pueblo argentino. Eso iba a ser todo, algunos sospechamos que “algo había fallado, que alguna negociación trunca o alguna advertencia de última hora había vaciado el acto de su sentido original”.

La respuesta, para seguir con la época del régimen, quedara “soplando en el viento”, pero el 9  -o sea 48 horas después- Cristina saludaba con un “¡Vamos Argentina!” un enrevesado y triste cántico seudo malvinense entonado por los jóvenes camporistas, eso fue un rato después de que ella patinara en falso al hablar con un “supuesto” obrero de filas, un minero llamado Antonio que defendía la actividad reprobada por los pueblos de Catamarca, La Rioja y San Juan (entre varios otros mas) y condenaba los cortes de los pseudo ambientalistas. Antonio no era Antonio, sino Armando Cesar Domínguez, vicepresidente del PJ Olavarria y secretario general del sindicato minero de la zona, siendo un ex interventor de la filial San Juan de AOMA. Un verdadero papelón presidencial y un traspié –blooper- si esa representación de comedia barata no hubiere tenido como telón de fondo los garrotazos y la represión desmedida –gases y bastonazos a mujeres y chicos- que en ese mismo momento se descargaban sobre los desarmados y humildes pobladores de Belén y de Amaicha del Valle.

Brutalidades o torpezas del aparato propagandístico del cristinismo desesperado, teatralizaciones chapuceras y berretas que florecen en medio de la tragedia, algo siempre presente en esta ultima etapa de la comunicación k, como la joven a la que CFK cobijo bajo el paraguas y consoló tomándola de la mano hasta el fin de la ceremonia de la recordación del ataque a la AMIA, una jovencita que surgió de la nada y nadie nunca había visto antes y que conjeturamos nunca mas volveremos a ver, al igual que al Antonio, todo siempre es sobreactuación dramática intentando distraer la atención de los graves sucesos que vive nuestro pueblo. Las Islas Malvinas siempre han sido un atajo tentador para los gobernantes en problemas tanto de Argentina como de la Gran Bretaña, ayer fue la dictadura con la reconquista y la guerra mientras el régimen se hundía y la resulto funcional a Margaret Thatcher, jaqueada por la crisis económico social de los 80.

Menem barajo, en su política de “seducción” hasta la posibilidad de pagarles a los kelpers US$ 1,5 mil millones para que aceptaran reconocer, sin renunciar a ningún derecho, la soberanía argentina mientras su gobierno declinaba inexorablemente y el se aferraba a soñar con un tercer mandato que lo igualara a Perón. Cristina pone el conflicto con los británicos como prioridad de su política exterior cuando en abril se cumplirán 30 años de la reconquista histórica y heroica de miles de compatriotas y que por soberbia e impericia manifiesta devino en tiempo demencial y derrota, esto comienza a despertar sospechas fundadas respecto de las razones. ¿Cuáles? Que Cristina, al igual que Cameron, están atizando el fuego y el problema posando sus mezquinos ojos, sobre todo y en exclusividad, en las respectivas políticas domesticas.

Con el fantasma de Malvinas ambos logran efectos políticos similares, amalgaman la atención popular, obligan a cerrar filas y a bajar el tono de las criticas a los opositores; en el caso especifico de CFK encierra dos explicaciones: el deterioro del cuadro económico que tendrá impacto popular en los meses próximos venideros, y ciertas señas tempranas en el peronismo, oteando el horizonte del 2015 (¿Scioli y Moyano?). Exabruptos por doquier Cameron hablando de colonialismo argentino y riesgo bélico, Boudou comparando a Cameron con Galtieri, Puricelli advirtiendo que el Gobierno “tolera” a los ingleses en Malvinas pero no en el continente, en una alusión insólita a otra supuesta invasión, todas palabras de nula seriedad de funcionarios gubernamentales. Las sospechas de una clara sobreactuación son certezas luego del acto de la semana pasada. Una puesta en escena tragicómica y espeluznante.

Desempolvar un archiconocido durante estas tres décadas Informe Rattenbach, serio y profundo, es cierto, pero realizado por un general antiperonista rabioso y golpista, es como mínimo extemporáneo y fuera de lugar, y mas aun si lo que se anuncia es la creación de una Comisión para estudiar su posible divulgación, cuando ya fue hasta publicado e impreso; es como bien nos dijera Perón : “cuando quieras que algo no avance crea una Comisión” una distracción clara que trasunta los problemas que se pretenden ocultar con el tema, Cristina trasunta ahora, un apuro llamativo alrededor del conflicto y de la salud de los ex combatientes, insinúa una nuclearizacion del Atlántico Sur y descubre tardíamente la militarización de las Islas. El aniversario venidero no es una verdadera explicación.

El camino diplomático, como bien lo enseña Hong Kong requirió de 155 años, España aun no logro la soberanía sobre el Peñón de Gibraltar en disputa desde comienzos del siglo XVIII, el kirchnerismo intento darle impulso con Bielsa y con Taiana, como antes lo hiciera Perón, Frondizi, Illia, Alfonsín, Menem, De la Rua y Duhalde –por nombrar los del ultimo medio siglo de historia nacional-; Mirre elevo innumerables sugerencias que siempre murieron en las oficinas de Néstor, la actual premura esta registrada en otra constatación, el nombramiento de Alicia Castro es casi una bofetada a la diplomacia británica. Visto de este modo, Malvinas no solo constituye una prioridad externa del segundo mandato, sino que engarza con su proyecto personal de acumulación de poder y de permanencia más allá de 2015.

Moreno, “el príncipe”, seria el encargado de resolver el entuerto de Ciccone y Boudou, mientras el cristinismo bate el parche de una reforma constitucional, pero toma en cuenta aquellas dos cuestiones fundamentales: la desmejora económica evidente y de donde fluye el ajuste, un ajuste desmañado que economistas serios estiman en una poda de US$ 25 mil millones del mercado, y que implicara baja notoria en el consumo, y decrecimiento de la economía. El otro es la convergencia natural de dirigentes que ellos transforman en enemigos (Scioli y Moyano) o la reaparición publica de otros ex kirchneristas ahora vueltos de su ostracismo autoimpuesto (Alberto Fernández). La política del régimen mientras tanto se concentra únicamente en Cristina, ella toma otro rumbo y privilegia únicamente a La Campora: “Antes para progresar era necesario algún master. Ahora hay que pasar por La Campora”.

CFK repite y aumenta el error de Néstor, cree que no hay poder mas sólido que el que se atornilla con el Estado y la plata, el interrogante a revelar es que sucederá cuando se acabe la plata. Cristina continuara con estas y otras peleas, petroleras, bancos, agro, ambientalistas, gobernadores no confiables y sindicalistas; y a trabes de sus esbirros –Garre y Squiavi- esmerilara, o lo intentara, a Mauricio Macri. Cuanto mas espeso sea el humo que levante la escalada por Malvinas, mas invisibles se harán los problemas, las desgracias y las miserias que genera el régimen y perduran en la Argentina. 

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Arq. José M. García Rozado (Integrante de la Liga Federal Nacional y del Movimiento Político Sindical José Ignacio Rucci), por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

14/02/2012

LA MUERTE  SOBREVUELA TINOGASTA Y ANDALGALÁ

Por el Lic. Gustavo Adolfo Bunse (*)

Va a ocurrir una masacre… más temprano que tarde.

“Ella”, como Francisco Pizarro en 1532, ni siquiera se tomó el trabajo de averiguar hasta que límite están dispuestos a llegar los hombres y mujeres de esta región… en defensa legítima de sus convicciones profundas.

No voy a entrar aquí en detalles de los antecedentes técnicos del negocio minero y/o de las consecuencias ecológicas que irresponsablemente está induciendo la presidente y su representante… la genuflexa gobernadora, de la “pretoría” de Catamarca.  Aparte veremos  los peajes que se pagaron.

Lo resumo diciendo esto: La población en rebeldía… no sólo tiene razón absoluta. Tiene coraje.  

Son gente noble, sufrida, de trabajo de sol a sol… descendientes de los Incas del Collasuyo y con íconos vivientes de esa historia… en el Pucará de Aconquija, en Andalgalá… y en el Shincal de Londres, cerca de Belén.

Son ellos mismos… gente de una mirada franca, sin malicia alguna, de una pureza de alma deslumbrante… seguros descendientes directos de los incas rebeldes de Vilcabamba. Son los que no se rinden… ni con el apaleo, ni con el fuego del arcabuz, ni mucho menos con las postas de goma… miles de cuyos cartuchos calibre 12/70 quedaron desparramados en la ruta 60, en cantidades que llaman la atención.

Mala noticia para ustedes dos… señoras de escritorio: Estoy seguro que si es necesario… esta gente valiente y noble… se hará matar por esto… del modo que sea. No le temen a ustedes dos, ni a sus  policías pésimamente mal capacitados.

No han de pedir clemencia… aún si los descuartizan.

Y no van a negociar.

Confieso aquí… mi admiración emocionada… por todos ellos.

Flota en el aire un  pesado vapor de muerte en Andalgalá y Tinogasta.

Y antes que ocurra algo grave… que aquí estoy advirtiendo… deben responder por el delito de abuso de poder, por el infame  apaleo y por la balacera represiva… tres personas: La monarca, la “pretora -gobernadora”  y su Ministro de Gobierno

Curiosamente, los servicios de inteligencia, en casi todos sus documentos confidenciales, le han advertido al gobierno sobre la probable aparición de varios focos de conmoción interna, en la zona.  Ni se ocupan de le genética social o del factor coraje, que convierte el lugar en una potencial carnicería     

En las conclusiones módicas y muy complacientes de esos informes, se concentran todas las culpas (como si quisieran halagar el oído de la reina) en la “instigación de elementos empeñados en la desestabilización del gobierno”

El gabinete, también percibe… ese feo clima… en sus propias entrañas.

La región afectada… ya no es la misma que antes.

Ahora, todos esos hombres y mujeres… tienen una causa más que noble y legítima para luchar y para hacernos ver lo que es el honor y el coraje.

Quien no haya estado allí… quien no haya visto como los apalearon sin una sola razón, quien no haya visto como los balearon a mansalva, que me perdone… pero creo que carece del menor respaldo para hablar.

Quien esto escribe se trasladó al lugar… sólo por un mal presentimiento.

Y vio todo de cerca… paso a paso.  Un milagro que no ocurrieron muertes.

A los argumentos justos de este pueblo castigado… se agrega ahora que han derramado sangre… y que… en casi todos los muchos casos, como el Inca Atahualpa, después de Pachacútec, deben dar una importancia filosófica ritual a la venganza.

El cuadro se completa con otras singularidades:

La inseguridad pública ya hoy completamente salida de madre, la inflación galopante,  las terribles mentiras oficiales y la gran incertidumbre social, son factores más que suficientes para imaginar que ya no tiene el 54.  

En este desgraciado momento de la República, en el que todavía nadie ha advertido la impresionante acumulación de cuentas pendientes con la realidad que se barrieron bajo la alfombra y que son imposibles de saldar  sin sufrimiento para el pueblo… todos, en el poder central, son eso: Depredadores, caníbales y… básicamente,  aventureros.

Únicamente un aventurero puede haber dejado que castiguen de ese modo a un pueblo de la más explícita dignidad humana y del alma mas buena. 

La vocación de este par de señoras aventureras… es paradójica: Es la vocación de “no tener vocación”.   

Es la vida a salto de trinchera… una trayectoria compuesta solamente de episodios fragmentados. Son hilos zigzagueantes de existencia, que no forman finalmente una trama concreta.

La mujer que dirige nuestros destinos tiene, además de aquellas “virtudes” otras dos… que son particularmente peligrosas: La hipocresía y la inescrupulosidad.

Para ella,… si hay que destrozar una gran parte de la institucionalidad  del país… para lograr sus fines, mintiendo y arrastrándonos a todos hacia la peor aventura…  cualquier herramienta  le ha de resultar buena.

No tendría, por ejemplo, el menor cargo de conciencia, en irse a su casa con depresión, cuando muera gente en Catamarca o La Rioja… usando su debilidad de mujer para ser convertirse en víctima

Mentir y falsear… es una necesidad casi fisiológica de su conciencia.

Para ella… a diario, debemos morir en una vida, para renacer en otra.

Ella es incapaz de representarse su propio futuro.

Mira al porvenir… aún al más inmediato… y no ve nada.

Por eso carece de vocación. 

Esa misma incapacidad para representarse el porvenir,… impide que se desarrollen racionalmente… los frenos a su compulsividad… Y esa compulsividad,… abandonada a sí misma… crece.   

Esto sí que es el aventurero : un compulsivo… y sobre todo frente al vicio. 

La luz de la virtud…  lo deja ciego.  

Es fotofóbico a la virtud, al mérito, a la nobleza y a la dignidad humana       

No reflexiona, por cuanto reflexionar …no es sino imaginar con detalle el futuro… vivir de antemano.   

La inescrupulosidad del aventurero procede, en buena medida, de que no logra representarse los peligros y, muy especialmente, su propia suerte del día siguiente. Y en ese viaje… hacia la nada, nos lleva tragados a todos.

La compulsividad es, pues, el factor que crea mecánicamente los destinos del aventurero.         Su vida es una serie espasmódica de disparos automáticos… que sus impulsos van ejecutando.   

Con total desapasionamiento, es hoy mucho más fácil… predecir que estas dos señoras van a encontrar un final turbulento, que pronosticarles el más pequeño bronce bruñido para su posteridad.

Es absolutamente improcedente e ilegal y claramente resulta demencial la represión de  Tinogasta y los aprietes de  Andalgalá

Y llama muchísimo la atención el silencio de la oposición, de la justicia y de muchos medios de comunicación

Los episodios que hasta ahora han salido a la luz, siendo  - como deben ser - una mínima parte de lo que se viene, lucen realmente de una torpeza  tan infame y de una ilegalidad tan evidente,  que sólo la íntima convicción de sentirse impunes… les ha permitido perpetrarlas.

Puede adivinarse  el fogonazo del último fotograma.

Flota la muerte en Tinogasta y Andalgalá … y si milagrosamente no ocurre ninguna desgracia, la represión ya consumada deberá ser juzgada.  

A los descendientes de los Incas no los van a vencer jamás.

Estas dos señoras deben estar previendo el momento traumático de su autocolapso.  Y por eso van a formar un torbellino de confusiones para mantenerse aferradas… vaya uno a saber por cuál canon externo a los compromisos con las empresas mineras.

Por eso es la represión

Las empresas les dicen: “Nosotros ya pagamos… sáquenme esta gente de la ruta de inmediato”.

Puede adivinarse muy fácil el fogonazo del último fotograma.

Con el extraordinario y noble pueblo de Incas del coraje de Vilcabamba amurallado aún en su indefensión, no habrá mucho margen para soportar que el gobierno de estas dos señoras… siga degollando vidas y haciendas.

Esto es pues, todo lo que se prefigura hacia delante, en una rara sucesión de fotogramas que jamás… ni en sueños… pueden terminar bien.

Estas historias nunca terminan bien.  Ya se ha derramado sangre.

No importan aquí los estigmas individuales… porque eso es lo efímero. No importa la marca en la piel de los héroes de Tinogasta, ni la ruina personal de todos los siervos de la corona… que los han castigado en forma absolutamente cruel… Ya ni siquiera sirve mencionar a la gobernadora y su Ministro de Gobierno, mercaderes ambos de las vidas humanas… quienes queman incienso cada noche con las astillas de su propia dignidad.

Eso, en verdad,  importa poco.

Importa sólo que alguien… con un mínimo de hombría …vaya a Catamarca a evitar una masacre.  Que lo haga ya mismo.  

Y que no debamos lamentar… el último fotograma de la represión que, esta ideóloga de la escoria social… nos va a dejar… cuando se vaya.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Licenciado Gustavo Adolfo Bunse por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

14/02/2012

LAS CRISIS NO GOLPEAN LAS PUERTAS, LAS TIRAN ABAJO

Por Enrico Udenio (*)

Hace poco expresé en una nota que existen dos visiones de la realidad: la que emite el gobierno nacional y la que afirman medios no oficiales. De tan extremas son las opiniones que supongo la verdad circunstancial podrá resolverse a favor de sólo una de ellas.

Por mi lado, escribo esta nota desde mi postura intelectual opuesta a la del Gobierno.

Desde hacer bastante tiempo que la confianza de los inversores desapareció. Este factor es siempre fundamental en toda crisis. Y no sólo me refiero a los grandes inversores. También incluyo a los ahorristas que tratan de conservar sus módicos patrimonios. Es que hasta ahora han sido infructuosos los intentos del gobierno para que retornen esos 4 mil millones de dólares que durante los últimos cinco meses salieron de los bancos con destino a “los colchones” y a las cajas de seguridad. Ya sabemos muy bien que cuando una gran parte de la población pierde la confianza, es muy difícil controlar la incertidumbre.

Por lo tanto, lo más probable es que finalmente la crisis se producirá, aunque no sepamos con exactitud cuándo.

El problema es que nunca golpea la puerta. La tira abajo ingresando sin permiso para quedarse por bastante tiempo. Como ocurrió cuando el 3 de diciembre de 2001 se anunció el “corralito”. De un día para el otro no se pudo sacar más dinero del banco. Pero ese colapso financiero no fue el único que registró la historia argentina. Hubo muchos más.

Uno de los más resonante fue el “Rodrigazo”, cuando el 4 de junio de 1975 el ministro de economía del gobierno peronista, Celestino Rodrigo, se vio obligado a devaluar el 100% de la moneda en un intento por corregir los desatinos económicos que había hecho su antecesor, José Ber Gelbarg (a éste, los más veteranos lo recuerdan como el ministro de la “inflación cero”).

Nuestra historia contiene muchísimas acciones dolorosas para el ahorrista argentino. Un espécimen especial acostumbrado a acostarse a la noche sin saber si a la mañana siguiente amanecerá mucho más pobre o más rico. En la Argentina, los desatinos políticos y económicos no otorgan demasiado tiempo para la reacción.

Por supuesto que sabemos que cuando explote la previsible crisis, los funcionarios kirchneristas le echarán la culpa a Estados Unidos y/o la crisis europea y/o el multimedio Clarín y/o el neoliberalismo y/o el mercado y/o las multinacionales, y/o la derecha reaccionaria y/o la izquierda radical y/o Tinelli, Mirta Legrand, Duhalde, Niní Marshall, Tato Bores, Santos Discépolo, Gardel, Maradona,… en fin…, pero…  no hay mucha duda de ello… sus patrimonios los tendrán muy bien a resguardo.

 

LA ACUMULACIÓN DE DESATINOS ECONÓMICOS

“Encontré hombres que no sabían besar; pero yo siempre encontré tiempo para enseñarles.” Mae West (1893-1980).  Actriz y dramaturga estadounidense, provocativa e irreverente.

Son varios los graves problemas que enfrentamos por causa de una errónea política económica que viene destruyendo los capitales desde el 2004. Citemos sólo algunos:

* Desde hace cuatro años estamos entre los tres países de mayor inflación. La historia no registra antecedentes de que una nación con un 20 a 30% de inflación anual sostenida durante varios años pueda evitar terminar en una crisis económica-financiera con devaluaciones que disminuyan el valor de las propiedades y los ingresos reales. Normalmente, un aumento promedio que supere el 10% anual generaría temores y pánicos en cualquier población pues la alta inflación no goza de ningún beneficio, sólo hay destrucción de ahorros e ingresos.

* Existen subsidios del Estado a casi toda la población mediante enrevesados planes sociales y, ni hablar, de los subsidios al transporte, luz y gas, que pasaron de 13% a 20% del presupuesto nacional. Una gran cantidad de empresas privadas viven de los aportes estatales (o de las exenciones aduaneras en el caso de las compañías radicadas en Tierra del Fuego) a los que se le suma las cuantiosas pérdidas de las compañías estatales. Los subsidios comprenden también las ingentes cantidades de dinero dados a los medios de comunicación afines al gobierno y la confiscación del fútbol para uso de la propaganda proselitista del partido político en el poder.

* Crisis energética que obliga a enormes y crecientes importaciones de gas y productos del petróleo, superiores a los 10 mil millones de dólares anuales.

* Controles de precios a numerosos artículos de venta masiva. Controles cada vez mayores y “extra-oficiales” (lo que alimenta la corrupción) a la exportación y a la importación. En los hechos, esto genera un alto deterioro político con los países vecinos involucrados, y un obvio perjuicio económico para las industrias y el mercado de consumo. Además, recordemos que una máxima de la economía es que el freno a las importaciones elimina competencia y, por ende, fomenta la inflación.  

* Restricción y persecución policíaca a las compras de divisas motivando el desdoblamiento del mercado de cambios. Emisión desbordada de moneda que licúa los ahorros de la población, y confiscación de las reservas del Banco Central para ser utilizadas como un motor de financiamiento del aumento de los gastos del Estado.

* Apreciación del peso argentino (inflación en dólares) lo que perjudica aún más a las exportaciones industriales. Recordemos que el Programa Monetario prevé un crecimiento de la emisión superior al 30% convalidando un piso de inflación alta que, combinada con un tipo de cambio promedio de $/USD 4,60, derivaría en un nuevo año de apreciación real del peso, de mantenerse la inflación en torno al 25%.

* Aislamiento internacional de la Argentina, tanto sea político como económico.

* Este año sufriremos la suba de los impuestos inmobiliarios y las tarifas de todos los servicios ya que no se pueden sostener los subsidios al sector. Estas subas llegarán, con seguridad, a casi toda la población y sus niveles serán incluso superiores a los que sufrió la nación en 1975 por efectos del “Rodrigazo”. Por ejemplo, en la Provincia de Buenos Aires, este año se deberá pagar un aumento del impuesto inmobiliario del 274% en relación al 2009, y con respecto a los transportes, si calculáramos una eliminación total de los subsidios, las tarifas deberán aumentar un 300%.    

* Agudo déficit del funcionamiento de las instituciones, a saber: Un Poder Legislativo que es una “escribanía” del Ejecutivo; la independencia judicial muy limitada; descalificación soez y represión económica sobre los medios que osan criticar el funcionamiento autoritario de la presidente Cristina;  utilización indebida de los fondos previsionales y de la reserva del Banco Central; grave desacatamiento por parte del Poder Ejecutivo a los dictámenes de la Corte Suprema de Justicia; anulación de los organismos que deben controlar las acciones y la corrupción del gobierno nacional; desmembramiento de las Fuerzas Armadas y policíacas; constantes “resoluciones privadas” y no escritas que regulan las importaciones y exportaciones a discreción, capricho y/o corrupción de los funcionarios; provincias sometidas económicamente por el Ejecutivo Nacional ignorando el concepto federal que marca la Constitución; persecución política y económica a los gobernantes provinciales opositores; etcétera.

DESTRUCCIÓN CON CONSENTIMIENTO POPULAR


Los cortes de luz, la escasez de gas, la dificultad de obtener rápidamente nuevas líneas telefónicas, el hacinamiento en los trenes y subterráneos, la baja calidad de todos estos y otros servicios, produce insatisfacción social. Lo que olvida una buena parte de la población es que es un participante importante de la decadencia.

¿O acaso pensaban que con los valores congelados de los servicios esenciales se puede invertir lo necesario para desarrollarlos y mantener un nivel de calidad adecuado a una buena condición de vida? Todos sabemos que la magia no existe. Que son sólo trucos -algunos muy bien diseñados-  para hacer creer al espectador que lo imaginado es real. Cuando sabemos que puede tratarse de un truco pero lo aceptamos como una realidad, nos transformamos en activos participantes y, al mismo tiempo, generadores del engaño.

Para hacerlo más comprensible haré una analogía: cuando tenemos un edificio cuyos propietarios e inquilinos pagan muy bajas expensas para su manutención, sabemos que –tarde o temprano- las condiciones estructurales y funcionamiento del edificio se deteriorarán y terminarán perjudicando la condición de vida de ellos mismos.

