18/05/2014

¡SOS, GPS SE NECESITA!

Por Malú Kikuchi (*)

Es deseable suponer, que con la extraordinaria tecnología que el ser humano ha alcanzado en el siglo XXI, debe existir un GPS(1) lo suficientemente desarrollado, como para poder conducir al atribulado ciudadano argentino a través del inverosímil laberinto político actual.

¿Quién está con quien? ¿Pero este tipo hasta ayer no formaba parte de la izquierda? ¿Y Fulano no fue candidato del gobierno hace 2 años y ahora está en una de las oposiciones? ¿Y Perengano  no le ganó la elección a Zutana y ahora va y viene sin decidirse si quiere o no quiere ir con ella y su nueva propuesta?

Y las preguntas siguen hasta el infinito, un infinito que no termina con los posibles candidatos de hoy a cualquier cosa, sino que se complementan con los probables candidatos que surgirán de ahora en más. En la política argentina existe solo una certeza: lo imposible es probable y lo probable suele ser un hecho.

Allá lejos y hace tiempo, en un país llamado Argentina, un país reconocido y respetado en todo el mundo, un país que progresaba, que tenía una moneda sólida, una república con poderes independientes, un estado de derecho, un país atractivo a la inversión genuina y la inmigración trabajadora.

En esa Argentina existían los partidos políticos. Estaban los conservadores orgullosos de haber hecho “la patria con coraje y de a caballo” (muy progresistas); los radicales representantes de las nuevas y crecientes clases medias, que cambiaron al país; los socialistas, en su mayoría intelectuales influenciados por Europa (todo el país era euro centrista), y los anarquistas sumados a los restos de la 2° internacional. Luego aparecieron los militares que a su vez constituyeron un partido político, que simpatizaba con conservadores o radicales. Y con los  militares apareció Perón. Y el peronismo. El país, cambió.

Sin adjetivar, lo básico, en el país los conservadores entraron en retirada, los militares quedaron atentos a que les golpearan las puertas de los cuarteles UCR o PJ; los socialistas respetados y casi inexistentes y la izquierda una pequeña quimera. Pero todos tenían una pertenencia que era conocida.  Eran las partes de un todo y ese todo era la Nación.

Vinieron los 70, la guerra civil sucia y terrible, que continua de alguna manera; la desgraciada guerra de las Malvinas y la vuelta de la democracia, que se le debe a una serie de circunstancias y al pueblo argentino y no a una persona.

Y Alfonsín y la hiperinflación.  Menem y su revolucionaria reconversión del país durante la 1° presidencia; el desastre de la  nueva Constitución donde se otorgaron imposibles en aras de una reelección. Y la Alianza. Derrocada a medias por el PJ y la UCR bonaerenses. Un golpe civil a un gobierno débil, que tenía viento internacional en contra y no sabía muy bien hacia donde iba. Y el default aplaudido en el congreso de pie (Adolfo Rodríguez Saá. Sólo 9 legisladores no se sumaron al jolgorio). Y los presidentes que se sucedían antes de aprenderles el nombre. Y el desastre económico, la miseria y las ollas populares y las casi monedas. Y Duhalde/Lavagna y Kosteki y Santillán y la huída antes de tiempo. Y Kirchner.

Hasta ahí, con sus más y sus menos, un argentino del montón sabía, reconocía a qué partido pertenecía un político. Hoy es imposible. Quedan 2 estructuras vacías de contenido, la UCR y el PJ. Pero nadie sabe quién sigue siendo UCR o PJ. Con los PJ es más difícil. Y se combinan de formas inimaginables. El problema de este problema, es que no vamos a tener idea qué ideas vamos a votar. Nos proponen nombres y alianzas/arreglos, pero no ideas.

En principio tendríamos a Scioli, si la presidente lo elige como delfín, con la seguridad de la impunidad a futuro. ¿Scioli y los gobernadores PJ? Tiene lógica. También tenemos a Macri, que no tiene estructura nacional pero puede llegar a un arreglo con Sanz, UCR. Imposible, pero no tanto. Massa y su tejido de intendentes PJ y algunos UCR, que cada tanto uno se le pasa al macrismo y viceversa. Y UNEN, un inverosímil conjunto de personas e ideas muy disímiles, que han hecho el enorme esfuerzo de juntarse y esperemos que sigan así hasta las PASO. ¿Pero qué tienen en común Tumini con Cobos, Pino con Sanz. Y Lilita, la incansable hacedora de partidos que planea por encima de los acuerdos, que prohíbe hoy y promueve mañana. ¿Quién será el candidato de UNEN? Solos no llegan al balotaje, necesitan a Macri. La izquierda de UNEN, mayoritaria, no lo acepta. “Pero, sordos ruidos oír se dejan…”

Hoy es posible Macri/ Sanz; De la Sota/Massa; De la Sota/Macri (o al revés); Macri delfín de Cristina sin hacerlo público; Scioli con aval de Cristina o contra Cristina (difícil, pero nada es imposible); Scioli/De Naváez; Massa/ Reutemann; ¿Cobos colgado del “no positivo” con Eduardo Bussi?; Tumini con Pratt Gay? ¿Pino filmando todo el proceso? (me refiero al proceso eleccionario, no al otro que ya lo usó de caballito de batalla), ¿Lilita/Macri o Macri/Lilita? Stolbizer, Alfonsín (h), Lousteau, los gobernadores PJ y los ex UCR y Bonfatti, y el siempre candidato Binner ¿con quién?, qué dirán de todo este galimatías. Silencio. Falta más de un año y en Argentina un año político es toda una era geológica. Todo sigue siendo posible.

Ahora sí, nunca sabremos qué partido estaremos votando. Porque no hay más partidos. Hay personas. Y es muy costoso para un país votar personas, más si ese país, el nuestro, tiene una Constitución hiper presidencialista.

Necesitamos que nos expliquen sus planes sobre cada ítem y los tiempos calculados para cumplir esos planes. Necesitamos claras explicaciones del porqué se juntan. Argentina debe ser refundada, porque la van a heredar refundida. Debemos exigir una promesa, que de no ser cumplida implicaría un inmediato desalojo de la Rosada, sobre la NO IMPUNIDAD en cuanto a los delitos cometidos en estos 11 años, y sin prescripción, porque robar a todo un pueblo es un delito de lesa humanidad.

Y mientras tanto, a falta de partidos que nos aclaren un poco el panorama, con un SOS, requerimos GPS a precio accesible, a pagar en cuotas fijas, cuestión de no andar más perdidos que Edipo en día de la madre.

Referencia:

(1) GPS: dispositivo de rastreo.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Malú Kikuchi por gentileza de su autora.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

18/05/2014

DISCURSO Y PREDICACIÓN

Por el Lic. Claudio Valdez (*)

Cualquier ciudadano medianamente instruido sabe que política y religión se influyen mutuamente. Sus preocupaciones son motivo de tratamiento por una y otra disciplina, como asimismo los problemas que buscan resolver mediante sus específicas prácticas. No obstante, los roles de funcionarios públicos y sacerdotes responden a necesidades culturales notoriamente diferentes según se trate. San Agustín (354-430) supo explicar el fenómeno como “la ciudad terrena” y “la ciudad celestial”: coexistencia de un mundo material y un mundo espiritual.

La experiencia del mundo occidental nos informa que, incluso durante la Edad Media, señores y religiosos mantuvieron sus diferenciales funciones a pesar de la difundida creencia espiritual que posibilitó la fuerte influencia eclesiástica. La Modernidad evolucionó hacia monarquías absolutas que separaron las facultades del Estado de las de la Iglesia, pero nutriéndose y fundándose desde la fe religiosa. La Revolución Francesa, dando comienzo a la etapa Contemporánea, concentró en el Estado todas la funciones que hasta entonces realizaba la institución Iglesia, excepto el culto que continuó siendo particularidad del sacerdocio.

Este derrotero cultural llegó al nuevo mundo y también en América las emergentes naciones fueron organizadas bajo esa matriz: “El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano” quedó establecido en la Constitución de la Nación Argentina, incluso luego de su reforma de 1994. Valga de aclaración, que a pesar de los regímenes comunistas expresados como ateos, ni en Cuba, ni en Venezuela, ni en los restantes países latinoamericanos pudo resultar abolida la creencia religiosa; es más, se intentó tergiversarla y hasta fue expandida con sectas contraculturales que demandan espacio para rituales extraños, casi siempre perjudiciales para la salud psíquica de sus seguidores.

La realidad es que los sacerdotes llegan donde no llegan los funcionarios del Estado, salvo en algunas circunstancias actuales durante campañas electorales. Esta verdad explica que en las décadas del 60 y 70 del siglo pasado, pervertidos curas tercermundistas lograron instigar a ingenuos con su “teología de la liberación” para concluir en la tragedia guerrillera que asoló América del Sur. Conspiración marxista que con ridiculez reinterpretó al pacífico cristianismo: basta recordar que Cristo reprendió a Pedro y le obligó a envainar su espada ante la acometida que hizo por defenderlo, hiriendo en la oreja al soldado que lo detuvo dando inicio al vía crucis. 

Los “curas” todavía siguen llegando donde el Estado lo hace con deficiencia, irregularidad y sobre todo por intereses partidistas. Estos nuevos “curas villeros” y aquellos que “caminan sus parroquias” junto a algunos de sus obispos, han alertado muy seriamente al gobierno que “La Argentina está enferma de violencia”. A ellos les consta, como también a demasiados ciudadanos y habitantes que la sufren por propia experiencia.

Inútil es el discurso político que pretende desmentir esta “enfermedad social”. Peor aún es la respuesta desde la tribuna presidencial con explicaciones amañadas sobre el tema, además de citas pontificias interesantes pero empleadas como excusas o para alivio de culpabilidades. Se percibe desequilibrada o, al menos, desproporcionada la conclusión personal de que los titulares de los diarios se impriman con la intención de “reeditar viejos enfrentamientos”. Pareciera querer ignorarse que tanto como la violencia de ayer, la de hoy también mata y mutila.

No es necesario que la confesión de “errores y horrores” se haga públicamente, porque quienes somos humanos lo sabemos entender. Más importante sería volver serenamente a aquello de “dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. Para lograrlo la atención prestada con humildad a los hombres de Dios (sacerdotes) aportaría seguramente a mayor sabiduría personal e institucional.

 Persiguiendo esa finalidad, la tradición de nuestra vigorosa cultura siempre supo entender y diferenciar “discurso” de “predicación”. Los prudentes constituyentes de 1853 lo hicieron constar literalmente: “invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia”. Si así fuera; ¿qué mejor que escuchar a los especialistas?

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Licenciado Claudio Valdez por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

18/05/2014

LA “DEMOCRATIZACION” DE LA JUSTICIA, POR LA VENTANA

Por el Dr. Jorge R. Enríquez (*)

El viceministro de Justicia y miembro del Consejo de la Magistratura de la Nación, Julián Àlvarez, expresó durante un acto de militantes kirchneristas en el Mercado Central: "Este Poder Judicial hace que todas las medidas que estamos tomando no las podamos aplicar".

Como es habitual en el discurso kirchnerista, vinculó a los jueces -como podría haberlo hecho con los medios de comunicación, los empresarios, etc.- con la última dictadura militar: "La dictadura tomó el Poder Ejecutivo, cerró el Legislativo, pero no ocupó el Poder Judicial, porque los tenían calladitos (a los jueces) para que se mantuvieran allí y actuaran cuando viniera un gobierno popular (...) Ese es el Poder Judicial que existe y tenemos que combatir".

¿Cómo piensan dar ese combate? "(...) reformando la currícula de las carreras, creando la organización Justicia Legítima, porque la otra no es una justicia legítima" y "designando nuevos magistrados que son el inicio del proceso de transformación".

Es decir, para Alvarez los jueces que no pertenecen a la organización kirchnerista "Justicia Legítima" no son legítimos.

Además, es absurda esa pretensión de que la mayoría de los jueces vienen del último gobierno de facto. Pasaron más de treinta años desde la recuperación de la democracia. Muy pocos deben quedar designados con anterioridad.

Más aún, alrededor del 60% de los jueces federales fueron designados por los Kirchner. ¿Designaron jueces ilegítimos?

Nadie puede tomar seriamente esos argumentos. Se trata, como siempre, de intentar avanzar aún más sobre la menguada independencia del Poder Judicial. Se está por tratar en el Senado la designación de conjueces de la Corte y días después de los tribunales inferiores, sin que se cumpla con el proceso constitucional porque no intervendrá el Consejo de la Magistratura. En un mes, Cristina Kirchner habrá nombrado unos 300 conjueces, identificados con el gobierno nacional.

Lo que  no se pudo hacer, gracias al freno de la Corte Suprema, con las leyes de "democratización" de la justicia, se intenta por vías oblicuas. Hay que mantener alta la guardia, porque la vocación antirrepublicana del kirchnerismo es muy profunda.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autor el Dr. Jorge R. Enríquez - Abogado - Periodista y ex legislador porteño.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

17/05/2014

ARGENTINA SÓLO CENSURA LA LIBERTAD

Por María Zaldívar (*)

La sociedad argentina, cuando atraviesa uno de esos ataques espasmódicos de defensa de la libertad que suele padecer de tanto en tanto, reclama por un ícono: el derecho a decir. Y confunde, exagera, se equivoca y hasta ensucia un poco las legítimas luchas que sostienen otros pueblos auténticamente censurados y silenciados que llegan a dar sus vidas por pronunciar en voz alta la palabra “Libertad”.

Lo nuestro no es censura. La Argentina no sufre censura oficial desde épocas del primer peronismo. De censura y persecución puede dar una clase magistral “La Prensa”, el diario más antiguo del país, que sintió el rigor del autoritarismo peronista por decir la verdad. Eso es censura. Y también es censura lo que vive hoy el pueblo venezolano; el cierre de medios de comunicación por orden del régimen con el objetivo de negar a los ciudadanos su derecho a informarse. Eso es censura.

No es censura que una emisora o un canal decidan elegir sus caras y sus voces y decidan descartar empleados como el dueño de cualquier otro negocio. Eso es libertad de empresa. ¿La sociedad reclama, acaso, por el despido o la no contratación de un ingeniero o de un pintor? ¿Cuál sería la diferencia? El propietario tiene el derecho de disponer de lo que le pertenece. Pero claro, como la libertad es un principio indivisible, se comprende o no.

Llevamos acumuladas décadas de una instrucción escolar deficiente, agregadas a una importante brecha entre los chicos que acceden a colegios privados, de mayor calidad educativa, y los millones que deben conformarse con la escuela pública en las que se vuelven rehenes de la contienda política entre el gobierno y los gremios. Por diferentes circunstancias, ambos grupos alcanzan la mayoría de edad con una pobre noción de lo que significan los derechos individuales; unos porque viven un contexto en el que no se plantea riesgo a sus vidas protegidas y previsibles, y los otros porque no les enseñan que el primer derecho humano es la vida y unida de ella, la libertad.

La educación pública se llenó del populismo que abunda y abruma.  Entre las carencias educativas argentinas encabeza el desprecio por la libertad, eje de un sistema de valores que privilegia la división de poderes como garantía de su limitación y garantiza la única igualdad válida en una república: la que hace a los hombres valer lo mismo ante la ley. El resto es populismo.

La Argentina no padece censura. El gobierno no persigue a los periodistas opositores, no cierra canales de televisión ni emisoras de radio, no le saca el trabajo a nadie. Por supuesto que desprecia la opinión ajena y manipula la obesa pauta publicitaria oficial que controla gracias a un Congreso complaciente que sabe que los gobiernos pasan y ese jugoso mecanismo de amansamiento queda a disposición del siguiente.

La clase política no desarma el millonario negocio de la propaganda gubernamental a la espera de heredarlo. Mientras tanto, se presta al juego de poblar los canales de televisión con críticas al oficialismo que no se condicen con los alineamientos que luego se tejen en los recintos legislativos. Todos pueden decir lo que piensan y muchos dicen lo que no piensan en los oligopolios mediáticos que construyó Carlos Menem.  Aparecen todas las caras y las voces, circunstancialmente con uno u otro sombrero según caliente el sol. Los únicos excluidos son los que defienden la libertad. Después, es posible ver y escuchar a cualquiera, incluidos los dueños del desastre.

Las emisoras no se cansan de replicar las voces de los que nos trajeron hasta acá, coyunturalmente mudados a la vereda de enfrente, explicando cómo se sale de las crisis que ellos provocan. Y el dato alarmante es la velocidad con que los “malos” se reciclan. El sistema solía ponerlos en capilla por algún tiempo. Últimamente saltan de empujar impuestos confiscatorios a denunciarlos en una elección.


Es hora de reclamar la palabra “libertad” en el discurso de la clase dirigente. Una vez que se les haga costumbre, habrá que exigirles que la practiquen.

(*) María Zaldívar es Licenciada en Ciencias Políticas (UCA) - Conductora de "Plan de LLuvia" FM Identidad, 92.1 - Profesora de Ciencias Políticas (UCES y UCA) - “Premio a la Valiente Defensa de la Libertad” (Fundación Atlas - 2006).

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

17/05/2014

PYMES: RETRAZO EN LAS COBRANZAS. MÁS DEUDAS. MÁS CONCURSOS PREVENTIVOS

Por Guillermo LoCane (*)

Según fuentes judiciales de la Ciudad de Buenos Aires, donde radican casi un tercio del total de Sociedades Comerciales del país, en febrero último los Concursos Preventivos presentados aumentaron 40% contra el mismo mes del año anterior. Por otra parte, en los últimos meses se ha tornado muy atractivo el atraso y la morosidad de las obligaciones con AFIP, que cobra tasas muy inferiores a la que puede llegar a costar la clásica venta de cheques. Y, además, al que se presenta a concurso preventivo se le abren interesantes planes de financiamiento a largo plazo con el organismo recaudador, que no tiene si es un normal pagador.

Todo desatado en el término del último cuatrimestre. Así de dinámica es la economía nacional. Concretamente, tal como advirtió Guillermina Giorgio, abogada especialista en quiebras del estudio Vitale, Manoff, Feilbogen (VMF) al diario Perfil, en lo que va del año “hay más consultas por la preparación de posibles concursos donde distintas empresas o clientes están analizando ante un escenario futuro más complicado”,  Con ella coincide Francisco Cárrega, del estudio Bruchou, Fernández Madero & Lombardi, para quien si bien se registra un incremento de los concursos (también llamados convocatorias) presentados y de las quiebras, “esto no es 1999, cuando la Argentina entraba en una crisis fenomenal”.

Es claro que se cortaron algunas cadenas de pago y hay problemas financieros en algunos segmentos y por lo tanto la tendencia a que se presenten concursos se va a incrementar mucho más acentuadamente en lo que queda del año.

Técnicamente, la quiebra significa la liquidación de la empresa. El concurso preventivo (también llamado Convocatoria de Acreedores) permite sanear la situación con perspectivas de seguir trabajando. Se buscan quitas en las deudas y ganar tiempo hasta que se reactive. Los principales reclamos llegan, en este caso, del sector de la construcción, y en especial vinculados a los fideicomisos, además de los conflictos por el atraso en la entrega de las obras. Entre las más afectadas están las pequeñas y medianas empresas. El “fenómeno” se nota en las economías regionales, en firmas metalúrgicas, madereras, algodoneras, vitivinícolas y en importadoras en general. También en las Pyme que dependen de la importación de insumos. El caso de los laboratorios que se presentan a concurso porque necesitan reactivos sobresale en la lista, consigna Perfil.

Otro signo claro del ingreso a la estanflación es la reducción del número de empresas activas.  Según una medición de la consultora Claves basada en las cifras oficiales, el año pasado hubo 40 mil CUIT menos. Esto es, una caída del 7,4% sobre las 580 mil empresas registradas. Se trata de firmas con al menos un empleado en relación de dependencia. La tendencia para este año también es que se esfumen otros 50 mil CUIT, un 9% del total. Esto implica empresas que desaparecen, que dejan de tener empleados o pasan a tenerlos en negro.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Guillermo LoCane (Contador Público, egresado de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Tributarista, consultor, ha sido asesor en el Senado y actualmente lo es en la Cámara de Diputados de la Nación. Integra el Consejo Académico de la Especialización en Impuestos de la Escuela de Economía y Negocios Internacionales de la Universidad de Belgrano, y es miembro de la Comisión de Estudios sobre Finanzas Públicas del Consejo Profesional de Ciencias Económicas) por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

17/05/2014

17 DE MAYO: DÍA DE LA ARMADA

A 200 años del orgullo, Rossi muestra lo que queda...de aquella gloriosa Armada Argentina.

Por el Arq. José M. García Rozado (*)

El 17 de mayo de 2014 se cumplen 2 siglos del combate naval que consolidó los ideales de la libertad en las aguas del Río de la Plata y dio razón de ser a la Armada Argentina. Por ello, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, ordenó que se destaque 5 barcos al puerto de Buenos Aires, para el próximo sábado a las 15:00. La ceremonia, que se hará en Buenos Aires después de 10 años de evitar este territorio por temor a escraches, será presidida por el propio Rossi y se espera que en su discurso marque el contraste entre la Marina de Brown, la de la dictadura sediciosa y la actual moderna y pujante Marina... ¡Testimonial! Cabe recordar que este aniversario nro. 200 encuentra a la Fuerza con más de un problema: de presupuesto, con una de los más bajos niveles de horas de navegación de sus unidades y de vuelo para los cuatro aviones que quedan en servicio, maniobras de la Infantería de Marina casi inexistentes y un Edificio Libertad que se cae a pedazos...

El 17 de mayo de 2014 se cumplen dos siglos del combate naval que consolidó los ideales de la libertad en las aguas del Río de la Plata y dio razón de ser a la Armada Argentina. Un legado de coraje y determinación que sigue inspirando a todo marino argentino, aunque hoy se encuentre en estado desesperante, y desguazada. 

17 de mayo de 1814. La Escuadra patriota al mando de Guillermo Brown derrota a la Escuadra española en Montevideo, su base de operaciones, dejando sin sostén logístico a 20.000 soldados realistas. Cortado el suministro de víveres, pertrechos y munición a la fortaleza en la banda oriental, el Ejército patriota al mando de los generales Rondeau y Alvear toma Montevideo el 23 de junio de ese año, después de 24 meses de sitio que era resistido por el continuo flujo de provisiones que se recibían desde el mar. 

 Cae así uno de los más importantes bastiones del poder español en América y se pone fin al dominio hispano en aguas del Río de la Plata. Cubiertas las espaldas de Buenos Aires, el ejército patriota inicia el camino decisivo para la independencia nacional y sudamericana. El general José de San Martín, en un claro entendimiento de la importancia del dominio del mar para concretar la epopeya que liberaría al continente, consideró esa victoria como “la más importante hecha por la Revolución americana hasta el momento”. 

El sitio terrestre a Montevideo se había prolongado más de lo previsto ocasionando un enorme desgaste económico y operativo para las fuerzas patriotas. Surge así la necesidad imperiosa de poner fin al dominio español del Río de la Plata y la creación de una Escuadra que concrete la empresa. Pero no fue fácil. Los recursos del gobierno eran escasos y todavía invadía la memoria la experiencia negativa en el combate de San Nicolás de los Arroyos. Sin embargo, la determinación por la libertad y la independencia apuntalaron la idea. 

Mientras se alistaban los buques, muchos de ellos pequeñas embarcaciones destinadas al comercio, fue necesaria la búsqueda de hombres capaces de conducir y tripular esa Escuadra. Se reclutó a trabajadores portuarios y a la marinería de buques mercantes. Entre ellos se destaca la figura de Guillermo Brown, capitán mercante irlandés que operaba en el Plata desde 1809 y que desde 1813 hostigaba por su cuenta a las naves españolas con su propia embarcación. Se lo nombró teniente coronel de Marina y Comandante de la Escuadra. 

La Fuerza naval se conformó finalmente con la fragata “Hércules”, de 36 cañones, como nave insignia, comandada por el sargento mayor Elías Smith, acompañada por la corbeta “Céfiro”, a cargo del sargento mayor Santiago King; el bergantín “Nancy”, al mando de Richard Leech; la goleta “Juliet”, conducida por el teniente coronel Benja¬min Franklin Seaver; la goleta “Fortuna”, el falucho “San Luis”, y la balandra “Carmen”. 

Las primeras acciones de la Escuadra de Brown se registraron en marzo de 1814 en torno a la isla Martín García, llave del Río de la Plata y puerta de acceso a los ríos Paraná y Uruguay. El 11 de ese mes los buques de Brown atacaron a la Escuadra realista compuesta por tres bergantines y cinco naves menores al mando del capitán Jacinto de Romarate. Los españoles rechazaron el ataque. La “Hércules” quedó seriamente averiada por el fuego enemigo y murió su comandante, Elías Smith. También ofrendó su vida el comandante de la “Juliet”, Benjamín Seaver. 

Brown decidió reorganizar fuerzas, arreglar las averías, levantar la moral de la tripulación y hacer el recuento del personal caído. El Gran Almirante volvió a analizar el escenario para encontrar el modo de acción que posibilitara la conquista del objetivo. El 15 de marzo volvió a atacar. 

La acción en Martín García fue rápida y determinante. Desembarcó en la isla, consolidó su posición y capturó el fuego de las baterías de tierra, lo que hizo que los realistas se retiraran aguas arriba del río Uruguay. 

Algunos buques de la Armada patriota realizaron la persecución de las naves españolas hasta darles alcance en Arroyo de la China, hoy Concepción del Uruguay, donde el 28 de marzo se produjo un nuevo enfrentamiento. La balandra “Carmen” quedó encallada, lo que obligó a Samuel Spiro a desembarcar a su tripulación y volar la santabárbara, acción en la perdió la vida. Las fuerzas realistas quedaron divididas. 

Brown ordenó reunir a sus fuerzas, reaprovisionarse del material necesario y esperar la autorización del gobierno de Buenos Aires para atacar Montevideo. Las autoridades españolas de esa plaza encabezadas por su gobernador, Gaspar de Vigodet, resolvieron que era perentorio reforzar la Escuadra con los buques mercantes que se encontraban en el puerto y convocar a la leva forzosa para resistir el inminente ataque. 

El almirante Brown zarpó entonces con ocho naves armadas con 147 cañones y 1400 hombres. La “Hércules” lideraría a los buques que sobrevivieron a la toma de la isla Martín García, a los que se le sumó la corbeta “Belfast”, al mando de Oliver Russell; la corbeta “Agradable”, comandada por Antonio Lamarca y la sumaca “Santísima Trinidad”. La misión era clara y la determinación, inquebrantable. Debían enfrentar y vencer en batalla en aguas abiertas a la escuadra realista. 

Los españoles por su parte zarparon de Montevideo el 14 de mayo a bordo de 11 buques con 155 cañones y 1200 hombres. El queche “Hiena”, como insignia, navegó al mando del capitán de navío Miguel de la Sierra, seguido por las fragatas “Mercedes” y “Neptuno”, las corbetas “Paloma” y “Mercurio”, los bergantines “Cisne” y “San José”, la goleta “María”, el falucho “Fama”, la balandra “Corsario” y el lugre “San Carlos”. El primer encuentro entre las fuerzas fue ese mismo día. 

El plan de Brown se basó en simular una retirada aguas afuera, para que los realistas salieran en su persecución, alejándose del apoyo y la protección que brindaban la baterías de Montevideo. Al distanciarse lo suficiente de esa posición, la Escuadra patriota cambiaría de rumbo y rodearía la posición española para interponerse entre esa fuerza naval y Montevideo. 

La idea funcionó tal como Brown la imaginó. Los españoles salieron a la caza del falucho “San Luis” perdiendo contacto con su buque insignia. Para cuando lograron reagruparse, la Escuadra patriota se había posicionado según el plan. El día 15, el viento Pampero asoló el Río de la Plata, prolongando la vigilia del combate. Al día siguiente, en la zona de Buceo, comenzaron a bramar los cañones. Con las primeras luces del 17, la fragata “Hércules” cerró distancia sobre Montevideo acorralando a los buques enemigos. Unos buscaron refugio al amparo de la Fortaleza del Cerro y otros bajo los muros de la ciudad.

Sin posibilidad de maniobra, la fuerza naval española abandonó la lucha y Brown impuso un bloqueo total al puerto que derivó, tiempo después, en la rendición de la plaza. 

El Combate de Montevideo fue el punto culminante de una campaña naval conducida por Guillermo Brown, quien con energía sorprendente y merced a su implacable tenacidad, articuló las acciones que culminaron con la destrucción de la Escuadra realista y la caída de uno de los principales bastiones españoles en América. 

En aquellos días de mayo de 1814, fueron los vientos los que impulsaron las velas en la lucha por la libertad. Modestos barcos de madera, tripulados por criollos que poco sabían del mar al mando de marinos de distintas latitudes que recalaron en el Río de la Plata comprometidos con la causa revolucionaria, enfrentaron a una poderosa escuadra.

Muchas razones concurrieron al desenlace victorioso; el coraje de las tripulaciones, la determinación de aquellos capitanes y sin duda el liderazgo y genio naval del Gran Almirante. Ninguna de ellas tan poderosa como la inspiración que produce en el corazón de los pueblos la palabra “Libertad”. 

Desde entonces, generaciones de marinos argentinos prometieron honrar el legado de Brown: "Irse a pique, antes que rendir el pabellón".

Hoy a 200 años de aquel acontecimiento es dable hacer memoria de lo que fue y ya no es nuestra amada Armada Argentina. Esta es una fecha muy importante, por corresponder a la consolidación de los principios de la Revolución de Mayo con la terminante victoria naval de Montevideo, obtenida por nuestra escuadra al mando del Almirante Brown sobre la flota de la Real Armada Española que tenía su apostadero en aquel puerto. Al efecto se sancionó el Decreto Nº 5304 del 12 de mayo de 1960 suscripto por el entonces Presidente de la Nación Dr. Arturo Frondizi.

La fecha es evocada para recordar la victoria que permitió alejar el peligro que representaba el poder naval realista en aguas del Río de la Plata, y contribuyó además a llevar a feliz término las campañas libertadoras de Chile y Perú. El ejército argentino a órdenes del General Rondeau sitiaba Montevideo desde octubre de 1812.

En 1814, Montevideo continuaba resistiendo el asedio. La razón de ello fue el continuo flujo de aprovisionamientos que los sitiados recibían a través de su puerto, transportado por naves españolas. El Almirante Brown, que había sido designado Comandante de nuestra escuadra, sostuvo ante las autoridades nacionales que de no establecerse un bloqueo al pueblo de la plaza sitiada, ésta podría resistir por mucho tiempo el cerco de nuestras fuerzas.

Era imperioso que Montevideo cayese en nuestro poder, pues de lo contrario la corona española podía utilizar esa ciudad para lanzar un ataque sobre Buenos Aires. Para llevar a cabo el plan de Brown se dispuso el envío de una fuerza naval integrada por 9 naves armadas con 147 cañones. La flota española estaba compuesta por 11 buques que montaban 155 cañones.

El 14 de mayo la flota realista zarpa de Montevideo para hacer frente a nuestra fuerza. En tales momentos Brown concibe el plan de combate. Simulará que se retira mar afuera para que los realistas vayan en su persecución, luego efectuará un cambio de rumbo para interponerse entre la fuerza española y Montevideo y por último les presentará batalla. Las acciones del combate naval se sucedieron entre los días 15 y 17 tal como ya fuera relatado. Este último día la fragata "Hércules" buque insignia del Almirante Brown penetró en aguas de Montevideo persiguiendo a los buques enemigos.

Dos de ellos buscaron refugio al amparo de la Fortaleza del Cerro y otras tres naves se ubicaron bajo los muros de la ciudad. La fuerza naval española había abandonado la lucha y Brown impuso desde entonces un cerrado bloqueo a aquel puerto que derivó en la rendición de la Plaza de Montevideo a manos del ejército sitiador patrio que en esos momentos estaba a órdenes del General Carlos M. de Alvear. Ello ocurría el 23 de junio de 1814.  Buenos Aires conoció la buena nueva del triunfo de Montevideo por intermedio del Teniente Lázaro Roncayo, oficial de la sumaca "Itatí" que Brown comisionó para enviar el parte de rigor. El pueblo manifestó su profundo júbilo llevando al marino de la escuadra vencedora en andas hasta el Fuerte.

Tras la victoria de Montevideo y una vez consolidada nuestra Independencia en 1816, la Armada Argentina comenzó a desarrollar su misión que fundamentalmente consiste en la defensa de nuestra soberanía en el Mar Argentino. La Armada Argentina, desde los días iniciales de la Patria, está profundamente comprometida con la libertad y la dignidad soberana de su pueblo.  En el triunfo o en la adversidad, el honor de la República siempre estuvo, en lo más alto de los mástiles y en el corazón de todos y cada uno de sus hombres. La Guerra del Atlántico Sur es un claro ejemplo de ésta actitud patriótica de sus hombres; la aviación naval cumplió ampliamente con su misión hundiendo o dejando fuera de servicio varias naves imperialistas, el submarino ARA San Luis torpedeó con mala fortuna (que algún día deberá investigarse adecuadamente el ¿porqué?) al buque de transporte de Tropas del agresor, los BIM Nº 3 y 5 no se rindieron ante el invasor británico y cansados de su accionar los usurpadores ofrecieron que dichas tropas “no se rindieran pero que abandonaran las islas con armamento, equipo y banderas”, lo que se llevó a cabo, dando cabales muestras de hombría de bien y de respeto a lo que Guillermo Brown le legara: "Irse a pique, antes que rendir el pabellón".

¡Así nació, y vivió nuestra gloriosa Armada Argentina!

Verla hoy, en el estado calamitoso en que se encuentra casi sin buques operables, donde adiestrar y capacitar a nuestros hombres y con mínimas e insignificantes horas de navegación, con su fuerza de submarinos en estado precario debido a la falta de presupuesto básico, sin rompehielos ni buque adecuado para abastecer y reemplazar a nuestros camaradas en el continente Antártico, desguazada su fuerza aérea de la que quedan en servicio apenas 4 aeronaves que ni siquiera pueden cumplir con el rol de capacitación y entrenamiento de sus pilotos. Y con un cuerpo de Infantería de Marina sin capacitación alguna, que anhela aquellos viejos tiempos donde era la admiración hasta de los infantes de marina estadounidenses. Hoy y luego de 31 años de retorno democrático, nuestra Armada Argentina se encuentra en la peor etapa de su historia, desmantelada prácticamente y con graves problemas presupuestarios que generan el mayor de los problemas pues hasta de “cadena de mando” debido a lo irrisorio y degradante de los sueldos que perciben, desde los oficiales superiores al último de los marineros, se encuentra cuasi rota. Pasaron muchos Jefes desde aquel 10 de diciembre de 1983 a la fecha y salvo honrosas excepciones su paso no logró arbitrar los medios para que gobierno alguno no contribuyere al desarme y desguace de sus equipos –buques, submarinos, portaviones, aviones y pertrechos- hasta la actual realidad de una Armada “desarmada” que no puede cumplir con su tarea específica que es la de “Defender la Patria desde el mar argentino hasta los ríos que la surcan; desde el Río Iguazú en el norte hasta el Polo Sur en la Antártida en el sur”. Si Brown, Sarmiento y Frondizi, o cualquiera de sus héroes caídos en combate desde sus pilotos hasta los tripulantes del Crucero ARA Belgrano o el buque aviso Sobral vivieran no podrían creer el grado de indefensión en que se encuentra la Patria.

Ejemplo del desguace sufrido por el arma, es el estado calamitoso de su edificio de comando, el Edificio Libertad sede del Jefe de Estado Mayor General de la Armada, que adolece de una falta total de mantenimiento, lo que a futuro cercano provocará accidentes de grave índole, no cumple con ninguna de las normativas de seguridad que al respecto exige el Código de Construcción de la CABA. Esperar que en el futuro cercano las autoridades políticas entiendan la necesidad imperiosa de contar con Fuerzas Armadas profesionalizadas y altamente capacitadas, con el respectivo equipamiento de armamento tecnológico de punta que como Nación nos merecemos, y que opere seriamente como garante de la Defensa Nacional de su territorio en cuanto “elemento disuasivo” y de defensa abarcativa del territorio nacional –terrestre, marítimo, aéreo y que incluya al continente Antártico por lo estratégico- es la misión que deben fijarse como objetivo primario los señores Jefes de Estado Mayor Conjunto y los de los Estados Mayores Generales de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea nacionales. De no cumplir perentoriamente con éstas necesidades, Argentina, penetrada por el narcotráfico y el narcolavado camina indefectiblemente a la “disolución nacional”.

¡Dios, la Patria y el Pueblo Argentino os demandarán por lo que has hecho de nuestra Armada Argentina!

José Marcelino García Rozado VGM. Capitán de Navío ®

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Arq. José M. García Rozado (Integrante de la Liga Federal Nacional y del Movimiento Político Sindical José Ignacio Rucci), por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico

16/05/2014

LA ARGENTINA ESTÁ ENFERMA DE VIOLENCIA

Por el Dr. Jorge R. Enríquez (*)

La última declaración del Episcopado argentino provocó un enorme escozor en el oficialismo.

El documento de la Iglesia expresó que "la Argentina está enferma de violencia". La frase no constituye una imputación ni es una bandera política: formula simplemente un diagnóstico que es compartido por la gran mayoría de los argentinos.

La violencia no es solamente la comisión de delitos, que ha aumentado de manera sensible; es también la agresión en todas sus formas, aún las simbólicas, entre los habitantes de nuestro país.

Claro que no asistimos ahora a esos momentos de violencia política como los que asolaron a la Argentina en los años setenta o en otras circunstancias de su historia, pero eso no debe ser un consuelo, porque después de treinta años de democracia deberíamos aspirar a vivir en forma más normal, menos crispada, sin temor a caminar por la calle, sin la preocupación constante por nuestros hijos.

Por eso el Episcopado no ha dicho algo nuevo, pero ha sabido sintetizar lo que ya sabíamos en palabras muy elocuentes. En efecto, la violencia se ha instalado entre nosotros como una enfermedad que sacude todo el tejido social.

En lugar de tomar nota de ese ponderado diagnóstico, el kirchnerismo se sintió agredido y salió a defenderse, atacando a los obispos argentinos.  Para lograr ese objetivo, se vio precisado a una extraña operación: disociar al Episcopado del Papa.

Dado que no es hoy políticamente conveniente criticar a Francisco (que, para Cristina Kirchner y sus acólitos, no tiene nada que ver con el Cardenal Bergoglio que era objeto de su constante desdén), sostienen que el Papa no está vinculado a los obispos, sino a los curas villeros.

La relación de Bergoglio con los curas villeros es bien conocida, pero sería absurdo suponer que el Papa no ejerce un fuerte liderazgo sobre el Episcopado argentino y que los obispos  emiten documentos contra la voluntad del Santo Padre.

Entender el mensaje franciscano no significa ir cada tanto a sacarse una foto con él, sino vivir y –en el caso de los gobernantes- actuar de modo tal que se favorezca la cultura del encuentro, se fomente la concordia y se solucionen los problemas que afligen sobre todo a los que menos tienen.

El primer paso para que nos curemos de la enfermedad de la violencia es reconocer que estamos enfermos. Negar esa evidencia sólo profundizará nuestros males y tornará más difíciles las soluciones.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autor el Dr. Jorge R. Enríquez - Abogado - Periodista y ex legislador porteño.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

16/05/2014

LA SOCIEDAD PASTORIL DE CAPITANICH Y CRISTINA

Por Carlos Berro Madero (*)

Después de haber escuchado la defensa de la “inefable” Cristina Fernández por parte de Capitanich, asegurando que quienes cuestionan la explotación de Vaca Muerta en los Tribunales, solo quieren transportarnos a una “sociedad pastoril”.

Estamos convencidos que no se ha apercibido que tanto su jefa como su difunto esposo han sido en realidad quienes procuraron hacerlo durante diez años, en los que cercenaron sistemáticamente los emprendimientos privados, con excepción de los que “armaron” en su propio beneficio personal.

Nuevamente estamos de acuerdo con Nietzsche, cuando en algún momento de explosión de su humor ácido, dijo alguna vez que “los fisiólogos deberían pensárselo bien antes de afirmar que el instinto de autoconservación es el instinto cardinal de un ser orgánico”.

El locuaz “Coqui” es un ser orgánico y no parece tener el más mínimo instinto de autoconservación, haciendo papelones todos los días, mientras con ayuda de sus manos traza gestos semicirculares que revelan su encierro cultural y demuestran que ha extraviado su GPS.

No hay duda alguna que Capitanich debería librarse ya mismo de la seducción de las palabras, porque su rutina “gramatical” hiere el oído de quienes lo escuchamos. Su insistencia en tapar el cielo con un harnero se asemeja al movimiento muscular de las fauces de algunos cetáceos encerrados en un zoológico cuando se los alimenta.

En el caso de los cetáceos al menos se lo hace para proteger su salud, pero en el de “Coqui”, los “mandatos de su señoría” corren el serio riesgo de provocarle una úlcera a muy corto plazo.

Solo habría que hacerle entender algo muy simple: la oscuridad de las tramitaciones formalizadas con Chevron por Vaca Muerta, merecen ciertamente la condena de quienes queremos saber por qué fue elegida la compañía explotadora, cuáles son las “cláusulas secretas” que ni la legislatura de Neuquén pudo conocer y, finalmente, si con las cuestiones ambientales –totalmente controlables sin necesidad de abortar el proyecto-, harán lo mismo que con las promesas de limpiar el Riachuelo.

Cuando nuestros políticos “pierden pie”, suelen darle máxima velocidad a emprendimientos que son sindicados por sus “asesores” de cabecera como una llave para equiparar a veces años de desidia y de abandono ideológico en cuestiones que podrían haber convertido al país en una potencia mundial. Intervenciones de la índole que comentamos, nos hacen desear que llegue cuanto antes el camino de la despedida de estos seres aparentemente “orgánicos” que solo parecen confirmar las dudas que tenía Nietzsche al respecto de su existencia.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Carlos Berro Madero por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

  16/05/2014

HOJA DE RUTA

Por Justo J. Watson (*)

La parte pensante de nuestra población, aquellos a quienes el populismo no consiguió reducir a la ignorancia desnutriendo su cerebro durante la etapa clave de su desarrollo o lavándolo después a través de la des-educación pública y el contra-ejemplo de su cleptocracia (por acción, omisión u incompetencia, da igual), sabe que cuando los impulsos naturales al bienestar y a la defensa propia se unen al pensamiento de mentes evolucionadas, los brutos que pretenden dominar (gobernar) a otros usando la fuerza tienen sus días contados.

Es con espasmódicos movimientos basados en patrones de este tipo que la humanidad consiguió elevarse desde las cavernas hasta el estadio post industrial en que nos hallamos.

Un presente bastante más contaminado y menos avanzado del que deberíamos estar gozando ya que si bien hemos conseguido cierto grado de evolución socio económica, esta se debió en general a la acción de emprendedores valientes a pesar del Estado y su extensa serie de gobiernos ladrones; siempre contra su monstruoso herramental de impedimentas.