¿Cómo alguien podría pensar –utilizando solo un mínimo de sentido común- que esto no puede suceder con el país?

No fue por sus bondades que el promocionado “modelo K” no haya colapsado años atrás, sino porque –pura esencia populista- se estiró “el aguante” confiscando activos y destruyendo capital. Pero como dice el economista Roberto Catchanosky: “el modelo destruyó todo lo que tenía que destruir”.

EN MANOS DE LA CASUALIDAD

“La historia humana es en esencia una historia de ideas.” Herbert George Wells (1866-1946) Novelista británico. 


Los desatinos políticos y económicos de los Kirchner pusieron el destino del país en manos de lo fortuito. Es decir, el desarrollo de la nación depende de una combinación de circunstancias que, por su casualidad, no se pueden anticipar ni evitar. La situación cambiaria de Brasil, el precio de la soja, los factores climatológicos (una sequía prolongada nos dejaría “de cama”) y/o la crisis europea, son sólo algunos de los números de la ruleta que desearíamos que nos favorezcan.

Recuerdo un concepto que leí no hace mucho tiempo y que mostraría con simpleza la situación actual. Era algo así como que Argentina estaría en manos de un grupo de adolescentes que vive de fiesta gracias a que un tío rico (la soja y la caja previsional) se la financia sin tomar conciencia de los riesgos que asumen si el tío rico se muere y no les deja herencia. Un concepto propio del populismo puro: la satisfacción del presente sin importar demasiado el futuro.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autor Enrico Udenio,  asesor económico y especialista en comercio exterior, se ha desempeñado como empresario comercial e industrial desde 1965. De nacionalidad italiana, arribó a la Argentina, país en el cual reside, siendo niño. Sus compañías en Argentina y en el exterior desarrollaron diversos proyectos comerciales e industriales, algunos de ellos muy conocidos, como fue el caso de la radicación de Honda Motor en el país. A principios de la década del ’90 cerró todas sus empresas para dedicarse al asesoramiento, la docencia y la investigación en política y economía. Autor, en 1981 de los libros "Corazón de Derecha Discurso de Izquierda" y “Diario de un Divorciado”. En cuanto a su postura ideológica, se define a sí mismo como un pragmático independiente, comprometido con la filosofía holística y el construccionismo histórico como forma de mirar a la realidad.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

13/02/2012

CARNAVAL, SI; LEY DE SUFRAGIO, NO

Por Malú Kikuchi (*)

“La vida es un carnaval”, cantaba Celia Cruz, y eso que no era argentina.  De acuerdo al DRAE (1), carnaval viene del italiano  “carnelevare”, carne, de carne y levare, de quitar. Y la 1° acepción es: “3 días que preceden a la Cuaresma”, fechas en que  los cristianos no debían comer carne. ¡Y eso que no se sabía de la futura existencia de Guillermo Moreno, un consagrado especialista en hacer desaparecer la carne!

 Otra acepción del DRAE (1 )para carnaval, es: “se dice del conjunto de informalidades y fingimientos que se reprochan en una reunión o en el trato de una empresa”. Se refiere a “reunión y empresa”, no dice nada sobre nación, pero nunca se sabe. Por la razón que fuere, el lunes 20 y el martes 21 de febrero, serán feriados nacionales,  determinados por la presidente. 

¡Y viva el carnaval! Es bueno para el turismo. Siempre y cuando el turista no sea un arriesgado fotógrafo francés, que tuvo la osadía de pretender sacar fotos en la Plaza San Martín, a las 8 y media de la mañana, de un día laborable. Francia, perdón. En Salta el año pasada las 2 turistas y ahora esto. Francia, perdón una vez más.

Mientras  Argentina se prepara para festejar el carnaval con alegría, cuestión de olvidar por unas horas que la sintonía fina del gobierno es un asalto al bolsillo, el centenario de la ley 8871, la ley del sufragio universal, la ley Sáenz Peña, la ley que encaminó al país hacia una democracia plena, plural y justa (para la época); la ley que permitió que la actual presidente lo fuera, ha sido olvidada, peor aún, ignorada por los que fabrican feriados. El voto popular tiene menos importancia que el carnaval. Es toda una definición. Una triste, pero real definición de la Argentina de hoy.

El 10 de febrero de 1912 (16 meses después de asumir) el proyecto de ley enviado al congreso por el presidente Roque Sáenz Peña, con la inestimable colaboración de su ministro del interior,  Indalecio Gómez, fue aprobado. Al presentar el proyecto, Roque Sáenz Peña se dirigió  a los miembros del poder legislativo con estas palabras: “He dicho a mi país todo mi pensamiento, mis convicciones y esperanzas. Quiera mi país escuchar la palabra y el consejo de su primer  mandatario. ¡Quiera el pueblo votar!”

Y el pueblo, quiso. Lo hizo por 1° vez en la provincia de Santa Fe el 8 de marzo  de 1912, se presentaron los candidatos radicales (hasta entonces se abstenían, ya que los comicios eran abiertamente fraudulentos). Ganó la dupla Manuel Menchaca/Roberto Caballero, UCR. Le siguió Entre Ríos en 1914 y finalmente, las  presidenciales a nivel nacional, el 2/4/1916, elección que ganaron cómodamente, Hipólito Yrigoyen y Pelagio Luna. Se cumplió el mandato, y en 1922 fue electo presidente Marcelo T. de Alvear con Elpidio González como vice, hasta 1928. Otra vez Yrigoyen con Enrique Martínez como vice, y el 6/9/1930, el 1° golpe militar que terminó con 14 años de institucionalidad democrática.

A partir del 30, Argentina se bambolea entre gobiernos electos y golpes de estado. De estos 100 años de la ley Sáenz Peña, 22 fueron de facto. Recién desde 1983, con sus más y sus menos, con muchos errores y sin demasiados aciertos, Argentina vive una democracia donde el voto es realmente universal (se le sumaron las mujeres con la ley 13.910 del 8/9/1948, impulsada por Eva Perón). La democracia en su real sentido, es el pueblo eligiendo a sus gobernantes por un tiempo predeterminado. A su vez, república, implica división de poderes y un irrestricto respeto por las libertades individuales. Es cierto, Argentina vive en democracia desde 1983,  pero para ser una república, le falta mucho.

Volviendo a Roque Sáenz Peña y a la ley que lleva su nombre y que cambió la historia del país. Después de la Constitución Nacional, los próceres que fundaron la nación Argentina, los que le dieron base y sustento, organizaron el estado, ampliaron y consolidaron sus fronteras, todos ellos, formaban parte de una élite con profundas raíces en esta tierra de la que eran parte. Eran hombres esclarecidos, educados, con visión de futuro y decididos a construir una patria grande, rica y generosa.

Lo consiguieron. Pero, los presidentes y sus vices, formaban parte de un pequeño círculo áulico, se elegían entre parientes, amigos y ex compañeros de colegio. Todos ellos aptos, lúcidos y preparados para los puestos que iban a ocupar. Funcionó bien. Tan bien funcionó que Argentina pasó a ser la meca de infinidad de inmigrantes europeos, corridos por el hambre y la falta de oportunidades. Entonces la sociedad, cambió. Los recién llegados trabajaron, se esforzaron y exigieron el derecho a elegir a sus representantes. Chocaron con los dueños del país.

La UCR de Yrigoyen boicoteó las elecciones amañadas y se levantó en armas varias veces, exigiendo una ley electoral justa. El partido socialista (1896) de Juan B. Justo, participaba de las elecciones, (lo que le permitió obtener la 1° banca socialista de América en 1904 con Alfredo Palacios), pero también exigía una ley electoral diferente. La presión social crecía tanto como el país. Mucho. Y rápido.

Finalmente, Roque Sáenz Peña  con Victorino de la Plaza como vice, asume la presidencia el 12/10/1910. Previamente había sostenido una conversación con Figueroa Alcorta, presidente saliente y otra con Hipólito Yrigoyen, virtual jefe de la oposición. Sáenz Peña le promete a Yrigoyen enviar al congreso un proyecto de ley electoral amplia y a cambio exige que la UCR se presente a elecciones y no se levante más en armas. Ambos cumplen. La palabra comprometida era sagrada. Otros tiempos, otros hombres.

Sáenz Peña formaba parte de la más rancia élite porteña, su padre había sido presidente  (Luis, 1892/1895, renunció), y él había llegado a la presidencia con los acuerdos de cúpula que se acostumbraban. Aún así, fue capaz de interpretar lo que el pueblo quería y necesitaba. Para los conservadores fue una traición a su clase. Para el país fue la esperanza  de integración política. 

La ley 8871, del 10/2/1912, la ley del sufragio universal, secreto y obligatorio, para todos los varones argentinos mayores de 18 años, con el padrón elaborado a partir del enrolamiento al servicio militar (obligatorio, ley de Pablo Richieri, 2° presidencia de Roca), permitía elecciones limpias y plurales. Que los distintos avatares que sufrió el país a lo largo de estos 100 años no hayan permitido que Argentina ejerciera y sostuviera en el tiempo su poder de decisión en cuanto a sus mandatarios y representantes, es una falla de la sociedad, no de la ley.

Lo que quizás le faltó a la ley, fue un anexo que estableciera que ilustrar al soberano, era una obligación previa a cualquiera otra ley; cuestión que el pueblo, cada día más y mejor educado, tuviese las armas necesarias para elegir en libertad, sin presiones de propagandas populistas y promesas incumplibles.  Sáenz Peña dijo, “¡quiera el pueblo votar!, debió añadir, “¡sepa el pueblo votar!”

Un pueblo educado, piensa su voto. Un pueblo educado, elige mirando el futuro. Martínez Estrada decía que, “si el caballo piensa, se acabó la equitación”. A pesar de la ley Sáenz Peña, la equitación en Argentina se practica con éxito.

Cien años de ley de sufragio universal no ameritaron de parte del gobierno ni siquiera una simple mención. Mientras que al carnaval le consagra dos días feriados, ¡dos!,  cuestión de aturdirnos con máscaras, disfraces, serpentina y papel picado.  ¡Pobre Argentina!

(1) DRAE, Diccionario de la Real Academia Española

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Malú Kikuchi por gentileza de su autora.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

12/02/2012

SIETE LECCIONES DE TAIWÁN PARA AMÉRICA LATINA

Por Carlos Alberto Montaner (*)

Taiwán es una isla más pequeña que Costa Rica y casi tan poblada como Venezuela. No tiene petróleo ni riquezas naturales. En 1949 era más pobre que Honduras y más tiranizada que Haití. Hoy es una democracia estable dos veces más rica que Argentina. ¿Hay alguna lección que aprender? Por lo menos, siete. Supongo que Chávez, Correa, Ortega, Morales y Raúl Castro, los cinco jinetes del Apocalipsis del Siglo XXI, debían prestar atención. 

Primera lección. No hay destinos inmutables. En cuatro décadas, Taiwán logró superar la tradicional pobreza y despotismo que sufría el país desde hacía siglos hasta convertirse en una nación del primer mundo con un per cápita de $37,900 anuales medido en paridad de poder adquisitivo. Este milagro económico se llevó a cabo en sólo dos generaciones. La pobreza o la prosperidad son electivas en nuestra época.

Segunda. La teoría de la dependencia es totalmente falsa. Las naciones ricas del planeta –el llamado centro– no les han asignado a los países de la periferia económica el papel de suministradores o abastecedores de materias primas para perpetuar la relación de vasallaje. Ningún país (salvo China continental) ha intentado perjudicar a Taiwán. Esa visión paranoica de las relaciones internacionales es mentira. No vivimos en un mundo de países verdugos y países víctimas. 

Tercera. El desarrollo puede y debe ser para beneficio de todos. Pero el reparto equitativo de la riqueza no se logra redistribuyendo lo creado, sino agregándole valor paulatinamente a la producción. Los taiwaneses pasaron de tener una economía agrícola a otra industrial, pero lo hicieron mediante la incorporación de avances tecnológicos aplicados a la industria. El obrero de una fábrica de chips gana mucho más que un campesino dedicado a cosechar azúcar porque lo que él produce tiene un valor mucho mayor en el mercado. Esto explica que el Indice Gini de Taiwán –el que mide las desigualdades– sea un tercio mejor que el del promedio latinoamericano. Sólo el 1.16% de los habitantes de ese país cae por debajo del umbral de la pobreza extrema.

Cuarta. La riqueza en Taiwán es fundamentalmente creada por la empresa privada. El Estado, que fue muy fuerte e intervencionista en el pasado, se ha ido retirando de la actividad productiva. El Estado no puede producir eficientemente porque no está orientado a satisfacer la demanda, generar beneficios, mejorar la productividad e invertir y crecer, sino a privilegiar a sus cuadros y a fomentar la clientela política. 

Quinta. En el muy citado comienzo de Ana Karenina, Tolstoy asegura que todas las familias felices se parecen unas a otras. La observación se puede aplicar a los cuatro dragones o tigres asiáticos: Taiwán, Singapur, Corea del Sur y Hong-Kong. Aunque han tomado caminos parcialmente distintos hacia la cabeza del planeta, se parecen en estos cinco rasgos: 
• Han creado sistemas económicos abiertos basados en el mercado y en la existencia de la propiedad privada.
• Los gobiernos mantienen la estabilidad cuidando las variables macroeconómicas básicas: inflación, gasto público, equilibrio fiscal y, en consecuencia, el valor de la moneda. Con ello, potencian el ahorro, la inversión y el crecimiento.

• Han mejorado gradualmente el Estado de Derecho. Los inversionistas y los agentes económicos cuentan con reglas claras y tribunales confiables que les permiten hacer inversiones a largo plazo y desarrollar proyectos complejos.
• Se han abierto a la colaboración internacional, jugando fuertemente la carta de la globalización, apostando por la producción y exportación de bienes y servicios en los que son competitivos, en lugar del nacionalismo económico que postula la sustitución de importaciones.
• Han puesto el acento en la educación, en la incorporación de la mujer al sector laboral y en la planificación familiar voluntaria.


Sexta. El caso de Taiwán demuestra que un país gobernado por un partido único de mano fuerte, como era el caso del Kuomintang, puede evolucionar pacíficamente hacia la democracia y el multipartidismo sin que la pérdida del poder les traiga persecuciones o desgracias a quienes hasta ese momento lo detentaron. La esencia de la democracia es ésa: la alternabilidad y la existencia de vigorosos partidos de oposición que auditan, revisan y critican la labor del gobierno. La prensa libre es beneficiosa. 

 

Séptima. En esencia, el caso taiwanés confirma el superior valor de la libertad como atmósfera en que se desarrolla la convivencia. La libertad consiste en poder tomar decisiones individuales en todos los ámbitos de la vida: el destino personal, la economía, las tareas cívicas, la familia. No hay contradicción alguna entre la libertad y el desarrollo. Mientras más libre es una sociedad más prosperidad será capaz de alcanzar. Para ello, claro, es menester que la inmensa mayoría de las personas, encabezadas por la clase dirigente, se sometan voluntaria y responsablemente al imperio de la ley.

(*) Escritor y periodista. Su último libro es la novela "La mujer del coronel". Carlos Alberto Montaner es uno de los periodistas más leídos del mundo hispánico. La revista Poder calculó en seis millones los lectores que semanalmente se asoman a sus columnas y artículos, reproducidos en docenas de diarios y revistas. Ha publicado unos veinticinco libros de ensayos y narraciones. Divide su tiempo entre Madrid y Miami.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

12/02/2012

REFLEXIONES: SER MORTAL

Por el Rabino Sergio Bergman (*)

Aunque nuestra única certeza al venir al mundo es que alguna vez vamos a tener que dejarlo, tendemos a vivir negando esta evidencia.

Este acto de negación primordial, más allá de operar como una salvaguarda natural de nuestro aparato psíquico, no evita –sin embargo– que cuando la muerte irrumpe en nuestras vidas quedemos arrasados, partidos y pidiendo explicaciones. Y a cualquiera que en ese momento nos recuerde que ya lo sabíamos, que conocíamos de sobra la finitud que está cifrada en nuestras células, le responderemos simplemente que no.

Por otra parte, y aunque es una certeza biológica, esa finitud no está necesariamente incluida en la educación y en la formación espiritual de los seres humanos.

Si queremos contactarnos con estas dimensiones, tenemos que hacer un trabajo. Tendemos a pensar, equivocadamente, que escamotear la noción de muerte ante los ojos de nuestros niños (que camuflar esa realidad con metáforas y subterfugios) va a mitigar su sufrimiento. Por el contrario, no solo los niños no necesitan esa anestesia retórica (ya que son superconductores y entienden perfectamente todo), sino que creo, además, que el procedimiento correcto es el inverso: cuanto antes logremos anticipar estas verdades acerca de la finitud, para procesarlas en un marco educativo basado en los valores del amor, la contención; mayor sabiduría espiritual alcanzaremos.

Los chicos, por otra parte, conocen la muerte aunque no se la expliquemos. Son nociones que tienen integradas de nacimiento. En este sentido, sería mejor aprender de ellos. La vida está llena de cosas que carecen de explicaciones. Pero no por eso debemos ignorarlas, o soslayarlas. Muchas veces pareciera que solo estamos dispuestos a incorporar aquello que podemos explicar. Y en ese afán, desechamos el resto. Hacernos verdaderamente humanos en lo mortal, es por el contrario, asumir también esas realidades que no tienen explicación, como, por ejemplo, la muerte. Asumirlas. Con frustración, sí. Desde luego. Con dolor, con sufrimiento, con padecimiento y hasta con impotencia, porque aquellos que amamos se van… Pero no por eso dejamos de asumir y de internalizar esa realidad, ya que ganaremos en riqueza espiritual.

Por último, y como otra faceta de este tema, debemos plantearnos claramente que la muerte es esencialmente una experiencia de vida. La muerte como experiencia de muerte es un misterio. Nadie puede hablar de la muerte desde la muerte. Ese relato no existe. El único contacto que tenemos de la muerte se nos presenta desde la vida. Y en eso sí tenemos una amplia y sobrada experiencia. Por eso lloramos. Y lloramos no solo por el que se va. Lloramos también por nosotros, que nos quedamos con la muerte sobre las espaldas, tratando de seguir con la vida a pesar de todo. Este límite, creo, marca nuestra esencia. Si hay algo que jalona nuestra humanidad es precisamente la mortalidad.

Al mismo tiempo, si hay algo que nos permite darle sentido a la vida es, justamente, ser interrogados por la muerte. Todo lo que sabemos acerca de la muerte solo puede ser implementado, traducido y desplegado en la vida. Anticipar estas nociones, como decíamos antes, nos permite ser más humanos.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Rabino Sergio Bergman por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

11/02/2012

EL GOBIERNO DE LAS PERMANENTES CORTINAS DE HUMO

Por el Dr. Alfredo Raúl Weinstabl (*)

Es sencillo caracterizar los diferentes gobiernos que tuvo nuestro país desde el nuevo período democrático iniciado en el año 1983. Todos tienen una o más características, que pueden ser positivas o negativas, que sobresalen en su gestión presidencial y definen como un escueto resumen o conclusión, ese período constitucional.

Es así que el gobierno de Alfonsín se caracterizó por el apuntalamiento de las instituciones y valores democráticos y por la hiperinflación, el gobierno de Menem por haber convertido una aldea en un país moderno, con estabilidad económica, insertado en el mundo, pero también por su corrupción y altos índices de desempleo, el de De La Rua por su falta de rumbo y desinteligencias internas y así siguiendo hasta la actual dinastía.

Con respecto a esta última, el período kirchnerista, las características salientes son tan  numerosas, la gran mayoría totalmente negativas, que merecería una nota especial el solo hecho de enumerarlas.

Simplemente quiero mencionar tres de las tantas: la degradación democrática, la alevosa  corrupción y la manipulación descarada de la opinión pública.  El objetivo de este artículo es precisamente comentar este último punto y el reciente anuncio presidencial sobre la situación del conflicto de Malvinas con el gobierno de Gran Bretaña.

Como ya es habitual el oficialismo generó, sobre el tema, desde varios días antes, mediante trascendidos y otras técnicas, una gran expectativa sobre lo que iba anunciar la presidente.

Este ocultamiento atrajo la atención de la ciudadanía en general desde bastante tiempo antes del discurso presidencial, hasta varios días después del mismo.

Para este importante anuncio se armó como siempre, el montaje teatral para lograr el mayor y mejor impacto en el público presente y al resto del país que esperaba intrigado por la cadena nacional, el anuncio presidencial.

¿En que consistió el esperado anuncio de la presidente?

En realidad, en nada novedoso ni ya conocido. Discurso grandilocuente, como es habitual en los de Cristina, muchas palabras y temas no muy relacionados y un par de propuestas razonables, pero más que tardías, considerando que su gestión casi entra en una década de gobierno.

Concretamente uno de los puntos más salientes, pero también más opinables  o criticables  fue lamilitarización del Atlántico Sur”, a consecuencia del envío a las islas por parte del Reino Unido del destructor más moderno de la Marina Real británica, que "implica un grave riesgo para la seguridad internacional". ¿¿??.

Otro punto fue la disposición, mejor dicho la reiteración de de lo que había anunciado el mes anterior, referente a la desclasificación del "informe Rattenbach", informe que ya había tomado estado público con anterioridad, ya fue publicado en forma completa por la revista Siete Días en el año 1983. (Seguramente lo incluyó en su exposición para dar un poco más de volumen a la pobreza y falta de contenido de sus anuncios).

La pregunta que surge de cualquiera mediadamente informado: ¿A que o a quien sirve revolver la basura y mostrar los errores de los militares en aquella época? ¿que sentido tiene el tocar este tema, a treinta años vista, salvo que el objetivo sea profundizar aún más los odios y divisiones de los argentinos y volver descalificar a las FF.AA.?

Como relleno de su vacío discurso anunció la creación un hospital de salud mental destinado a los ex combatientes en las instalaciones del Instituto Geográfico Militar. Algo absolutamente innecesario ya que infinidad de sanatorios, clínicas y hospitales, incluyendo todos los de las FF.AA., asisten gratuitamente a los VGM. Por otra parte ya existe uno para ese fin.

Probablemente lo único rescatable de esta nuevo show, es que  instruyó al canciller para que presente una protesta formal ante el Consejo de Seguridad y la Asamblea de las Naciones Unidas. Obviamente un poco tarde, como se expresó anteriormente, dado que pasaron  casi  diez años de gestión de la dinastía kirchnerista. 

Y lo que debería haber dicho y lamentablemente no dijo, es que iba a dinamizar la política militar para potenciar a las FF.AA para volverlas operativas y sacar al país del actual situación de absoluta indefensión que hace que  Argentina desarmada, sea funcional no solo a los intereses británicos sino a todos aquellos que busquen aprovecharse  de nuestra vulnerabilidad.

Y el otro aspecto que omitió (casi increíble que se le haya pasado por alto) es el reconocimiento a los Veteranos de Guerra y a sus siempre postergadas demandas. Estos fueron convocados al acto pero no pudieron entrar a la Casa de Gobierno, pues la prioridad la tenían los aplaudidores, los obsecuentes y la ya clásica claque.

 Nuevamente la oposición que había sido invitada a la Casa Rosada fue utilizada como actores de reparto de esta perversa función.

Todo estos hechos no son más que una verdadera operación de distracción de la opinión pública, una verdadera cortina de humo, que busca nuevamente, como lo hace siempre la presidente, ocultar las crecientes dificultades de su gestión marcada por los salvajes ajustes económicos y tarifazos, pese a que Cristina aseguró cientos de veces que se opondría a cualquier clase de medida de ese tipo.

Seguramente estos ajustes son casi indispensables para evitar el desastre económico que se avecina por la pésima, arbitraria, populista y demagógica distribución de los recursos a lo largo de los casi ocho años de bonanza económica. En otras palabras, “la sintonía fina” de Cristina, oculta ni más ni menos, el “ajuste para todos”. 