Una tendencia obstructiva, extractiva, en favor de la transferencia de rentas reinvertibles hacia la corporación política y su cliente genérico, el parasitismo social, que viene in crescendo no sólo aquí sino en casi todo el orbe. En particular dentro de lo que llamamos nuestra civilización occidental, el neo imperio dominante cuya cabeza son los Estados Unidos de Norteamérica.

Se trata de un camino trillado. Previsible dentro de los cánones de estupidez humana contra los que pensadores, inversores de riesgo e innovadores debieron luchar a lo largo de la historia.

Es la vía muerta que transitaron el Imperio Romano, el Imperio Otomano, el Imperio de los Habsburgo, el Imperio de los Borbones y el Imperio Soviético antes que nosotros. Inmensas y costosísimas maquinarias de saqueo y desolación que dieron con sus catafalcos por tierra tras seguir una misma y exacta hoja de ruta. Aquella que enriqueció a sus oligarquías parásitas pero que implicó, sin excepción (igual que ahora), finanzas no sustentables, humillante opresión impositiva, expansión estatal, sobrerregulación, erosión de las libertades individuales y fatiga militar.

La supremacía de la actual civilización occidental heredera parcial del viejo Imperio Británico tiene como característica especial, además, la de estar basada en democracias delegativas de masas con erosión progresiva de su original pre-condición republicana.

Un amplio sistema mejor categorizado como dictaduras de mayoría perfectamente equiparables, en conjunto, a las de los imperios que nos precedieron.

Como vemos, los brutos siguen básicamente al mando pretendiendo imponer sus pesados sobrecostos y corrupciones, obligando a todos a alinearse tras los mismos errores retardatarios mediante la simple fuerza cavernaria, hoy, del número clientelizado.

Sus propagandistas camuflan sucias envidias, incapacidades y resentimientos exaltando ese modo de democracia. Ocultando que atropella cada día innúmeros derechos populares; que sus “leyes” acentúan la injusticia en lugar de bloquearla; que ya no son, como decía el gran pensador francés F. Bastiat, refugio del oprimido sino arma del opresor.

La corporación política nos promete aquí una y otra vez un país seguro y confiable… si los elegimos para que planifiquen nuestro futuro y el de nuestros hijos (¡guau!) y si no nos oponemos a que nos obliguen a costear con más trabajo gratis para el Estado (impuestos) sus abstrusas, multifracasadas fantasías socio-económicas. Porque esa y no otra es, fue y será su transparente hoja de ruta.

Así las cosas, esa reserva pensante de nuestra población a la que nos referíamos al principio está en tiempo de ponerse de pie y apelar a sus instintos de defensa propia y bienestar familiar, siguiendo más a aquellas mentes evolucionadas que les proponen en materia política, simplemente, lo que es correcto. Que es lo mismo que decir “lo que es mejor para el conjunto, inteligente, ético y de sentido común”.

Apoyando a las agrupaciones o personas dentro de organizaciones existentes que se muestren rebeldes a los muchos cepos legal-regulatorios que nos oprimen.

A quienes propongan la más plena realización de nuestras individualidades, en especial en lo cultural y económico, contra la extendida mala idea de acotarlas.

A los que sienten profunda vergüenza ajena ante el irresponsable deseo de tener un Estado omnipresente y maternal que nos diga constantemente “pobrecito” mientras nos da palmadas en la cabeza. A quien esté convencido de que no tenemos derecho al dinero del vecino (vía impuestos) del mismo modo en que, antes, tampoco teníamos derecho a los juguetes del niño vecino. De que el otorgamiento de “derechos” cuyo cumplimiento necesite del atropello de derechos anteriores de otros ciudadanos, no está sujeto a derecho y debe ser enmendado.

Al dirigente que se oponga, para Argentina, a la filosofía política autoritaria que hoy predomina en el planeta. Y que saque inmediata ventaja de ello para nuestra parcialidad.

Al político más cosmopolita, más de vanguardia y favorable al capital, a la integración global inteligente y la multiculturalidad; al fin de las fronteras artificiales y de toda forma de discriminación, sea impositiva, comercial, política o racial tras la conciencia profunda de que navegamos en una mota de polvo espacial llamada Planeta Tierra.

A los que tengan el coraje moral, en definitiva, de decirles toda la verdad a los votantes repudiando la típica “solución” política de pedirles al sabio y al imbécil que se encuentren en el medio.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Justo J. Watson por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

15/05/2014

HACE 40 AÑOS MONTONEROS ASESINABA A CARLOS MUGICA – PARTE 3ª

Por el Arq. José M. García Rozado (*)

El pasado domingo 11 se cumplieron 40 años del asesinato por parte de Montoneros del Padre Carlos Mugica, un “cura villero” e integrante del “Movimiento de Sacerdotes por el Tercer Mundo”. Peronista confeso y proveniente de una familia aristocrática porteña, cuyo padre fue fundador del Partido Conservador y Canciller de Arturo Frondizi, el “cura Carlos” se ordena sacerdote a los 29 años y se relaciona con un grupo de estudiantes católicos del Nacional de Buenos Aires que con los años crean el grupo sedicioso Montoneros que traicionan a Mugica y a Perón. En 1970 empieza a atender la capilla “Cristo Obrero” de la Villa 31. Visita a Perón en Puerta de Hierro antes de su regreso a la Argentina y tras la asunción del Gobierno de Cámpora es nombrado “asesor” de José López Rega en Bienestar Social, a los pocos meses renuncia a dicho cargo y el 11 de Mayo de 1974 al anochecer un “sicario” montonero lo asesina a las puertas de la Parroquia San Francisco Solano de la calle Quesada del barrio de  Mataderos de 15 balazos.

Publica el domingo 11 el diario Clarín con la firma de Marcelo Larraquy una seudo investigación tendenciosa y sesgada porque basa todo su artículo en dos versiones de curas tercermundistas de aquellos años; la del padre Alberto Carbone actualmente en la parroquia de San Cayetano en Liniers Capital Federal, y en la del Padre Bresci quienes a diferencia de Carlos Mugica Echagüe nunca pertenecieron al peronismo, y ellos mismos cuentan que adherían al grupo guerrillero sedicioso de Montoneros. Y Larraquy escribe: “En mayo de 1974, hace cuarenta años el Padre Alberto Carbone, cura tercermundista, fue separado por un hombre en el velatorio de Carlos Mugica. Le dijo que el jefe de Montoneros Mario Firmenich quería hablar con él. Ya se conocían. Carbone había sido responsable de la asesoría espiritual en colegios públicos y tenía diálogo con los estudiantes del Nacional de Buenos Aires que luego fundarían Montoneros, aunque la relación más directa con ellos la mantenía el padre Mugica. Pero Carbone lo conocía: despues del crimen de Aramburu en 1970, Firmenich le dejó en custodia al cura la máquina de escribir en la que anunciaron con varios comunicados la (falsa y falaz) autoría del hecho. Carbone, investigado por el crimen permaneció cinco meses detenido. “El día del velatorio de Mugica después de dar un rodeo en un auto, me llevaron a una casa y ma encotré con Firmenich. Fue una reunión simple y breve. Me dijo que ellos no habían matado a Carlitos”, afirma hoy Carbone en diálogo con Clarín”

Tanto el artículo de marras, como la “candidez” del cura Carbone, son dignos de destacar. Es como haberle preguntado al General Iñíguez, si el 20 de junio había habido muertos en los enfrentamientos de Ezeiza, y si él no era quien dirigía la “defensa armada del palco montado para recibir las primeras palabras de Perón en su regreso definitivo a la Argentina.” ¿Alguien puede suponer que sobre la misma fecha de los sucesos, alguien se animaría a autoincrimibarse? Los textos ya publicados en la segunda parte de este artículo donde brindo hechos y declaraciones contundentes, fueron recogidos mucho tiempo después, así como ya nadie, ni siquiera la justicia, tiene duda alguna de quienes fueron quienes asesinaron a José Ignacio Rucci aquel 23 de setiembre de 1973, pues fue el mismo ex Diputado Nacional Bonasso quien descaradamente cuenta quienes y porqué se cometió ese aberrante crimen. En nuestro caso, esperamos que llegado el momento y la oportunidad de poder reabrir la causa Mugica, como ya se logró con la causa Rucci y que se pueda reabrir sobre bases serias y ciertas y no sobre versiones tendenciosas y faltas brutales a la verdad, como la que vivimos este pasado domingo tanto en los medios de comunicación, como en los “payasescos actos oficiales”  de recordación hipócrita de la memoria de quien fuera un verdadero “pastor evangelizador –según le gusta decir al Papa Francisco- de aquellos sectores verdaderamente oprimidos y excluídos de la sociedad”, recorrió el cura Carlos las necesidades y las faltas de sus “ovejas” sin alejarse de la Doctrina Social de la Iglesia, y mucho menos sin traicionarse ideológicamente, ya que él era un peronista doctrinario y confeso.

Pero la historia contada desde la versión de quienes o adhirieron o fueron parte de la facción sediciosa, intenta reacomodar los hechos y la historia verdadera de aquellos años.  Y el artículo de Clarín, cínica y falazmente (porque ellos conocen realmente quienes cometieron el crimen de Mugica y lo ocultan) persiste en deformar los hechos acaecidos. “¿Le creyó?” pregunta o por cándido o por muy hipócrita el periodista a lo que el padre Carbone responde, también sin sonrojarse: “No tenía ningún elemento de que esto no fuera así. Por otra parte, había una relación entre Carlos y Mario, y también mía con él, y no tenía porqué estar mintiendo. En el funeral de Mugica, la posibilidad de que Montoneros lo hubiera matado ganaba el pensamiento de algunos curas, dado las diferencias que habían mantenido en los últimos meses.” El padre Carbone pasa por alto expresiones del mismo Carlos Mugica, que fueron de estado público: El 12 de mayo de 1974 –o sea un día después del crimen-, el diario “La Nación” publicó lo siguiente: “El padre Mugica, que en los últimos años desarrolló su acción pastoral en las villas de emergencia, se inició en ese quehacer como parte del equipo sacerdotal que fuera creado en 1969. Con la aprobación de monseñor Aramburu se hallaba enrolado en el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo”. “Hace dos meses, sus disidencias con los sectores de izquierda del movimiento villero se hicieron públicas. El 19 de marzo último publicó con su firma un artículo en un matutino porteño, donde enjuiciaba severamente al marxismo y lo responsabilizaba del "ideologismo” en que han caído los jóvenes peronistas”.“Casi al mismo tiempo, en nombre del grupo de sacerdotes que lideraba el padre Mugica, había hecho contactos en las más altas esferas del gobierno –del General Perón-”

Al día siguiente de su asesinato, el diario de Jacobo Timermann “La Opinión” en su página 9, publicaba un mensaje del padre Mugica dirigido a la juventud. “Somos conscientes que sin las juventudes el proceso revolucionario impulsado por Perón irá al fracaso. Pero advierto a esta misma juventud que está en una encrucijada: optar por la revolución nacional que se nutre de nuestra esencia cristiana y popular, incorporando a las fuerzas del nuevo orden revolucionario, que como señaló el presidente Perón se oponen a las fuerzas del desorden... o hacerlo por el socialismo dogmático, es decir por un modelo ideológico colonial, en manos de una "élite científica”, actitud que lleva a la dictadura del proletariado, la que se convierte en dictadura sobre el proletario”. La claridad ideológica y doctrinaria del padre Carlos Mugica Echagüe, era amplia, profunda, sincera y taxativa; aquellos que se separaban del peronismo lo hacían en pos de lograr otros objetivos muy diferentes a los de la “revolución nacional que se nutre de nuestra esencia cristiana y popular”, por lo que como él bien lo definía era “la Tendencia (Montoneros)” la que se alejaba del pueblo peronista, y no quienes seguían siendo “fieles a Perón y su Doctrina Nacional, cristiana y humanista”. Pero hoy los medios oficialistas y seudo opositores están ganados por quienes desde 1983 a la fecha no vinieron en busca de “verdad y justicia”, sino en busca de revancha enarbolando “el odio” como camino, camino que nunca jamás va a conducir a “la verdad”, y que más temprano que tarde se volverá contra ellos mismos porque “la revancha suele generar vendetta y ésta suele terminar en nuevos revanchismos”. Así transitamos esta década K, donde por la necesidad de reobtener “Poder”, ese que no le otorgaron los votos en 2003, Néstor y Cristina lo fueron a buscar hipócritamente en una seudo “cruzada por los derechos humanos”, a través de la korrupta Bonafini y la cooptable mercenariamente Carlotto.

Larraquy publica, desconociendo lo publicado en 1974 por La Nación y La Opinión, en su artículo, declaraciones del padre Bresci a ese matutino: “Ese día estábamos todos sin dormir, pensando en caliente. Cuando vinieron dos dirigentes de la JP de Montoneros hubo una pelea, los echaron, yo perdí mis anteojos en el forcejeo. Hubo sospechas. Pero también creíamos que la muerte de Mugica podía ser obra de los servicios de inteligencia para crear ese enfrentamiento. No sabíamos. Visto en perspectiva, la de Mugica fue la primera muerte que instaló el miedo –dice erróneamente o hipócritamente este cura del  MSTM, olvidan que 8 meses y medio antes había sido vilmente asesinado quien fuera “la mano derecha de Perón” según la propia definición del Líder- , como también sucedió poco después con las de los abogados Ortega Peña o Silvio frondizi, que conmocionaron a la población”. Bresci explica Larraquy, “se inclina por la hipótesis que signó la causa judicial que investigó (?) el crimen de Mugica. En ella,a través de distintos testimonios, y también por el propio identikit, se señaló como ejecutor al comisario Rodolfo Almirón, custodio de López Rega, a quien Mugica conocía del Ministerio de Bienestar Social. Después de ser extraditado de España acusado por crímenes de la Triple A, Almirón fue procesado en la “causa Mugica” y murió en 2009, sin llegar a ser condenado. En enigma todavía perdura”, termina el artículo. De él podemos extraer una conclusión primaria, y esta es que Bresci participó del funeral del padre  Carlos y como bien recuerda “sus compañeros” y nadie más “cuando vinieron dos dirigentes de la JP de Montoneros hubo una pelea, los echaron, yo perdí mis anteojos en el forcejeo. Hubo sospechas.” Si Bresci luego quiere inferir otras cosas u otros motivos o culpables, sabrá él por que lo hace; la única verdad es que Mugica le había expresado a Jacobo Timermann sus temores de ser “asesinado por la banda Montonera”, sus diferencias con lopecito habían sido “arregladas” personalmente por Juan Domingo Perón y todo había quedado en “su renuncia como asesor del Ministerio”, no de López Rega, por lo cual no existe ni existió motivo alguno para que éste o la Triple A lo asesinara. ¡Todo lo contrario!

Larraquy, al igual que muchos periodistas y políticos, intencionadamente y contra todas las pruebas existentes –hasta confesiones directas- pretenden asignarle a la Triple A, y por ende al Gobierno del General Perón, como más tarde se hiciere con el de María Estela Martínez de Perón la autoría de los crimenes o ejecuciones llevadas a cabo durante la guerra de facciones armadas, tanto desde la llamada izquierda como la de la llamada derecha, por la facción de la Triple A, o de sectores de la mal llamada "derecha peronista”, que no fue otra cosa que la “ortodoxia” a la que adhería el mismo padre Carlos Mugica, como también José Ignacio Rucci por nombrar solo a los dos “mártires más conocidos” entre muchas otras víctimas de la facción sediciosa que diere motivo y pie para que las Fuerzas Armadas ejecutaran el “golpe sedicioso del 24 de marzo de 1976”. Almirón, como muchos otros fue un preso político en la venganza de los sectores revanchistas de la seudo izquierda peronista a la que “por absoluta conveniencia” adhieriera el Gobierno K. Así llegamos a la payasada del pasado sábado donde CFK inaugura en la misma avenida 9 de julio –donde instalara las esculturas de Evita en el ex Ministerio de Obras y Servicios Públicos, hoy Ministerio de Salud y el de Acción Social- una escultura metálica del cura villero; a quien en vida nunca ni siquiera pensaron en visitar y conocer su obra antes de volver a refugiarse en su Río Gallegos tras el golpe de Estado. Muerto Almirón y luego de fracasar en su intento de extraditar de España a la misma ex Presidente de la Nación doña María Estela Martínez viuda del General Perón, la causa de Mugica volvió a dormir el sueño de las ignominias judiciales tan cotidianas desde que se instaló este régimen que discursea por izquierda y gobierna  abiertamente desde el socialiberalismo más brutal y abyecto.

Es de una bajeza inconfesable atribuir delitos, simplemente porque son denunciados –la gran mayoría de las veces- por “presuntos testigos no presenciales”, y que en muchísimas oportunidades se vieron que eran declaraciones “calcadas” de otras presentaciones en esta falsa justicia que se presta al manejo político del Poder Ejecutivo y de las seudo organizaciones de derechos humanos. La mismísima Graciela Fernández Meijide, integrante de la CONADEP, denunció estas hipocresías y dejó en claro que los terroristas abatidos, no eran “jóvenes idealistas”, sino “combatientes” que en algunos o muchos casos lo fueron ideológicamente como lo denunciara Carlos Mugica, mientras otros lo hicieron al servicio de los intereses imperialistas y coloniales contrarios a nuestra Patria. En ese mismo matutino Sergio Rubín explica “a 40 años de su asesinato, son muchos los reconocimientos y homenajes que concita por estos días en la Iglesia el recordado padre Carlos Mugica, emblema del compromiso con los pobres…José María Arancedo dijo (al inaugurar el plenario de obispos), que el cura villero más famoso “fue un sacerdote que vivió su fe y ministerio en comunión con la Iglesia y al servicio de los más necesitados, que aún lo recuerdan con gratitud, cariño y dolor”… Sin embargo, hasta no hace mucho tiempo su figura no concitaba tantas adhesiones en la Iglesia, los sectores conservadores… lo miraban con recelo, cuando no lo criticaban duramente. Es que Mugica cuestionaba con su testimonio una Iglesia demasiado apegada a los poderosos y poco comprometida con los más pobres, en tiempos en que los nuevos aires del Concilio Vaticano II todavía no habían prendido de modo extendido.”

“Pero Mugica no era un cura rebelde… fue un defensor del celibato en contraposición con muchos curas tercermundistas que lo cuestionaban. También es cierto que Mugica había hecho una opción partidaria –al peronismo ortodoxo- algo vedado para un sacerdote. Pero él argumentaba que el peronismo era el que mejor asumía los postulados evangélicos de la promoción de los pobres. En cambio, después de una posición ambigua respecto de la violencia como metodología política, Mugica optó por una actitud contraria clara, según dijo una vez el obispo Justo Laguna. Ello le significó (junto con su criterio de que debían seguir alineados con Perón) su distanciamiento de Montoneros, que lo amenazó. Por eso, varios clérigos creen hoy que fueron los Montoneros y no la Triple A, los autores de su asesinato.” Termina explicando el mismo Rubín. En el número 31 de la Revista "Militancia” (de Eduardo Luis Duhalde -nombre de guerra terrorista “Damián”- y Rodolfo Ortega Peña), se publica una foto del Padre Mugica vestido de gorila detrás de una reja, y a continuación el siguiente texto: “Dos mil años de política terrena ha enseñado mucho a la Iglesia Católica que es la negación del democratismo interno. Sin embargo, comprendió hace muchos siglos las ventajas de tolerar las distintas corrientes que se forman en su seno. A un ala conservadora y retrógrada se opone siempre un ala liberal progresista. Una jerarquía pro-oligárquica convive con sacerdotes del pueblo. Están los curas humildes y silenciosos, y están las estrellas publicitadas. A esta última especie pertenece Carlos Mugica, super star”. “El padre Carlos (como lo conocen las feligresas de su antigua parroquia de Santa Elena), o el cura Mugica (como le dicen en los ambientes políticos) o Carlitos (como lo llaman los vecinos de Copérnico y Gelly y Obes -corazón del barrio norte-), siempre ha sido un movimientista nato. Como queriendo resumir en su persona todas las corrientes internas de la iglesia, trata de ser al mismo tiempo un conservador-progresista, un oligarca popular, un cura humilde y bien publicitado. un revolucionario y defensor del sistema. Y así le va con el resultado”. “Lo dicho no es una acusación gratuita. Con su defensa apasionada del celibato eclesiástico y del acatamiento sin protestas a la jerarquía, es tolerado por los pre-conciliares, como "un muchacho rescatable".

“Su pertenencia al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo –dice la Revista Militancia-, lo refiere a los sectores de avanzada. Su hábitat en el barrio norte y sus amistades, le permite no romper los lazos creados en su carácter de Mugica Echague. Su labor religiosa en la Villa Comunicaciones lo emparenta con el pueblo. Su condición de colaborador de Bernardo Neustadt en la revista “Extra”, le abre las puertas de la contrarrevolución, avalado por su círculo de relaciones (aunque a pedidos de algunos amigos como Hermes Quijada). Todo mezclado como en el poema de Guillen” “La Biblia y el Calefón, diría Discépolo. Ayer misa por Carlos Ramus, luego responso a Bianculli, guardaespaldas de la UOM, y hoy un oficio religioso para Isabelita (siempre queda la excusa que la religión no hace distingo políticos, como si él fuera el único cura de la aldea). Como si fuera un corcho, siempre flotando aunque cambie la corriente. “Montonereando” en el pasado reciente, “lopezrregueando” sin empacho después del 20 de junio, Carlitos Mugica, cruzado del oportunismo, ha devenido en:"¡Depurador ideológico!" “…por todo lo expuesto quede Carlos Mugica preso en la cárcel del pueblo, aunque se quede sin asistir al casamiento de la hija de Llambi con Sergio Patrón Uriburu”. El Padre Carlos Mugica no pudo ir al casamiento mencionado como tampoco a la cárcel del pueblo, como sugerían Duhalde y Ortega Peña. Al sábado siguiente Mugica era acribillado a balazos. Explica con claridad en su artículo Jorge P. Monez Ruíz. En el libro de Eugenio Méndez, "Confesiones de un Montonero”, editado en 1985, encontramos lo siguiente: “Muchos militantes que sobrevivieron a aquello han atestiguado, además, que varios de los atentados contra sedes de agrupaciones adictas a la "M" fueron en verdad autoatentados cuyo propósito tendía a que no se alentaran esperanzas de un arreglo negociado en el peronismo. El montonero Antonio Nelson Latorre, que se jactó en la ESMA de haber sido quien abatió al capitán Roberto Máximo Chavarri en Ezeiza (y no Horacio "Beto" Simona), afirmaba muy suelto de cuerpo que fueron montoneras las balas que desplomaron al padre Mugica en la noche del sábado 10 de mayo de 1974 a la salida de la capilla de San Francisco Solano. Según él, el hecho se había justificado por la conducta que tuvo en el último tiempo quien fuera fundador del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo en la Argentina; se la evaluaba como próxima a López Rega, lo que podía despertar ilusiones contrarias a la política de ruptura con el justicialismo. Algo puede haber habido: en contraste con el resto de la prensa, el diario Noticias minimizó la cobertura del asesinato. Ante la protesta de lectores y de algunos redactores, Firmenich publicó cuatro notas apologéticas de Mugica que, de ser cierto lo de la autoría de su muerte, eleva a la esquizofrenia la hipocresía de la Conducción Nacional (de Montoneros). Sobre todo de Firmenich, que eligió a Mugica para bendecir la ceremonia de su casamiento. ¿Qué podía negociar Mugica con el "Brujo" a quien recurría por sus villeros? “Galvanizaban la fuerza propia, matándolo". Quizás los Montoneros creían impedir cualquier entendimiento dentro del peronismo.”

En octubre del año 2008, el Dr. Antonio Cafiero manifestó en un programa de televisión (TN) “Tiene la Palabra”, que el padre Mugica fue asesinado por los Montoneros. En esa oportunidad el Dr. Cafiero hablando en ocasión del aniversario del 17 de Octubre, sostuvo que en el año 1974, cuando era Presidente de la Caja de Ahorro, lo visitó el padre Mugica, cuarenta y ocho horas antes de su asesinato. Le manifestó entonces “que estaba con miedo y que temía por su vida por reiteradas amenazas que había recibido”. Ante una repregunta del Dr. Cafiero, el sacerdote le dijo textualmente: "A mí me van a matar los Montoneros, y que las amenazas provenían de allí.” En todo caso, se ajustaría más a la verdad histórica que hayan sido los mismos que fueron expulsados por el General Perón de la Plaza de Mayo (“mocosos imberbes y estúpidos, al servicio del imperialismo apátrida”) y calificados por él mismo como “mercenarios al servicio del dinero extranjero” Serían los mismos que hoy desde el gobierno, el congreso, ciertos estrados judiciales y otros ámbitos, pululan embriagados por el odio, la sed de venganza y el resentimiento propio de los “Sin Patria”. Termina en coincidencia conmigo el citado Monez Ruíz.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Arq. José M. García Rozado (Integrante de la Liga Federal Nacional y del Movimiento Político Sindical José Ignacio Rucci), por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico

15/05/2014

DOSCIENTOS MILLONES DE DÓLARES SE FUGAN DE PARAÍSO FISCAL

Por Guillermo LoCane (*)

Se estima que cerca de cuarenta mil argentinos con cuentas bancarias y sociedades de diverso tipo buscan un nuevo paraíso fiscal donde poder transferir unos doscientos mil millones de dólares, que es la cifra, se estima, es el dinero no declarado que tienen estos individuos en los bancos suizos, país que acaba de levantar el secreto bancario. Una cifra equivalente al 50% del PBI anual de la Argentina (o algo parecido).

Este movimiento ocurre porque Suiza, junto con Luxemburgo y Singapur, levantaron el secreto bancario contra la evasión impositiva. Las tres jurisdicciones, de las más emblemáticas en cuanto a centros financieros y países considerados offshore, se comprometieron la semana pasada a intercambiar información en forma automática (fiscal, bancaria, societaria y comercial) con más de 60 países, incluyendo a Argentina. Las entidades financieras de estos países deberán también identificar a los beneficiarios finales de sociedades, fideicomisos o trust, vehículos legales que generalmente se utilizan para mantener el anonimato de los verdaderos dueños y así evitar el pago de impuestos.

En promedio, se estima que esos individuos poseen aproximadamente u$s 5 millones cada uno. Si están sin declarar y AFIP los detecta el organismo recaudador puede llegar a gravar los incrementos patrimoniales no justificados, más un 10% en concepto de fondos dispuestos o consumidos, con el impuesto a las ganancias (35%) y con el IVA (21%), ambos calculados sobre la misma base, llevando la carga tributaria sobre estos incrementos al 61,6% de los bienes no declarados. Asimismo, se debe tener presente que la AFIP puede iniciar sumario por la infracción de omisión de impuesto, a los fines de aplicar una multa que, en el mejor de los casos, será un tercio del impuesto omitido, llevando la carga total al 78,4% de los bienes no declarados.

Según publica hoy cronista.com para evitar caer en las redes tributarias es que ya empezó a tejerse la ruta del dinero: transfieren la plata a otro paraíso fiscal, como puede ser Panamá (aunque en junio entrará en la lista gris), y desde ahí la triangulan hacia otros destinos.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Guillermo LoCane (Contador Público, egresado de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Tributarista, consultor, ha sido asesor en el Senado y actualmente lo es en la Cámara de Diputados de la Nación. Integra el Consejo Académico de la Especialización en Impuestos de la Escuela de Economía y Negocios Internacionales de la Universidad de Belgrano, y es miembro de la Comisión de Estudios sobre Finanzas Públicas del Consejo Profesional de Ciencias Económicas) por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

15/05/2014

OTRO CHISTE

Por Carlos Mira

El kirchnerismo no se da nunca por vencido. Jamás transigirá; nunca negociará cuando la negociación implique que él deba dar o resignar algo.

Por eso quienes se ilusionan con una pérdida de poder o un abandono de sus aspiraciones totalizantes, deberían replantear sus pensamientos.

El gobierno puede haber entendido que su capacidad para “ir por todo” no es la misma que la que tenía la mañana del 29 de octubre de 2011, pero no por eso cesará en su objetivo de mantener el poder incluso más allá del vencimiento de su turno constitucional.

Los constituyentes sabían muy bien cuáles son las tretas habituales de los monopolizadores del poder. Allí sí que no hay nada nuevo bajo el sol, como diría la presidente. Desde Rosas hasta hoy, quienes aspiran al manejo completo de la vida de una nación echan mano de caminos similares, sean sus autoritarismos de derecha o de izquierda, valoraciones que siempre existieron solo para confundir a incautos.

Y los diques de contención para esas veleidades también siguen siendo los mismos: división del poder, límites al poder del Estado, independencia de los jueces, mayorías especiales para ciertas reformas y ciertos nombramientos, periodicidad de los cargos, alternancia obligatoria en el poder…

Por lo tanto quien aspire a perpetuarse deberá de alguna manera tratar de rebasar esos diques, si es posible con la pátina de su cumplimiento formal.

Es lo que el gobierno se prepara para hacer a través del nombramiento de conjueces para la Corte Suprema de Justicia. Los conjueces son jueces suplentes que esperan su momento para fallar en casos en donde el juez titular sea recusado o se excuse de dictar sentencia o intervenir en una causa determinada. Es como un “banco de suplentes” al que se recurrirá en saco de ser necesario cubrir un lugar para la resolución de un caso determinado.

Resulta obvio de toda obviedad que los requisitos para el nombramiento de esos conjueces son los mismos que la Constitución impone para los jueces, toda vez que se los está eligiendo para realizar la tarea de los jueces. El cargo de “conjuez” no existe por sí mismo porque mientras se es “conjuez” no se es nada en términos prácticos y a los efectos de impartir justicia.

Para elegir un juez la Constitución impone el acuerdo del Senado. El presidente no puede designarlos por su sola voluntad ni tampoco –desde la reforma del ’94- con la sola intervención del Consejo de la Magistratura: debe intervenir obligatoriamente la Cámara alta dando su consentimiento. Además, por si hiciera falta aclarar que los constituyentes querían restringir este poder del presidente, se estableció una mayoría especial para que el acuerdo se considere otorgado: los dos tercios de los senadores.

El kirchnerismo no tiene ese número. Para nombrar un juez necesita del voto de senadores de otros partidos. Como para el caso del nombramiento de los 10 conjueces que se propone nominar para la Corte no tiene ese acuerdo, está por disponer que, como la Constitución no habla de los requisitos que se necesitan para elegir un “conjuez”, la mayoría no es la especial de dos tercios sino la común y simple mayoría absoluta.

Si, si, leyeron bien: como la Constitución no dice que para elegir un “conjuez” se necesitan dos tercios (sino que solo lo dice para elegir “jueces”) entonces la mayoría debe ser simple. Ese es el argumento del gobierno para intentar dejar firmes las designaciones de diez personas completamente afines al poder ejecutivo, la mayoría alineada con las teorías abolicionistas del Zaffaroni.

Se trata, simplemente, de una cargada. Casi no se puede creer que lo digan en serio o que aspiren a que alguien vaya a comprar ese razonamiento.

La Constitución no establece requisitos de elección de “conjueces” porque estos solo pueden caer en dos y solo dos categorías: o no son nada (mientras estén en el “banco de suplentes” y no tengan que saltar a la cancha a decidir un caso) o son “jueces” que simplemente están a la espera de que se los necesite, por lo tanto se sobreentiende que los requisitos para elegir a unos son los mismos que para elegir a los otros.

Como para ser juez se necesita haber contado con el respaldo de los dos tercios del Senado, un “conjuez” que en su momento no hubiera sido elegido con el cumplimiento de esa mayoría nunca podría acceder a la silla del juez recusado o excusado, porque al no haber completado sus requisitos no sería técnicamente “juez”.

Si el kirchnerismo nos quisiera convencer de que “conjuez” es una categoría diferente a la del “juez” y que por lo tanto la Constitución permite elegirlos con mayoría simple, esos funcionarios deberían quedar petrificados en esa condición -la de “conjuez”- para siempre y nunca podrían acceder al sillón de los “jueces” porque, si bien -siempre siguiendo el criterio del gobierno- fueron designados “constitucionalmente” para ser “conjueces”, no lo fueron para ser jueces, de modo que cuando se produzca una vacante por excusación o recusación ningún conjuez así designado podría ocuparla, porque constitucionalmente son “conjueces” pero no “jueces”.

Como se, ve solo una cabeza retorcidamente totalitaria puede echar mano de un argumento tan pueril para salirse con la suya. Pero no importa. Lo ensayaron igual. Por eso el caso debe ser tomado como una medida. Como un metro capaz de medir hasta dónde llega la pulsión hacia adelante del kirchnerismo por el poder. Nada los detiene. Ni el ridículo.

Cuando una fuerza política llega a estos extremos -a que ni el ridículo la frena- es donde más peligrosa se convierte porque da la idea de que no se maneja por los patrones normales que le son aplicables y que aplican los demás. Cuando una determinada conducta a algunos les da vergüenza y a otros no, ¿adivinen quién avanzará?

Es de esperar que la oposición en el Senado se mantenga firme en la única interpretación constitucional que es compatible con el sentido común. Si esa postura se quebrara y algún partido prestara su acuerdo a que los conjueces fueran considerados como jueces aun cuando no hayan sido elegidos con los requisitos correspondientes, sabremos que el kirchnerismo expresa algo más que un sector social: sabremos que expresa la vocación contraconstitucional de la Argentina.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

15/05/2014

FRANJA DE MASSA O MILAGRO-SCIOLI

SERGIO, MAURICIO Y DANIEL (2da. Época): Hasta hoy no alcanza ni remotamente para desalojar al peronismo.

Por Jorge Asís (*)

Introducción
Combate de resistencia

Al cierre del Informe, los tres protagonistas exclusivos de la consagrada miniserie se encuentran casi a la par.
Queda Mauricio un poco más replegado, aunque con posibilidades difusas de sorprender. Bastante remotas, eso sí.
Se aleja la perspectiva de aliarse con el esqueleto de los radicales.
Aparte, Oximoron registra que se pontifica, en exceso, sobre el (engañoso) agotamiento del peronismo.
Para la plácida visión, el peronismo emerge como el culpable genérico de la mayor parte de los males.
Entonces se enuncia voluntariamente que se viene el turno del “no peronismo” (más engañoso aún).
Pero con estos valores en juego, se concluye que es imposible. Con la sumatoria de los postulantes ejemplares del Frente Unen, con exponentes que atraviesan el jardín luminoso que contiene a la ética y la estética, difícilmente podrán imponerse sobre alguno de los dos peronistas principales del escenario.
Sea Sergio o sea Daniel. Franja de Massa o Milagro-Scioli.
Si las elecciones nacionales transcurrieran el próximo domingo, los excitados no peronistas -para Oximoron- volverán a quedarse afuera. Con la moralidad servida de la oposición.
Significa confirmar que hoy la batalla electoral se dirime en una suerte de interna peronista. Entre La Franja y El Milagro.
Por suerte, faltan aún diecisiete meses para la tranquila inutilidad de las primarias abiertas y obligatorias. Las PASO.
El combate que se viene es de resistencia. Sin respiros, pausas ni relajaciones en la política swinger. Aunque se venga el Mundial de fútbol que genera esperanzas vanas de olvido. Sobre todo para los damnificados de la etapa lazarista del cristinismo, también.
Para esta pelea de resistencia, aparte de armarse, los tres protagonistas de la miniserie deben cuidar el aire.
Comparten, los tres, severos dilemas de oxígeno.

Osiris Alonso D’Amomio

El Milagro Scioli

Así como el mensaje es el medio, o viceversa, aquí el Milagro es Scioli, el Líder de la Línea Aire y Sol. Un desafío para analistas y académicos.
Por más que La Doctora lo disuelva entre la sopa espesa de una de las cuantiosas vicepresidencias inútiles del Partido Justicialista Vegetal (PJV). Por más que quede diseminado entre otros potenciales presidenciables, el positivista muestra con “fe, esperanzas y siempre para adelante” que va a quedarse para la conversación final.
A valores de hoy, en una disputa con Sergio Massa, Aire y Sol II, titular de la Franja de Massa.
Sin una gestión que nadie le reconozca, y ni siquiera le ponderen, Scioli sale de shopping por las provincias. Supone fortalecerse con la adhesión de los “gobernadores atragantados” que en su mayor parte no tienen reelección. Y tampoco le garantizan victorias territoriales. Pero le permiten exhibir un grupo presentable y compacto, que recibe también sin reparos al desafiante principal en el plano interno. Sergio Urribarri, El Padre del Marcador de Punta.
El vegetalismo peronista permite mostrar la apariencia de un esqueleto bien armado. Con huesos gastados, aún en condiciones de uso.
El Milagro-Scioli persiste entre menoscabos extraordinarios, y subestimaciones sin originalidad. Pero se le incorporan, a diario, los valiosos buscapinas que comienzan a creer, con seriedad y sin nada para perder, que están ante la evidencia del milagro. De verdad.

Massa y su circunstancia

De los tres protagonistas, Sergio, El Renovador de la Permanencia, es quien parece divertirse más con la centralidad.
Crece, se estanca, y vuelve a crecer. En medio de la ordenada desorganización que gira a su alrededor. Como si fuera un atributo.
Para Oximoron, el massismo parece convertirse en un fenómeno “orteguiano”. Pero por el filósofo español Ortega y Gasset, y no por Palito, el tucumano, que supo ser uno de los mentores de Sergio.
«Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo». Lo dijo Ortega y Gasset.
Aquí, en cambio, es Massa y su circunstancia.
Porque La Franja de Massa está donde está Massa. Y es, en el fondo, sólo aquello que hace, o dice Massa. Palabra de Sergio.
“Tenemos la estampita y los fieles. Sólo nos faltan los buenos pastores”. Lo confirma un massista extraño, para colmo de los más racionales. Al que le cuesta ubicarse en la desorganización que a Sergio, llamativamente, lo estimula. Y la goza.
Al mejor estilo Menem, el orteguiano Massa cree cargar consigo la buena estrella del César. Con la cual los protege a los protagonistas plausibles de una comedia de malentendidos.
Al tenso Martín Redrado y al eficiente Miguel Peirano. A la formada señora Graciela Camaño, La Negra, y al experto intendente Gilberto Alegre, de Villegas, hoy transformado en legislador.
Y a la serie entrañable de los “renovados”. Como De Mendiguren, Felipe Solá, Tito Lusiardo, alias Juanjo, el poeta Alberto Fernández, el Chupete Manzano, el conde polaco Eduardo Amadeo, al aportante espiritual Jorge Brito y su lugarteniente Rodríguez, El Corcho. Sin olvidarse nunca de Pierri, El Muñeco, o de los “renovados” más formidables. Como Reutemann, Romero o los Rodríguez Saa.
También hay protección para todos aquellos que se jactan de tener ciertas influencias sobre el titular de la Franja. Sergio finge escucharlos con atención, aunque siempre para hacer, o decir, lo que se le cante.

Consuelos del macricaputismo

Para Mauricio, El Niño Cincuentón, Sergio llegó para complicarle la carrera política. Transformarse en su obstáculo.
La animadversión política hacia Massa es también un valor que la acerca a La Doctora (aparte de los aspectos puntuales de fuerte incidencia económica. Inmobiliarios, como el traspaso de la Esma, o de relativa espiritualidad).

En PRO -expresión institucional del macri-caputismo- se consuelan con una creencia que en el fondo los justifica.
Indica que, si la señora Gabriela Michetti, La Princesa de Laprida, le hubiera hecho caso a Mauricio, y aceptaba jugar en Buenos Aires, La Inviable, Massa se quedaba en el molde. Perdido entre las vueltas de la rotonda. No hubiera “jugado”.
Por lo tanto, con Michetti activa en Buenos Aires, en el escenario de 2013, la Franja de Massa nunca hubiera existido.
Tarde para lamentaciones contra-fácticas. Porque La Franja de Massa existe y hoy encabeza cualquier encuesta.
Ocurre que Sergio le arrebató a Mauricio hasta la cucarda de la juventud. Es trece años más joven y le disputa el mismo mercado.
Pero la popular Michetti prefirió quedarse en el Artificio Autónomo de la Capital. Para beneficio indirecto de Massa, y para la complicación ostensible de Horacio Rodríguez Larreta, El Carismático de Pompeya.
Horacito no escatima recursos para convertirse en el sucesor de Mauricio. Con la venia, en apariencia, del inmanente Nicky, y del propio Mauricio, quien ni se inmuta ante el entusiasmo de los innumerables que descubren la ventajita de enfrentar a El Carismático.
Como los Peronistas Originarios. Diego Santilli, El Colorado, y Cristian Ritondo, El Potro. Desde el interior del macricaputismo.
O como Martín Lousteau, Sir Alfred Douglas, el crédito del amontonamiento de Unen.

Noción de tagliaferrismo

Por la colonización siempre pendiente de Buenos Aires, La Inviable, Mauricio decidió suplir, a la reticente Michetti, por la obediente señora María Eugenia Vidal, La Chica del Flores de Carriego.
A los efectos de librarse de otra eventual competidora, Horacito, El Carismático de Pompeya, apoyó la idea de desplazarla con curioso apasionamiento.
Le prometía lo que fuera -con tal que se fuera-, a María Eugenia Vidal. Para que se lanzara, como Roca, a la conquista del desierto.
Lo extravagante y divertido del Pro es que se trata, en el fondo, de un partidito urbano, tan gerencial como hogareño. Donde los episodios domésticos suelen adquirir cierta trascendencia política.
Ya se registró algún alentado divorcio que favoreció, incluso, la proyección política de un gran cuadro macricaputista.
Trasciende que La Chica de Flores tuvo ciertas dificultades para financiar la colonización bonaerense. Las trabas nunca deben ser atribuidas a Jorge Macri, El Primo (que era) Pobre, su competidor interno.
Al contrario, los problemas de recursos se agravaron, según nuestras fuentes, por las ambiciones predominantes del máximo cuadro del tagliaferrismo (movimiento que paulatinamente se extiende por los suburbios).
Es Ramiro Tagliaferro, El Neo Nancy, para colmo fiel esposo de La Chica de Flores. Un impulsivo concejal de Morón, gracias a la alianza olvidada con la Franja de Massa. La que con suerte ínfima intentan reeditar Ramón Puerta y Diego Guelar.
El dilema se resolvió con el alejamiento del numen del tagliaferrismo. El abandono de Ramiro del comando de la campaña de la conquistadora Vidal.
En algún momento se especuló, incluso, con el salto en garrocha de Tagliaferro hacia el massismo. Desplazamiento que, según nuestras fuentes, deseaban varios macricaputistas.
“Mejor, que se lo lleve Massa”, confirma la Garganta.
Lo importante, para El Carismático de Pompeya, es que La Chica del Flores de Carriego no suspenda la colonización. Y que no decida marcar, de nuevo, altiva presencia en el Artificio Porteño.