Como conclusión Cristina hace exactamente lo mismo que el primer ministro británico: distraer la opinión pública de los graves problemas internos que afectan a ambos gobiernos.

¡Cruel ironía! Lo mismo que algunos le atribuyen  al Gral. Galtieri,  cuando tomó la resolución de recuperar las Malvinas para volver a incluirlas en la soberanía argentina.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Doctor Alfredo Raúl Weinstabl por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

11/02/2012

LA REALIDAD ES TESTARUDA

Por Susana Merlo (*)

Los problemas climáticos que recayeron sobre Argentina, y que se sumaron a otros inconvenientes de diversa índole, están provocando un conflicto solapado por las estimaciones de daño en el que cada parte parece estar defendiendo posiciones distintas y hasta intereses contrapuestos.

Así, hay desde visiones apocalípticas hasta algunos que prácticamente niegan cualquier efecto negativo. El caso más extremo fue el de un ex director del Banco Central que, directamente, señaló que “la sequía fue un invento”.

Pero en medio hay toda una gama de versiones que se corresponden más a los intereses de cada sector que a la realidad productiva que, sin discusión, está fuertemente golpeada, aún con las lluvias de los últimos 10 días que llegaron a destiempo como para revertir las pérdidas que ya se produjeron, aunque sirvieron para frenarlas, y evitar que aumenten, al menos, por unos 10/15 días.

Sin embargo, y aunque hay muchas localidades afectadas en todo el país, todavía el nivel de declaraciones de Emergencia es comparativamente bajo. Y esto puede prestarse a confusión ya que no significa que no hay daño medible o de magnitud en ese lugar. Todo lo contrario.

Lo que sucede es que las autoridades provinciales, ya jaqueadas en sus cuentas públicas y que están previendo una caída significativa del nivel de actividad económica por la fuerte merma de la producción, no quieren reconocer la Emergencia Agropecuaria porque esta implica, entre otras cosas, la postergación en los pagos de los impuestos provinciales, lo que les significa una ampliación del déficit fiscal que no quieren afrontar.

El tema es que aunque no hagan la declaración, igual los productores afectados no van a pagar los impuestos porque no tendrán demasiado para vender y priorizarán los gastos. Por ejemplo, si la opción pasa por los compromisos tributarios o dejar un fondo para afrontar los gastos de la próxima siembra, sin duda que los agricultores optarán por esta última alternativa aunque acumulen deuda fiscal.

Pero la decisión provincial de no declaración tiene además otras consecuencias, y es que en esos casos tampoco la Nación puede declarar Emergencia Nacional para esas localidades, ni ir con los magros instrumentos de ayuda que esta ley prevé.

Otra situación es la de algunos eslabones de la comercialización, ya escaldados por las restricciones permanentes de la Secretaria de Comercio respecto a restringir las exportaciones de algunos productos clave (trigo, leche, carne, maíz, etc.), supuestamente para “defender la Mesa de los Argentinos” (u otros intereses), optan por “inflar” la cifras de producción a fin de que los funcionarios no se alarmen y, previendo algún eventual faltante, no vuelvan a cerrar, o al menos disminuir, las posibilidades de exportación.

Pero esto que naturalmente tiene piernas cortas, entre otras cosas porque en Comercio cuentan con muy buena información y, obviamente, no dependen de los datos que les quieran dar a conocer los comerciantes, llevó a la contradicción de que ahora las estimaciones oficiales sean sensiblemente más bajas que las que dan a conocer algunos operadores.

Por supuesto que la situación varió diametralmente de diciembre hacia acá ya que con la anterior conducción de Agricultura la situación era la inversa. Hasta principios de diciembre la cosecha iba a ser “récord”, con más de 106 millones de toneladas… Ahora parece que comenzó a sincerarse.

Pero, más allá de lo que digan unos u otros, la realidad finalmente se impone y la caída de producción ya comenzó a impactar en distintos frentes. Por caso, ya se registran suspensión de operaciones con maquinaria agrícola, que seguramente se va a acentuar en los próximos meses a medida que se confirmen las bajas en la cosecha.

También se registran problemas de demora en los pagos con varios pools de siembra. Especialmente los más concentrados en el corazón agrícola de la Pampa Húmeda, la zona más afectada por la seca.

Y esta afectación en la cadena comercial va a alcanzar también a los proveedores de insumos y cooperativas que financiaron los productos a cosecha (que no va a haber o que será mucho menor).

Cada millón de toneladas menos que se recolecte va a representar más de 30.000 viajes de camión que no se van a hacer.

Ya se prevé una merma de, al menos, 400/500 mil terneros menos por efecto de la seca pues, aunque la información se refiere en forma casi excluyente a la agricultura de cosecha, también la lechería, la fruticultura o la ganadería vacuna sufren la sequía, y el “pasto” en el campo se seca igual que cualquier cultivo.

Lo cierto es que si bien las pérdidas ganaderas no alcanzaron la magnitud de 2008 cuando se perdieron muchos adultos, ahora hubo merma en los terneros nacidos a partir de julio, y que ahora no aparecen en la oferta. Y este es uno de los hechos que estaría dando firmeza extra al mercado ganadero hoy que, sorpresivamente, revirtió su tendencia relativamente debilitada de diciembre/enero.

Lo concreto es que, más allá de lo que dicen unos y otros, y lo que se de a conocer, verdadero o falso, como dicen que sostenía Perón: “la única verdad es la realidad”, y esta es “testaruda”. Día a día va ajustando lo que sucede e imponiéndose con toda su crudeza sin importar si el Gobierno o algún privado niegan el impacto.

Seca hubo, y además nadie puede afirmar hoy que no vaya a seguir habiéndola.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de la Ingeniera Agrónoma Susana Merlo por gentileza de su autora y Campo 2.0.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

11/02/2012

BROTADA DE FALSO PATRIOTISMO

Por Susana Sechi (*)

La mani­pu­la­ción polí­tica e ideo­ló­gica no se hizo espe­rar. Cur­sa­das las invi­ta­cio­nes, llegó el día del estreno, el salón de los Patrio­tas lati­noa­me­ri­ca­nos se encon­traba col­mado por gen­tes de todos los colo­res del queha­cer nacio­nal, la anfi­triona con aire de supe­rio­ri­dad miraba a su alre­de­dor con un dejo sarcástico

En la pla­tea ami­gos, con­vi­da­dos de pie­dra y enemi­gos se espia­ban con des­con­fianza. El ambiente era denso sobre­todo entorno al sin­di­ca­lista ese señor “M” que en otros tiem­pos no muy leja­nos fuera el socio prin­ci­pal del modelo, hoy denos­tado y apar­tado por Cris­tina; no se privó de la asis­ten­cia al con­vite, al igual que varios inte­gran­tes de la opo­si­ción, todos se deja­ron lle­var por las melo­día inter­pre­ta­das por algún flau­tista de Hame­lin al ser­vi­cio del régimen.

Al tiempo, el elenco ofi­cial recién bañado con cemento, no dejaba de aplau­dir y de vivar a su mece­nas enlu­tada, bro­tada de falso patrio­tismo, el anun­cio comenzó a ser expul­sado por la pin­tada boca pre­si­den­cial, ante un con­junto de per­so­na­jes defi­ni­dos por la Señora como repre­sen­tan­tes de la socie­dad toda.

El tema repe­tido dejo de lado el sen­tido común para desem­bo­car nue­va­mente en la des­cla­si­fi­ca­ción del Informe Rat­ten­bach, un informe ela­bo­rado en 1982 y cla­si­fi­cado en 1983 como secreto polí­tico mili­tar. Sin embargo el con­te­nido de este había sido reve­lado en el año 1983 por la revista Siete Días y en años suce­si­vos reite­rado por otros medios perio­dís­ti­cos, incluso es posi­ble acce­der a el vía internet.

Sin embargo para la poli­fa­cé­tica Jefe de Estado, ese informe cla­si­fi­cado forma parte de los secre­tos de Estado que se deve­lará en un plazo de treinta días no sola­mente para el cono­ci­miento de los ciu­da­da­nos argen­ti­nos, sino tam­bién para el mundo entero, como así lo afirmó Este docu­mento explicó la man­da­ta­ria deberá ser ana­li­zado por una comi­sión inte­grada por el Minis­te­rio de Defensa y la Can­ci­lle­ría, tam­bién par­ti­ci­pará el hijo del Gene­ral Rattenbach.

La uti­li­za­ción inmo­ral de la gue­rra de Mal­vi­nas por parte de quien se pro­clama pre­si­dente de todos los argen­ti­nos, es un acto ver­gon­zoso que debe­ría reci­bir el repu­dio de la socie­dad. No se puede negar lo ocu­rrido hace treinta años. Como tam­poco desen­ten­derse de reali­dad de ese momento. El pue­blo argen­tino estaba con­ven­cido de librar esa gue­rra, la causa de Mal­vi­nas siem­pre había repre­sen­tado una mate­ria pen­diente para el cora­zón de los argen­ti­nos. El 2 de abril de 1982, las Fuer­zas argen­ti­nas des­em­bar­can en las Islas Mal­vi­nas, si bien fue una deci­sión mili­tar reci­bió la adhe­sión a la recu­pe­ra­ción de las Islas por parte del pue­blo, par­ti­dos polí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas, todos se hicie­ron eco de la medida tomada brin­dando su apoyo incon­di­cio­nal que­dando plas­mado en un acto popu­lar rea­li­zado en la Plaza de Mayo. Capi­tulo de una his­to­ria que la pre­si­dente se empeña en ocultar.

La heroica acción de los que lucha­ron y die­ron sus vidas para recu­pe­rar el archi­pié­lago merece el per­ma­nente reco­no­ci­miento, de todos los argen­ti­nos, así como tam­bién, el trato debe ser espe­cial para los que vol­vie­ron con la frente alta des­pués de una lucha feroz con­tra la pode­rosa Gran Bre­taña. A quién le sirve poner en tela de jui­cio la deci­sión adop­tada por el pre­si­dente de facto Gal­tieri. La Gue­rra de Mal­vi­nas no se puede borrar, es un hecho real que forma parte de la his­to­ria de la patria.

Aún cuando la Señora Pre­si­dente pre­tenda dar carác­ter de comic hecho a medida para des­viar la aten­ción de los argen­ti­nos, el inter­cam­bio ver­bal entre el Pri­mer Minis­tro Cáme­ron y la pre­si­dente Kir­ch­ner los ubica a ambos en el lugar más bajo de la his­to­ria. Acon­di­cio­na­das las far­sas y las pues­tas en escena detrás de una huma­reda, tanto el pre­mier bri­tá­nico como pre­si­dente argen­tina se escu­dan en ver­bo­rrá­gi­cas acu­sa­cio­nes para ocul­tar el des­fa­saje eco­nó­mico exis­tente en sen­das ges­tio­nes. La ins­ta­la­ción de la mal­vi­ni­za­ción como pro­ducto de oca­sión para ocul­tar peca­dos, res­ponde a un plan maquia­vé­li­ca­mente orques­tado des­leal y mal­ha­bido impuesto por la dueña del relato ofi­cial como embuste para los des­pre­ve­ni­dos y cas­tigo para todos aque­llos uni­dos sen­ti­men­tal­mente con la patria.

El caso de la señora Kir­ch­ner, no es menor, durante casi 9 años, Mal­vi­nas, ni sus héroes fue­ron motivo de preo­cu­pa­ción para los Kir­ch­ner Los héroes de Mal­vi­nas siem­pre fue­ron mira­dos con des­pre­cio por el matri­mo­nio. Hom­bres que par­ti­ci­pa­ron de la gesta de Mal­vi­nas inte­gran la lista de los más de mil pre­sos polí­ti­cos encar­ce­la­dos en maz­mo­rras inha­bi­ta­bles, la mayo­ría sin con­dena. Terro­ris­tas que fue­ron derro­ta­dos en bata­lla y años des­pués logra­ron ins­ta­larse en el poder de la mano de Kir­ch­ner y de esposa son los encar­ga­dos de cobrar ven­ganza, cubier­tos por la pan­ta­lla de retor­ci­dos DDHH dis­pues­tos por esa misma Señora que miente a los argen­ti­nos por medio de pala­bras como estas, como lo hizo durante el acto pre­via­mente des­cripto -“a los hom­bres que com­ba­tie­ron, a los mili­ta­res que con honor lucha­ron en el frente o pilo­teando avio­nes per­die­ron la vida, que tam­poco nos con­fun­di­mos como argen­ti­nos frente a estas cosas y si a Cáme­ron le pedi­mos que le dé una opor­tu­ni­dad a la paz, a los muer­tos en la gue­rra les deci­mos honor y glo­ria en nom­bre de todos los argentinos.”

Paz, es lo que dice pre­ten­der esta Señora que vive de la gue­rra. Una gue­rra sin fin que día a día acu­mula más enemi­gos inter­nos y exter­nos. En tanto Valién­dose de su Mam­brú, birrete de papel de dia­rio, caba­llito y espada de madera a quien” ins­truyó como le gusta decir a ella “para librar una cam­paña infan­til de inti­mi­da­ción a el pre­mier británico“Los tole­ra­mos en Mal­vi­nas. Pero si llega a venir a terri­to­rio argen­tino cual­quier fuerza armada inglesa, vamos a ejer­cer nues­tro legí­timo dere­cho de defensa, y tene­mos capa­ci­da­des y con qué hacerlo” Arturo Puri­ce­lli –Minis­tro de Defensa

Una adver­ten­cia que más que eso se parece a un mal chiste de humor negro… pre­ci­sa­mente pro­ve­nien­tes del minis­tro de un régi­men que se ha ocu­pado de des­man­te­lar las FFAA, lo único que des­pierta es la risa gene­ra­li­zada de un mundo que conoce al dedi­llo la falta de capa­ci­dad ope­ra­tiva en el orden mili­tar y la inde­fen­sión terri­to­rial de la mal­tra­tada argentina.

Sin embargo no con­forme con esto, la Señora, envió EEUU al can­ci­ller de fan­ta­sía Hec­tor Tim­ner­man, para hacer una pre­sen­ta­ción ante Nacio­nes Uni­das por la mili­ta­ri­za­ción y lo que es tam­bién la intro­duc­ción de arma­mento nuclear en la zona. La denun­cia del gobierno argen­tino res­ponde al basa­mento de publi­ca­cio­nes extraí­das de la prensa bri­tá­nica, sobre el pró­ximo y pro­ba­ble envío por parte del Gobierno Ingles de un sub­ma­rino tipo Tra­fal­gar no deter­mi­nado, pero, que de acuerdo a ver­sio­nes perio­dís­ti­cas podría ser uno de estos dos cita­dos HMS Tire­less o el HMS Tur­bu­lent. El sub­ma­rino arri­ba­ría en abril con motivo de cum­plirse el 30°aniversario de la Gue­rra de Mal­vi­nas, este se suma­ría al des­truc­tor “HMS Dauntless”

Pese a que la Señora ha demos­trado su adver­sión con­tra los medios de prensa que no son parte del mono­po­lio kir­ch­ne­rista, cues­tio­nando en un todo noti­cias y comen­ta­rios, real­mente llama mucho la aten­ción que se pre­sente ante la ONU una denun­cia res­pal­dada por artícu­los periodísticos.

Cuando se ter­mine el argu­mento y las malas artes diplo­má­ti­cas del gobierno de Cris­tina no arri­ben a nin­gún puerto, y la reali­dad supere la fic­ción, el des­con­tento social se hará sen­tir. Cuando la sin­to­nía fina se des­nude tomando el nom­bre de ajuste, los dolo­ri­dos por la la des­ver­gon­zada uti­li­za­ción de la Gue­rra de Mal­vi­nas, el ultraje a sus muer­tos, el des­trato a los vivos, cal­dee los ánimos cada vez más impa­cien­tes de muchos argen­ti­nos. Los otros esos que fue­ran más permea­bles, esta vez ni el anun­cio argu­men­tado de una inva­sión extra­te­rreste logrará dis­traer­los, a pesar de que hasta ese momento había vivido enga­ña­dos por la reali­dad mágica ven­dida por Cristina.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autora, Susana Sechi,  Directora de "La Historia Paralela"

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

 

10/02/2012

AHORA, CONTRA SCIOLI Y MOYANO

Por el Dr. Jorge R. Enríquez (*)

Pareciera una ley de hierro o una lección de la Historia que se verifica otra vez: cuando no hay oposición, o la hay pero es muy débil, ésta surge del propio sector gobernante.  

Ahora que los dirigentes opositores aparecen desdibujados, Moyano y Scioli se perfilan como la oposición dentro del peronismo. Sólo que en este caso es el oficialismo el que ha iniciado las acciones. Por lo menos, esto es muy claro respecto de Scioli, a quien le han puesto como vicegobernador a Gabriel Mariotto, un verdadero comisario político que desde las primeras horas en el cargo no cesa de promover declaraciones y actos contrarios a la política del gobernador.  

Es llamativo que la iniciativa parta de un gobierno nacional que considera que el vicepresidente de la Nación debe ser un mero subordinado del presidente y limitarse a seguir sus directivas, bajo apercibimiento, en caso de que ose pensar por su cuenta, de ser vituperado como traidor a la patria.

Quizás esa sea la razón por la cual Mariotto para manifestar su lealtad, rayana en la obsecuencia con la Casa Rosada, no haya dudado en autocalificarse como un “Chirolita”, más allá que la comparación no sea del todo feliz, si tenemos en cuenta que el muñeco que creo ese genial ventrílocuo que transitó este mundo con el nombre de Mister Chasman no era sólo una boca que se movía sino también un rostro que reflejaba humanidad y sensibilidad.

El temprano enfrentamiento dentro del kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires, entre el gobernador y su vice pareciera reeditar el de Oscar Bidegain y Victorio Calabró en los años setenta, aunque el actual sea más asordinado.

Con relación a Hugo Moyano, la hostilidad no se oculta. Ya estamos en un abierto enfrentamiento. 

La escalada comenzó cuando, a fines del año pasado, en un masivo acto realizado en el estadio de Huracán, el líder camionero puso en claro que no aceptará mansamente el retiro de la escena pública que el gobierno nacional viene diseñando para él.

Tuvo los primeros indicios claros de esas maniobras cuando la Presidenta en un manifiesta intención de seguir obteniendo el guiño cómplice de sectores de izquierda, saldó a favor de La Cámpora y contra del sindicalismo, embrionarias discusiones ideológicas que se dieron en el seno del kirchnerismo.

Entonces, Moyano renunció  a la presidencia del PJ de la provincia de Buenos Aires diciendo que era una cáscara vacía. En verdad, para el peronismo, de concepción movimientista, el partido es siempre una cáscara vacía, que se usa o se deja de lado según las conveniencias  de cada momento.

Los choques entre la presidenta y Moyano nos deberían resultar ajenos a quienes no somos parte de ese movimiento. Pero siendo el peronismo un factor hegemónico en la vida política argentina, tales peleas siempre repercuten en otros ámbitos.

Es que como bien lo ha señalado Beatriz Sarlo el peronismo es tan indispensable como Borges, no porque ello constituya un elogio sino porque se trata de un reconocimiento.

En otras épocas, los enfrentamientos entre el sindicalismo y los sectores de izquierda del peronismo terminaron con un baño de sangre. Hoy estamos muy lejos de esa perspectiva, pero la situación no deja de ser preocupante, en una sociedad de escaso apego a las instituciones y al Estado de Derecho.

Es difícil para el kirchnerismo encontrar argumentos creíbles tendientes a "esmerilar" a Moyano, porque éste ha sido el principal socio de Néstor Kirchner durante años. Éste, que temía la capacidad de movilización y de parar al país del dirigente camionero, lo alimentó con todo lo que le iba pidiendo. Así se convirtió en el gran aliado de los Kirchner, que lo colmaron de poder, influencias, inmunidades y recursos. Ahora la señora de Kirchner se siente poderosa y no quiere que nadie le discuta su autoridad.

Tal vez el 54% obtenido en la última compulsa electoral le haya hecho creer que ya no lo necesita. Habrá que ver. Moyano quizás no tenga el poder de otrora y hayan crecido sus adversarios gremiales, pero sigue con poder de fuego (en el sentido simbólico de la expresión, claro está). Y está poniendo el dedo en zonas sensibles del oficialismo, justo cuando se anticipa un año duro, con ajustes y tarifazos que sin dudas mellarán en el humor social.  

Su problema, que es también el nuestro, es la inflación. Mientras no se la combata eficazmente, Moyano tendrá una base firme para desarrollar su acción, ya que encontrará la solidaridad de otros gremios y de parte de la ciudadanía, aún de aquella que aún hoy lo mira con recelo.

Moyano, a través de uno de sus hijos, le recordó al kirchnerismo una verdad dolorosa: que, contrariamente al "relato" oficial, Kirchner había estado en los noventa muy cerca de Menem, al que llegó a mencionar como el mejor presidente que había tenido la Argentina. Moyano, más allá de todos sus defectos, tiene en ese campo mejores credenciales que el finado caudillo de Santa Cruz, ya que fue un claro opositor al menemismo en aquellos años.  

El conflicto con Scioli y con Moyano puede asumir ribetes que eran difíciles de prever hace tan sólo unos meses. Y ya sabemos que siendo el  peronismo un factor hegemónico en la vida política argentina, tales peleas siempre repercuten en la sociedad toda.  

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autor el Dr. Jorge R. Enríquez - Abogado - Periodista y ex legislador porteño.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

10/02/2012

EL  INFORME  RATTENBLUFF

Por el Lic. Gustavo Adolfo Bunse (*)

En un esfuerzo sin precedentes, quien esto escribe, ha logrado una primicia.

Antes que la desgastada ciudadanía, carcomida por la curiosidad, se entere tardíamente,  de un documento tan importante… daré a conocer aquí…los detalles mas interesantes del llamado “Informe Rattenbluff”

El último de los gobernantes de facto…lo llamó una tarde lluviosa al General Rigoberto Rattenbluff  (genio desaprovechado de las FFAA de la comarca).

En medio de un extremo secreto y rodeado de fuertes medidas de seguridad le encargó un informe ultra confidencial acerca de los entresijos políticos y militares de una guerra que había ocurrido en la comarca.

Después de recomendarle -durante media hora- que se moviera con la más absoluta reserva, Rattenbluff  salió de allí con las solapas levantadas y, en un barcito de Paseo colón y Alsina, decidió llamar por teléfono a otro militar de su más estrecha confianza (era un trabajo muy arduo para hacerlo solo)

Rattenbluff, llamó a un número de teléfono que tenía anotado en el reverso de su corbata… y nombró como su ayudante al Mayor Sigilo. (José Sigilo)

Es decir, toda la investigación, la hizo con el Mayor Sigilo… y los resultados fueron sorprendentes.

Esta es la síntesis de las conclusiones:

- La guerra fue lanzada sin declararse, lo cual ya constituye una infracción.

- Los gobernantes parece que  solamente querían resolver y disimular el tema de su debilidad política.

- No estaba preparada la comarca para una confrontación bélica. Parece que ni siquiera estaba preparada para las olimpíadas de tiro al pichón.

- Se olvidaron de chequear que la diferencia a favor del enemigo era 35 a 1

  (una pavada pero que prefiguraba una paliza)

- Al que se le ocurrió la idea le agradaba bastante el whisky J.B. lo cual en verdad (después se supo) era, en realidad, una sigla secreta.

- El humo se puede vender.  Siempre hay algún tonto que lo compra.

- La conclusión más notable fue la siguiente: Se perdió la guerra.

- Se prepararon luego dos bolsas de chocolate por la noticia

Los laureles de la investigación se los llevó Rattenbluff, pero en verdad toda la extraordinaria sencillez de las conclusiones fue gracias al Mayor Sigilo.