Carolina Mantegari

(*) Jorge Asís nació en Buenos Aires en 1946. Es autor de "Flores robadas en los jardines de Quilmes", un best seller de los años '80 que fue llevado al cine en 1985. Además escribió las siguientes novelas: Don Abdel Zalim, El burlador de Domínico (1972). La familia tipo (1974). Los reventados (1974). Carne Picada (1981).  El Buenos Aires de Oberdán Rocamora (1981). La calle de los caballos muertos (1982). Canguros (1983). Diario de la Argentina (1984). El pretexto de París (1986). El cineasta y la partera (y el sociólogo marxista que murió de amor) (1989). La línea de Hamlet o la ética de la traición (1995). Lesca, el fascista irreductible (2000).  Fue representante argentino frente a la UNESCO, secretario de Cultura de la Nación y embajador de la Argentina en Portugal durante el gobierno de Carlos S. Menem. El presente artículo fue extraído de su sitio denominado "Jorge Asis Digital.Com" http://www.jorgeasisdigital.com/

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

14/05/2014

UNA TRANSICIÓN QUE NO ES TAL

Por Carlos Berro Madero (*)

No hay duda que la pretensión de “reinar” eternamente para no morir en el recuerdo popular es uno de los deseos que habita en los sentimientos narcisistas de muchos políticos, que terminan transformándose en demagogos cultores de sus propias falsedades.

“¿Qué es más razonable: parar la máquina cuando ya ha realizado el trabajo que se le pedía, o dejar que siga andando hasta que se pare por sí misma, es decir hasta que se rompa?”, se pregunta Nietzsche.

Esa es la cuestión que debe haber corroído en algún momento las entrañas de Cristina Fernández, quien en el esfuerzo por resolver el dilema tomando una decisión razonable y equilibrada, ha elegido gastar inútilmente las pocas energías que le quedan disponibles para perseverar en sus desaciertos, con la tozudez cerril que la ha caracterizado, manteniendo los ojos en la nuca para no ver la realidad provocada por su ineptitud.

Nuestra Presidente demuestra estar decidida a caminar hasta su eventual muerte política, siendo fiel al núcleo de ideas obsesivas que ya la han condenado de antemano a desaparecer de la escena SIN DEJAR NADA SUSTANCIOSO DETRÁS DE ELLA. Es más, se irá de las funciones que desempeña, legándonos el trágico engendro de sus arbitrariedades y atropellos al sentido común.

“La muerte natural”, sigue diciendo Nietzsche, “es el suicidio de la naturaleza de las personas, esto es, la destrucción del ser más racional por lo que hay de más irracional en él”. De Cristina podría agregarse además que su postura frente a la declinación que ha comenzado y avanza a pasos agigantados carece de moral, porque sigue manteniendo un goce indescriptible en someter a los demás.

Por otro lado, comienza a aparecer simultáneamente un sentimiento de descontrol “locuaz” en sus eventuales sucesores, que dicen estar dispuestos a inmolarse para cumplir con el fin que la sociedad espera de la política, llenando el aire de apotegmas y razonamientos elementales que solo están referidos a la posible chance de “tomar la posta” SIN DECIRNOS UNA SOLA PALABRA DE CÓMO HARÁN PARA LOGRAR LO QUE PROMETEN.

Como sostiene Nietzsche al respecto de cuestiones semejantes, deberían discutir en realidad “si es más nocivo expresar mal los errores, o expresarlos tan bien como si se trataran de grandes verdades”. Buen argumento de debate para el kirchnerismo residual.

Mientras tanto, la sociedad abatida y cercada por la ineficiencia y los discursos huecos, está demorando aún en efectuar sus propias apuestas de cara al futuro mirándose a sí misma, para “digerir” que los errores sucedidos han sido producto del desacierto al establecer sus preferencias políticas. Quizá porque en el fondo del corazón deberíamos aceptar de una buena vez como sociedad que la parte principal del problema SOMOS NOSOTROS MISMOS.

Más importante que fijar nuestra atención en los remedios a los que hemos acudido para curar nuestras enfermedades, sería reflexionar sobre la índole de las mismas, con el fin de entender que es muy probable que de no hacerlo así, sigamos acudiendo nuevamente a recetas inadecuadas.

La fase superior de la humanidad será siempre la sabiduría. Y para ello es absolutamente necesario tener la valentía de tirar lejos las máscaras  ipócritas de ciertas vacilaciones egoístas y un modo infantil de expulsar nuestras responsabilidades arrojándoselas a los demás por la cabeza.

Como decíamos hace unos días, DEBEMOS ELEVAR CON URGENCIA EL NIVEL DE NUESTROS DEBATES y exigir a los políticos precisiones claras  obre sus ideas de cara al futuro, descartando de plano que la actual Presidente cambie el rumbo antes de irse. Solo alguno que otro susto inesperado podrá provocar algún leve “pestañeo” de su parte. Pero restablecida la calma –por más transitoria que sea-, seguirá actuando como el escorpión de la fábula inglesa; ese que a pesar de sus protestas de enmienda, termina picando mortalmente a la rana que las transporta a ambas por el agua, impidiéndoles, de tal manera, vadear el río y poder salvarse.

Si existieran algunas dudas, han ocurrido dos episodios que reflejan lo antedicho:

1) la designación de Teresa Parodi a cargo del Ministerio de Educación tiñéndolo de un inocultable tufillo “goebbeliano”, al ponerlo tácitamente al servicio de la propaganda preelectoral del gobierno. En efecto, solo puede esperarse eso de una “militante” que toda la vida sometió sus gorjeos a la causa reivindicatoria de los supuestos “condenados por el capital” y no tiene la envergadura ni el curriculum necesario para acceder a tamaña responsabilidad; 2) el enérgico rechazo del comunicado acerca de la violencia emitido por el Episcopado Argentino, durante el encendido discurso de nuestra primera mandataria en el homenaje -absolutamente “tendencioso”-, realizado al sacerdote Carlos Mugica, al excluir airada cualquier responsabilidad de su gobierno.

Hemos tenido ya “los trágicos 70”, “los 80”, luego los supuestamente “malditos 90” y se están preparando para ponerse en la fila “los épicos y eufóricos 2000”; que serán recordados por los niveles de corrupción e ineficiencia más colosales de nuestra historia contemporánea.

¿Qué estamos esperando entonces? ¿Qué “mamᔠCristina mueva un dedo hacia un lado o hacia otro para decidir nuestro futuro como le plazca?

La respuesta es casi obvia.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Carlos Berro Madero por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

14/05/2014

PRO + UNEN: ¿OTRA BOLSA DE GATOS?

Por Elena Valero Narváez (*)

La alianza de partidos que se pretende hoy, en la Argentina tiene sus bemoles: la idea de acercar el PRO a UNEN me parece que no puede prosperar al largo plazo.

El motivo principal es que no hay correspondencia entre el socialismo y las ideas más liberales (mal conocidas como de centro-derecha) que pretenden ensamblarse.

El gobierno del ex presidente De La Rua,  podría haber sido una opción discreta para continuar y mejorar  el programa de liberación económica llevado a cabo por Carlos Menem,  incluso se hubiera morigerado la corrupción pero, se desintegró por culpa de una alianza que terminó siendo una bolsa de gatos. Prevalecieron las rivalidades en nombre de la democracia interna.

Teniendo en cuenta este ejemplo cercano, Macri debería seguir con su partido o, en caso de buscar una alianza, hacerlo con partidos de ideas más afines.

Como todos saben todavía no existe un sistema de partidos en Argentina. Los aspirantes a dictadores hicieron y deshicieron con la intención de que eso no ocurriera: la división protegió a los gobiernos kirchneristas de la pérdida de poder.

Las elecciones del 2015 bastante próximas, han vuelto a resaltar a los candidatos la necesidad,  impostergable, de llegar con una estructura partidaria detrás para poder contar con el necesario apoyo de la gente necesario para rivalizar democráticamente por el poder.

El surgimiento de Sergio Massa muestra  un candidato potable para competir con los otros aspirantes a la  presidencia de la República..Sorprende porque se anima a decir lo que hasta hace poco parecía políticamente incorrecto y recibe la aceptación de buena parte de la sociedad, al punto de convertirse en el primer candidato en la intención de voto.

Si bien la historia no se repite, el fracaso de Alfonsín hizo que el ex presidente Menem, a principios de los 90 viera con perspicacia la necesidad de cambiar de rumbo dando un vuelco de 180 grados a la política económica, de inspiración peronista, que se venia refrendando, salvo en pocas ocasiones, desde 1943.

Hoy, también, Macri como Massa, parecen querer volver a los carriles del centro a la economía argentina distinguiéndose en las propuestas de la fidelidad estatista que aún conserva Pino Solanas y sus seguidores, salvo Lilita Carrió quien, mas allá de las denuncias a la corrupción, se aviene a sus propios intereses antes que a la ideología, disciplina, fidelidad, o ética partidaria. De allí su "acercamiento" al PRO.

Creo que Mauricio Macri debería mantener el capital que con tantas dificultades le costó adquirir y exhibir la homogeneidad razonable, tanto de ideas, como de conducta, que le han permitido mantenerse, con bastante éxito, dentro del escenario político. Tal vez, girando aún más que su principal competidor Sergio Massa, hacia el liberalismo, manteniendo, sin dogmatismos, ideas claras y distintas a las del actual gobierno.

No es bueno que le permita adelantarse a Massa con sus firmes declaraciones a favor de políticas que reclama la sociedad.

No debiera olvidar que el ex intendente de Tigre, estuvo firmemente ligado a la UCEDE donde, indudablemente, aprendió que la economía de mercado es muy superior, en los resultados, a la socialista. Sabe bien que esta solo puede tener muy breves resultados cuando se aplica sobre el éxito de una economía capitalista, invencible hasta ahora, como sistema para mejorar el nivel de vida de la gente.

No le conviene a Macri dejar la coherencia partidaria e ideológica que le permitirá formalizar  propuestas sólidas al electorado, basadas en la realidad, y por lo tanto más fáciles de explicar con claridad a la sociedad.

La ética y la coherencia política e ideológica, son siempre difíciles de mantener y, más dificultoso será, en una alianza donde se pelea por destruir al competidor, en vez de fortificar al propio partido.

La intriga y la deslealtad son moneda corriente en la actualidad, en busca de aventajar, o destruir a quien hace sombra, sin que preocupe dañar, en primer lugar, la imagen del partido que se dice pretender afianzar.

La opinión pública esta ansiosa por encontrar respuestas a los graves problemas que la realidad  expone diariamente a consideración de todos los argentinos. Nadie tendrá el respeto de la gente si no muestra interés y propuestas para resolverlos.

Las peleas, rivalidades y obstrucciones para gobernar que, seguramente, provocaría  una alianza con muy pocas ideas comunes, afectaría la credibilidad y la imagen que hasta el momento posee el PRO.

No se debiera tratar de llegar al sillón presidencial de cualquier manera y sin medir, muy bien, las consecuencias.


(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Elena Valero Narváez. (Autora de “El Crepúsulo Argentino”. Lumiere.2006) por gentileza suya.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

 14/05/2014

HACE 40 AÑOS MONTONEROS ASESINABA A CARLOS MUGICA – PARTE 2ª

Por el Arq. José M. García Rozado (*)

Antesdeayer se cumplieron 40 años del asesinato por parte de Montoneros del Padre Carlos Mugica, un “cura villero” e integrante del “Movimiento de Sacerdotes por el Tercer Mundo”. Peronista confeso y proveniente de una familia aristocrática porteña, cuyo padre fue findador del Partido Conservador y Canciller de Arturo Frondizi, el “cura Carlos” se ordena sacerdote a los 29 años y se relaciona con un grupo de estudiantes católicos del Nacional de Buenos Aires que con los años crean el grupo sedicioso Montoneros que traicionan a Mugica y a Perón. En 1970 empieza a atender la capilla “Cristo Obrero” de la Villa 31. Visita a Perón en Puerta de Hierro antes de su regreso a la Argentina y tras la asunción del Gobierno de Cámpora es nombrado “asesor” de José López Rega en Bienestar Social, a los pocos meses renuncia a dicho cargo y el 11 de Mayo de 1974 al anochecer un “sicario” montonero lo asesina a las puertas de la Parroquia San Francisco Solano de la calle Quesada del barrio de  Mataderos de 15 balazos.

Mugica era un “hijo del sistema”, un niño “privilegiado” de la calle Arroyo de Buenos Aires, con viajes de juventud a Europa, que “había decidido “moverse” del lugar”. En uno de esos viajes conoce el Mayo Francés de 1968, donde participa y forma parte, así como visita para conocer y tratar al viejo exiliado y pensador de “Puerta de Hierro” de Madrid. Hincha de Racing presencia el encuentro entre su querida Academia y el Celtic de Glasgow. Ya en Argentina conforma el grupo de “Pastoral dec las Villas de Emergencia” en el mandato cristiano y peronista de “amar al prójimo”, sin desprenderse del Evangelio, es un fuerte denunciador de la violencia institucionalizada “la violencia del Hambre”. Su categórica definición al respecto no deja duda alguna: “Nosotros, sacerdotes de Jesucristo hemos comprendido que nuestro lugar está junto a los pobres”. Con Perón en el exilio y a solo 6 meses del asesinato por parte del onganiato del General Aramburu, quien arrepentido del cauce que había tomado la política nacional tras el derrocamiento del Gobierno Constitucional de 1952, había iniciado sigilosos y contínuos acercamientos y conversaciones con el otro General Argentino en el exilio. Alejado ideológicamente  de sus viejos camaradas de armas, aquellos mismos que con su firma y aquiescencia habían fusilado a civiles y hasta a sus propios camaradas en 1956, representaba para el poder militar golpista de 1968 una verdadera valla a sus aspiraciones de “gobernar por diez años” Onganía dixit, por lo cual debía sacárselo del medio e impedir que encabezare un movimiento civico para traer al país al General Perón como “prenda de paz”, un movimiento que nace con la conformación de UDELPA por parte del ex dictador. Ante el peligro que entrañaba este acuerdo Aramburu-Perón, la cúpula militar del Gobierno Onganía genera lo que dio en llamarse “El secuestro y muerte de Aramburu por la guerrilla Montonera”. Una falacia digna de un cuento de Cortázar, con todo el respeto que este me genera, ya que es casi un dato totalmente probado que Aramburu muere de un infarto en el propio Hospital Militar Central, y su cuerpo es entregado al sector Montonero cuyas cabezas eran “servicios de inteligencia del Ejército Argentino”, tras este hecho trascendente de la historia política nacional, nace el “mito Montonero”, como el artífice de la caída del onganiato por el Rosariazo y el posterior Cordobazo de los años 68-69 que culminan con el golpe de Lanusse quien entroniza al General Marcelo Lévingston en la Presidencia de la Nación.

Nace entonces, a la luz pública un sector “revolucionario romántico” de seudo raíces peronistas encabezado por una cúpula en la que se destacaban Mario Firmenich, Fernando Abal Medina, Cirilo Perdía y Galimberti quienes eran en algunos casos “conocidos” del Padre Carlos Mugica Echagüe, pues fue su asesor espiritual en el Nacional de Buenos Aires, donde llegaron a misionar y asistir a los hacheros del norte santafesino; pero en la “gestión y creación” de Montoneros estos discípulos de Mugica lo abandonan, ya que el cura villero y tercermundista no “estaba dispuesto a promover la lucha armada”, y tal como lo definiera en su entrevista de “7 días” de enero de 1972 ”estaba dispuesto a morir, pero no a matar”. Firmenich y compañía migran entonces hacia el grupo de extrema “Cristianismo y Revolución” del ex seminarista Juan García Elorrio de triste historia plagada de atentados y crímenes de “lesa humanidad” como años después lo definiere claramente la Corte Penal internacional de La Haya y el Tratado de Italia. Aunque alejado ideológicamente Mugica asiste y da el responso cuando la muerte de Fernando Abal Medina (tío del inutil ex Jefe de Gabinete K), en un enfrentamiento con fuerzas policiales en una pizzería de William Morris, provincia de Buenos Aires. En dicho homenaje Mugica define al guerrillero como “un mártir cristiano”, por lo que es suspendido de las licencias administrativas por 30 días por parte del onispado de Buenos Aires. Corría 1968, o sea vaios años antes, cuando en París lo sorprende la creación del “Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo” –MSTM- donde había sido enviado para estudiar y tomar distancia de los sucesos nacionales.

La historia resumida de Carlos Francisco Sergio Mugica Echagüe anota que nació en Buenos Aires el 07/10/1930, tercero de los 7 hijos de Adolfo Mugica (ex-diputado conservador del período 1938-1942, y ex-ministro de Relaciones Exteriores de Arturo Frondizi en 1961) y Carmen Echagüe, hija de terratenientes de Buenos Aires. Fue el único hijo que no estudió en un colegio religioso: primario en el "Cinco Esquinas" (Libertad y Quintana); secundario en el Colegio Nacional de Buenos Aires, en el Instituto Libre de Segunda Enseñanza (ILSE), y otra vez el Nacional. En 1949 comenzó estudios en la UBA, Derecho, pero en 1950, con motivo del Año Santo, viajó con varios sacerdotes, y con su amigo Alejandro Mayol a Europa, y decidió entrar en el seminario. Lo concretó en marzo de 1952. A fines de 1954 comenzó a colaborar con el padre Iriarte en las misiones a conventillos y casas de la parroquia Santa Rosa de Lima, del barrio porteño de Monserrat. En noviembre de 1957 escribió "El católico frente a los partidos políticos" para la revista del Seminario. Fue ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1959, y fue al Chaco. De regreso a Buenos Aires -entre 1960 y 1963- trabajó al servicio del cardenal Antonio Caggiano, quien a su vez lo destinó como vicario cooperador a la parroquia Nuestra Señora del Socorro, en pleno barrio norte. Asesor de la Juventud de Acción Católica, le solicitaron que se desempeñara como capellán de la escuela "Paulina de Mallinkrodt", en la hoy Villa 31. En 1966 realizó en Santa Fe una misión rural junto a Gustavo Ramus, los hermanos Abal Medina y Mario E. Firmenich. Poco después inició su acercamiento al Movimiento Sacerdotes del Tercer Mundo (MSTM). En 1968 ingresó al Equipo Intervillas, fundado el 2 de agosto de 1968. La parroquia San Martín de Tours había decidido abrir una capilla en la villa de Retiro, en su jurisdicción parroquial, y confió a Mugica su desempeño. Con la ayuda económica de su hermano Alejandro se levantó un salón multiuso en el barrio Comunicaciones.

 Para evitar historias tergiversadas, aquí­ les copio la condena que Montoneros hizo al padre Carlos Mugica en la revista "Militancia" nº 38, del 28 de marzo de 1974, quien fuera asesinado el 11 de mayo del mismo año, con procedimientos iguales a otros atentados perpetrados por esa organización polí­tico-militar. Les dejo también el link de la revista completa. La revista "Militancia Peronista para la Liberación" fue una importante publicación del seudo peronismo de izquierda dirigida por Ortega Peña y Eduardo Duhalde (ex secretario de Estado K) entre mediados de 1973 y 1974.
http://www.ruinasdigitales.com/revistas/Militancia38.pdf. “Muchos militantes que sobrevivieron a aquello han atestiguado, además, que varios de los atentados contra sedes de agrupaciones adictas a la "M" fueron en verdad autoatentados cuyo propósito tendía a que no se alentaran esperanzas de un arreglo negociado "en" el peronismo. El mayor montonero Antonio Nelson Latorre, que se jactó en la ESMA de haber sido quien abatió al capitán Roberto Máximo Chavarri en Ezeiza (y no Horacio "Beto" Simona), afirmaba muy suelto de cuerpo que fueron montoneras las balas que desplomaron al padre Mujica en la noche del sábado 10 de mayo de 1974 a la salida de la capilla de San Francisco Solano.(1) Según él, el hecho se había justificado por la conducta que tuvo en el último tiempo quien fuera fundador del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo en la Argentina; se la evaluaba como próxima a López Rega, lo que podí­a despertar ilusiones contrarias a la polí­tica de ruptura con el justicialismo. Algo puede haber habido: en contraste con el resto de la prensa, el diario Noticias minimiza la cobertura del asesinato. Ante la protesta de lectores y de algunos redactores Firmenich publica cuatro notas apologísticas de Mujica que, de ser cierto lo de la autorí­a de su muerte, eleva a la esquizofrenia la hipocresía de la Conducción Nacional (CN). Sobre todo de Firmenich, que eligió a Mujica para bendecir la ceremonia de su casamiento. Y ¿Qué podr­a negociar Mugica con el "Brujo" a quien recurrí­a por sus villeros? Y¿"Galvanizaban la fuerza propia", matándolo? Quizá los Montoneros creían impedir cualquier entendimiento dentro del peronismo”. Texto del libro de Juan Gasparini: “Montoneros: final de cuentas”. Punto Sur Editores. 1988, página 85 y siguiente.

Debe aclararse para entender lo expuesto por Gasparini que en 1972, el MSTM debatía su rumbo entre “peronismo o socialismo latinoamericano”, y que cuando en el marco de estas discusiones internas se reunieron con el mismo General Juan Domingo Perón el 6 de diciembre de 1972, y uno de los curas le preguntó “cómo se implementaría el socialismo en su retorno al poder”, el General le dejó totalmente aclarado a él y al resto de los presentes, entre quienes estaba Carlos Mugica,  “que él venía a componer las clases sociales” El país de ese fin de año 72 “era un completo caos. El pueblo tenía que ponerse de acuerdo antes qure radicalizarse”, dejando muy en claro su mensaje y definiendo aquel entuerto planteado por los curas del MSTM.  Perón luego de aquella reunión eligió entre todos aquellos presentes en dicha reunión, a quien lo acompañaría en su definitivo regreso al país, y esa elección recayó en el más carismático, el que más y mejor llegaba a los pobres, y el que en definitiva más entendía y apoyaba su pensamiento, al que mejor visibilizaba “su causa”, al que realmente fascinaba a los medios con su verbo y la palabra álgida, crítica e irreverente. Pero también el que parecía no temerle a nada ni a nadie –recordemos que al cura Mugica ya le habían puesto una bomba en el frente de su vivienda en Gelly y Obes 2230 a mediados de 1971; mientras sus amigos y familiares le pedían que se fuese del país, Mugica eligió valientemente quedarse y esa valentía le costó a la postre su valiosa vida, pues las amenazas fueron recurrentes y contínuas. “Nada ni nadie me impedirá servir a Jesucristo y su Iglesia, luchando junto a los pobres por su Liberación. Si el señor me concede el privilegio, que no merezco, de perder la vida en esta empresa, estoy a su disposición”. De su valentía y de su entrega, Perón recorrió la Villa 31 de Retiro y visitó la Capilla de Cristo Obrero, Montoneros nunca se resignó a perder a manos del General Perón, su potencial político, e intentando volverlo a ganar para “su causa” le ofreció encabezar la lista de diputados nacionales en las elecciones de marzo de 1973.

La misma seducción obró en Héctor J. Cámpora y en las filas del Frejuli, Mugica trasladó, como buen soldado, la inquietud al MSTM, y los curas de dicho sector en forma orgánica decidieron que no era conveniente aceptar cargos políticos partidarios. Entonces Perón que lo quería cerca suyo y de su política le ofrece la asesoría ad honorem en el Ministerio de Bienestar Social, que iba a ser conducido por José López Rega, logrando que el cura Carlos aceptara el convite. “¡Ese día Carlos Mugica, comenzó a morir de a poco!” Montoneros nunca le perdonó que, según ellos se habían creído, él cambiara de bando y es así como la revista “Militancia” de Rodolfo Ortega Peña y Eduardo Duhalde, con fina ironía lo colocara “en la cárcel del pueblo, el mismo lugar donde colocaba a los miembros del establishment”. La relaciópn de Mugica y lópecito, fue corta y plagada de desencuentros, pues el cura villero pretendía cosas diferentes para sus protegidos, y metodologías contrarias a las que aplicaba el Ministro. Dos personalidades tan diversas y diferentes solo pudieron ser unidas por el peronismo y por Perón. Mugica prefería trabajar sobre “la urbanización, con mejoras constructivas, aperturas de calles, organizándolos en cooperativas para construirse sus viviendas, oponiéndose en un principio, luego lo aceptó, al traslado de los vecinos a Complejos construidos mediante el Plan Alborada en el Conurbano”; López Rega impulsaba los Complejos del Plan Alborada y la construcción mediante empresas privadas. El 28 de Agosto de 1973 –un mes antes de la elección a Presidente que Perón ganare por el 62%, y de la muerte por asesinato de José Ignacio Rucci a manos también de Montoneros-, en una Asamblea del Movimiento Villero Peronista (MVP) y a pedido de éste sector, Mugica renuncia a su cargo en Bienestar Social, aunque sin distanciarse un ápice del General.

Así como antes enfrentara a la cúpula de Montoneros, ahora Mugica le dice a lopecito: “usted les niega toda posibilidad y participación creativa y creadora en la solución de sus problemas, a los habbitantes de las Villas”, sin embargo este enfrentamiento con López Rega no mella su incondicional apoyo al Líder del peronismo; en el audio de la Asamblea publicado en You Tube, se escucha con claridad el grito de “Mugica y Perón, un solo corazón”. La tergiversación perversa de la historia, pretende hacerle creer a quienes no vivieron aquellos años, o lo hicieron alejados del núcleo de poder, que López Rega a espaldas de Perón intentó mansillar el nombre del cura Carlos, sembrando la sospecha del destino de $ 34 millones provistos para asistir las necesidades de la Villa 31. Si bienpudo existir esa cobardía Perón nunca lo creyó y siempre le mantuvo su más alta estima y aprecio. La pelea Mugica-López Rega Perón la saldó a favor del cura. Y Mugica que desconfiaba de López rega tanto como de los Montoneros le comentó a sus feligreses que uno u otros podían intentar matarlo. Ya en agosto de 1973 la relación de los curas tercermundistas y Montoneros estaba total y definitivamente partida. Mugica al igual que Perón tenía en claro que la muerte de Aramburu había sido un crimen de Estado cometido para enturbiar y posponer la “reconciliación entre peronistas y no peronistas”, por parte de una facción “gorila y antiperonista” que les servía magníficamente a las facciones de extrema, derechas e izquierdas, que pretendíam recorrer el camino de la “lucha armada que se les había vendido en Rusia y en Cuba” a través de Regís Debray, ideologo del seudo progresismo de las izquierdas europeas. El asesinato de Rucci, en setiembre de 1973, tres meses después que Mugica se enfrentara con Montoneros en el homenaje a Abal Medina, con una clara cita Bíblica que rezaba: “Hay que dejar las armas y empuñar los arados”, encontró a Mugica nuevamente enfrente de aquellos explicando: “No son los curas los que se alejan de la Tendencia (Peronista y Montoneros) sino la Tendencia la que se aleja de nosotros, como se ha alejado del pueblo del pueblo y del General Perón”, y llevaría la crítica aún a términos más profundos cuando dijere: “los falsos revolucionarios por no ser más que una expresión del liberalismo europeo”.

¡Que claridad la del cura villero, una claridad que esos seudo revolucionarios nunca tuvieron! Mienten los que tergiversan la historia como lo hace –con o sin entenderlo-  el padre Alberto Carbone o el padre Bresci, quien refuerza la idea impuesta por los falsos revolucionarios de que a Carlos Mugica lo asesinó la Triple A; ese discurso de los falaces individuos que se esconden tras las organizaciones de derechos humanos, los mismos que mienten con los 30 mil desaparecidos, o con las falaces y mentirosas declaraciones realizadas ante fiscalías y juzgados que inconstitucionalmente y amparados por aquellos sectores que aún responden a intereses revanchistas y muy alejados de la justicia. Fernández Meijide fue clara y precisa con los números de muertos y desaparecidos, totalmente contados en el “Nunca Más” y que no alcanzan a un tercio de los que pretenden las Abuelas de Carlotto y las Madres de Bonafini, quienes lucran desde hace ya más de 30 años con cifras que les permiten obtener subsidios y dineros de organismos internacionales a costa de mentirle totalmente al pueblo argentino. Adjudicarle la muerte de Mugica a la Triple A es ensuciar la figura de María Estela Martínez de Perón y en especial la de Juan Domingo Perón; y ese fin inconfesable es propalado por los medios de comunicación oficialistas y de los que dicen ser opositores al actual perverso régimen. Fue clara CFK cuando ante la pregunta de Antonio Cafiero sobre el dinero para realizar el Monumento al General en la Plaza de la Rábida de la Ciudad de Buenos Aires, le dijo con total desparpajo: “Para ese viejo de m…. no pongo un solo perso”, dejando boquiabierto al citado dirigente y a los que lo acompañaban.

La claridad de Mugica, respecto del uso indebido y antipopular de las armas contra un Gobierno Constitucional, zumbaba en los oídos de Montoneros y de otros sectores de la falsa izquierda peronista. ¡Era un sonido molesto y que los indisponía! Ortega Peña lleg´ó a definir por aquellos días a Carlos Mugica como “un corcho, siempre flotando aunque cambie la corriente” y en la comparación discepolana de “la Biblia, junto al calefón” él agregaba la figura del cura de los pobres, el mismo cura que 40 años después de su asesinato pretenden elevar a los altares de esa izquierda socialista y marxista a la que nunca perteneció. ¡La hipocresía del acto del pasado domingo nom tiene parangón! Pero como no podía ser de otro modo el mismo fue organizado por una Presidente que nunca creyó en los postulados de Perón y mucho menos en los del cura Carlos Mugica; su autoenriquecimiento desmiente cualquier tipo de comparación o de intento de póstumo homenaje a quien el mismo sector que ella ensalza fue quien lo asesinara vilmente, pues ni siquiera tienen la hombría de bien de aceptar que lo mataron porque no los acompañaba en su enfrentamiento abierto con el pueblo y con el Líder. ¡Cobardes y traidores a la causa popular y a la Patria misma! La violencia política en mayo de 1974, con el General ya enfermo de muerte, todavía en las puertas de una espiral ingobernable, ya lo había elegido como víctima segunda –tras el asesinato de Rucci- , y como abrepuertas para el golpe sedicioso de las cúpulas militares. Y lo devorarían como apenas 22 meses después lo haría con el Gobierno Constitucional que él siempre supo defender, aclarando que estaba dispuesto a morir por el pueblo, y por lo tanto por sus instituciones, pero nunca estaba dispuesto a matar, como lo estaban sus ex amigos, y sus asesorados espiritualmente del Nacional de Buenos Aires.

En el homenaje de Cristina Fernández de Kirchner al sacerdote católica Carlos Mugica, asesinado en los crueles años '70. ¿Quién mató a Carlos Mugica? Sin fundamento sólido alguno, la prensa K afirma que fue” la Triple A”. Sin embargo, en los años '70 y hasta hoy mismo, prevaleció la sospecha que fue la Organización Montoneros, la misma que tampoco se hizo cargo oficialmente de haber eliminado al sindicalista José Ignacio Rucci. Afima la agencia estatal de noticias Telam: "Cristina lo expresó al hablar durante uno de los dos homenajes que se hicieron hoy en simultáneo, en la avenida 9 de Julio y en la Villa 31 de Retiro, para recordar al sacerdote Carlos Mugica, asesinado hace 40 años por el grupo parapolicial de ultraderecha Triple A. Cristina lo expresó al hablar durante uno de los dos homenajes que se hicieron hoy en simultáneo, en la avenida 9 de Julio y en la Villa 31 de Retiro, para recordar al sacerdote Carlos Mugica, asesinado hace 40 años por el grupo parapolicial de ultraderecha Triple A." Telam no explica cuáles son sus fundamentos acerca de la Triple A. Sin embargo, aquí van 2 versiones sobre Montoneros: Versión 1ª. Hugo Vezzetti, a partir de la película "Elefante Blanco", de Pablo Trapero (publicado en Informe Escaleno): “En la Argentina de esos años, dijo alguna vez Balbín, se sabía quién moría, pero no siempre quién mataba. Lo más significativo no es que el asesinato del Padre Mugica no esté esclarecido, sino que en verdad nunca se ha hecho nada, desde la justicia y el Estado, en los muchos años de gobiernos peronistas, para esclarecerlo. Vale la pena un breve repaso de lo que ha sido dicho sobre el episodio.” “Entre dos fuegos” (es decir, entre la Triple A y la organización Montoneros) es la figura elegida por uno de sus biógrafos, Martín G. de Biase, para situar el asesinato. En efecto, Mugica se había enfrentado públicamente con López Rega, después de aceptar un cargo de asesor en el Ministerio de Bienestar Social; pero también con Montoneros, a partir del asesinato de Rucci y de la guerra de la organización contra Perón.” 

“El 1º de mayo de 1974 el Líder los había llamado “imberbes” e “infiltrados”; los Montoneros se retiraron de la Plaza y Mugica se quedó. En verdad el conflicto había empezado antes: en marzo, la revista Militancia Peronista para la Liberación, que respondía a Montoneros (dirigida por Rodolfo Ortega Peña y Eduardo L. Duhalde), incluyó a Mugica en su “cárcel del pueblo”. Le marcaba sus contradicciones (“conservador progresista”, “oligarca popular”, “revolucionario y defensor del Sistema”), le reprochaba un supuesto acercamiento al lopezrregismo y lo llamaba “cruzado del oportunismo”. “En la web es fácil encontrar diversas intervenciones, con pocos elementos y mucha imaginación conspirativa, que adjudican el crimen a la guerrilla peronista. Parece más sólida la versión que lo carga sobre la acción de la Triple A. En esa dirección, Miguel Bonasso incorpora una hipótesis más inquietante, a partir del testimonio que le ofrece Arturo Sampay, que conocía muy bien al General y su corte: "el asesinato del padre Mugica es la respuesta de Perón al retiro de ustedes en la Plaza. Es una operación maquiavélica, destinada a que los militantes de la Tendencia se maten entre sí. Demasiado inteligente para que se le haya ocurrido al animal de López Rega". “El Padre Mugica temía por su vida. En eso todos coinciden: la muerte no lo tomó enteramente por sorpresa. Según algunos testimonios de allegados y compañeros de militancia pensaba que la amenaza provenía de López Rega. Pero hay otros testimonios, de Jacobo Timerman (que lo escribió inmediatamente) y Antonio Cafiero (a posteriori) que dicen que, pocos días antes, pensaba que podía ser muerto por Montoneros. Es posible que en el instante último, cuando daba la vida por su causa, el Padre Mugica no supiera de dónde partían las balas. En esa incertidumbre se encierra el núcleo más trágico de una guerra civil entre peronistas que arrasaba con el trabajo social o político que se desplegaba en los barrios y las villas. La relación del Padre villero con Montoneros es bien conocida. En su camino de radicalización religiosa y política, Mugica coincidió con Carlos Ramus, Fernando Abal Medina y Mario Firmenich, a los que conoció en su trabajo en la Acción Católica del Colegio Nacional Buenos Aires. Participó con ellos en una misión pastoral y de acción social en Tartagal. En contacto con la extrema pobreza y con la explotación el grupo maduró su decisión de tomar las armas. Mugica alentó ese camino inicialmente pero luego desistió de recorrerlo. 

“Graciela Daleo proporciona un testimonio de ese tiempo: “Carlos nos había dado cuerda.., nos había dado elementos como para avanzar; junto con él pusimos en marcha una locomotora que siguió adelante; y Carlos se bajó en un punto del camino”. Después del asesinato de Aramburu, cuando Abal Medina y Ramos murieron en el enfrentamiento de William Morris, Mugica ofició una misa y pidió por ellos: “que no hayan muerto en vano”, dijo; y llamó a luchar “por la justicia, por la fraternidad, para que todos en nuestra patria, sin explotación, sin marginación de nuestros hermanos, los pequeños, los pobres, los humildes, podamos constituir esa Patria grande... en la cual seamos hermanos". Estuvo detenido un tiempo por sus relaciones con el grupo, pero siguió solo, acompañado por los pobres de la villa a los que se dedicó. “Estoy dispuesto a morir pero no a matar” es una cita de Mugica que ha sido repetida. La razón última de sus diferencias con la guerrilla montonera sobreviene después del retorno de Perón, cuando ya gobernaba el justicialismo: “es la hora del arado y de dejar las armas”, dice. En las memorias de Mugica, de su vida y de su muerte, se anudan muchas de las ambigüedades, los conflictos y las amnesias de la experiencia de esos años, sobre todo en el imaginario del peronismo. ¿Qué hacer con ese conjunto revuelto de recuerdos, odios, filiaciones? En 1995, veinte años después del asesinato, Marta Mugica, hermana de Carlos, echaba a Firmenich de una manifestación que lo recordaba en las calles de Buenos Aires. Las cámaras de la televisión registraron el momento. No lo acusaba del asesinato sino de la violencia: “Usted hizo mucho daño al país…”, decía. (...)"

Versión 2. Juan Manuel Duarte en "Entregado por nosotros": “Quizá el día del crimen sea el tema del que más se ha escrito al desarrollar el último año del padre Mugica. Algunos relatos oportunistas inclusive se saltean varios meses para acoplar viejas amenazas con el momento de su muerte, y así señalar culpables. Libros y pasquines han tratado de establecer como causa de su muerte el día en el que el Brujo se levantó molesto y decidió matarlo. La precaria teoría del paracaidista polaco asesino que justo cayó en ese momento. No podemos generalizar (...) Pero además, muchas personas que lo trataron y lo quisieron nos permitieron conocer que no sólo López Rega lo amenazaba. Lo sabemos por Rulli, por la Fuente X, por el funcionario y por documentos de la época. También por su hermana, Marta Mugica; por Bárbaro, Cafiero, Peyrou; por varios integrantes de la JP Lealtad; por los vecinos de las villas: al momento de su muerte, su conflicto con la Orga se encontraba en su momento más crítico. Aquel sábado 11 de mayo, Carlos almorzó en la casa de su familia y se marchó a la villa para jugar al fútbol con su equipo en el torneo del barrio. Luego se fue a la Parroquia San Francisco Solano, en el límite entre Villa Luro y Mataderos, para dar misa y atender a parejas que se preparaban para el matrimonio. Al salir del templo fue asesinado. Un hombre de contextura robusta y bigotes, con campera y pantalón oscuros, le disparó y subió a un auto Chevrolet Rally 34 que servía de apoyo, en el que se fugó. Esa noche el padre Mugica falleció en el Hospital Salaberry. Antes de morir, alcanzó a murmurar: “Ahora más que nunca debemos estar junto al pueblo”. El dolor para sus hermanos villeros, sus familiares y sus amigos fue inmenso. Todos sabían de los enfrentamientos que había tenido con Montoneros. Por eso, cuando al día siguiente arribaron el diputado Leonardo Bettanin, de la tendencia, y Juan Carlos Añón, titular de la Regional 1 de la JP, la gente los recibió con bronca que se manifestó en insultos, forcejeos y golpes. Al día siguiente, lunes 13, cincuenta sacerdotes concelebraron la última misa para Carlos y unas diez mil personas acompañaron su cuerpo hasta el cementerio de la Recoleta, donde quedó en la bóveda familiar.”

“La víspera, domingo 12, La Opinión publicó la nota que el padre Mugica le dejara a Timerman. Allí volvía a criticar la violencia, el socialismo dogmático, “las minorías lúcidas” y “las elites intelectuales”. También instaba a la juventud toda, una vez más, a que volviera a Perón. (...) Entre lo que se ha escrito sobre la muerte del padre Mugica, algún autor del autoproclamado progresismo instaló algunas premisas que los documentos existentes nos han demostrado inexactas. Una de ellas es que Perón le habría restado importancia al crimen del padre Mugica y que habría aseverado que el asesinato se debía a su indefinición y a que “era tibio”. Poco importa quién lo escribió. En cambio, conviene señalar que el mismo día en que se enterraba al padre Mugica, el 13 de mayo, Perón dio un discurso cuyos destinatarios eran Montoneros y el ERP, con calificativos más severos que los que había expresado el 1º de mayo. Condenó a los infiltrados y a los que continuaban con la violencia asesina; en clara referencia a las guerrillas, habló de microbios y gérmenes patógenos y los acusó de querer llevar al país a una guerra civil. Perón, enojadísimo, aunque lo disimulara, no se expuso al dolor de asistir a otro funeral, tras el sufrimiento que pasó en el de Rucci, por su precario estado de salud. La noticia, seguramente, debió haber resultado otro revés para su debilitado ser. Pero el momento delicado que vivía el país no le permitía darle a nadie la oportunidad de que lo vieran otra vez tan vulnerable. Ese discurso demoledor evidencia que Perón no le restó importancia al asesinato de Carlos, y que menos aún le echó la culpa a la propia víctima. El texto se ha tratado de omitir, cuidadosamente, de la historia argentina. (...) Rulli, una de esas personas a las que es imposible dejar de escuchar cuando habla, lo hacía desde Radio Nacional hasta que la censura le quitó el espacio; entonces llevó su voz a FM Mataderos. Este miembro fundador de la JP, fuente de sabiduría inapelable sobre aquella época, se destaca entre los varios ex montoneros que se oponen al relato maniqueo de ángeles y demonios. Su opinión sobre la Orga, de fuerte autocrítica, sólo se puede comparar con las críticas a la conducción que hicieran Walsh en su momento, o más acá en el tiempo, Gelman y Giussani. A ellos hoy se les suman Leis, Peyrou, Grassi, Carlos Flaskamp, Federico Ramón Ibáñez, Luis Labraña y tantos otros que con valentía honran la memoria de sus compañeros al recordarlos tal como fueron, con sus errores, horrores, aciertos y virtudes, lejos de toda fabulación moralista. Rulli se expresa con la seguridad de quien ha vivido. No teme a las repercusiones; en realidad parece no temerle a nada. Se esfuerza por vivir como pregonó. En la actualidad milita por el respeto al medio ambiente y por lograr sustentabilidad para todos sin dañarlo. Pero sigue denunciando cierta vinculación entre la Orga y la Triple A, que actuaba eliminando gente que criticaba duramente a la conducción montonera. El lo sufrió en carne propia tras su pelea con la Carolina Natalia. Por fortuna, vivió para contarlo (...)."

Versión 3. Jacobo Timermanm en el diario La Opinión, de la Ciudad de Buenos Aires, el 14 de mayo de 1974, con el título ‘Un diálogo con Carlos Mugica cuatro días antes de su muerte’, rescatado por Juan Yofre en su libro "El Escarmiento": "Toda la semana pasada Carlos Mugica anduvo por el edificio de La Opinión. Colaborador del diario desde su fundación, hace tres años, con mayor o menor frecuencia se hacía presente. El martes pasado me vino a ver con sus atributos permanentes: voluntad, ansiedad, esperanza. Consideraba que el enfrentamiento -es lo que vino a explicarme- entre el presidente Perón y la Juventud Peronista, debía alcanzar un nivel adecuado de debate ideológico, debía evitar la violencia. Me anunció que comenzaría a escribir con mayor frecuencia desde la posición que había asumido junto con los demás sacerdotes del Tercer Mundo: acatamiento a la autoridad de Perón, discusión abierta para rescatar a la Juventud Peronista de las Regionales, tarea organizativa para que la juventud argentina encontrara los caminos orgánicos necesarios para mantenerse junto a Perón, aceptación de un peronismo únicamente con Perón. (...)".

¿Pueden quedar dudas? Yo creo fervientemente que la historia siempre triunfa, al igual que la verdad.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Arq. José M. García Rozado (Integrante de la Liga Federal Nacional y del Movimiento Político Sindical José Ignacio Rucci), por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico

14/05/2014

EL OFENSOR OFENDIDO

Por Carlos Mira

Uno se refriega los ojos frente a las declaraciones. Vuelve a leerlas para ver si no leyó mal. Pero no. Todo está bien leído. No hay errores. Lo dicho fue dicho.