En la Argentina existen y han existido gran cantidad de estúpidos en todos los escenarios imaginables y aún en áreas de decisión que afectan muy sensiblemente la vida nacional.   

He dicho aquí, y lo reitero seriamente: si en este país, todos los imbéciles levantaran vuelo al mismo tiempo… taparían la luz del sol.

Hemos tenido ejemplos muy concretos en la primera magistratura y probablemente ya no quede demasiada gente en la Argentina que no sepa bien quienes han tenido (y tienen) aquellas características, aunque, cuando los votaron, no se habían dado cuenta de ese terrible defecto.

El estúpido, muchas veces pasa por loco, o acaso por genio (como el caso de la película “Desde el Jardín”, donde el señor Gardiner -un tarado mental- se convierte en el factótum de las decisiones del Presidente de EEUU).

Pero existen facetas de la personalidad de un idiota que hacen que buena parte de sus acciones, (más conocidas como idioteces o imbecilidades) se conviertan en actos de verdadera  malicia y crueldad.

Suele verse entonces que, la maldad, puede ser hija putativa de la estupidez.

El gobierno que tiene ahora mismo la comarca, podría ser un claro ejemplo  de lo dicho… aunque muchos piensen que sería magnánimo librarlo de su etiología de maldad y cambiársela por simple imbecilidad.

Al ser a veces la maldad un clásico producto de la imbecilidad de un sujeto inseguro… o de un perverso, entonces… para combatir la primera, no sólo hay que poner manos a la obra con urgencia… sino que también hay que prestar atención a la segunda que la nutre y que, como se ve, casi siempre la ocasiona.

Por lo general,  vemos que se trata de imbecilidades de grueso calibre.

Gente muy inteligente, se ve entonces conminada a discutirlas, rebatirlas e intentar anularlas.

Gente racional que es convocada a reuniones informativas de gran estrépito para avisarles que se va a entregar (por capítulos) el informe Rattenbluff

Gente que se sorprende después por haber tenido que escuchar argumentos estúpidos, discursos de gansos, razonamientos que no merecen tal nombre, arengas rudimentarias y afirmaciones totalmente piradas.

La verdad sea dicha, habría que organizar un enorme acto de desagravio al Mayor Sigilo… en alguna plaza de la comarca.

Al final…todo el esfuerzo de Sigilo… lo tiran por la borda y aparecen estas conclusiones del Informe… que son altamente sensibles para la vida del país.

Los imbéciles no descansan. Trabajan 24 por 24.

Pueden ser -incluso- tipos con títulos o con chapa profesional.

Léanse los “profundos” pensamientos que llevaron a Milosevic y a Karadzic a sus criminales limpiezas étnicas. (Uno era psicoanalista y el otro poeta) pero su terrible indigencia intelectual fue más bien digna de verdaderos imbéciles y analfabetos.

Con el gobierno que dirige los destinos de la comarca,  pasa exactamente lo mismo: No cuesta mucho advertir, bajo sus capas negras de déspotas, de totalitarios y demagogos, la verdadera esencia de imbecilidad que tienen dentro, como yacimiento inmanente de su falsa retórica y como sostén endeble de su prédica de burdel.

No nos cuesta casi nada estallar en una gran indignación ante semejantes burlas desde el pináculo del poder perpetradas a los ponchazos… con esa imagen de directora de escuela que tiene la monarca…y con esa admonición descerebrada… para niños ingenuos.

No parecen quedar dudas. Aquellos gobernantes… los de la guerra… los que hicieron el Informe Rattenbluff y los que -luego de eso- lo desentierran ahora… como si fuera la carpeta con los testamentos perdidos en el Sinaí, no son perversos… son solamente una caterva de imbéciles.

Y los que les siguen el tren… son otros iguales.

Lo de la guerra… era para distraer la atención?…. y esto de ahora  no?

Habría que hacer un “per saltum”  de grado …

Y ascender  al Mayor Sigilo….  a General Sigilo.

Los tarados, véase bien… son  algo mucho peor, porque un perverso suele tener siempre cierta inteligencia, cierta habilidad para el vicio, e incluso, en lo suyo… hasta cierto talento macabro,  es decir… el perverso tiene más de un dedo de frente.

La imbecilidad… fluida y pegajosa ya está inundando el palacio Real… y derrama suavemente por las escalinatas… Para todos los que quieran abrevar de allí… lo hagan.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Licenciado Gustavo Adolfo Bunse por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

10/02/2012

ESTUVIMOS AHÍ

Por Justo J. Watson (*)

Un gobierno dedicado a terminar con lo que resta de la división de Poderes y control institucional, dedicado a perseguir y amenazar a las propias empresas y a particulares que desean protegerse comprando divisas; un gobierno que casi no atrae inversiones productivas en innovación tecnológica, infraestructura o nuevas fuentes de energía, que cierra las importaciones y regimenta más y más su ya farragosa “no-facilidad de negocios”… es reflejo de un país que continúa en caída. Sin visión de largo plazo. A la defensiva. En franco proceso de achicamiento respecto de los demás países, cualquiera sea la situación transitoria de suerte externa o percepción interna favorable en que se encuentre.

No somos lo únicos en verlo: el largo declive argentino de país príncipe a país mendigo es conocido en el mundo entero por lo espantoso. Una pesadilla ajena cumplida, transitando de la libertad, la promisión y el poder económico… al totalitarismo, la iniquidad y la pobreza. De la inmigración a la emigración.

Contrariamente a lo presentado a través del rosado cristal caza-bobos del “Mundo Indec” kirchnerista, el Bicentenario de la patria nos encontró desunidos y económicamente arrodillados. No ya ante la élite de las potencias planetarias sino ante medio mundo y ante simples vecinos americanos, empezando por México y Brasil, países a los que antes mirábamos por sobre el hombro.

Las cosas no eran así de ninguna manera en los años que precedieron y siguieron al glorioso Centenario, cuando nuestra Argentina crecía poderosa en medio de una efervescente movilidad social. Exportando producción e incorporando industrias, cerebros y capitales a ritmo de locomotora, amenazando con hacerle sombra a los propios Estados Unidos.

Realmente lo hicimos. Imponíamos condiciones y respeto al orbe.

También supimos arruinarnos, es cierto pero antes, estuvimos ahí. Y éramos el mismo crisol de razas emprendedoras que todavía somos.

Las edificaciones públicas, privadas o de infraestructura que levantábamos aceleradamente y que aún perduran, dan cuenta de un país con vocación de república imperial. Veamos algunos datos históricos puntuales.

Las estadísticas del año 1908 nos muestran que la suma del comercio exterior, el valor de nuestras exportaciones, era superior al del comercio total del resto de Sudamérica Brasil incluido.

En esta línea y hace exactamente cien años, nuestro producto bruto per cápita nos ubicaba en el décimo puesto, superando a países como Japón, Italia, España Francia o Rusia, y ello a pesar del gran aumento de la población por los aportes inmigratorios.

Durante la Primera Guerra Mundial (1914 – 1918) y a pesar de la contracción del intercambio internacional, nos sostuvimos en esa posición superando, incluso, a Alemania.

Mantuvimos calificaciones similares a lo largo de la década del ’20 y aún en 1936, por ejemplo y según mediciones técnicas muy precisas, la Argentina ocupaba el duodécimo lugar en poder económico superando a Canadá, sociedad que se había mantenido hasta entonces por encima de nosotros.

Los países más avanzados del mundo eran en aquellas décadas Gran Bretaña y Estados Unidos, pero para dar una medida de la clase de bienestar que veníamos construyendo, puede señalarse que los argentinos gozábamos del 72 al 80 % del ingreso per cápita de un súbdito inglés y del 63 al 70 % del de un norteamericano, dependiendo del año analizado. Hoy día y aún dando por bueno nuestro argendólar “pisado” (el del actual “déme dos”), la misma relación ronda un humillante 30 %.

Y si tomamos las cifras de volumen total de la actividad económica desde 1920 y hasta antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial veremos que la Argentina crecía más que los Estados Unidos. El volumen de nuestra actividad era del 5 % de la estadounidense en 1920 pero había subido al 7 % hacia 1936. David iba decididamente a la caza de Goliat y esa era la percepción mundial dominante, la “promisión”, certificada por el aluvión inmigratorio que ingresaba desde Europa eligiendo a Buenos Aires por sobre Nueva York.

Durante los primeros 30 años del siglo XX el Imperio Británico seguía siendo el primer exportador mundial neto pero según la definitoria estadística de exportación por habitante,  los números de 1913 y de 1929 colocaban a ese nuevo país surgido de la conquista del desierto, la Argentina, al frente absoluto de la tabla.

En ese entonces, el progreso en infraestructura se medía en kilómetros de vías férreas y Estados Unidos poseía la red más extensa del mundo. Sin embargo, ya en 1913 poco después del Centenario, Argentina ocupaba el primer lugar en kilómetro de vía férrea por habitante, superando a dicha superpotencia. Las inversiones de capital privado inglés lo hicieron, por cierto, pero nuestra nación liberal estuvo abierta a ese “dejar hacer” con baja angurria fiscal que tanto y tan estúpidamente se vilipendió después.

Otros estudios serios, carentes de cristal rosado, nos muestran que durante ese mismo período histórico (política “duramente” conservadora, economía “duramente” liberal), los salarios medios reales pagados en nuestro país estuvieron en aumento constante y que dichos salarios eran entre 20 y 80 % superiores a los pagados en Francia, Italia o España.

El historiador Julio Irazusta lo explicaba así: “El país tenía gran poder de asimilación y atesoraba, ofreciendo a los argentinos nuevos y a los criollos viejos el poderoso incentivo de la fortuna, no muy tardía y al alcance de toda persona con espíritu de trabajo y ahorro”.

Aún con un Estado incomparablemente más pequeño, mucho menos invasor, corrupto y costoso que el actual, intelectuales de la talla de Roberto Arlt, Leopoldo Lugones o Ezequiel Martínez Estrada lo fustigaban, acusándolo de “haber desertado de su función original”(1), de “repartir castigos y premios como un juego más de la política” y de “cobijar a los aficionados al secreto comercio de la coima” o con opiniones como “el funcionario público se considera condómino de una compañía anónima cuyos dueños han desaparecido” y la de considerar al Estado un ente “corruptor y expoliador”. Palabras que dan claro testimonio de la orientación de nuestra anterior inteligentzia.  

Pero las cosas transcurrieron luego al gusto de la fantástica fiesta peronista de protección al vago y al incompetente a costa del trabajador y el eficiente… y el resultado, como puede verse, fue contrario a esa promisión esperada por los argentinos y por el mundo.

Hoy, nuestra sociedad cada vez más enferma de envidia, odio y estatismo sólo se mueve al espasmo neurótico del día a día, a golpe de hormona y de subsidio. Emitiendo inflación, deglutiendo reservas, capitales privados que no llegan a reinvertirse y hasta fondos previsionales. O desangrando impositivamente a todos, pero en especial a los asalariados y al más estratégico sector creador de riqueza: el agro con los pueblos del interior y sus cadenas de valor.

Desde hace al menos 70 años venimos sufriendo el agregado de labia sedimentaria a un relato resentido, intolerante, arcaico, que nos conduce aproximadamente cada 10, a crisis que nos dejan un escalón más abajo en el ranking mundial.

¿Será nuestro electorado realmente consciente de ello? Pensamos que no.

(1) El monopolio estatal de la fuerza sólo está justificado para proteger la vida, la libertad y la propiedad de todos los ciudadanos.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Justo J. Watson por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

09/02/2012

LOS SECRETOS DE ESTADO DEBEN TENER FECHA DE VENCIMIENTO

Por Rodolfo Terragno (*)

La desclasificación de los secretos de Estado debe estar regida por normas objetivas, precisas y automáticas. Es lo que ocurre, por ejemplo, en los Estados Unidos, donde tales secretos quedan –salvo casos especiales previstos por la ley—automáticamente desclasificados a los 25 años.

Si una norma igual rigiera en la Argentina, el informe Rattenbach habría visto la luz pública en 2007.

En 2003 presenté un proyecto de ley que planteaba precisamente eso: la transitoriedad preestablecida de los decretos secretos y las disposiciones de la Secretaría de Inteligencia. La iniciativa fue rechazada por la mayoría oficialista de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia. Solicité entonces una entrevista con el entonces Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien me recibió en la Casa Rosada y prestó atención a mi reclamo: el apoyo del Poder Ejecutivo para terminar con los secretos sin fecha de vencimiento o a la desclasificación selectiva y arbitraria.

Es una buena noticia que, después de 30 años, se dé a conocer el informe Rattenbach, que ya debería haber estado en el dominio público.

No es bueno, en cambio, que se cree un suspenso, anunciando que se lo dará a conocer pero dentro de un mes, luego de que una comisión ad hoc evalúe, eventualmente, si se lo difundirá completo o no.

Debió haberse dotado, al decreto que inicia este procedimiento, la discreción pertinente. La presentación pública tenía que hacerse recién al momento de revelarse el informe a la opinión pública.

En cuanto a la forma, debe tenerse presente que los asuntos relativos a la seguridad nacional y las relaciones exteriores no pueden ser objeto de discursos improvisados.

El anuncio sobre la próxima difusión del informe Rattenbach, así como la decisión de llevar el caso Malvinas al Consejo de Seguridad y la Asamblea de las Naciones Unidas –que son decisiones correctas— requerían una sobriedad acorde con la delicadeza de temas tan delicados.

Con relación a Malvinas, la escalada verbal –iniciada por el Primer Británico y replicada aquí- constituye un peligro que ambos gobiernos deben evitar. Los agravios recíprocos son incongruentes con el diálogo que, acertadamente, volvió a reclamar la Señora de Kirchner.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Rodolfo Terragno (Escritor y Político) por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

09/02/2012

OTRA VEZ EL PRINCIPITO

Por Juan Salinas Bohil (*)

El caluroso enero de  2012 ha  dado paso a un lluvioso y también acalorado febrero. Pero simplemente son cosas que pasan y todo está como era entonces. Sin resolver, a eso nos referimos. La ausencia de  la Presidente  en el primer mes del año por un cáncer que no fue y una operación que tampoco debió ser, hizo que figuras, figuritas y figurones de toda ralea salieran día tras día a decir ampulosas frases para ser destacadas en lo que se conoce como "el diario de mañana", hasta que llegó el desbande de un crucero de lujo en la costa italiana y ahí la cuestión se internacionalizó en vivo y en directo gracias a la programación planetaria de radios y televisoras argentinas, y las peripecias del capitán de la embarcación que recuerdan en mucho a las andadas de Alberto Sordi, uno de los máximos capocómicos de la comedia de su país que dio vida a muchos personajes -casi todos negativos- del "típico italiano", muy poco virtuosos pero que eran de una realidad tan palpable como  la Torre  de Pisa.

Llegado febrero la normalidad llegó con la velocidad de la inflación. Sumamente recargada debido, quizás, a la larga etapa posoperatoria,  la Presidente  inauguró el mes con uno de sus acostumbrados y larguísimos alegatos, y no sorprendió en lo más mínimo cuando admitió que había solicitado del Recaudador mayor las cifras de los sueldos de los gerentes de las principales empresas del país sin que mediara orden judicial que lo ameritara. Semejante desatino legal ha sido ignorado por jueces, fiscales y casi el 100% de los periodistas que en el último mes han estado sumamente ocupados en cumplir las directivas del ministerio de  la Distracción Oficial  en lo que concierne a los dimes y diretes de la promocionada tarjeta SUBE, el enfrentamiento de Hugo Moyano con  la Presidente  y a publicitar a toda hora la muerte de una joven de 27 años,  conocida sólo a medias en el ambiente fashionpara tratar de elevarla a rango de heroína póstuma del consumido jet set local. Tal fue así que una presentadora de noticias manifestó a través de la pantalla de un canal abierto que el fallecimiento de la joven "es la noticia que conmueve al país". Sería respetable que el periodismo pudiese, como corporación que es, dar comienzo a una debida autocrítica que, lejos de desprestigiarlo, pueda enorgullecerlo y hacer que dé comienzo de una buena vez a la misión que se le atribuye como Cuarto Poder.

Pero ahora ha llegado el momento de una nueva malvinización y el tema sufre una nueva escalada ascendente por parte de los gobiernos argentino e inglés y desafortunadas declaraciones de uno y otro lado del atlántico en momentos que el príncipe Guillermo llega a nuestro territorio con vistas a entrenarse militarmente en un navío de guerra de última generación, y se encuentra en cartel "La dama de Hierro", una película sobre una porción de la vida de Margaret Thatcher protagonizada por Merly Streep. El progresismo argentino se relame con el film haciendo hincapié en dos frases atribuidas a  la Thatcher  que no aparecen en eltrailer oficial: "Húndanlo", en referencia a nuestro querido ARA General Belgrano y sus 323 héroes, y "No negociaré con dictadores y ladrones". De esta última los irlandeses tienen mucho que decir.

El primoroso escenario en el que el Gobierno montó esta nueva y gastada función reivindicatoria contó esta vez con nuevos aplaudidores que se sumaron (¡por fin!) al coro oficial, ya que algunos políticos "opositores" concurrieron a la convocatoria fraterna sin saber de qué si iba a hablar. Es como si los hubiesen convidado a su propio velorio y no hubiesen leído la invitación. Algo de eso hubo. Se dice en ciertos corrillos que los "opositores" se han convertido en "kirchneristas moderados", lo que es toda una contradicción en los términos.  La Casa  Rosada puede decir ahora con holgura que cobija bajo su ala a todas las vertientes de su socialismo nacional a la que denomina pour la galerie, "proyecto nacional y popular". No es poco logro.

Finalmente,  la Presidente  ordenó la desclasificación del informe Rattembach que, después de la recuperación transitoria de las Islas Malvinas, tuvo como misión emitir opinión acerca de las distintas responsabilidades en la conducción política y militar en el conflicto y del que se habían conocido diversas partes en los últimos treinta años. Sin que exista ninguna ley que indique taxativamente cuál debe ser el tiempo que debe transcurrir para que un documento secreto pueda ver la luz pública si no es considerado atentatorio para la seguridad nacional, es inadecuado que en esta situación de tirantez con el Reino Unido salgan a relucir trapos sucios que deberían mantenerse por un tiempo más convenientemente ocultos. Por supuesto que resulta mucho más conveniente para el Gobierno continuar ensañándose con el caído y es necesario recordar que Argentina perdió una guerra con  la OTAN.  Distinta  hubiese sido la situación si ese conflicto se hubiese ganado. ¿O no? Lo importante es lo que se hace y no lo que se habla. Aunque es mucho más conveniente por razones de "seguridad" gubernamental, desclasificar documentos emitidos hace treinta años que dar a conocer las revelaciones de Sergio Schoklener acerca de los negocios y negociados de las distintas figuras de hoy en el Poder. ¿No podría implementarse algo así como un "Informe Rattembach para Todos"?

Las Islas Malvinas no van a ser recuperadas en un santiamén y menos con la actitud de grupos paragubernamentales como "Quebracho"; gritando en la mismísima Casa Rosada "El que no salta es un inglés", estribillo acompañado con el cabeceo cómplice del vicepresidente; o con las declaraciones del ministro de Defensa argentino que a menos de 24 horas del acto dijo en declaraciones periodísticas: "Toleramos lo de Malvinas, pero si llegan a venir a territorio argentino, ejerceremos nuestro derecho a la legítima defensa", poniendo sobre ascuas a 40 millones de argentinos que estaban convencidos de que las islas eran argentinas y que ahora se acaban de enterar que no, que no era así. Además, el ministro no especificó con qué elementos ejerceríamos nuestro derecho a la "legítima defensa" ya que las Fuerzas Armadas, mal que pese, son un panel decorativo en su despacho. Y bueno sería saber también qué piensa de la cuestión el Departamento de Estado.

Hay que hablar, gritar y saltar mucho menos (al menos, hacerlo en los lugares indicados como lo es un estadio de fútbol); ser prudentes y pensar más; hablar con propiedad y recordar que hace un par de años un legislador usurpador dijo: "Los isleños tienen unos vecinos (por nosotros) muy molestos". La pregunta que se hace es tajante: ¿Por qué no se mudan? Con seguridad Argentina estaría en condiciones de pagarles el viaje y el traslado de sus enseres. ¿No sería ésa una muy buena propuesta? Pero atención, el escribano lo ponemos nosotros. Razones sobran.

Crónica y Análisis publica el presente artículo de Juan Salinas Bohil por gentileza de su autor y de Correo de Bs. As.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

08/02/2012

LA INDOLENCIA ES SIEMPRE ONEROSA

Por Alberto Medina Méndez (*)

Hemos escuchado hasta el cansancio esa frase que muchos ciudadanos repiten y que insiste en aquello de “no me interesa la política”. Se podría decir que todos tenemos derecho a tener preferencias, asuntos que nos interesen y otros que realmente no nos generen reacción alguna.

Y esto es absolutamente correcto desde la visión del ejercicio pleno de sus derechos. Pero a veces, cuando de libertades se trata, algunos omiten, tal vez deliberadamente, que la contracara de una elección autónoma es la responsabilidad.

Dicho de otro modo, todos tenemos derecho a hacer lo que nos venga en gana, pero las decisiones libres tienen inexorablemente una consecuencia. Es inevitable. Lo deseemos o no, nuestras elecciones tienen impacto, en nosotros, y otras veces en nuestro entorno más o menos cercano inclusive.

Suponer que se puede decidir con neutralidad en el efecto de las decisiones, es ocultar su relevancia, minimizar su importancia. Pretender desconocer esta dinámica es un mecanismo de defensa, que intenta quitarnos incumbencias en lo decidido.

Y en la política, aquella frase mencionada recurrentemente, de “no me interesa” o “no me importa” tiene irremediablemente secuelas. Es probable que mucho de lo que nos pasa tenga que ver con esto.

Solo así se puede explicar tanta docilidad ciudadana para aceptar casi con complicidad, la corrupción estructural y la mentira como discurso cotidiano, la acumulación de poder como único objetivo y la demagogia clientelista como forma exclusiva de construcción electoral.

Por eso cuando se intenta esclarecer buena parte de lo que nos sucede como sociedad y se prescinde de este ingrediente central, se comete un error grosero.

Las atrocidades de la humanidad, se explican no solo por medio de la perversidad de algunos personajes, la maldad crónica de otros, y sus inmorales mecanismos de funcionamiento.

Ninguna de esas abominables historias se hubieran podido pensar siquiera, instrumentar mucho menos, sin la vital connivencia explicita o el indispensable silencio colaborativo de una inmensa mayoría de ciudadanos apáticos y votantes con pereza endémica.

Estamos como estamos porque hacemos lo que hacemos. O también porque en este caso muchos deciden mirar al costado, hacerse los distraídos, y convertirse en abúlicos militantes.

La política lo sabe, abusa de esta característica evidente, es consciente que la indolencia de muchos termina siendo más que funcional a sus intereses. Saben, a ciencia cierta, que sus andanzas son posibles, solo en un escenario de ciudadanos despreocupados.

Cierta creencia folclórica en estas latitudes dice “a los gobiernos no les conviene educar al pueblo, porque de ese modo pueden someterlo”. Habrá que decir que es una verdad a medias. Es posible que algunos políticos así lo piensen y hasta ejecuten acciones en esta línea. Pero con absoluta honestidad intelectual, habrá que decir que no es ese el fenómeno que explica lo que vivimos. Muy por el contrario, lo que nos sucede no es responsabilidad de los que no tienen acceso a la educación, ni disponen de la posibilidad de razonar con más profundidad, o inclusive de los que no tienen tiempo para dedicarse a cuestiones más relevantes.

Son justamente los que han tenido la oportunidad de educarse, los que tienen un mejor pasar, los que disponen de tiempo y no luchan por su supervivencia cotidiana, los que han bajado los brazos, los que han claudicado y los que dicen aquello de que “la política no me interesa”.