“Cuando se habla de una Argentina violenta se quieren reeditar viejos enfrentamientos”, fueron las palabras de la Sra. de Kirchner en la inauguración del mural de Carlos Mugica, para referirse al documento de la Iglesia sobre la “enfermedad de la violencia” que padece la Argentina.

“¿Se quieren reeditar?”, ¿quién los quiere reeditar? O mejor dicho, ¿quién los quiso reeditar? O mejor aún ¿quién los reeditó ya?

A la presidente le convendría repasar el fraseo de algunos “cantitos” de La Cámpora, o de algunos de sus ministros, legisladores, funcionarios y allegados oficiosos al gobierno. O incluso el contenido de más un discurso suyo.

¿Quien convocó públicamente por primera vez a odiar, sino Luis D’Elía?, ¿quién sino Juan Carlos Molina habló de “ellos” y “nosotros”, para decir que “para ‘ellos’, ‘nosotros’ somos basura, chorros, negros…”?, ¿quién es el que crea enfrentamientos allí? ¿Quién trajo a la Argentina ese idioma clasista y racial tan ajeno a nuestra tradición?

¿Quiénes son los que hablan de “cipayos”, “gorilas”, “oligarcas”?, ¿quiénes son los que, aquí y allá, andan metiendo esos rótulos en la frente de la gente?

¿Quiénes fueron los que empapelaron la ciudad con los nombres, apellidos y las fotos de ciudadanos argentinos bajo el título “Estos son los que te roban el sueldo”?, ¿quién elogió a los barras como la “pasión del fútbol”?

¿Quién revolvió el pasado como quien hurga en la materia fecal pensando encontrar allí algo que le convenga a sus intereses?, ¿quienes parecen justificar la violencia delincuencial vendiéndola como una consecuencia de la tarea “excluyente” que la sociedad burguesa habría hecho deliberadamente con anterioridad?

¿Quién inventó Tecnópolis para oponerse a La Rural?, ¿quién el Encuentro Federal de la Palabra para oponerse a la Feria del Libro?, ¿quién en Centro Cultural Néstor Kirchner para oponerse al Teatro Colón?, ¿quién repiqueteó con un nuevo revisionismo histórico cuyo último objetivo era defenestrar a algunos argentinos?

La presidente en uno de sus inefables tweets dijo que algunos que visitan a Francisco en Roma deberían leerlo más. ¿Lo ha leído ella?, ¿quién se ausentó de todos los Tedeums presididos por Bergoglio en la Catedral de Buenos Aires mientras el hoy Papa era Cardenal de la Argentina?

¿Quien trasmitió la idea del campo como la última basura de la Argentina?, ¿quién estigmatizó a Roca, a Alberdi a Sarmiento y a otros tantos argentinos que fueron importantes para muchos argentinos?, ¿quién la emprendió contra ciudadanos privados para tratar de vincularlos artificialmente con la dictadura militar?, ¿quien creó aquella imagen tremenda de la gente que “secuestró los goles”, como antes secuestraba personas?, ¿quién ha llamado “zánganos” a los opositores?, ¿y quién “papagayos” a los defensores de la seguridad jurídica y del clima de negocios?

Pero lo más inaudito de todo es que estos procedimientos no fueron una consecuencia inadvertida e indeseada de una política sino la aplicación consciente y perseguida de un plan pensado y llevado a cabo de acuerdo a las enseñanzas divisionistas de Laclau.

¿Quién creo “Justicia Legítima” para llevar la grieta también al seno de la Justicia el enfrentamiento de la calle?, ¿quién martilló 4 años con el latiguillo “Clarín miente” y con la idea de que había que crear un conglomerado de medios partidarios (fondeado con dineros de todos los argentinos) para contrarrestar aquella “influencia”?, ¿quién pronunció, con la cara llena de furia, la frase “vamos por todo”, como si nada debiera quedar en pie de lo que perteneciera a todo aquel que no fuera kirchnerista?, ¿quién ha trasmitido la idea de que todo el mal que sufren algunos argentinos se debe a la ‘culpa’ de los otros argentinos?, ¿quién ha estimulado la bronca de unos contra otros?

El reguero de división, de rencor -en muchos casos de odio directo- que se ha creado en estos años solo puede ser comparado al tiempo de Rosas o a los últimos años del Perón de los años ’50.

Es tan incontrastable la realidad que ha ocurrido desde el punto de vista de la división social en la Argentina en los últimos años que la pretensión de la presidente de endilgarle también esa culpa a los demás raya con el cinismo. El mismo que cualquier podía advertir en D’Elía pidiendo amor luego de convocar al odio.

Dicen que la presentación de los abogados de Apple en su millonario juicio contra Samsung fue muy sencilla. Parado frente al jurado, el abogado de la “manzanita” dijo: “seré muy breve: solo voy a limitarme a preguntar cómo era un teléfono Samsung antes del iPhone”

En este caso en que la presidente pretende echar un manto de dudas sobre quién creó el clima de enfrentamiento en la Argentina, también sería muy útil responder la simple pregunta: ¿cómo era el clima social de la Argentina, hace 15, 18 o 20 años?, ¿cómo era antes de los Kirchner?

La Argentina antes de los Kirchner tenía muchos inconvenientes. Pero con gran esfuerzo iba dejando que el tiempo opere sobre sus viejas heridas y apostando a que un pasado negro quedara definitivamente atrás. La prédica de las Bonafini de este siglo enterró aquel intento de paz. Ese odio repugnante, visceral, intransigente triunfó. A los codazos se hizo espacio en los huecos elevados del poder y desde allí se enseñoreó en el rencor, en la rabia y en la negativa a cualquier reconciliación.

En esas almas solo reside una inconmensurable sed de venganza y una incontenible vocación por no dar el brazo a torcer. El documento de la Iglesia no es ningún descubrimiento. La violencia de la Argentina actual no es algo opinable: es la triste realidad, un puerto de llegada al imperio de una terminología, de una postura, de una propuesta frente a la vida.

El gobierno no quiso tenderle la mano a nadie que no fuera propio.

Bajó desde las alturas un lenguaje de intolerancia a la diferencia que es tan evidente como las mentiras económicas. Ningún discurso que convierta en ofendido al ofensor borrará esa realidad que todo argentino imparcial y de sentido común conoce y sufre todos los días, desde hace 11 años.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

14/05/2014

KICILLOF Y LOS PAPAGAYOS DE LA ORTODOXIA

Los heterodoxos postkeynesianos de la Teoría Monetaria Moderna y su choque con la realidad.

Por Jorge Asís (*)

“Es una obsesión de la derecha decir que hay que bajar el gasto público”.
Lo confirma Axel Kicillof, El Gótico. Desde la heterodoxia intelectual con que encara el ministerio de Economía.
Y a los economistas ortodoxos, los “papagayos” según nuestras fuentes, les cuesta replicarle. Primero, porque ya nunca nadie quiere ser asociado a la superstición de la derecha. Pero sobre todo porque ninguno toma los principios de El Gótico con la seriedad que merecerían.
La Doctora considera que Kicillof es genial.
Entonces El Gótico le pasa a La Doctora películas de colores, documentales de Discovery, algo del Canal Encuentro, y hasta algunos dibujitos de Paka Paka. Lo gravitante es que La Doctora se encuentre siempre embelesada con las vueltas artificiales de discurso. Con tramos originales que debieran despertar, al contrario, cierta alarma.
Sin corbata, con egolatría y un vibrante desparpajo, el post keynesiano trafica los principios elementales de la MMT.
Trátase de la Modern Monetary Therory, Teoría Monetaria Moderna. La inspiran estudiosos como Galbraith “junior”, Warren Moslen y sobre todo el americano Randall Wray, que en su momento estuvo en Argentina y hasta se atrevió a componer un ensayo de celebración al Plan Jefas y Jefes de Hogar. Aparte, Randall supo indagar en la simbología del dinero, y en la sustancial crisis del capitalismo que brindará material de inspiración para los próximos cinco o seis siglos.
Para esta línea de pensamiento -que otros llaman “chartalista”- el aumento del gasto público no representa ningún problema grave. Un equívoco que cuenta, apenas, con mala fama, generada por los papagayos ortodoxos del neo liberalismo.
Tampoco es grave, para ellos, los chartalistas, la cuestión del déficit fiscal. Al contrario, lejos de ser el problema, el citado déficit emerge, en determinados casos, como la solución. Y es en apariencia lo que creen estos chicos inquietos y algo relajados que conducen la economía argentina, mientras los economistas formados en otras líneas más bartoleras, como Broda, los tabloneros Melconian y De Pablo, el efectista Cachanosky, Artana o Monteverde, se la pasan el día entero en la divulgación de sus informes estomacales, felizmente superados intelectualmente por nuestros “Tontos pero no Tanto”. Los que ya se enrolaron, según nuestras fuentes, en exclusiva, en La (Agencia de Colocaciones) Cámpora. Por lo menos el Señor Ministro, como lo dijo por televisión Andrés Larroque. Aunque el afortunado Larroque no debe tener la menor idea de la magnitud de los disparates monumentales que esgrimen estos nuevos camporistas.
Por ejemplo Emmanuel Álvarez Agis, El Culata. que es el viceministro de Economía. El Culata considera -y hasta llegó a publicarlo- que “el déficit fiscal no representa ninguna amenaza”. Al contrario, “es una herramienta con la que cuenta el Estado para cumplir el objetivo del crecimiento”.

Inflación: palabra absurda

Como a los muchachos no les asusta para nada la cuestión del “déficit público” y menos el fiscal, tampoco le atribuyen la menor identidad a la inflación. Y distan de otorgarle el componente dramático que los moviliza hasta la insistencia a los papagayos de la ortodoxia. Lo transmitió Kicillof ayer, y con seguridad los economistas estarán demasiado ocupados en sus manganetas de subsistencia. En la siniestra activación del temor hacia los empresarios, que son los únicos culpables de los aumentos, a los efectos de producir el circuito cerrado de la inflación. Dijo El Gótico: “El fenómeno del movimiento de los precios es muchísimo más complejo que esa palabra inflación que tanto usan, y que encapsula una situación que no se da”.
O sólo se da en la fantasía de los interesados papagayos que asustan a los empresarios que trasladan sus julepes hacia la aumentación de los precios, para desconsuelo de la pobre señora que va al supermercado y no tiene la menor idea del MMT.
Ocurre que para Kicillof, Álvarez Agis, El Culata, y Augusto Costa, Pañal Reforzado, la “inflación es una palabra absurda”.
Se explica entonces que La Doctora esté persuadida que ni siquiera hace falta nombrarla. ¿Para qué hablar de la inflación? Es darle entidad.
A esta altura, a La Doctora la entretienen con películas del canal Infinito.
El dinero, por otra parte, es un problema sólo cuando no se lo tiene. Por lo tanto deja de ser un problema para el Estado, que lo tiene siempre. Tienen a entera disposición una imprenta como la de Boudou y pueden generar todo el dinero que quieran.
Es, en definitiva, un cuento de hadas. Ya que el déficit fiscal es un mito y el dinero no vale nada más allá de lo que dice el Banco Central de cada país que vale. En economía esta visión se denomina chartalismo.

Para los monetarios modernos, chartalistas que inspiran la filosofía post keynesiana de El Gótico, El Culata y Pañal Reforzado, hay que emitir tanto dinero como sea necesario. Pese a la reticencia y la mala onda de los papagayos ortodoxos que suponen que el mecanismo de la maquinita inagotable conduce invariablemente a la hiperinflación.
O al otro fantasma neoliberal, que es aún peor. La estánflación, que enarbola Domingo Cavallo, que hasta lanzó para asustar un libro al respecto.
Estanflación vendría a ser la suma combinada de la recesión con la inflación. Es tal vez donde habría que situar la surrealista actualidad de la economía argentina, que se desperdicia en manos de irresponsables ligeramente habilitados para conducir un ateneo de contadores sofisticados. De ningún modo un país a la deriva, que inexplicablemente aún funciona con el tradicionalismo de los yuyitos.

Ideas de derecha

Quienes hayan llegado hasta aquí podrán comprender por qué motivo, para estas alucinadas luminarias de La Cámpora, “reducir el gasto público es una idea de la derecha”. Como es también reaccionario y contrarrevolucionario intentar “el recorte de los subsidios”.
Lo patético es que los muchachos sinceramente creen que “la soberanía del Estado les permite aumentar el gasto indefinidamente”. Generar el déficit que se les ocurra, ya que no es ningún calvario. Apenas un instrumento.
“Como el Estado es quien emite la moneda nunca podrá quedarse sin ella”.
Es la certeza que moviliza a los clásicos del MMT. Pedorreos teóricos que improbablemente comparta, según nuestras fuentes, el actual presidente del Banco Central. Que se sepa, hasta hoy Fábrega no adquirió los versos de los monetaristas modernos. Tal vez influido por los nefastos papagayos, el bancario supone que el camino que marcan los irresponsables nos conduce, en línea recta, hacia algo menos tenso y dramático que el colapso. El ridículo.

Bernardo Maldonado-Kohen

(*) Jorge Asís nació en Buenos Aires en 1946. Es autor de "Flores robadas en los jardines de Quilmes", un best seller de los años '80 que fue llevado al cine en 1985. Además escribió las siguientes novelas: Don Abdel Zalim, El burlador de Domínico (1972). La familia tipo (1974). Los reventados (1974). Carne Picada (1981).  El Buenos Aires de Oberdán Rocamora (1981). La calle de los caballos muertos (1982). Canguros (1983). Diario de la Argentina (1984). El pretexto de París (1986). El cineasta y la partera (y el sociólogo marxista que murió de amor) (1989). La línea de Hamlet o la ética de la traición (1995). Lesca, el fascista irreductible (2000).  Fue representante argentino frente a la UNESCO, secretario de Cultura de la Nación y embajador de la Argentina en Portugal durante el gobierno de Carlos S. Menem. El presente artículo fue extraído de su sitio denominado "Jorge Asis Digital.Com" http://www.jorgeasisdigital.com/

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

13/05/2014

CARLOS MUGICA Y LOS SACERDOTES TERCERMUNDISTA

Por  Agustín Laje Arrigoni (*)

Mucho se ha hablado durante los últimos días sobre el cura tercermundista Carlos Mugica, a raíz del mural que inauguró Cristina Kirchner en su homenaje. La versión oficial cuenta que Mugica fue muerto por la Triple A. Otras campanas indican que el sacerdote fue en realidad asesinado por Montoneros, y pruebas empíricas para apoyar tal tesis no faltan: días antes de ser asesinado, el tercermundista dijo públicamente que “si en este momento recibo una bala, no sé si viene de algún grupo de derecha o de izquierda”[1]. Y como si ello fuera poco, Mugica había sido escrachado en la sección “Cárcel del Pueblo” de la revista Militancia (órgano de prensa montonera), lugar de la publicación dedicado a señalar próximas víctimas (Rucci también fue escrachado allí días antes de ser acribillado). Asimismo, el dirigente peronista Antonio Cafiero contará varios años más tarde que, dos días antes de su asesinato, Mugica le dijo: “A mi me van a matar los Montoneros”.[2]

No obstante, desde estas líneas no nos proponemos ingresar en la discusión de quién mató a Mugica. Al contrario, preferimos reflexionar sobre quiénes fueron los sacerdotes tercermundistas a los que el kirchnerismo homenajea, y qué rol jugaron en los violentos años ´70.

Los orígenes del llamado Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo encuentran su raíz en el Manifiesto de los Obispos para el Tercer Mundo (documento firmado por dieciocho obispos latinoamericanos en los años ´60) donde se adhería explícitamente al socialismo de carácter revolucionario: “Los cristianos tienen el deber de mostrar que el verdadero ‘socialismo’ es el cristianismo integralmente vivido, en el justo reparto de los bienes y la igualdad fundamental de todos. Muy lejos de mostrarnos hostiles sepamos adherir a él con alegría, como a una forma de vida social mejor adaptada a nuestro tiempo y más conforme con el espíritu del Evangelio”.

La infiltración del marxismo en el seno de la Iglesia latinoamericana terminó de concretarse a través de los documentos de la Segunda Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, llevada a cabo en Medellín en 1968. Las conclusiones de la conferencia fueron desopilantes. Por ejemplo, en algunos pasajes se justificaba la violencia empleando argucias análogas a las del discurso comunista: “Que en la consideración del problema de la violencia en América Latina se evite por todos los medios equiparar o confundir la violencia injusta de los opresores que sostiene este ‘nefasto sistema’ con la justa violencia de los oprimidos, que se ven obligados a recurrir a ella para lograr su liberación”.[3] Nótese el lenguaje empleado y sus semejanzas con los recursos discursivos de la izquierda, mezclado con una suerte de justificación de orden evangélica omnipresente en las peroratas de estos sacerdotes desviados que influyeron en gran cantidad de fieles y los confundieron en su misión terrenal.

El Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo fue fundado en mayo de 1967. Desde su primera declaración pública, la organización manifestó la adhesión de sus miembros al socialismo armado: “[sostenemos] nuestra firme adhesión al proceso revolucionario, de cambio radical y urgente de sus estructuras y nuestro formal rechazo al sistema capitalista vigente […] para marchar en búsqueda de un socialismo latinoamericano que promueva el advenimiento del Hombre nuevo”.[4]

El Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo descansaba, como es sabido, en la “Teología de la liberación”. De inequívoco espíritu marxista, la corriente de marras difundía ideas de corte clasista tales como “tomar conciencia de la lucha de clases optando siempre por los pobres”. Entre sus objetivos explícitos, estos clérigos admitían trabajar por la “concientización de las masas acerca de sus verdaderos enemigos para transformar el sistema vigente”. Vale aclarar que este sector apoyó, promovió y hasta participó en fuerzas guerrilleras y terroristas en general como veremos.

Así las cosas, los servicios prestados por los sacerdotes tercermundistas a las organizaciones armadas, en rigor, fueron variados, y van desde el apoyo espiritual e ideológico, hasta el militar. En el primer caso, cabe decir que los clérigos brindaron una especie de justificación moral a la violencia guerrillera, al tiempo que impregnaron de odio a un sinnúmero de jóvenes que luego tomarían las armas, matando y muriendo por las enseñanzas de estos verdaderos profesionales del lavado cerebral. En efecto, la influencia que practicaban sobre la juventud era de tal envergadura, que el ensayista Lucas Lanusse afirma que “casi todos los jóvenes que durante 1970 confluyeron en la organización Montoneros, provenían del campo reformador de la Iglesia Católica”.[5] El ex guerrillero Luis Labraña por su parte confirma que “los curas tercermundistas estaban directamente vinculados a la guerrilla… adoctrinaron ideológicamente a muchos pibes que luego fueron montoneros”.[6]

Los sacerdotes revolucionarios aprovecharon su poder influyente dentro de tres ambientes en particular: las villas miserias donde operaban, los colegios católicos en los que trabajaban y las comunidades juveniles religiosas que dirigían. En estos ámbitos, un común denominador facilitaba la penetración doctrinal que el cura llevaba adelante: tanto la gente humilde de las villas, por su precaria instrucción, como los jóvenes de los colegios o grupos religiosos, por su natural inexperiencia e impulsos de rebeldía propios de la edad, se presentaban más permeables al adoctrinamiento. El trabajo en barriadas humildes efectuado por los tercermundistas será un elemento que luego el historietismo setentista explotará con astucia a los efectos de imponer la idea del supuesto carácter filantrópico de los clérigos, aunque en verdad hayan activado en villas no tanto por “amor a los pobres”, sino porque éstos eran potencial caldo de cultivo para la causa revolucionaria. Sobre ello, el marxista Carlos Altamirano esgrime que la misión de estos sacerdotes entre los pobres “no se trata de hacer cristianos, sino de hacer la Revolución”.[7]

El trabajo de penetración doctrinal entre las juventudes fue de tal envergadura, que quienes más tarde serían jefes guerrilleros de Montoneros recibieron sus primeras influencias políticas por parte de los curas izquierdistas. En efecto, los jerarcas Fernando Abal Medina, Gustavo Ramus y Mario Firmenich se deslumbrarán por el pensamiento de izquierda gracias a su asesor espiritual escolar, el homenajeado padre Carlos Mugica; Emilio Maza e Ignacio Vélez empezarán a militar influenciados por un grupo dirigido por el ex seminarista Juan García Elorrio, del que participaron sacerdotes de la talla de Alberto Carbone; en cuanto a Roberto Cirilo Perdía, si bien también militará con estos últimos, se le conocen estrechas relaciones anteriores con el cura extremista Rafael Yacuzzi.[8] Es menester aclarar que, si bien Mugica tendrá estrecha vinculación con los terroristas en los primeros tiempos de Montoneros y según el propio Firmenich “fue el primero en proclamar que la única solución estaba en la metralleta”,[9] una vez regresada la democracia al país en 1973 intentó desligarse de la guerrilla, lo que le costó la enemistad con los montoneros y más tarde la propia vida.

Pero retornando al lavado cerebral que se practicaba sobre los jóvenes, en el que se combinaban forzosamente conceptos ideológicos con evangélicos, el adoctrinamiento era de tal dimensión que según la ex guerrillera montonera Graciela Daleo, a partir de las charlas con los curas “el pecado comenzó a cambiar de signo: era pecaminoso no aceptar un compromiso social…”.[10] La ex montonera Adriana Robles da un ejemplo concreto al contar que los curas les enseñaban canciones que presentaban un contenido cargado de resentimiento y odio como el siguiente: “Cuándo querrá Dios del cielo, que la tortilla se vuelva que la tortilla se vuelva, que los pobres coman pan y los ricos mierda, mierda”.[11] Con enseñanzas de estos calibres se fueron formando los futuros terroristas. Sostiene el sociólogo Juan José Sebreli que  “el origen de los modernos montoneros estaba en la doctrina igualmente anticapitalista romántica, de ciertos sectores de la Iglesia. Su principal centro de nucleamiento eran los patios de las iglesias parroquiales y los colegios religiosos, la Inmaculada Concepción de Santa Fe o El Salvador de Buenos Aires”.[12] El conocido sacerdote Enrique Angelelli llegó incluso a dar la Santa Misa a los jóvenes delante de una inmensa bandera de Montoneros que exhibía el logotipo del fusil y la tacuara.