Y vale la pena insistir. Puede no interesar la política. Lo que es inevitable es padecer las consecuencias de esa decisión. Cuando los ciudadanos no nos interesamos por ella, terminamos pagando cara esa opción, porque los que ejercen el poder se ocupan de que tengamos nuestro merecido. Ellos, con la imprescindible cooperación de la desidia cívica, avanzan, dan pasos firmes, aplastan derechos, se apropian del esfuerzo ajeno y deciden por todos.

La pereza no termina siendo gratuita. Las pocas ganas de participar, de ser protagonista del presente, tiene precio…. y es alto, demasiado elevado.

Podemos seguir apostando a este modelo que lleva décadas, donde frente a cada atrocidad solo le oponemos el silencio, una actitud displicente, una mirada pasiva, que se queja, pero que deja hacer, que se indigna pero que prefiere día a día la comodidad de la inacción ciudadana.

Lo otro es asumir con autocrítica que lo que nos pasa, lo que no nos convence y nos disgusta, acontece en buena medida, no tanto por la perversidad ajena sino gracias a nuestra permanente de desgano cívico.

La verdad es que podríamos seguir en esta posición de reafirmar, hasta con cierto orgullo, que “la política no nos interesa”. Lo que no podremos evitar, en ningún momento, es que las consecuencias de esa decisión impacten de modo brutal y despiadado. Así será y seguirá siendo de ese modo, al menos que en algún instante comprendamos que la indolencia es siempre onerosa.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Alberto Medina Méndez por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

08/02/2012

NUESTRA DEMOCRACIA ES UNA OBRA DE ARTE QUE HA SIDO VANDALIZADA

Por el Arq. José M. García Rozado (*)

Vivimos en una democracia que tiende violentamente  ha convertirse en una autocracia electiva o una “democradura”, para CFK la opinión de los no k no cuenta porque no se ganaron el derecho a tenerlas con las mayorías electorales; “ella” esta radicalizando el rumbo, manteniendo un estilo hermético de conducción y acumulación de poder, abriendo hostilidades en diferentes frentes, para tapar los continuos desaguisados.

Llevamos 29 años de democracia continua llegando a la madurez  con una marca indisimulable: la endogamia, con clases dirigentes nepóticas que se cocinan casi siempre entre los mismos o sus derivados; la Cámpora funciona casi como una caricatura de este fenómeno, en el viejo ensayo de Norberto Bobbio de 1984 “El futuro de la democracia” planteado desde un realismo desencantado las tendencias y las características de las democracias reales de la postguerra  europea él afirmaba sin dudarlo que no obstante todas las transformaciones que los nobles ideales democráticos habían sufrido, contaminándose con la poco noble realidad de la política práctica, no podía hablarse de “una degeneración de la democracia”.

Cristina apenas repuesta de su convalecencia al anunciar el exiguo aumento jubilatorio trazó las líneas maestras de su ideario, el catecismo que inspira su accionar político y su concepción del poder, y negando a Bobbio, hoy el problema se presenta en términos mucho más serios, esta “democradura k” al alejarse raudamente del modelo de democracia real se está confundiendo con un Estado autocrático, acercándose peligrosamente a una frontera crítica, incluso ya ha cruzado la línea demarcatoria entre democracia falsamente representativa y la autocracia electiva, o sea entre un régimen que asegura ficticiamente algún grado apreciable de igualdad y de libertad política, y que por ello permite una cierta forma “vandalizada” de autodeterminación colectiva, y un régimen en el cual, en cambio y para peor, las decesiones caen de lo alto del poder.

“Y si a alguno no le alcanza con la razón de la realidad, que es la de los resultados, están también las razones de la legalidad y la legitimidad. Y esta Presidenta ha sido elegida por más del 54% de los argentinos…Los que piensen diferente, que tienen todo el derecho a hacerlo –bueno sería que no lo tuviéramos-, los que creen que se deben hacer las cosas diferentes desde la Presidencia, lo que tienen que hacer es participar en un partido y si te votan hacés lo que a vos te parece…”, realmente un exabrupto digno de un autócrata ya que además de que el supuesto 54% que ella alega está en la realidad muy lejos de ser cierto, pues descontados los votos blancos y las abstenciones no superamos ni por asomo los 40/42%, las “supuestas mayorías de las democracias reales degeneradas”  han producido en la preguerra europea el fenómeno de democracia electiva con mayorías legítimas y muy sólidas cuyo resultado fueron Hitler y Mussolini –por nombrar a sólo dos de los personajes que estos progres de estantería criminalizan-.

Muy pocas veces un Presidente había expuesto con tanta crudeza el “costroso pragmatismo” que envolvió la vida política y pública, Menem llegó al sincericidio de explicar que “si decía lo que iba a hacer no me votaba nadie” pero jamás se animó a exclamarle a los cuatro vientos y en las narices mismas del pueblo sufriente y excluido que “si te votan hacés lo que a vos te parece”, una verdadera aberración jurídica e inconstitucional que tanto ella como su difunto marido hicieron realidad desde la misma intendencia de Río Gallegos, transfiriéndola luego a la provincia y por último a la Nación misma. La glorificación del resultado como razón primera y última de la realidad, el fin como justificación de los medios, poco tienen estos conceptos “resultadistas de Cristina” con los principios que Néstor prometió no dejar abandonados en los umbrales de la Casa Rosada.

Sin querer comparar a Cristina, ni con las dictaduras genocidas, ni con Hitler o Mussolini, lo que señalo es que el proceso de democratización que caracterizara, aunque de manera discontinua y heterogénea, los últimos dos siglos -1810 a 2010-, que consistiera en el acercamiento de muchos sistemas políticos reales al paradigma de una correcta aplicación de las reglas de juego: ampliación de los derechos de participación política hasta llegar al sufragio universal, mejores garantías de libertad y así sucesivamente, en un análisis desprejuiciado de la realidad que nos toca vivir nos lleva a constatar que el actual régimen ha invertido la ruta, alejándose –como mínimo- del paradigma, debiendo preguntarnos: ¿no deberíamos entonces hablar de una degeneración de la democracia y de una decadencia progresiva hacia la autocracia?

Siendo el accionar cristinista del “resultadismo” un neologismo singular aplicado por los cronistas deportivos, habituados a nombrar las cosas por su nombre-, directo, cargado de desprecio, al igual que el del  54% del voto “para hacer lo que te parece” y si alguien no le gusta que se acostumbre y pida turno porque por 4 años –ya que el pueblo se pronunció- la opinión ciudadana y del pueblo permanecerá embargada hasta una nueva elección presidencial; o sea, pieza tocada, pieza movida,¡una verdadera aberración! Mediante un pase mágico, abusando del formalismo, CFK se parapeta y justifica sus designios omnipotentes, cuasi monárquicos, en la Legalidad y legitimidad” de origen, la que goza por ser una jefa de Estado surgida de elecciones libres (aunque denunciadas por manipulación y fraude).

Al observar en retrospectiva las últimas dos o tres décadas -1990/1980-, es claramente reconocible un proceso de degeneración o “des-democratización”, que aunque se diferencie de gobierno en gobierno, es sustancialmente homogéneo y está en marcha –aunque debemos aclarar que nos es exclusivo de nuestro país o de nuestra región-, y que tiende a hacer que la democracia asuma gradualmente características de una forma de gobierno distinta, a la que debemos ya claramente denominar “autocracia electiva”, pues es un tipo de régimen en el cual existe elecciones seudo libres, en la que los votantes ceden el poder a una persona o a un grupo, no a “sus representantes” –que por lo tanto se deben a ellos-;  en donde, por lo tanto, las decisiones se toman desde arriba hacia abajo, desde los círculos de poder hacia la colectividad, en los que el pueblo son contados pero como tales se alejan cada vez más del juego político. Nos hemos convertido definitivamente en una “autocracia electiva”.

Cualquier constitucionalista le enseñaría –y ella debiera saberlo si es que es abogada- que además de la legalidad y la legitimidad emanadas del origen existe una legalidad y una legitimidad emanada y derivada del ejercicio, una barrera institucional, ética y moral establecida, precisamente, para que ni en sueños se le ocurra a un “aventurero de la política” hacer “lo que le parezca” con la Nación y menos aún con el Pueblo; nunca ningún gobierno por haber sido elegido por la mayoría que pretenda arrogarse, está facultado para hacer lo que le venga en gana, le pese a quien le pese, el “mandatario de turno” –o sea aquel en el que el pueblo deposita su representación-  debe ajustarse a lo que la ley le indica y debe estrictamente someterse al control de los otros poderes: rendir cuentas es una obligación republicana, y si los representantes electos de los demás poderes no ejercieran el control del otro incumplen y traicionan el mandato popular y a la Patria misma, aunque esto se convierta en pesadilla para talantes autoritarios.

La realidad política a la que nos enfrentamos, el cristinismo, es precisamente a la vez una contradicción y una paradoja –al menos así se nos presenta-, porque nuestros esquemas mentales, las categorías a través de las cuales estamos acostumbrados a pensar el mundo político, se revelan cada vez con más frecuencia inadecuadas; algunas oposiciones conceptuales, “las grandes dicotomías” de Bobbio, parecen debilitadas: derechas e izquierdas –liberales ambas-, democracia y dictadura. Otras se radicalizan en formas belicosas, como universalismo y particularismo; términos que parecían estar estrechamente unidos, se divorcian: precisamente, como democracia y elecciones. Al publicarse en 1975 el “Reporte sobre la gobernabilidad de las democracias” Crozier; Huntington Y Watanaki diagnostican el inicio de esta inversión de ruta, cuyo diagnóstico fue en el fondo simple: “la democracia es un sistema demasiado exigente en el cumplimiento de la función política esencial, que es la de producir decisiones colectivas.”

La “democracia delegativa” de Guillermo O’Donnell, anticipaba la idea misma de la “delegación” que hoy invoca CFK y que para ambos supone el derecho a “administrar las medicinas que restaurarán la salud de la nación” en períodos convulsos; la discrecionalidad en ese esquema falsamente delegativo, se explica porque, el que está al frente cree ser el único que sabe como hacer las cosas: “el presidente y sus asesores son el alfa y el omega de la política”. En etapa de crisis, las democracias delegativas son propicias para el desarrollo del combo omnipotencia-impotencia, omnipotencia para promulgar paquetes de políticas impopulares e impotencia frente a sus efectos adversos, que a su vez desatan una catarata de medidas paliativas, siendo frecuente que el desenvolvimiento de la crisis lleve a una profundización de las tendencias antiinstitucionales, características de las democracias delegativas o “democraduras” o “autocracias electivas”. (O’Donnel, Bobbio, Bovero)

CFK tiene una peligrosa vocación e inclinación a internarse en ese laberinto donde la vanidad, la soberbia y la arrogancia juegan un rol superlativo, en el “Reporte…” ya se aconsejaba que la terapia apropiada para hacer funcionar “la democracia”, de una manera más eficaz y eficiente, era disminuir sus pretensiones –inversión de la ruta filosófica de la ética y la moral-, en caso de extrema necesidad, la democracia debía convertirse en un régimen menos inclusivo, las normas electorales y la opinión pública podían ser manipuladas. “No solo razones de eficiencia, sino incluso pretendidas razones ideales eran invocadas para promover una drástica simplificación del pluralismo político, provocando de ese modo la desafección de todos aquellos que no se reconozcan en ninguna de las alternativas disponibles. Para asegurar eficazmente la gobernabilidad, se tiende a concebir, e ingeniar y a practicar el juego político  como un juego de “suma cero”, en el cual es atribuido todo el poder al ganador, a través de la absolutización del principio de mayoría”.

¿Nos suena conocido? Encima los “asesores” lejos de ayudarla, la hunden en el embrollo más profundo, y acentúan con su obsecuencia los rasgos totalitarios y monárquicos de un estilo de conducción, los funcionarios, en su imaginario “reciben instrucciones… La verticalidad es parte…”, de esta materia, hija de la sumisión, está hecho el universo cristinista, un mundo en el que la opinión de los demás no cuenta porque no se han ganado con mayorías electorales el derecho de tenerlas, una visión verdaderamente degradada del otro, que arranca en lo político y con suma facilidad se traslada a lo simplemente humano, una verdadera enfermedad contagiosa que ha prendido fuerte en las filas k y ataca por igual a empleados del ejecutivo y a representantes de los otros poderes soberanos del Estado. Si en lo político la descalificación irrita, llevada a lo personal –como lo hace el cristinismo y La Cámpora- da nauseas, por suerte este estado de cosas uno no está condenado a recibir de aquí a la eternidad.

El híper-presidencialismo ocurrido durante la última década, y hasta en menor medida, pero existente desde los 80 del siglo XX y un poco más exacerbada en los 90 ocurrió cuando la elección fue vista como decisiva, o fue percibida como la que determinaba el rumbo político y el destino de un pueblo o colectividad de ellos, al menos hasta la siguiente consulta popular, en esos momentos, equivocadamente, se resuelve la designación del jefe del ejecutivo, al que le es conferido de facto el papel de conductor del Estado. Esta investidura constituye una franca contradicción con una condición institucional de la democracia: el órgano al cual le corresponde en última instancia el poder de tomar decisiones colectivas vinculantes debe ser “siempre un órgano colegiado, representativo de la entera colectividad -o pueblo-, o sea de la pluralidad y variedad de orientaciones políticas existentes. En suma: una democracia representativa, para ser verdaderamente una democracia, debe de ser de verdad representativa; y no lo es, si el poder decisivo y preponderante, por la calidad y cantidad de atribuciones y prerrogativas, está conferido a una sola persona” Michelangelo Bovero.

No puede tenerse ninguna simpatía por los presidencialismos personalistas, ni por las dramatizaciones políticas tan caras a CFK y los diálogos directos de los líderes con las masas solo son válidos ante situaciones revolucionarias: “es falaz sostener que todo lo que agrada a un pueblo o a la mayoría de él, es sensato definirlo como “democrático”. La identificación acrítica ante el consenso popular y la democracia impide ver incluso algo que debería ser evidente: que la adhesión de un pueblo a un poder unipersonal no instituye de ninguna manera una democracia. Hoy la democracia se encuentra seriamente dañada: en las arquitecturas institucionales de los regimenes democráticos y en los registros mentales de los pueblos que vivimos en ellos. Es necesario e imprescindible restaurarla, tal como una obra de arte que ha sido vandalizada”.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Arq. José M. García Rozado (Integrante de la Liga Federal Nacional y del Movimiento Político Sindical José Ignacio Rucci), por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

08/02/2012

CUBA - BRASIL: YOANÍ, COMPASIÓN Y PILATOS

Por Armando F. Valladares (*)

Desde el punto de vista de los derechos humanos, el viaje a Cuba de la presidenta del Brasil, Sra. Dilma Rousseff, constituyó un desastre inimaginable para el pueblo cubano y para sus esperanzas de libertad.

En ese sentido, el referido viaje presidencial podrá ser inscrito en el libro negro de las vergüenzas de nuestro tiempo y de nuestro continente. Con su silencio total sobre la violación sistemática de los derechos de Dios y de los hombres en la isla-cárcel desde hace más de cincuenta años, la presidenta de la mayor potencia de América Latina y una de las mayores potencias del mundo dio implícitamente luz verde para que el régimen continúe persiguiendo impunemente a los opositores, matándolos de sed en las prisiones, reprimiendo a las Damas de Blanco y manteniendo prisioneros, sin poder salir y entrar libremente, a 11 millones de cubanos.

También en ese sentido, la Sra. Rousseff, una ex guerrillera que nunca se arrepintió públicamente de su pasado, se transformó, a partir de su reciente viaje a La Habana, en corresponsable por los atropellos y crímenes que cometa en adelante el régimen comunista, alentado en sus salvajerías por tan gigantesco aval recibido.

Pocos días antes de la llegada de la presidenta Rousseff a la isla-cárcel, el régimen comunista había dejado morir de sed y de falta de atención médica al joven opositor Wilman Villar Mendoza, de 31 años, padre de las niñas Geormaris y Wilmari, de 7 y 5 años. Fue una muerte cruel que su esposa, Maritza Pelegrino, miembro de las Damas de Blanco, que en estos momentos está siendo cobardemente perseguida y hostilizada por la policía política cubana, calificó sin ambigüedades como un “asesinato”.

En 2010, su antecesor en el cargo, el Sr. Lula da Silva, al llegar a La Habana se había deparado con la muerte, también por sed y por falta de asistencia médica, de otro preso político, Orlando Zapata Tamayo. Lula lo calificó como un "simple delincuente", provocando consternación en el pueblo brasileño, en el pueblo cubano y en los defensores de la libertad en el mundo entero.

Dilma Rousseff, en cambio, simplemente ignoró la muerte de Wilman, como si nada hubiera pasado. Y las fotos oficiales difundidas por la Presidencia del Brasil la muestran con sonrisas generosas y susurros al oído del dictador Raúl Castro, tapándose la boca para que nadie le pudiera leer los labios. Una de las afirmaciones que pudieron oírse, según el sitio web Globo.com, fue la de que se entrevistaría “con mucho orgullo” con el sanguinario Fidel Castro.

Algunos pensaban que el actual dictador Raúl Castro retribuiría tan abundante apoyo de la presidenta brasileña otorgando la visa de salida a la joven bloguera Yoaní Sánchez, para visitar el Brasil en febrero. Con ello, ayudaría a lavar un poco el rostro de la Sra. Rousseff, señalizando al menos un resultado humanitario concreto a cambio de tantas gentilezas y sonrisas presidenciales a los carceleros de Cuba. Aunque fuera una contrapartida efímera, serviría publicitariamente para atenuar el bochorno de su conducta complaciente en La Habana.

Los que así pensaron y esperaron, se engañaron.

El dictador Raúl Castro retribuyó con una bofetada a todas las generosas dádivas de la presidenta Rousseff, negando la visa a la joven periodista Yoaní sin molestarse en dar explicaciones. Y colocó así en la picota a la mandataria brasileña, dejándola a merced de justificadas críticas que se levantan en su país.

Escribo este artículo pensando en el noble pueblo brasileño, que se destaca en el mundo entero, entre tantos atributos, por su espíritu de compasión cristiana.

Jamás los cubanos podremos olvidar, con enorme gratitud, que hace 10 años ese generoso pueblo brasileño tomó como propia la causa de dos niñas cubanas, Sandra Becerra Jova y Anabel Soneira Antigua, secuestradas por el régimen de La Habana, que no permitía la salida de ambas para reunirse con sus padres, profesionales cubanos que habían optado por residir en el Brasil, un país de libertad. El drama familiar de esas dos niñas conmovió de tal manera al pueblo brasileño, y sensibilizó de tal manera a los medios de comunicación, que el régimen cubano tuvo que autorizar la salida de ambas para reunirse con sus padres en el Brasil. Fue un hecho tal vez inédito; y los brasileños lo consiguieron, con esa peculiar, única e intraducible manera de solucionar los problemas con creatividad, llamada “jeitinho”.

Diez años después, quién sabe si ese mismo pueblo brasileño pudiera de alguna forma exteriorizar nuevamente sus sentimientos de solidaridad con el hermano pueblo cubano, que gime en una isla-cárcel desde hace 50 años, y que ha quedado tremendamente angustiado por el espaldarazo de la presidenta brasileña a sus carceleros, de manera que la joven Yoaní pueda visitar cuanto antes el Brasil. Y, si así lo desea, que ella esté en condiciones de permanecer en Brasil el tiempo que sea necesario, sin ver coartado su derecho de opinión. Podrá titilar entonces una luz de esperanza en los corazones de 11 millones de cubanos prisioneros, incluyendo a tantas y tantas Yoanís, Sandras y Anabeles.

Según versión recibida de Cuba por mi compañero de presidio y hoy brillante periodista, Carlos Alberto Montaner, Geormaris y Wilmari, las dos hijitas del preso político asesinado pocos días antes de la llegada de la presidenta Dilma, no entienden lo que ha pasado con su querido papi. Como la familia tiene influencia cristiana, la madre les ha explicado que el papi se ha ido al Cielo. “¿Y dónde está el Cielo, mami?”, preguntaron. “Muy lejos de Cuba. Muy lejos”, les respondió la joven viuda.

Es a los artífices, propulsores y mantenedores del Infierno cubano, tan, pero tan lejos del Cielo, a quienes favorece en primer lugar el silencio de la presidenta Dilma, un silencio propio del espíritu de Poncio Pilatos.

Hace unos años, el entonces presidente Lula, en una entrevista con el periodista Boris Casoy, me acusó de “picareta” (embustero) porque escribí que él estaba dando su apoyo al “eje del mal” castrista. Hoy, la presidenta Dilma, objetivamente, por acción u omisión, pasó a liderar en el continente un “eje del silencio” sin el cual el “eje del mal” que asfixia a mi querida Patria cubana no podría sobrevivir. Señalo una vez más que considero a la presidente Dilma corresponsable por lo que pase en materia de violación de derechos con 11 millones de mis hermanos que gimen en la isla-cárcel, a partir de su viaje a La Habana.

Espero que sean respetados los derechos humanos y las libertades de todos aquellos blogueros y twitteros que suelen publicar y difundir mis artículos en esa noble Tierra de la Santa Cruz.

Sobre la próxima visita de SS. Benedicto XVI a Cuba acabo de escribir dos artículos, que pueden ser localizados haciendo click en los siguientes títulos: “El viaje de Benedicto XVI a Cuba: esperanzas y preocupacionesy Wilman Villar, infierno cubano y silencio vaticano.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Armando F. Valladares por gentileza de su autor.

Armando Valladares, escritor, pintor y poeta. Pasó 22 años en las cárceles políticas de Cuba. Es autor del best-seller “Contra toda esperanza”, donde narra el horror de las prisiones castristas. Fue embajador de los Estados Unidos ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU bajo las administraciones Reagan y Bush. Recibió la Medalla Presidencial del Ciudadano y el Superior Award del Departamento de Estado. Ha escrito numerosos artículos sobre la colaboración eclesiástica con el comunismo cubano y sobre la “ostpolitik” vaticana hacia Cuba.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

07/02/2012

"STRESS" INFLACIONARIO

Por Martín Simonetta (*)

Roberto es empleado en una empresa mediana en el Gran Buenos Aires. Si bien su trabajo se encuadra en la formalidad legal, mes a mes observa cómo su salario va perdiendo poder de compra. Su esposa, María trabaja informalmente en un comercio. La pareja aprendió a convivir con el aumento generalizado de los precios y la forma en que este proceso corroe su podes de compra.

Ambos han ido modificando sus hábitos: dejaron de ir a comer una vez por mes al restaurant del barrio para hacerlo siempre en su casa, fueron cambiando o resignando las marcas de los productos que consumían, modificaron los hábitos alimenticios de la familia pasando a consumir productos más accesibles. Enfocaron sus energías en garantizar una adecuada nutrición para sus tres hijos. Fueron observando cómo –a pesar de que sus salarios aumentaban leventemente- lo hacían a un ritmo más lento que los precios de su canasta familiar.

Este proceso de resignación lenta les genera una frustración que afecta su estado de ánimo y sofoca su sentido del humor, poniendo bajo presión la calidad de la relación de pareja que, día a día, mes a mes, debe poner a prueba su creatividad para poder vivir con los salarios de ambos.

La situación los agobia. Cada día deben caminar más rápidamente para permanecer en el mismo lugar. La carrera contra la inflación les produce una gran frustración.

¿”Stress” o “distress”?

El “stress” -traducible como tensión- es un útil mecanismo bioquímico que activa procesos de defensa del organismo, alertándolo en situaciones de peligro. En diferentes especies, incluso en la humana, resulta fundamental para generar reactivamente en momentos clave que ponen en juego la supervivencia, tales como el ataque de otros predadores. Una de las características es la producción de cortisol, la hormona que nos ayuda a estar alerta en situaciones de peligro.

La sabiduría evolutiva ha hecho que estos mecanismos se activen y nos protejan, pero –una vez superada la situación de riesgo- se desactiven, permitiendo el retorno al funcionamiento habitual del organismo.

¿Qué sucede si la activación transitoria de este sabio mecanismo de defensa se hace permanente? Allí estaremos frente a un fenómeno diferente: el “distress”. Mientras que el “stress” es un mecanismo adaptativo que nos permite reaccionar excepcionalmente en momentos críticos, el “distress” se diferencia –entre otras características- porque se produce de forma permanente y con gran intensidad como reacción a duraderos contextos hostiles. Modificaciones del humor, ansiedad, irritabilidad, conflictividad en las relaciones inter-personales, cansancio permanente, son algunos de los síntomas de esta situación, con los consecuentes potenciales efectos sobre la salud física.

Inflación, frustración

¿Cuál es el vínculo entre inflación y “distress”? Es muy posible que usted ya sepa la respuesta. A medida que los precios aumentan a un ritmo superior que los ingresos, va haciendo necesario adaptarse al menor poder de compra de nuestro dinero, lo cual genera en nuestros organismos las características descriptas.

El “stress” inflacionario se desata debido a que el aumento generalizado de los precios obliga a las personas y a las organizaciones a enfocar sus esfuerzos en re-adaptarse de forma permanente para continuar en el mismo lugar, a concentrar sus energías en sobrevivir y no en crecer.

La ausencia de estabilidad monetaria y la pérdida de valor de la moneda tienen un claro efecto en el re-acomodamiento de los ingresos-egresos de las personas, las familias y las empresas. Agregan, a las naturales dificultades de la supervivencia y crecimiento, un factor externo que obliga a asignar una porción de energía a correr esta maratón donde compiten los salarios y la rentabilidad empresaria contra pérdida de valor de la moneda.

En las causas de la inflación, los argentinos somos expertos. Diversos estudios señalan el  mayor de sus orígenes: el fenomenal incremento del peso del gasto consolidado del sector público, que pasó de 28% en el 2003 al 45% en el 2011. Este mayor gasto por parte del sector público es el que asfixia a los ciudadanos, y la inflación –consecuencia de la emisión monetaria- es uno de sus aspectos que parece dañar de forma silenciosa y continua a la sociedad.

Por más que se quiera eludir esta verdad, el proceso inflacionario ubica a la Argentina como una de las líderes (si cabe la expresión) a nivel mundial en esta materia. La brecha de casi 13% existente entre la inflación verdadera (22,8%) -medida por consultores privados y publicada por diputados opositores- y la del Instituto Nacional de Estadística y Censo (inferior al 10%) nos da una idea del tamaño de la negación.

Un profundo cambio en la política fiscal y monetaria a efectos de preservar los silenciosos efectos de la inflación –uno de los impuestos más distorsivos- sobre la salud mental y física de los argentinos.

(*)  Crónica y Análisis publica el presente artículo de Martín Simonetta por gentileza de la Fundación Atlas 1853, de la cual es su Director Ejecutivo.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

07/02/2012

HASTA LOS EXTRANJEROS SE OCUPAN DE MOYANO

Por Alberto Buela (*)

Yo sé que ahora vendrán caras extrañas, dice el tango, y con esto de Carta Abierta y lo que dijo Forster sobre Moyano, se confirma. Quien puede apellidarse Forster: un alemán, un judío o un inglés. Ningún argentino se apellida “Forster”. Al menos, los argentinos de la guía telefónica.

Pero, este carajo, afirma de Moyano, que sí es un apellido argentino o hispano criollo que: “padece un anacronismo complicado”.

Esta gente tendría que volver a su país de origen y empezar a hacer los palotes de primer grado antes que ponerse a opinar sobre lo nuestro.

No se es argentino porque lo diga el documento de identidad sino porque se forma parte de una tradición de cultura y pensamiento que desde principios del siglo veinte se denominó: el pensamiento nacional.

Veamos cuantos Forster figuran desde que Sarmiento escribió el Facundo en 1842, pieza angular de todo el pensamiento argentino posterior: Sarmiento, Alberdi, Fragueiro, Hernández, Juan Agustín García, Joaquín V. González, Quesada, Lugones, Rojas, Ugarte, Gálvez, Taborda, de Anquín, Jauretche, Astrada, Luis Juan Guerrero, Castellani, Virasoro. Cómo vemos no hay ningún Forster, ni nada que se le parezca.

El “anacronismo complicado” lo padecemos los argentinos que obedecemos y escuchamos todas las sandeces que dicen sobre nosotros los extranjeros o los que vienen del extranjero.

Porque nuestro problema ha sido y sigue siendo el ser un espejo opaco, que imita y encima imita mal, como dijo Perón.

Hoy la cultura mediática, que es la única que tiene vida propia, entronizó a una serie de personajes como este Forster, haciéndonos creer que “estos son los que piensan”, cuando, en realidad,  “estos solo piensan como se piensa”. Representan la existencia impropia de la que hablaba Heidegger. O, mejor aun, al pensamiento único que cuando está en elm poder se transforma en “la policía del pensamiento”.

Flaco favor le hacen, al decir de Jauretche, “estos gringos” como Forster al gobierno kirchnerista, porque el pueblo distingue claramente entre los suyos y lo que no lo son. Se imagina alguno a Forster en una pialada o en una tabeada, estará “más perdido que turco en la neblina”. O comiendo empanadas de humita, diciéndole a la cocinera que a él no le gusta el humo. O bailando un tango con estilo mecánico como lo hace los turistas.

En algún momento el kirchnerismo, como los perros cuando salen del agua, se sacudirá y se sacará a estos personajes de encima.

Sigan los consejos de Horacio González, que aunque confuso algo barrunta: pensemos con cabeza y corazón propios.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Alberto Buela por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

07/02/2012

RANKING DE HECTÁREAS CULTIVADAS EN EL PLANETA

De ésta nómina de países productores, son pocos los que tienen posibilidades concretas de expandir su frontera productiva. En tal sentido Brasil y Argentina evidencian las mayores posibilidades

Por Aldo Norberto Bonaveri (*)

El Banco Mundial, en base a estadísticas elaboradas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura “FAO”, publicó el ranking por países de superficie cultivada en el mundo. La nómina está encabezada por Estados Unidos, ubicándose nuestro país en el 10º lugar, representando el 2,2% del área cultivada mundial, la que tan solo asciende 9,3% del total de tierra firme. Lo que evidencia que la gran mayoría del planeta no es apto para la producción agropecuaria.

Para más detalles, cabe consignar que nuestro planeta posee una superficie total de 510.000.000 de Km2, de ellos 361.000.000 están cubiertos por agua. Las estadísticas de la FAO expresadas en el informe del Banco Mundial, señalan que en el mundo la cantidad de tierras cultivadas suman 1.381.000.000 hectáreas (13.800.000 Km2).

Por cierto que el área cultivada de cada país guarda alguna relación con su superficie total, pero ello se relativiza también en función de las características de los tipos de suelos que lo componen, el porcentaje cubierto por montañas y otra serie de factores que inciden directa o secundariamente.

Tal podemos observar en el cuadro presentado, resulta interesante apreciar como participan las tierras en explotación dentro de la extensión de esos mismos países. En tal sentido sobresalen nítidamente Ucrania con el 53,67% e India con 48,03%; Argentina queda instalada en lugar 11º con el 11,15%.

A los efectos de considerar las condiciones de quien lidera el cuadro inferior, cabe consignar que en Ucrania predominan las llanuras y los terrenos levemente ondulados. La presencia montañosa se circunscribe sólo a los montes Cárpatos que atraviesan el extremo sudoeste, entre las fronteras eslovaca y rumana. El clima favorable y la fertilidad de sus suelos fértiles y negros de las estepas, hicieron de Ucrania el granero de la ex Unión Soviética, llegando su producción a ser el 50% del total de URSS (territorio que cubría 22.402.200 Km2).

En otro orden de cosas, corresponde mencionar que de ésta nómina de países productores, son pocos los que tienen posibilidades concretas de expandir su frontera productiva. En tal sentido Brasil y Argentina evidencian las mayores posibilidades. Ambas naciones sudamericanas han experimentado en los últimos quince años un crecimiento sostenido, tanto en la incorporación de tierras a la producción, como en la mejora de rendimientos.

El auge agrícola en los integrantes del MERCOSUR llegó acompañado fundamentalmente de los avances tecnológicos. La adopción de cultivares transgénicos resultó preponderante, permitiendo la superación de las performances y, sobre todo la factibilidad de implantar soja en zonas hasta entonces marginales. En Argentina actualmente 23.000.000 de hectáreas se siembran con organismos genéticamente modificados “OGM” (74% de la superficie cultivable).

En nuestro país, el otro gran factor que ha permitido está verdadera revolución agrícola es la Siembra Directa “SD”. Sistema introducido por técnicos de INTA en 1964, que comenzó a tomar impulso sobre las postrimerías de la década de los 80’, motorizado principalmente a partir de la creación de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa “AAPRESID”. Esta tecnología ofrece una serie de beneficios, entre los que se destacan: la preservación de la tierra, reduce considerablemente la utilización de maquinarias y los laboreos, mejor aprovechamiento de la humedad y protección del medio ambiente.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Aldo Norberto Bonaveri por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

06/02/2012

 PALABRAS MALAS Y PALABRAS BUENAS

Por Malú Kikuchi (*)

La palabra es la expresión verbal que utiliza el hombre (en sentido genérico, no se ofendan las feministas), para hacer llegar un mensaje en forma directa y hacerse comprender. Los adjetivos calificativos agregados a la palabra “palabra”,  sólo definen conceptos personales, sin agregarle nada a la palabra.

Decía Protágoras (de Abdeba, aC481/ 401) “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto son, y de las que no son en cuanto no son”. Las palabras no son ni buenas, ni malas, no implican en si un concepto moral, pueden describirlo, pero las palabras simplemente, son. Los hombres les dan un determinado significado, les agregan una carga emociona,l que puede cambiar a través del tiempo … o de los gobiernos.

Por ejemplo, la palabra “ajuste” es hoy, en Argentina, una muy mala palabra. Horrible. De tan fea, desagradable y hasta destituyente, está virtualmente prohibida.  Se la reemplaza por una expresión formada por dos agradables, mansas y sofisticadas palabras: “sintonía fina”. Eso no sólo se puede decir, se debe decir para explicar los indescriptibles aumentos de precios en todos los ítems, que hacen a la vida de los argentinos. 

“Competitividad” es una mala palabra, extraña, probablemente llegada desde algún imperialista país del hemisferio norte. Ha de ser uno de esos países que no tienen piedad con los pobres y los hacen vivir en un sistema económico que los empuja, desconsideradamente, a dejar de ser pobres a través del esfuerzo y el trabajo personal. Gente malísima, capitalista, salvaje y esclavista. La palabra competitividad debe ser desterrada del vocabulario de todo argentino que se precie de ser patriota y bien nacido.

“Productividad” es una palabra intermedia, un poco mala y un poco buena. Depende como y quien la use. Si la usa un despiadado capitalista, significa el punto de apoyo del que parte un círculo virtuoso. A mayor productividad, más empleo genuino en blanco, que es posible gracias a las inversiones de nativos y extranjeros que creen en el país, porque éste tiene un sólido e inamovible estado de derecho. Esto implica instituciones serias y contratos que se respetan.

“Productividad” para el gobierno, significa un enorme y disfuncional gasto de parte del estado,  que sostiene subsidios (debería decir “sostenía”), regala jubilaciones a personas que nunca aportaron, reparte planes sociales a individuos que no trabajan y que, si tienen la oportunidad de hacerlo, no lo hacen para no perder los planes sociales. Esta “!productividad” da nacimiento a la “inclusión social”,  objetivo impostergable de nuestra actual presidente.

Usted decide si la palabra “productividad” es buena o es mala. De sus conceptos sobre institucionalidad, economía e ideología política, derivará el calificativo de la palabreja en cuestión.

“Realidad” es otra palabra confusa que depende de interpretaciones diversas: si Usted forma parte del gobierno, o espera formar parte de él, o votó al FPV, o sea que es parte de la mayoría del 54,11% de los argentinos, la palabra es fea, tiene cara de bruja y ataca a traición. Si Usted forma parte del alicaído y abandonado (por sus líderes, a los que votó) 45,89% de los votantes,  que no lograron imponer sus ideas políticas, la palabra es una pesadilla que se vive  todos los días, con la desesperante certeza que no se va a despertar. La pesadilla es real.

Otra vez, como siempre y como deber ser, la decisión es suya. “Realidad”, en la Argentina de hoy, ¿es una buena palabra o es una mala palabra? Decida lo que decida, le cuento, despacito para que nadie escuche, buena o mala, la realidad a la larga, se impone. Disculpe, pero es una regla inexorable.

“Oposición” es el sustantivo del verbo “oponer”. En principio y de acuerdo a las innumerables acepciones del DRAE(1), oposición es: ser contrario a algo o a alguien; estar enfrente de…; contradecir; proponer ideas distintas a otras; colocarse enfrente de … Esto según el DRAE. En Argentina la oposición,  no está. Quizás se tomó vacaciones, o se lame las profundas heridas de la derrota electoral de octubre, o, y esto es lo peor, la oposición (casi toda, existen escasas excepciones), no se diferencia demasiado del pensamiento del FPV, sí en las formas, pero no en el fondo. Y ha de ser por eso que la ciudadanía votó como votó.

Para el FPV, oposición es una estupenda, bonísima palabra, que le permite jugar arrojando la pelota hacia un frontón inexistente. En un sistema que ha dejado hace mucho de ser republicano, la situación es ideal.  Para la república que fue y muchos añoran, la falta de oposición, por lo tanto de alternativa democrática, es una tragedia. Y salvo que ocurra un milagro, por el momento no hay miras de que la situación vaya a cambiar. La oposición, o eso que se dice oposición, un conjunto de egos que no fueron capaces de sumarse en bien de la nación, sigue dispersa, perdida, sin rumbo. Derrotada desde dentro, como si no hubiesen necesitado del FPV para perder.

Para el 45,89%, “oposición” es una palabra que no significa nada. Ni siquiera es mala, es nula.

Se insiste en hablar de “re estatizar”. Particularmente en temas energéticos. Más específicamente, YPF, empresa emblemática, que consigue aunar el sentimiento del patrioterismo nacionalista y sentimental. Es casi un tango. Pero no se baila. Nos hace bailar. Es curioso, YPF nació estatal,  el peronismo defendió YPF, en su momento única empresa petrolera del mundo que daba pérdidas (salvo en tiempos de Frondizi que el país consiguió autoabastecerse de petróleo), pero un gobierno peronista la privatizó (Menem con la ayuda de Kirchner, entonces gobernador de Santa Cruz y presidente de la OFEPHI(2), y hoy, otro gobierno que dice ser peronista, juega con la idea de re estatizarla.

Al no ser peronista, el tema es más simple, uno cree en las privatizaciones si es liberal, o en la propiedad del estado, si no lo es. Pero para los peronistas, ¡qué dilema! Estatizar, privatizar y re estatizar, ¿son buenas o malas palabras? ¿Qué pasará por la cabeza de un peronista  de corazón, ante el tema YPF? 

Hay una palabra que se ha vuelto a poner de moda y personalmente me trae malos recuerdos. La ha puesto de moda el vicepresidente de la nación. Amado, en los últimos 10 días habló 3 veces de “re-reelección”. El tema necesita una reforma constitucional, y las últimas  nos han enseñado que en vez de reformar, se han dedicado exitosamente a deformar la Constitución Nacional de 1853. Pero Amado sostiene que Cristina necesita 4 años más “para seguir transformando Argentina”. ¡Cuatro años más, sumados a los tres años y medio que todavía le faltan para cumplir este segundo mandato! O sea, siete años y medio más. “Too much”, diría la presidente.  En este caso en particular,  ¿lo diría?

“Re-reelección debería ser una malísima palabra para todo ciudadano que crea en la república, en la libertad y en la democracia. La permanencia ilimitada, aunque sea por elección popular, siempre es mala. Las renovaciones airean, sanean el ambiente. Hay que abrir las ventanas para que cambie el viento; Juan XXIII llamaba a eso “aggiornarse”.

¡Hay tantas más palabras conflictivas en la Argentina 2012!  Pero disculpe, de tanto usarlas, me quedé sin palabras, lo que para una periodista es grave. Demos gracias a Dios que este problema, el de quedarse sin palabras, nunca le sucedió, ni le sucederá  a nuestra presidente. Con o sin tiroides, las palabras le sobran y las usa. La reiterada cadena nacional da fe de ello.

(1) DRAE: Diccionario de la Real Academia Española.

(2) OFEPHI: Organización de Estados Federales Productores de Hidrocarburos (Argentina).

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Malú Kikuchi por gentileza de su autora.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

06/02/2012

ARMANDO FUTURO

Por el Dr. Guillermo Enrique Avogadro (*)

“La libertad es la obediencia a la ley que uno mismo se ha trazado”. 

Jean-Jacques Rousseau

Puse fin a mi nota anterior diciendo que resulta imprescindible que produzcamos una real alternativa a este “modelo” que pueda presentarse ante la sociedad y concitar las adhesiones necesarias para llevarla a la práctica, devolviendo al país un futuro del cual, hoy, carece a ojos vistas.  

Gracias a Dios, doña Cristina coincidió conmigo en su abuso, ahora semanal, de la cadena oficial; nos enseño, dedito en alto, que lo que debíamos hacer, si queríamos pensar en un país diferente al que nos está imponiendo encaramada en su 54%, era presentarnos a elecciones y ganarlas.  

Tengo la sensación que esa enorme y apacible marea de opinión favorable que hoy acaricia su ego, se transformará en un mar complicado tan pronto los argentinos se den cuenta que la fiesta se ha terminado y que serán forzados a pagar la cuenta. Lamentablemente, será una elevada factura, ya que habrá que optar, por ejemplo, entre mayores ajustes o desabastecimiento energético, tal como nos dijo la señora Presidente al informarnos que las importaciones en la materia superaron los nueve mil millones de dólares en 2011.   

Me imagino un hogar típico de clase media, con auto propio y con gran cantidad de electrodomésticos recién adquiridos en cuotas, haciendo cuentas malabares para pagar los aumentos en los impuestos, en las tasas municipales, en las prepagas médicas, en los servicios de agua, gas y luz, en los colegios y en el transporte, y todo ello con una inflación galopante que incide, sobre todo, en los alimentos. ¿Seguirán, entonces, sus integrantes creyendo todavía en el “relato” oficial que niega el ajuste mientras lo llama “sintonía fina”?  

Entonces, retornando al tema de la nota, creo que ha llegado el momento de proponerle a la ciudadanía otras ideas a las cuales adherir cuando el descontento llegue, que contengan ingredientes tales como verdadero civismo y libertad.  

Creo que lo primero que debemos entender, y compartir, es que la “cosa pública”, en todas sus manifestaciones, nos pertenece a todos. Que sólo si tomamos conciencia de esa verdad de Perogrullo podremos cambiar este destino de decadencia nacional que, hoy, parece irremediable; para comprobar nuestro derrumbe basta pensar que, hace ciento treinta años, el analfabetismo había desaparecido de la Argentina.  

Nada hay en la historia del hombre sobre la tierra más igualador que la educación, y el populismo la ha convertido entre nosotros en zona de desastre.  

Una vez que comprendamos cuán negativamente influye la falta de seguridad jurídica –que sólo puede ser corregida por una Justicia independiente, preparada y rápida-, en nuestra vida cotidiana, comenzarán a solucionarse, como por arte de magia, todos los graves problemas que nos aquejan como sociedad.  

Veamos, juntos, a qué me refiero. El primer tópico es que todos, todos, debemos ser esclavos de la ley, porque sólo esa esclavitud nos hará verdaderamente libres. Tenemos que entender que toda sociedad civilizada, y hay muchas en el mundo para tomar de ejemplo, establece sus propias normas de convivencia, que evitan que, en los conglomerados humanos, vuelva a primar la ley de la selva.  

La aplicación local de ideas ya experimentadas con éxito en otras latitudes, como la “tolerancia cero”, debe ser hecha a rajatabla, comenzando por las faltas más insignificantes para llegar a las mayores y terminar con el delito impune.  

La sociedad argentina, en su conjunto, está clamando a los poderes públicos por la inseguridad cotidiana, pero parece no entender que, detrás de cada chico o joven que mata, hay un vendedor de drogas, protegido y socio de los políticos y funcionarios que se enriquecen y financian su populismo y, siguiendo la cadena, cobran coimas por obras sobrefacturadas o desvían fondos para su peculio personal o malvenden los recursos nacionales por mero afán de lucro.  

Tenemos que entender que todo, todo eso, forma parte de lo mismo, y encarar así su solución; de otro modo, terminaremos en lo que fue Colombia hasta hace pocos años, o México hoy mismo, y entonces será tarde.  

Con una Justicia como la descripta, todo será posible; sin ella, nada lo será.  

Si el mundo tuviera confianza en la Argentina y sus instituciones, llegarían de inmediato las inversiones necesarias para transformar, realmente, a nuestro país en la potencia que fuimos. Podríamos contar con carreteras, ferrocarriles y puertos eficientes y seguros; volveríamos a tener, seguramente, grandes reservas de gas y petróleo, y retornar a la categoría de netos exportadores de energía; con inteligencia y planificación, nuestra industria podría transformarse en señera en materia de calidad y diseño; se crearían empleos de alta calidad, generando una demanda que traccionaría hacia arriba, con sus exigencias, esa educación de la que hablaba; etc., etc., etc.  

Para lograrlo, esa misma Justicia deberá ser la que controle a los otros poderes del Estado y a las personas que los ejercen, verificando tanto que cumplan estrictamente la ley y las obligaciones que ésta les impone, cuanto su evolución patrimonial, antes y después de asumir sus cargos, castigando severamente hasta los más ínfimos desvíos, pero imputando también a los empresarios que hubieran sido la contrapartida de tales “travesuras”.  

Para comprender una frase acuñada hace tiempo –“Qué buenos gobernantes hubieran sido los Kirchner si fueran buena gente”- basta pensar que el Estado dispuso de una masa de dinero enorme –trescientos cincuenta mil millones de dólares- que, si se hubiera aplicado con decencia e inteligencia, hubiera cambiado el país para siempre; sin embargo, dilapidada en populismo y corrupción, hará que el período que se inició en 2003 sea, tal vez, la más grave década perdida de nuestra historia.  

Debemos volver a respetar, y a hacer respetar, todos los derechos humanos, tal como los describe nuestra Constitución. La propiedad privada, la libre circulación, la educación y la salud, la vivienda digna, la libertad de prensa, deben dejar de ser “gracias” de un Estado pseudo benefactor, que sólo trae decadencia y miseria.  

Como es fácil de comprender, no es posible ofrecer un plan de gobierno y de país en una nota periodística, necesariamente limitada en su extensión; pero un grupo de argentinos nos hemos puesto a trabajar para ofrecerlo, como alternativa, a la ciudadanía. No se tratará de ideas de derecha o de izquierda sino, simplemente, de sentido común, y esperamos tenerlo concluido antes que el descontento, nuevamente, haga de las suyas en la Argentina.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Dr. Guillermo Enrique Avogadro por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

06/02/2012

FÁBULA CARNAVALESCA

Por Susana Sechi (*)

Entre los ritos paga­nos de un ade­lan­tado car­na­val, paya­sos, pres­ti­di­gi­ta­do­res, magos, ilu­sio­nis­tas, titi­ri­te­ros y mala­ba­ris­tas actúan para dis­traer al pue­blo. La fábula car­na­va­lesca con mora­leja adap­tada para con­fun­dir al pró­jimo, es refor­zada con el lan­za­miento de papel picado y ser­pen­ti­nas, el obje­tivo, des­viar la visual de la realidad.

Mien­tras la deses­pe­ra­ción del régi­men cunde y la cri­sis interna se agu­diza sumer­giendo al país en la incer­ti­dum­bre, la decep­ción avanza, detrás de la enga­ñosa pros­pe­ri­dad, que anun­cia Cris­tina en medio de la deba­cle, decla­mando for­tui­tos pla­nes y las mis­mas obras faraó­ni­cas incum­pli­das por su marido, hoy es ella quien demanda ayuda para con­ti­nuar con el pro­yecto des­truc­tor y corrupto, que él puso en marcha.

En medio de un páramo, Cris­tina, ata­ca. Siem­pre negando cul­pas, extor­sio­na, sin medir las con­se­cuen­cias, des­tru­ye. La feli­ci­dad de divi­dir, con­fron­tar y dis­cri­mi­nar del régi­men tota­li­ta­rio, se acen­tuará con el correr de las difi­cul­ta­des. La Señora Kir­ch­ner pare­ce no tener límite para seguir jugando, mien­tras agu­diza el des­po­tismo no ilustrado.

Un año de con­flic­tos se ave­cina, y cada vez con más rapi­dez pare­cen ale­jarse los con­sen­sos, las inter­fe­ren­cias con el líder de la CGT, se encuen­tran en un momento cri­tico. Al tiempo, ese Estado que se dice bene­fac­tor, acen­túa su ver­da­dero espí­ritu saquea­dor, demos­trando con sus intran­si­gen­cias que lo único pre­pon­de­rante es vivir del que tra­baja, aun cuando los argen­ti­nos mue­ran en el intento de sobre­vi­vir, en una tie­rra de nadie.

Al pare­cer no alcan­za­ron a enten­der, que el corzo ter­minará junto con los pro­ble­mas. Sólo los actos arma­dos, que uti­li­zan como ban­dera la nece­si­dad de los que a ellos con­cu­rren por la dádiva ofi­cial, podrán man­te­nerse si per­siste la caja. Esta forma de gober­nar ha sido el caba­llito de bata­lla de los Kir­ch­ner desde sus inicios en la polí­tica en la pro­vin­cia de Santa cruz,  y Cris­tina  no está dis­puesta a cam­biarla, todo lo con­tra­rio la endurecerá.

La des­ca­li­fi­ca­ción como método de ame­dren­ta­miento, puesta en escena por la Señora que afirma ser la pre­si­dente de todos los argen­ti­nos, pro­voca come­zón en todos los ciu­da­da­nos hon­ra­dos, har­tos de tanta hipocresía.

Los pata­leos exhi­ben el fra­caso que se quiere ocul­tar con monó­lo­gos exa­cer­ba­dos. Los desa­cier­tos y desa­ti­nos de su pro­pia ges­tión cuya ido­nei­dad fue puesta a prueba en estos casi nueve duros años dis­fra­za­dos de demo­cra­cia, se extiende hoy por cua­tro años más. Ante la impo­si­bi­li­dad de negar que el rumbo se ha salido total­mente de cauce, se apela a la men­tira, es decir, men­ti­ras reno­va­das para ocul­tar men­ti­ras anteriores.

Sin embargo ante seme­jante pano­rama des­alen­ta­dor, la bar­bara reac­ción de la señora Kir­ch­ner marca su enaje­nado pen­sa­miento y, deri­vando en ata­que psi­co­ti­co, exa­ge­ra­do y polé­mi­co que tra­ta­ de des­ca­li­fi­car a quie­nes no se adap­ten a sus pun­tos de vista, sin impor­tar siquiera a que sec­tor del cuerpo social per­te­nez­can, es decir que todos los que man­ten­gan dife­ren­cias con­cep­tua­les con los dichos de la man­da­más, son con­si­de­ra­dos enemi­gos públi­cos del régi­men opresor.

Recla­mar por lo suyo es con­si­de­rado como van­da­lismo, el pen­sar dis­tinto se lee como trai­ción, exi­gir jus­ti­cia por una inse­gu­ri­dad que goza con el bene­plá­cito de fun­cio­na­rios dedi­ca­dos a la ala­banza de la reina del corzo con­vierte a los ciu­da­da­nos en vende patrias de acuerdo con un pen­sa­miento gramns­ciano apli­cado por los Kir­ch­nerismo para cam­biar y uni­for­mar por medio de lo que Cris­tina con­signa como aper­tura de cere­bros, útil arti­maña para intro­du­cir el “pen­sa­miento único” y el des­or­den social que posi­bi­lite la sodo­mi­za­ción del soberano.

En el entre tanto, la murga sigue luchando por man­te­ner en su apo­geo el gran corzo, pero des­pués del car­na­val, cuando se comience a des­cu­brir todo el engaño encu­bierto por la murga, ya sin los bri­llos ful­gu­ran­tes y la caída del modelo haga impacto en los bol­si­llos de los argen­ti­nos ¿cuál será el dis­fraz que adopte la presidente?

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autora, Susana Sechi,  Directora de "La Historia Paralela"

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

06/02/2012

REFLEXIONES: Tramar redes por la diferencia

Por el Rabino Sergio Bergman (*)

Amigos: Hoy quiero compartir un fragmento de mi libro «Celebrar la diferencia. Unidad en la diversidad»

Tramar redes por la diferencia

Si soy un ser espiritual, incorporo en la celebración de la diferencia una carga positiva de articulación con otros; al construir realidades sociales y culturales, irradio una energía de pacificación y armonización en mi entorno.

No quedo a la espera de que el lugar donde vivo, donde trabajo, donde estudio, se “arregle” para que me inscriban como diferente; promuevo y proveo a mi entorno de un modelo de integración de la diferencia como un estado superador.

No todos me entenderán. Si puedo hacerlo, estaré en condiciones de dar testimonio, esa ofrenda, que no significa ser redentor de todos los conflictos del mundo entero. Estará liderado más por celebrar la diferencia que por el destierro de la diferencia.

La única manera de eliminar la diferencia es la imposición; la celebración no anula la diferencia, por el contrario, la integra. Entonces ya no forma parte de algo diferenciado de mi mismo. No puedo ser la totalidad pero sí incorporar la diferencia, hacerla parte de mí.

Las redes conforman un modelo muy interesante para educar e implementar la administración de la diferencia, que estamos proponiendo desde la apelación a la persona.

En estas redes, en tanto nodos que interactúan, la diferencia no es personal sino institucional, de grupo y de agrupación. Al ir construyendo en esa interacción con otros, se genera la masa crítica de cambio y transformación, junto al reconocimiento de esta diversidad, en la cual las organizaciones diferentes pueden construirse en una misma unidad.

En un sistema piramidal, la diferencia es desplazada o anulada; se prioriza la homogeneidad, se somete lo diferente a beneficio del ganador. Se reconoce la presencia de la diferencia, se la administra verticalmente, impidiendo que la misma digite la energía hacia la autoridad y el poder de la estructura.

En las redes, ninguna organización, en tanto parte, será superior jerárquicamente, ni podrá alinear a las demás. En este sistema horizontal, la celebración de la diferencia, como concepto cultural de articulación, genera otra clase de poder, construye de una manera distinta.

Un integrante diferente se articula con otro diferente, y al compartir valores y visión, el poder se construye en la asociación en red.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Rabino Sergio Bergman por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

 

05/02/2012

¡FUERA! ¡FUERA! ¡FUERA!

Por Carlos Alberto Montaner (*)

María Corina Machado le ha escrito una carta abierta a Fidel Castro que ha estremecido el ciberespacio. Debo haberla recibido trescientas veces desde que comenzó a circular por Internet. No tiene desperdicio.

María Corina es una atractiva ingeniera venezolana de 45 años, experta en cuestiones empresariales, diputada antichavista, madre de tres hijos y candidata a encabezar a los demócratas de su país en las elecciones primarias del 12 de febrero próximo, fecha en que la oposición elegirá entre cinco políticos a la figura unitaria que deberá enfrentarse a Chávez (si está vivo en esa fecha) en los comicios del 7 de octubre.

Recientemente, la señora Machado adquirió notoriedad internacional cuando interrumpió y respondió contundentemente al maratónico discurso del presidente Chávez ante la asamblea legislativa. No obstante, Henrique Capriles Radonski, gobernador de Miranda, se mantiene al frente en todas las encuestas que he visto, seguido de cerca por Pablo Pérez, joven gobernador de Zulia. 

A propósito de la intervención de la diputada, Fidel Castro, en uno de los textos que suele publicar bajo el título de “Reflexiones”, entró en el debate venezolano atacando a María Corina y defendiendo a su discípulo Chávez de la acusación de “ladrón”, tarea imposible, dado el grado de corrupción e impunidad que se observa en el país.

Según Transparency International, la organización que mide los niveles de corrupción en el sector público mundial, en el ranking de los 176 países escrutados, Venezuela ocupa el 164. Es el país más podrido de América Latina. Más, incluso, que Haití (146), la segunda nación más corrupta de la región. Dato que le da la razón a la diputada y compromete la honra del presidente Chávez: si no lo impide, es porque ésa sería su ilegal forma de ejercer el poder, o, si no lo persigue, porque no está enterado, en ambas situaciones se demostraría que no debe seguir al frente del país.

En todo caso, el entusiasmo de los venezolanos por la carta de la diputada a Fidel Castro no es por lo que ella le dijo a Chávez, sino por lo que les dice “a los cubanos”. María Corina le reprocha al Comandante los ciento diez mil barriles diarios de petróleo que su país le entrega a Cuba sin esperanzas de cobro. Le recuerda las numerosas operaciones fraudulentas de ventas internacionales a Venezuela trianguladas a través de La Habana sin otro objeto que el de engordar las arcas cubanas a costa del sacrificio de los trabajadores venezolanos.

Condena la grosera injerencia de la policía política y el ejército de la Isla en su rica colonia sudamericana, pero le advierte a Fidel Castro que no debe olvidar cómo, en el pasado, cuando el régimen cubano infiltró guerrillas y saboteadores en el país, los gobiernos democráticos de entonces y las Fuerzas Armadas Nacionales derrotaron totalmente esos intentos subversivos, algo que volverá a suceder en el futuro.

La popular acogida a la carta de la diputada demuestra la profunda molestia de los venezolanos con el tipo de relación metrópoli-colonia establecida entre Cuba y Venezuela por decisión de Hugo Chávez, incluso contra el criterio de muchos chavistas que ven esos vínculos como un hecho humillante e inexplicable. 

Es la primera vez en la historia que una nación más rica, poderosa, grande, poblada, desarrollada y educada, se subordina voluntariamente a las órdenes e intereses de otra más pobre, marginal y fracasada que la explota inicuamente.

Y ésta no es una percepción política de la oposición, sino un lógico sentimiento popular expresado de múltiples maneras. En YouTube existe, para cualquiera que desee verlo, un video amateur recientemente filmado en el aeropuerto de Maiquetía (Caracas), que refleja ese profundo sentimiento anticubano germinado en el corazón de los venezolanos.

Se trata del colérico recibimiento a una nutrida delegación cubana que llegaba a Venezuela vistiendo camisetas con el rostro del Che Guevara. De pronto, espontáneamente, primero unos pocos, luego decenas, más tarde centenares, empleados, viajeros y acompañantes, los venezolanos comenzaron a gritar ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Fuera! ante la perplejidad de unos cubanos que no sabían que los recibirían a gritos, con la furia que muestran los siervos ante los amos cuando llega el momento de la liberación.

Para Raúl Castro, el fin del chavismo, ya sea por defunción del teniente coronel o por una derrota política imparable, significará un peligroso descalabro económico y político. Ni siquiera puede descartar una especie de operación Dunkerque caribeña, evacuación urgente de decenas de miles de cubanos enquistados en la maquinaria pública venezolana a los que habría que proteger de la ira popular. Si eso sucede, ya sabe que los cubanos se irán escoltados por un grito visceral que los venezolanos han estado ensayando a todo pulmón: ¡Fuera! 

(*) Escritor y periodista. Su último libro es la novela "La mujer del coronel". Carlos Alberto Montaner es uno de los periodistas más leídos del mundo hispánico. La revista Poder calculó en seis millones los lectores que semanalmente se asoman a sus columnas y artículos, reproducidos en docenas de diarios y revistas. Ha publicado unos veinticinco libros de ensayos y narraciones. Divide su tiempo entre Madrid y Miami.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

05/02/2012

LA CONEXIÓN IRANÍ EN LATINOAMÉRICA

Por Andrés Oppenheimer (*)

Latinoamérica rara vez aparece como un tema importante en los debates presidenciales de Estados Unidos, pero todo parece indicar que esta vez lo hará, por un motivo del que poco se hablaba hasta ahora: la conexión iraní.

El aspirante republicano Mitt Romney y los líderes republicanos en el Congreso están incrementando sus ataques contra el presidente Barack Obama, alegando que no está haciendo lo suficiente para detener lo que consideran una ofensiva de Irán de usar a Latinoamérica como plataforma de lanzamiento de ataques terroristas contra Estados Unidos.

El tema está concitando creciente atención en Washington. El 2 de febrero, en momentos en que Irán lanzaba su propia cadena de televisión en español en Latinoamérica, luego de la visita del mes pasado del presidente Mahmoud Ahmadinejad a Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Cuba — la quinta que hace la región en los últimos cinco años—, el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes celebró audiencias sobre “La agenda de Irán en el Hemisferio Occidental”. 

Las audiencias se celebraron horas después de que el jefe de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, declaró que los funcionarios iraníes “están dispuestos ahora a lanzar un ataque en Estados Unidos”. Clapper no sugirió explícitamente que esos ataques provendrían de Latinoamérica, pero los líderes parlamentarios republicanos sí lo hicieron.
La presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara, la republicana por Miami Ileana Ros-Lehtinen, dijo en su discurso de apertura de las audiencias que la alianza de Irán con Venezuela, Nicaragua, Cuba y Ecuador “puede plantear una amenaza inmediata, proporcionándole a Irán una plataforma en la región para lanzar ataques contra Estados Unidos, nuestros intereses y nuestros aliados”.

Citando la denuncia de Estados Unidos el año pasado de una conspiración de las fuerzas especiales de Irán destinada a matar al embajador saudita en suelo estadounidense, y el plan del 2007 de un diplomático iraní en México que pretendía lanzar un ciber-ataque contra Estados Unidos, Ros-Lehtinen agregó que “el hecho de que el brazo militar de un estado patrocinador del terrorismo tenga operativos en múltiples países de nuestro hemisferios es sin duda causa de alarma”.

En su testimonio ante el comité, el investigador de la Universidad de Miami José Azel advirtió sobre un escenario catastrófico en el que — así como la ex Unión Soviética empezó a construir bases nucleares en Cuba en la crisis de los misiles de 1962— Irán podría instalar armas nucleares apuntadas contra el territorio estadounidense en Venezuela.

Otros expertos que testificaron en las audiencias dijeron que Venezuela está ayudando a Irán a eludir las sanciones financieras internacionales por su programa nuclear, y dando refugio a grupos terroristas como Hezbollah, que según dijeron está ampliando sus redes en la región.
Los analistas recordaron que, según la justicia argentina, Hezbollah, con la asistencia de Irán, fue responsable de los letales atentados contra la embajada israelí y un centro comunitario judío en Buenos Aires, en 1992 y 1994. 

Romney ya ha atacado a Obama porque supuestamente no ha sido lo suficientemente duro con el presidente venezolano Hugo Chávez, entre otras cosas por los lazos de este último con Ahmadinejad. En el debate republicano del 22 de noviembre, Romney advirtió de que las actividades de Hezbollah “en toda Latinoamérica” plantean “una amenaza inminente muy significativa” contra Estados Unidos.

El gobierno de Obama dice que Irán es un peligro latente —pero no activo— en la región, y que Washington esta vigilando de cerca las actividades de Irán en toda Latinoamérica. Pero los funcionarios advierten privadamente que Estados Unidos no debe reaccionar de modo desproporcional a reportes no confirmados.

Un funcionario del Departamento de Estado me dijo que Ahmadinejad está cada vez más debilitado políticamente en su país y aislado en el exterior, y podría estar exagerando sus vínculos con Latinoamérica, para mostrarle a su pueblo que no se ha convertido en un paria internacional.

Mi opinión: Sería mucho más deseable que los candidatos presidenciales estadounidenses se refirieran a Latinoamérica en el marco de una agenda positiva, como por ejemplo debatiendo sobre la creación de una Asociación Transamericana, parecida al ambicioso proyecto anunciado recientemente por Obama de crear una gigantesca Asociación del Transpacífico para facilitar el comercio entre los países de la cuenca del Pacífico.

Pero me temo que eso no ocurrirá. Ojalá me equivoque, pero todo parece indicar que, incluso si no hay una escalada del conflicto con Irán —como, por ejemplo, si Israel lanza un ataque preventivo contra las bases nucleares iraníes, e Irán responde atacando blancos civiles israelíes en Latinoamérica, al estilo de lo que ocurrió en Argentina— la conexión iraní eclipsará un muy necesario debate en Washington sobre como aumentar los lazos económicos con América Latina.

(*) Andrés Oppenheimer es columnista de The Miami Herald y de El Nuevo Herald. Fue miembro del equipo ganador del Premio Pulitzer, ganador del Premio Ortega y Gasset , ganador del Premio Rey de España, y ganador del Emmy. Es autor de varios libros. Artículo publicado en el Nuevo Herald.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

04/02/2012

LA COSTOSA POLÍTICA DEL "DESPUÉS"...

Por Susana Merlo (*)

A pesar de las correcciones de discurso sectorial que adoptó el Ministerio de Agricultura, que hasta diciembre insistía con una “cosecha récord” de más de 106 millones de toneladas cuando se sabía que eso era técnica y ecológicamente imposible, no disimulan la falta de políticas estructurales, especialmente contra cíclica y para emergencias como la actual sequía, que determinaron las demoradas medidas que finalmente se anunciaron desde el Gobierno, y que no servirán para atenuar el daño que registrará la Argentina este año y el próximo.

La pérdida, durante 2012, será por la fuerte caída de la producción que hoy se estima en no menos de US$ 8.000/10.000 millones, y que no será compensada con los US$ 600/650 millones que anunció el Gobierno. Aunque buena parte se destine a subsidio de tasa, lo que amplía sensiblemente el monto.

Además de la baja en las exportaciones y su impacto en las cuentas públicas, también perderán fuertemente la cadena comercial, que en muchos casos financia a cosecha (que no habrá), y los gobiernos provinciales por poseer una menor recaudación, debido al achicamiento de la actividad económica, y por la baja en la recaudación ya que, de hecho, con la emergencia agropecuaria se prorrogan los pagos de impuestos.

También pierden los inversores de los pools, particularmente afectados, pues se concentran en la Pampa Húmeda, donde más fuerte pegó la seca. Los proveedores de servicios (menos viajes de camión, menor actividad bancaria, etc.), y los de insumos, que verán, por lo menos, demorados sus pagos, no son la excepción.

Pierden otros eslabones de la cadena productiva que dependen de esa materia prima (polleros, aceiteros) y, naturalmente, los productores que invirtieron de US$ 300 a US$ 500 por hectárea, y en muchos casos no recuperarán nada.

Pero ese problema se agudiza más aún para 2013 ya que sin tener cosecha para vender, el campo tampoco tendrá ingresos para invertir en la campaña 12/13, cuya siembra comienza a mediados de año con el trigo y sigue unos meses después con el maíz, girasol y soja.

Serán entonces “2 años de pérdida”, y nuevamente comprenderá a todos los sectores ya que actualmente tampoco se vende maquinaria ni insumos.

Se sabe que sólo la campaña agrícola anual, o sea, la producción de granos de cosecha, implica cerca de US$ 10.000 millones para cubrir alrededor de 30/32 millones de hectáreas que se cultivan. Esto representa un monto similar al que se perdió.

¿De dónde va salir? ¿Quién va a financiar?

Es evidente que la solución no está y no va a aparecer porque para eso hubiera hecho falta “previsión”.

Periódicamente hay sequías y también hay inundaciones. Hay subas espectaculares de mercado y caídas estrepitosas. Sin embargo, Argentina no tiene políticas estructurales para atenuar estos efectos o para aprovechar los períodos de bonanza para cuando vienen “los años de vacas flacas”.

Eso pasó desde 2004 hasta casi el año pasado, con mercados internacionales récord y demanda creciente. Pero en lugar de utilizar esas ganancias extraordinarias para hacer un fondo para emergencias como esta, desde 2002 se captaron recursos del campo y del interior, vía retenciones, por más de US$ 80.000 millones, que se canalizaron en otras acciones que no sirvieron siquiera para abaratar el famoso “costo argentino”, mucho menos para tener los recursos que ahora requiere la emergencia.

Pero sería injusto endilgarles toda la responsabilidad (o la irresponsabilidad) a los funcionarios de turno que, evidentemente, no estaban preparados o no les importó para nada el asunto.

El caso es que tampoco los gobernadores reclamaron o hicieron los planteos correspondientes y, por ende, menos todavía casi todos los legisladores de cada una de las provincias, ya que a los únicos que se les podría “perdonar” la indiferencia es a los de Capital Federal, pues no es zona agropecuaria.

Aún así, dado que reciben parte del Fondo Federal Sojero (aunque las únicas plantas de soja que se pueden encontrar deben estar en la ¡Facultad de Agronomía!), bien podrían haber “distraído” algo de su tiempo en legislar por el interés general del país.

Pero lo más grave es que tampoco las organizaciones del sector plantearon o propusieron leyes para esta materia como la de Seguro Agrícola, que ahora absorbería buena parte de las pérdidas; o la de Incentivo a la Tecnificación para no depender “sólo” de la lluvia que manda Dios, habiendo agua suficiente para regar pocos metros por debajo; o la de Emergencia Agropecuaria pero “real”, y no un salvavidas de plomo como la actual; o la de Transparencia de los Mercados para poder “cubrirse” en ellos sin que sean distorsionados como ocurre ahora, entre otras varias.

Lo concreto es que hay “irresponsabilidades” concurrentes, y que nadie hasta ahora parece sacar la cuenta sobre cuánto más cara es la política de tratar de solucionar los problemas “después”, en lugar de prevenirlos.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de la Ingeniera Agrónoma Susana Merlo por gentileza de su autora y Campo 2.0.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

04/02/2012

TERRITORIO DE MUERTE

Por Jorge Omar Alonso (*)

En territorio bonaerense se ha instalado la muerte.

Esta se presenta en todos lados en los barrios, en las calles, en las rutas, en las canchas.
En esta Provincia se muere por cualquier cosa: por una 4x4 hasta por una pelopincho. Mueren niños, jóvenes, mujeres y ancianos.

Se muerea la salida de los boliches.

También mueren policias. Seis efectivos en el mes de Enero.

La Provincia de Buenos Aires es un territorio cruel, liberado en poder de la delincuencia que se adueña de vidas y bienes de la población.

No alcanza la policia porque fue desbordada y abatida.

Por impericia, por falta de recursos o simplemente por sentido común: ¿Morir por un sueldo que no alcanza? ¿Jugarse la vida y no tener reconocimieto ni valoración de la tarea? ¿Morir por nada?

Si, morir por nada.

No se entiende ante la muerte de un compañero, que luego caiga su matador siendo aprehendido con vida.

¿Nunca un "enfrentamiento" en el cual el asesino del policia, al "resistirse" caiga abatido por las balas policiales?

¿Tan limpiamente se los puede capturar en sus madrigueras?

¿No hay sangre y "astucia" para hacerle justicia al compañero abatido?

En mis épocas de joven oficial subayudante conocí otra policia.

Jefes con  autoridad y decididos, feroces cuando caia un camarada.

En estos casos el delincuente siempre se "resistía a balazos" al arresto, "pese a la orden de alto" y no  había más remedio que abatirlo en la noche cerrada.

¿Hasta cuando seguirán cayendo más hombres de la fuerza ?

Eran otros tiempos. Ab inmemoriabili

*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Jorge Omar Alonso por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

 

03/02/2012

ESTADO DE DERECHO O MORENISMO

Por el Dr. Jorge R. Enríquez (*)

Hasta el cansancio venimos sosteniendo desde esta columna que la República es el gobierno de la ley. Esto, que es una verdad de perogrullo, en la Argentina hay que seguir repitiéndolo.

 La ley resume el ideal constitucional de la despersonalización del poder. Y se da esta situación aparentemente paradojal: la autoridad que crea la ley debe subordinarse a ella.

Esto significa que no es dueña de la ley. Tiene derecho a crearla – si sigue determinados procedimientos y dentro de cierto marco  de competencias -, pero una vez creada, no le pertenece. Lejos de eso, lo obliga como a cualquier otro ciudadano.

Este concepto tan simple, pero de tan ardua comprensión para los autócratas, se llama Estado de Derecho.

En ese orden de ideas, la ley debe ser previa, para que todos la conozcan y puedan ajustar sus conductas a ella, y general, para evitar tratos desiguales y arbitrarios.

El kirchnerismo no se ha llevado jamás bien con el principio de legalidad. Le molestan las categorías generales. El motivo es clarísimo: cuando la norma es general, hay poco margen para la intervención de los funcionarios, para la manipulación, para la interpretación torcida de la ley, entre amigos y enemigos y para las corruptelas. En un Estado de Derecho en serio, no hay lugar para los Morenos.

Guillermo Moreno no es una anécdota o un mero personaje pintoresco: es la quinta esencia de la forma de gobernar de los Kirchner. Por eso, echarle la culpa al poco refinado Secretario de Comercio es perder de vista lo fundamental: la culpa es de quien lo manda a obrar de esa forma.

A fines de 2006 intervino de hecho el INDEC, desplazando a los buenos funcionarios de ese hasta entonces prestigioso organismo y los suplantó por dóciles operadores políticos, encargados no de reflejar los precios, sino de inventarlos.

Más tarde, persiguió a las consultoras privadas que difundían cifras distintas a ese dibujo. Les impuso multas insólitas -por violar supuestamente la ley de lealtad comercial en cuanto prohíbe la publicidad engañosa - una de las imputaciones más ridículas de la historia argentina -, y luego les promovió causas penales por delitos no menos delirantes.

El patético funcionario pasó en reiteradas ocasiones de las palabras a la acción, pero no a la acción efectiva que exige su cargo, ya que en ese aspecto desde que asumió la Argentina lidera la inflación mundial junto a Venezuela.

Siempre ha actuado de manera prepotente, jactándose de ello. Aprieta a los empresarios y amenaza a todos los que se le oponen. Recordemos que en una asamblea de Papel Prensa, exhibió unos guantes de box, advirtiendo en ese mismo acto a los presente que al que revelara lo que allí pasaba lo haría “atender por sus muchachos, expertos en quebrar la columna”.

El sesgo autoritario de Moreno se ha ido apoderando de todos los campos. En el mercado cambiario, algún ignoto funcionario de la AFIP decide – sin que sepamos en base a  qué criterios  - si podemos o no comprar dólares. No hay un control de cambios declarado, lo cual hubiera implicado el dictado de una norma de carácter general, sino un control de cambios de hecho.

Un esquema similar al aplicado por Moreno en su fracasada pelea con los precios 

Esa lógica se trasladó luego a los subsidios. Primero se intentó trasladar la decisión de quitarlos a la sociedad. Se nos invitó a “renunciar” a esos privilegios. Después, cuando ese mecanismo demostró su inutilidad, aquellos fueron eliminados, pero cada persona o familia podía pedir que se los mantuvieran. Quienes así lo hicieron serán examinados integralmente por los funcionarios e incluso “escrachados” en Internet, bajo el piadoso manto de asegurar la transparencia de la información.

Ahora el inefable secretario ha pasado a ser el que determina quiénes y qué se importa y quiénes y qué no.

Mas allá de todas las otras consideraciones que pueden hacerse sobre el pésimo e hipócrita manejo de los subsidios y del actual régimen de importaciones, este aspecto, el de su discrecionalidad, pariente cercana de la arbitrariedad, no es el menos grave.

Cada día el Estado se mete un poco más en nuestras vidas. En la Argentina, la libertad nació con un Moreno y está claudicando con otro, que es el rostro menos grato, pero más sincero del kirchnerismo.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autor el Dr. Jorge R. Enríquez - Abogado - Periodista y ex legislador porteño.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

03/02/2012

SI TE VOTAN HACES LO QUE TE PARECE

Por Susana Sechi (*)

Afuera el dilu­vio, en el inte­rior de la Casa Rosada, más pre­ci­sa­mente en el Salón de las Muje­res del Bicen­te­na­rio, la Pre­si­dente. Des­pués de una semana de su reapa­ri­ción ante las cáma­ras, aquel memo­ra­ble 25 de enero en el que pre­sentó en socie­dad la cica­triz, había des­a­pa­re­cido de la escena, pero res­pe­tando el dicho popu­lar “el que se va sin que lo echen vuelve sin que lo llame”, a una semana de que su voz no inte­rrum­pía la pro­gra­ma­ción de los cana­les por medio la abu­siva cadena nacio­nal, vol­vió… ahí estaba nue­va­mente en el atril, al tiempo que la voz de la locu­tora ofi­cial anun­ciaba la tras­mi­sión en cadena, dando comienzo al acto polí­tico dis­fra­zado como es cos­tum­bre de acti­vi­dad oficial .

En el lugar a pleno, no fal­ta­ron los aplau­di­do­res, esos que se van reno­vando, des­pués de la selec­ción digi­tada, de acuerdo a la con­ve­nien­cia de la Señora. Los hay, de todo tipo, algu­nos ya han sido expul­sa­dos, con­si­de­ra­dos mate­rial des­car­ta­ble. Sin embargo, la lista de besa­ma­nos sigue vigente. Con solo arro­di­llarse ante la diva. adu­larla y expre­sarle admi­ra­ción, es decir ali­men­tar su insa­cia­ble ego y repe­tirle… una y otra vez como el espe­jito mágico del cuento, ese que a la — pre­gunta de la madras­tra de Blan­ca­nie­ves ¿quién es la mas bella del reino? — respondía-” tu eres la más bella del reino, ” podrá cali­fi­car para inte­grar el club de los pri­vi­le­gia­dos y ocu­par los luga­res vacan­tes deja­dos por los desecha­dos. Si a todo esto ade­más se lo con­di­menta con la pon­de­ra­ción la ges­tión, más un susu­rro de por medio y para aro­ma­ti­zar un toque de pen­sa­miento ideo­ló­gico com­par­tido, es posi­ble una carrera ascen­dente den­tro del cris­ti­nismo. Siem­pre que el can­di­dato se encuen­tre dis­puesto a tomar el papel de mario­neta en la “Com­pa­ñía Tea­tral Nacio­nal y Popu­lar “, cuya direc­ción y papel pro­ta­gó­nico esta a cargo de doña Cristina.

Y así como Gabriel Mariotto sen­tirse orgu­lloso y feliz… Tan feliz y obse­cuente que ase­guró. -“Se debate donde se tiene que deba­tir y ahora ya no. En este caso ya no da para ser libre pen­sa­do­res y tener liber­tad. Yo recibo ins­truc­cio­nes, no doy ins­truc­cio­nes y todos debe­mos ser así. Entiendo que cuando hay un pro­yecto nacio­nal y no es de débil obe­de­cer, sino que es de fuerte, obe­de­cer. A mí me llena de honra reci­bir ins­truc­cio­nes y cum­plir­las, aun­que a Hugo le parece mal”, .

Muy elo­cuente Mariotto — aclaró — tal vez, por si no había que­dado plas­mada su idea– “quien con­duce es Cris­tina sobre la base de la trans­for­ma­ción que inició Nés­tor en el 2003. Todos noso­tros somos acto­res y tene­mos que ocu­par el rol que nos com­pete y no que­rer impo­ner abso­lu­ta­mente nada, con mucha voca­ción y mucha entrega”- Qui­zás no con­forme toda­vía con sus decla­ra­cio­nes — agregó al pos­tre la fru­ti­lla -.“No me importa ser un chi­ro­lita de Cristina”.

Real­mente todo comen­ta­rio sobre este indigno per­so­naje tras­pa­sa­ría los lími­tes de las bue­nas costumbres.

Vol­viendo. a la actua­ción de la Señora en la que batió el récord de paro­dia, men­tira y burla, en el intento deses­pe­rado de ocul­tar una reali­dad que le esta pisando los talo­nes, no se privó de des­ca­li­fi­car y de ofen­der a quie­nes cri­ti­can u opi­nan sobre el camino sinuoso que ha tomado la eco­no­mía del país.

Tam­poco podía fal­tar en su peri­plo de incon­ti­nen­cias el irre­ve­rente des­trato al Jefe de Gobierno de la Ciu­dad, cali­fi­cán­dolo de” veta­dor serial “, jus­ta­mente esta Señora que hoy se ríe de los jubi­la­dos osten­tando un aumento mise­ra­ble des­pués de haber vetado la ley del 82% apro­bada en ambas Cáma­ras del Con­greso. Alar­deando una pos­tura bene­fac­tora al otor­gar­les un aumento devo­rado por una infla­ción que los con­dena a una mala cali­dad de vida, en tanto se vacía gra­cio­sa­mente la caja del ANSES y fue­ron saquea­dos los fon­dos de las AFJP. Jubi­la­dos que des­pués de apor­tar durante 30 o 40 años hoy son esta­fa­dos nue­va­mente por Cadena Nacional.

Recor­de­mos otro veto de la Señora a la ley de pro­tec­ción de los gla­cia­les. Sin embargo hoy se ha decla­rado ambien­ta­lista por su lucha con­tra el PET. “Vamos ganando los del vidrio por­que ade­más es reci­cla­ble y vamos ganando los ambientalistas”-afirmó_para luego cues­tio­nar ¡Qué raro que nin­gún ambien­ta­lis­tas se queje de las bote­lli­tas de plás­tico! Por­que no hay cosas más con­ta­mi­nante que las bote­lli­tas de plás­tico. ¡Vamos por el vidrio que no es con­ta­mi­nante, que da tra­bajo a la gente y que es total­mente argen­tino !- expreso eufó­rica la Pre­si­dente. Aun­que nada dijo de las minas a cielo abierto que más que con­ta­mi­nar enve­ne­nan, el agua y a los habi­tan­tes del lugar. Parece que para la Señora, Fama­tina no existe o las bote­lli­tas de plás­tico no le dejan ver el bosque.

Entre des­ca­be­lla­das men­ti­ras, ata­ques, elu­cu­bra­cio­nes y cíni­cos argu­men­tos. La Señora esgri­mió su ver­dad — Esta Pre­si­denta– dijo– ha sido votada hace muy poco tiempo por más del 54 por ciento de los argen­ti­nos. Las deci­sio­nes polí­ti­cas que cons­ti­tu­cio­nal­mente me corres­pon­den, las voy a ejer­cer como Pre­si­denta de los argen­ti­nos. Y los que pien­sen dife­rente, que tie­nen todo el dere­cho a hacerlo, los que crean que se deben hacer cosas dife­ren­tes desde la Pre­si­den­cia, lo que tie­nen que hacer es par­ti­ci­par en un par­tido polí­tico, pos­tu­larse a pre­si­dente y” si te votan hacés lo que a vos te parece” en mate­ria sala­rial, en mate­ria de impues­tos y demás.

Hacer lo que le parece por que un por­cen­taje de argen­ti­nos la votó no parece muy demo­crá­tico. Uti­li­zando los núme­ros que le rega­la­ron sus emplea­dos y reti­rando equi­ta­ti­va­mente los votos en blanco, los obser­va­dos y los impug­na­dos que no son de nadie, diga­mos que la mitad del país no la votó, aún cuando ese resul­tado al día de hoy sigue siendo dudoso. El Pre­si­dente la Nación debe cum­plir a raja­ta­bla con el arti­cu­lado de la Cons­ti­tu­ción, la libre expre­sión es un dere­cho ciu­da­dano. Todo ciu­da­dano debe estar asis­tido por el dere­cho de opi­nar libre­mente le guste o no le guste al Presidente.

Impo­ner el pen­sa­miento único como pre­tende la Pre­si­dente res­ponde a regí­me­nes tirá­ni­cos o a dic­ta­du­ras como la cubana. El Estado en los paí­ses libres demo­crá­ti­cos y repu­bli­ca­nos se ocupa de admi­nis­trar, no de extor­sio­nar, ni mal­tra­tar a los gober­na­dos, como tam­poco dis­cri­mi­nar­los o infe­rir impro­pe­rios en su contra .

Ase­gu­rar la inde­pen­den­cia de los tres pode­res, Eje­cu­tivo, Legis­la­tivo y Judi­cial, es con­di­ción sine qua non en una repú­blica que se pre­cie como tal, lamen­ta­ble­mente esta desin­te­grada Argen­tina ha ido dejando jiro­nes de repú­blica en el camino.

Y… pen­sar que a esta pobre Argen­tina la aguar­dan cua­tro lar­gos años más, de cinismo, men­tira y corrup­ción a cargo de la “Com­pa­ñía Tea­tral Nacio­nal y Popu­lar “regen­teada por Cris­tina… mien­tras los que se dicen opo­si­to­res con­tem­plan el cam­biante espec­táculo y sólo ati­nan a mirarse el ombligo.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autora, Susana Sechi,  Directora de "La Historia Paralela"

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

03/02/2012

REFORMA CONSTITUCIONAL. LA PELÍCULA QUE YA VIMOS

Por Alberto Medina Méndez (*)

Para muchos, Argentina viene recorriendo el predecible camino del populismo demagógico que otras naciones del continente ya transitaron.

Los ingredientes son los mismos de siempre. Gobiernos que disponen de una significativa adhesión popular, utilizan la Constitución vigente hasta donde la misma les permite avanzar, y cuando ya no quedan posibilidades de renovar mandatos, apelan a la reforma como última instancia.

Claro que nunca confiesan que la oportunidad seleccionada tiene que ver con que necesitan modificarla para perpetuarse a modo personal en el poder. El argumento siempre es diferente al electoral. Reconocer semejante interés sería mal visto y corroboraría la denuncia de quienes lo advierten. Además sería solo un signo de una evidente ambición personal, a todas luces, inconfesable.

Por eso apelan a razonamientos más románticos, idealistas  y magnánimos que los hacen portadores de una innovación envidiable. Argentina ya pasó por esto en otros tiempos, tristes por cierto, criticados entonces. Pero ellos se ocuparán de establecer diferencias entre esto y aquello. Y hay que decirlo, todo eso fue posible con la complicidad de casi todos. Oficialistas y opositores se pliegan al juego canjeando patéticos favores para agrandar sus espacios de poder, negociar privilegios bajo el generoso paraguas de supuestas afinidades ideológicas parciales.

Muchas provincias de este país, utilizaron esta fórmula, y hoy disfrutan de un perverso sistema de reelección indefinida para sus primeros mandatarios, que en algunos casos gozan de “excelente salud”, con gobernadores que se han perpetuado por décadas con esos instrumentos.

Para justificar la decisión, dirán que la Constitución actual precisa ser mejorada, renovada, que le faltan modernos institutos formales para enriquecerla y adaptarse a los nuevos tiempos. Mencionarán eso, o lo que sea. En realidad poco importa el argumento falaz utilizado. Solo interesa conseguir el objetivo central, ese que no pueden blanquear públicamente, que intentaran minimizar, restarle importancia y usarlo para decir que los sectores reaccionarios, los intereses corporativos, esos contra los que dicen luchar, emplean para impedir el progreso que ellos con tantos escollos llevan adelante con tanto esfuerzo.

Esto que estamos atravesando es una historia que ya conocemos en este país. Ya lo vivimos. Y no hace tanto tiempo. Por eso este intento es verosímil y tan difícil de desmentir. Porque el libreto se repite y lo sabemos con lujos de detalles.

Pero pese a las desmentidas, a los políticos que se ocupan de decir que no es tiempo de ingeniería electoral o que es una descabellada versión, queda claro que el entorno del poder, cuando no el poderoso de turno, alimentan esta posibilidad, juegan con ello, semblantean esta variante, testean el nivel de resistencia popular a la idea.

De eso se trata todo esto, de medir si hay plafón suficiente para dar el siguiente paso formal. En definitiva, sobran legisladores propios para impulsar la idea, y de última, con algún ofrecimiento menor, podrá seducirse a los parlamentarios de otras fuerzas que sean necesarios para obtener las mayorías especiales de rigor. En realidad eso es lo de menos.

Solo se intenta evitar un papelón electoral que poco favor le haría a la gestión presente. Por eso tantas idas y vueltas, y tan inteligente juego de declaraciones en sentidos contrapuestos. Para ver hasta donde se puede tensar la cuerda con la sociedad.

Pero más allá de la cuestión de fondo, esa que en realidad desvela y entusiasma al poder, la de la reelección que permitirá a los que se ufanan del apoyo popular, prolongarles sus privilegios, y jugar el juego que mas conocen, los peligros son otros, mucho más misteriosos e insondables.

La profundización del modelo será la herramienta para justificar el audaz intento. Pero al mismo tiempo será el premio extra, el plus, el valor agregado de este esfuerzo, y también la mayor amenaza para los ciudadanos de a pie.

Ellos están obsesionados con el poder, lo desean de cualquier modo, pero lo prefieren centralizado, eterno, sin alternancias ni equilibrios, pretenden pensamiento único e imponer sus ideas. Y lo grave de todo esto es que pueden lograrlo, con la paradójica cooperación de sus víctimas actuales y futuras.

Los riesgos, la moneda de cambio, lo que está en juego son los derechos y las libertades. El plan reformista es un combo que lleva como plato principal  la cuestión reeleccionista, y como secundario a la concentración de poder para acallar las voces divergentes y al perverso plan para aplastar los derechos individuales, utilizando el argumento de las conquistas sociales.

Algunos se ocuparán de seguir desmintiendo acciones e intenciones. Se burlarán de los rumores y dirán que se trata de la paranoia de los detractores del régimen. Pero la historia misma se ocupara de confirmar esta visión o desmentirla. La realidad, los hechos, el paso del tiempo, pondrá las cosas en su lugar y podremos discutir con algo más que presunciones, discursos y gestos tímidos, concluir si estamos frente a una mera ilusión o esta reforma constitucional en proceso, es una película que ya vimos.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Alberto Medina Méndez por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

 

03/02/2012

EL TRIUNFO DE ROMNEY

Por Andrés Oppenheimer (*)

Un humilde consejo para el aspirante presidencial republicano Mitt Romney: no se haga demasiadas ilusiones sobre su impresionante victoria entre los votantes latinos de Florida, porque le va a resultar cuesta arriba repetirla entre los votantes latinos de toda la nación.
Romney, el actual favorito en la contienda por la nominación republicana para las elecciones de noviembre, ganó el 53 por ciento del voto latino en las elecciones primarias del partido republicano de Florida el martes. Comparativamente, ganó las primarias del estado con un 46 por ciento del voto general.

Su amplia victoria entre los latinos de Florida dio que hablar en toda la nación, porque Florida es uno de los estados clave con enorme población hispana que decidirán quién ganará las elecciones presidenciales de noviembre. Entre los encuestadores, la opinión generalizada es que —debido a que los latinos votan abrumadoramente a los demócratas— un candidato republicano necesita alrededor del 40 por ciento del voto hispano para ganar las elecciones generales. 

Pero hay varias razones para creer que a Romney se le hará muy difícil alcanzar esa cifra mágica, a menos que cambie radicalmente el tono —y el mensaje— de su discurso sobre la inmigración, su apoyo a la ley antiinmigrante de Arizona y otros temas que son importantes para los latinos a nivel nacional.

Veamos:

• Una encuesta nacional reciente de los votantes hispanos registrados, realizada por el Pew Hispanic Center, un grupo no partidario, reveló que si las elecciones generales se celebraran hoy, el presidente Obama derrotaría a Romney por el 68 por ciento de los votos, contra el 23 por ciento. La misma encuesta reveló que, entre la población en general, Obama vencería a Romney solamente por dos puntos porcentuales.

Una encuesta anterior, realizada por ABC-Univisión, reveló resultados similares. Ambas encuestas reflejan que los demócratas no han perdido terreno entre los latinos a nivel nacional desde que Obama ganó las elecciones presidenciales del 2008 con el 67 por ciento del voto latino.

• En Florida, contrariamente a lo que ocurre en el resto del país, la mayoría de los votantes hispanos son cubanoamericanos o puertorriqueños que gozan de un estatus inmigratorio legal, y por lo tanto no les preocupa tanto la retórica antiinmigración de los republicanos. 
Mientras los votantes cubanoamericanos constituyen el 32 por ciento y los puertorriqueños el 28 por ciento de los votantes latinos de Florida, a nivel nacional los de ascendencia cubana representan solamente el 5 por ciento y los oriundos de Puerto rico el 10 por ciento del voto hispano. La enorme mayoría de los votantes latinos a nivel nacional son de origen mexicano.
“Florida es un caso único”, dice Mark H. López, director asociado del Pew Hispanic Center. “Demográficamente, Florida es muy diferente que las otras partes del país en lo que respecta a los votantes latinos”.
• Incluso en Florida, los republicanos están perdiendo terreno entre los hispanos. Hay más latinos que se registran como demócratas que como republicanos, según las estadísticas de votantes registrados. Al igual de lo que ocurrió en el 2008, cuando el aspirante republicano John McCain ganó las primarias de Florida pero más tarde perdió Florida en las elecciones generales, Romney podría perder el estado en las elecciones de noviembre.

Mientras que en el 2006 había en Florida más hispanos registrados como republicanos que como demócratas, la tendencia se ha revertido desde el 2008, según los recuentos de votantes registrados. En el 2011, los hispanos que se registraron como demócratas en Florida superaron a los republicanos por un record de 112,000 votantes, según el Pew Hispanic Center.

Los colaboradores de Romney replican que los demócratas exageran las diferencias demográficas entre los latinos de Florida y los del resto de la nación, porque la mayoría de los hispanos están preocupados por un solo tema: el desempleo. Entre los hispanos, el desempleo es más alto que entre la población en general, y eso perjudicará a Obama, afirman.

“La preocupación central que unifica a todos los votantes hispanos es la economía, y la elección se basará en eso”, me dijo el vocero de Romney Alberto E. Martínez. “Los hispanos preocupados por la economía votaran por Mitt Romney porque saben que es la mejor persona para reconstruir la economía que el presidente Obama ha venido destruyendo en los últimos tres años”.

Mi opinión: a menos que Romney cambie su postura de apoyo a la ley antiinmigración de Arizona y a otras medidas draconianas para forzar a la autodeportación de millones de indocumentados -algo que muchos temen provocaría abusos contra todos los latinos, incluidos los ciudadanos- perderá por un gran margen el voto hispano a nivel nacional, y no podrá ganar las elecciones.

Los resultados de las primarias de Florida no cambian lo que dijimos recientemente en esta columna: es difícil que Romney derrote a Obama, pero un empeoramiento de la economía podría derrotar a Obama.

(*) Andrés Oppenheimer es columnista de The Miami Herald y de El Nuevo Herald. Fue miembro del equipo ganador del Premio Pulitzer, ganador del Premio Ortega y Gasset , ganador del Premio Rey de España, y ganador del Emmy. Es autor de varios libros. Artículo publicado en el Nuevo Herald.

Volver a la pagina anterior 

Oficinas en Nordelta

Cel. 156-095-6375 N 731*152

www.nauticanuevooriente.com.ar

info@nauticanuevooriente.com.ar 

 

OTRAS OPINIONES

 

 
Estadísticas de visitas