A los efectos de promocionar la pretendida compatibilidad entre la Palabra de Dios y la violencia guerrillera, se publicó Cristianismo y revolución, una revista que obró como órgano de prensa de varias organizaciones guerrilleras, dirigida por el ex seminarista Juan García Elorrio y en la que participaron numerosos curas tercermundistas. Entre otras forzadas interpretaciones del evangelio, la publicación llegó a afirmar que “todos –nosotros también- entramos decididamente en el camino de la Revolución. Es nuestra hora. Es la última hora y la primera (…) En definitiva, para todos los revolucionarios la opción del Último día del Evangelio se nos presenta cada jornada como el imperativo fundamental, porque, sencillamente, la Revolución que estamos buscando es la única capaz de dar de comer a los hambrientos, de dar casas a los que no tienen techo, de dar salud a los que están enfermos…”.[13] En otro ejemplar, los tercermundistas expresaban que “en medio de la lucha revolucionaria, que es el signo de nuestro tiempo, hay también un lugar para los cristianos que reconocen en el amor la razón y el fundamento de una nueva violencia que termine con la violencia de cada día, implantada para hacer que los hombres nunca lleguen a ser realmente hombres y por lo tanto nunca lleguen a Dios”.[14] Con rebusques de este tipo y frases al receptor les pueden parecer bonitas y gentiles, se pretendía confundir a los inexpertos feligreses sobre la misión del catolicismo en el mundo.

Va de suyo que la revista de García Elorrio y los sacerdotes tercermundistas, lejos de predicar el amor, estaba plagada de inequívoco lenguaje belicoso y violento: “nosotros tenemos un corazón como un gigantesco fusil apuntando hacia la muerte”;[15] “Jesús baja de la cruz, se terminó el calvario […] se acabó la era de la segunda mejilla”;[16] “…la revolución no sólo está permitida, sino que es obligatoria para todos los cristianos…”.[17] Incluso contaba con una sección titulada “La justicia del pueblo”, donde se festejaban y promocionaban los atentados que los guerrilleros perpetraban. No era para menos, teniendo en cuenta que el referente cristiano de la pretendida revista religiosa no era ni el padre San Maximiliano Kolbe ni Santa Catalina, sino el cura guerrillero Camilo Torres, integrante de la organización narcoterrorista colombiana ELN (socia de las FARC), responsable de repulsivos crímenes. La apología que se hacia de este sacerdote guerrillero llegó al absurdo de considerarlo un “profeta”: “creo que la enseñanza más profunda y durable del gesto de Camilo reside en su carácter profético. El profeta es utilizado por Dios para recordar a su pueblo su pecado (…) el profeta es aquel que señala la injusticia de una sociedad y eso es lo que Camilo ha hecho y es en ese sentido que su gesto fue profético”.[18]

Pero así como la publicación de marras difundía la imagen de Camilo Torres como el cristiano modelo, reivindicaba sin vacilar la de Ernesto Che Guevara, responsable de centenares de muertes, quien paradójicamente, no sólo era ateo, sino que supo autodefinirse como “todo lo contrario de un Cristo”.[19] Cuando se produce la muerte de Guevara (octubre de 1967), los sacerdotes tercermundistas se expresaron con profundo dolor a través de Cristianismo y revolución en los siguientes términos: “Ha muerto con las características de los héroes de leyenda, quienes en la conciencia popular no mueren. Como los judíos del Viejo Testamento creían siempre vivo al profeta Elías, los españoles del Medioevo al Cid Campeador y los galeses a Artús, es posible también que en los años venideros los soldados del Tercer Mundo crean sentir la presencia alucinante del Che Guevara en el fragor de las luchas guerrilleras”.[20] En consecuencia, el Che, de anticristo confeso, pasó a configurar una suerte de héroe cristiano según los dislates de los clérigos agitadores.

Así pues, siguiendo el camino de Torres y Guevara, el grupo que trabajaba en la revista pronto conformó una organización armada conocida como “Comando Camilo Torres”, responsable de variados hechos de violencia durante los `60. Las reuniones de la banda solían hacerse en el Centro Teilhard de Chardin, que dirigía el cura Miguel Mascialino, o en el altillo del citado Carlos Mugica, en la calle porteña Gelly y Obes.[21] Allí participarán, entre otros, Mario Firmenich, Fernando Abal Medina, Carlos Ramus, Carlos Capuano Martínez, Emilio Maza, Ignacio Vélez, Norma Arrostito y, ocasionalmente Roberto Perdía. En síntesis, todos quienes poco más tarde conducirán Montoneros.

Ahora bien, el apoyo de los curas izquierdismo a la guerrilla, como anticipamos, además de darse en el orden espiritual e ideológico, también se daba en lo militar. Cabe destacar que el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo incluso llegó a aportar a un clérigo en calidad de combatiente al grupo fundacional de Montoneros: Elvio Alberione.[22] Entre otros atentados donde su participación se encuentra documentada, el personaje de marras el 17 de octubre de 1968 participó de la colocación de explosivos en el Consejo de Guerra Permanente, el Departamento Central de Policía y la Agencia del diario La Prensa en conjunto con la organización terrorista Lealtad y Lucha (luego conocida como Peronismo de Base);[23] el 26 de diciembre de 1969 colaborará en el robo al Banco de Córdoba de la localidad de La Calera, en Córdoba;[24] el 27 de abril de 1970, Alberione asaltó un puesto de la Policía Federal en Buenos Aires, robando cuatro pistolas 45, una pistola ametralladora, tres chaquetas de policía y chapas de identificación;[25] el militarismo se iba incrementando en Alberione, y de esta forma participará el 1º de julio de ese mismo año en la toma de la ciudad de La Calera. [26] En el hecho, además de robarse numerosos autos, el aludido personaje y los suyos asaltaron un Banco donde sustrajeron la suma de $10.000, destruyeron infraestructura cortando los cableados telefónicos y asaltaron la comisaría de la ciudad. Increíblemente, estos actos criminales fueron luego justificados por el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo a través de una carta pública donde caracterizaban a los terroristas como “elementos sanos y limpios de una juventud revolucionaria que se impacienta y busca la transformación de la sociedad”.[27]

Al poco tiempo del nacimiento público de Montoneros, otro hecho ponía de manifiesto la vinculación, en términos operativos, entre los sacerdotes tercermundistas y los terroristas: el padre Alberto Carbone era señalado como integrante del grupo que secuestró y asesinó al general Pedro Eugenio Aramburu.[28] No era para menos, teniendo en cuenta que se le conocían estrechas vinculaciones con los asesinos, ex miembros de la Juventud Católica Estudiantil (JEC) que conducía Carbone y de la que también participaba Mugica. Además, en poder del sacerdote en cuestión, se había encontrado la máquina de escribir que usaron los terroristas para redactar los comunicados del hecho (a poco de ser liberado será detenido nuevamente por participar del intento de copamiento de la Prefectura de Zárate[29]). A ello debemos sumar que, cuando los terroristas responsables de la muerte de Aramburu fueron abatidos en el marco de un tiroteo con las fuerzas del orden, cinco curas destacaron entre la concurrencia del entierro de los cuerpos: Adur, Mugica, Benítez, Vernazza y Ricchiardelli. Los discursos que pronunciaron reivindicaron abiertamente a los guerrilleros y dejaron entrever los verdaderos lazos que los unían: “Se comprometieron con la causa de la justicia, que es la de Dios, porque comprendieron que Jesucristo nos señala el camino del servicio. Que este holocausto sirva de ejemplo” dijo Mugica. “…perdón a Dios por la muerte de ellos, que fueron asesinados por la Nación, que no supo comprenderlos, darles un camino, calmar su sed de justicia. La sociedad los ha juzgado, castigado y destruido, pero si tienen que responder ahora a la inquisitoria del Señor: -¿Has dado de comer al hambriento y de beber al sediento?-, ellos pueden responder que han dado sus vidas para que en el mundo no hubiera hambre ni sed” agregó Benítez.[30] Las declaraciones rayaban en la tomada de pelo: ¿Acaso “la causa de Dios” es secuestrar y asesinar a un anciano desarmado? ¿Acaso “la Nación” debía premiar a los guerrilleros por instalar el terror en la sociedad?

Con el correr del tiempo y el consiguiente recrudecimiento de la violencia armada, el compromiso y la entrega de los clérigos marxistas para con las organizaciones terroristas se intensificaba a pasos agigantados y muchos de ellos se convirtieron, de asesores y reclutadores, en avezados cuadros militares dispuestos a participar en los más diversos atentados terroristas. Los ejemplos resultan interminables, pero a modo de muestra, cabe citar algunos, como el caso del cura Arturo Ferré Gadea, detenido por engrosar un grupo guerrillero que pretendía crear un foco rural en la localidad tucumana de Taco Ralo.[31] Otro caso digno de destaque lo constituye el del sacerdote Miguel Mascialino, uno de los cuadros más importantes del Comando Camilo Torres, quien recientemente a su incorporación había abandonado los hábitos por necesidades carnales, pero según cuenta Lucas Lanusse, para ese entonces ya había recibido “instrucción sobre armado y colocación de explosivos y participó de un par de operativos en los cuales puso en práctica sus nuevos conocimientos”.[32] Vale agregar asimismo el caso de la monja Guillermina Hagen, cuya frase de cabecera era “solamente por la violencia se podrán cambiar las cosas” (de Camilo Torres), y quien estaba instruida para movilizar armamentos de los guerrilleros y por tal razón en una oportunidad terminó detenida.[33] El ya mencionado Alberione, por su parte, en marzo de 1973 producirá controversia al tirotearse con policías,[34] mientras en 1976 partirá al exilio junto con la Conducción de Montoneros para luego participar de la planificación de la Contraofensiva de 1979. En cuanto a Jorge Adur, resulta interesante poner de relieve que luego de 1976 fue nombrado por los guerrilleros como capellán del autodenominado Ejército Montonero, a la par que el sacerdote Rafael Yacuzzi era designado entre los cuadros de la conducción (Yacuzzi contaba con un prontuario no menor, puesto que fue señalado como uno de los incendiarios del edificio de la municipalidad de Villa Ocampo en 1969).[35] En 1978, Adur dirigió una carta a sus superiores justificando los motivos por los que había aceptado la propuesta de los terroristas, donde afirmaba que “desde la Iglesia a quien todo le debo y por la cual todo lo he perdido, comparto los destinos de los hombres que viven y mueren por los grandes intereses del pueblo. Como en otros momentos no menos dolorosos, pero extremadamente esperanzadores, recuerdo aquella frase evangélica: ‘No hay más grande amor que aquél que da la vida por los suyos, sus amigos’”.[36] Lo que olvidó mencionar el sacerdote, es que aquellos que “vivían y morían” por sus ideales, también mataban a sangre fría a hombres y mujeres, niños y ancianos, militares y civiles, por aquellos mismos ideales. Según el ensayista Norberto Aurelio López, el capellán montonero llegó al grado de “capitán y para determinadas ocasiones solía vestirse con uniforme de combate”.[37] Pero lo cierto es que su militarización era de tal magnitud, que en mayo de 1979 viajó acompañado por los jefes terroristas Mario Firmenich, Fernando Vaca Narvaja y Raúl Yager a Beirut (El Líbano), donde decenas de cuadros guerrilleros estaban recibiendo entrenamiento militar facilitado por los fundamentalistas locales. Cuenta el periodista Marcelo Larraquy que “los combatientes pudieron asistir a la misa de campaña impartida por el padre Adur y confesarse ante él y también relataron a los comandantes sus sensaciones durante el bombardeo”.[38]

Párrafo aparte merece el caso del sacerdote Antonio Puigjané,[39] cuyo desprecio por la democracia se manifestaría incluso durante el gobierno alfonsinista, siendo partícipe en calidad de jerarca del grupo terrorista MTP (Movimiento Todos por la Patria) del cruento ataque al Regimiento de La Tablada en 1989, donde se produjeron las muertes de nueve integrantes del Ejército Argentino y dos policías.

En suma, la responsabilidad que han tenido los sacerdotes como Mugica −a los que el kirchnerismo homenajea− en la vorágine de violencia que caracterizó a los años ’70, es evidente. Sería bueno empezar a discutir con seriedad a quiénes se homenajea, y las verdaderas causas de los homenajes.

 Referencias:

[1] Gorbato, Viviana. Montoneros. Soldados de Menem. ¿Soldados de Duhalde?. Buenos Aires, Sudamericana, 1999, p. 316.

[2] Entrevista a Antonio Cafiero en canal TN, programa Tiene la palabra.

[3] Citado en López, Norberto Aurelio. Con sus propias palabras. La otra parte de la historia reciente que se oculta. Buenos Aires, Edición del autor, 2005, p. 38.

[4] Citado en López, Norberto Aurelio. Con sus propias palabras. La otra parte de la historia reciente que se oculta. Cit., p. 41.

[5] Lanusse, Lucas. Montoneros. El mito de sus 12 fundadores. Buenos Aires, Vergara, 2005, p. 68.

[6] Entrevista de Agustín Laje a Luis Labraña.

[7] Grupo de investigación Carlos A. Sacheri. La primera guerra del siglo XX argentino. Tomo II. Buenos Aires, Espuela, 2008, p. 48.

[8] Lanusse, Lucas. Cristo revolucionario. La iglesia militante. Buenos Aires, Vergara, 2007, p. 103.

[9] Gorbato, Viviana. Ob. Cit., p. 313

[10] Citado en Grupo de investigación Carlos A. Sacheri. Ob. Cit., p. 46

[11] Robles, Adriana. Perejiles. Los otros Montoneros. Buenos Aires, Ediciones Colihue, 2005, p. 26.

[12] Citado en López, Norberto Aurelio. Ob. Cit., p. 151

[13] Cristianismo y revolución. Nº 1, septiembre de 1966

[14] Cristianismo y revolución. Nº 4, marzo de 1967

[15] Cristianismo y revolución. Nº 1, septiembre de 1966

[16] Corresponde a un poema de Julio Huasi. Citado en revista Lucha armada en la argentina. Nº 9, Buenos Aires, 2007

[17] Citado en López, Norberto Aurelio. Ob. Cit, p. 47

[18] Cristianismo y revolución. Nº 4, marzo de 1967

[19] Citado en Márquez, Nicolás. El canalla. La verdadera historia del Che. Buenos Aires, Edivérn, 2008, p. 55.

[20] El artículo corresponde al padre Hernán Benítez. Cristianismo y revolución. Nº 5, noviembre de 1967

[21] Ver Celesia, Felipe. Waisberg, Pablo. Firmenich. La historia jamás contada del jefe montonero. Buenos Aires, Aguilar, 2010, p. 71.

[22] Ver Lanusse, Lucas. Cristo revolucionario. La iglesia militante. Cit., p. 51. Alberione al poco tiempo dejó los hábitos a los efectos de dedicarse con mayor facilidad a la revolución.

[23] Ver Lanusse, Lucas. Cristo revolucionario. La iglesia militante. Cit., p. 229

[24] Ver Celesia, Felipe. Waisberg, Pablo. Ob. Cit., p. 93

[25] Ver Lanusse, Lucas. Cristo revolucionario. La iglesia militante. Cit., p. 231. La noticia fue publicada en diario Clarín, 30 de abril de 1970.

[26] El dato de la participación de Alberione en La Calera es documentado por Grupo de investigación Carlos A. Sacheri. Ob. Cit., p. 77. El ensayista Lucas Lanusse lo responsabiliza también, pero a cargo de la “contención” de los terroristas.

[27] Citado en Grupo de investigación Carlos A. Sacheri. Ob. Cit., p. 77

[28] Cuando se detiene al padre por el hecho, Buenos Aires ya estaba tapizada de carteles con las fotos de Arrostito, Abal Medina y Firmenich, acompañadas por el texto “¡Denúncielos!”. El padre de Firmenich de inmediato se acercó al Departamento Central de la Policía Federal  y declaró que “el padre Alberto Carbone fue el instigador espiritual de los muchachos que iban al Nacional de Buenos Aires. Los convenció de que la solución a la injusticia social era la violencia”. Revista Gente, 23 de febrero de 1984.

[29] Ver Grupo de investigación Carlos A. Sacheri. Ob. Cit., p. 46.

[30] Grupo de investigación Carlos A. Sacheri. Ob. Cit., p. 73.

[31] Ver Acuña, Carlos Manuel. Por amor al odio. La tragedia de la subversión en la Argentina. Tomo I. Buenos Aires, Ediciones del Pórtico, 2002, p. 172.

[32] Lanusse, Lucas. Cristo revolucionario. La iglesia militante. Cit., p. 153

[33] Ver Lanusse, Lucas. Cristo revolucionario. La iglesia militante. Cit., pp. 99-103

[34] Ver Lanusse, Lucas. Cristo revolucionario. La iglesia militante. Cit., p. 52

[35] Ver Lanusse, Lucas. Cristo revolucionario. La iglesia militante. Cit., p. 104

[36] Citado en López, Norberto Aurelio. Ob. Cit., p. 45

[37] Citado en López, Norberto Aurelio. Ob. Cit., p. 44

[38] Larraquy, Marcelo. Fuimos soldados. Historia secreta de la contraofensiva montonera. Buenos Aires, Aguilar, 2006, p. 160

[39] Ver La Nación, Buenos Aires, 13 de junio de 1998.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentilesa de su autor Agustín Laje Arrigoni autor del libro “Los mitos setentistas” es Director del Centro de Estudios Libertad y Responsabilidad.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

13/05/2014

HACE 40 AÑOS MONTONEROS ASESINABA A CARLOS MUGICA – PARTE 1ª

 

Por el Arq. José M. García Rozado (*)

Se cumplieron 40 años del asesinato por parte de Montoneros del Padre Carlos Mugica, un “cura villero” e integrante del “Movimiento de Sacerdotes por el Tercer Mundo”. Peronista confeso y proveniente de una familia aristocrática porteña, cuyo padre fue findador del Partido Conservador y Canciller de Arturo Frondizi, el “cura Carlos” se ordena sacerdote a los 29 años y se relaciona con un grupo de estudiantes católicos del Nacional de Buenos Aires que con los años crean el grupo sedicioso Montoneros. En 1970 empieza a atender la capilla “Cristo Obrero” de la Villa 31. Visita a Perón en Puerta de Hierro antes de su regreso a la Argentina y tras la asunción del Gobierno de Cámpora es nombrado “asesor” de José López Rega en Bienestar Social, a los pocos meses renuncia a dicho cargo y el 11 de Mayo de 1974 al anochecer un “sicario” montonero lo asesina a las puertas de la Parroquia San Francisco Solano de la calle Quesada del barrio de  Mataderos de 15 balazos.

 

El 14 de mayo de 1974, Montoneros comete el segundo asesinato político para cuestionar el liderazgo de Juan Domingo Perón. Tras el asesinato de José Ignacio Rucci aquel 23 de setiembre de 1973, los terroristas sediciosos rompen definitivamente con Perón y con el peronismo al que adscribía férreamente el Padre Carlos Mugica, quien no sólo abandonó el acercamiento que había mantenido con aquellos estudiantes del Nacional de Buenos Aires que a inicios de los años 70 y fines de los 60 habían conformado un grupo de resistencia al gobierno sedicioso e inconstitucional del General Alejandro Agustín Lanusse, y se habían encuadrado a través de la organización Montoneros en el peronismo que desde hacía más de 15 años luchaba a través de lo que luego se denominaría “La Resistencia Peronista”, por el regreso a la Patria de su Líder y Conductor el General Juan Domingo Perón. El 11 de enero de 1972 el padre Carlos Mugica Echagüe en la Revista “7 días” martillaba contra la elíte oligarquica terrateniente y sus cómplices las cúpulas militares encabezadas por el Presidente inconstitucional Teniente General Juan Carlos Onganía.

En el artrículo de marras Mugica no dejaba ninguna duda sobre su pensamiento y su accionar a futuro. Fue muchas veces señalado como un sacerdote subversivo. Sin embargo, Carlos Mugica “el polémico capellán porteño” cree respetar los mandatos de Cristo y descerraja sus iras contra "las jerarquías clericales comprometidas con el dinero, el privilegio y el desorden establecido en todo el país". Es una ráfaga implacable, un martilleo de palabras, la lúcida coherencia que se transmite eléctricamente al gesto en esa permanente y reconcentrada actitud del que amenaza con violentar todos los esquemas -un dogma, una religión, una filosofía- pero repentinamente cede y adopta posiciones expectantes. Rubio, de ojos azules, pulóver de cuello alto y pantalones negros, no parece un sacerdote; sólo los libros que trepan por las paredes de su departamento de un ambiente, en el barrio de Palermo, en Buenos Aires, denuncian la presencia de un miembro de la Iglesia Católica.  Es que Carlos Mugica 39 años, profesor de teología en las facultades de Economía, Ciencias Políticas y Derecho de la Universidad del Salvador y capellán de la parroquia San Francisco Solano, en Villa Luro, a diferencia de la nueva corriente de sacerdotes católicos, prefiere ignorar ese halo paternalista, el status privilegiado que la sociedad se empecina en otorgarle, para dar de sí -espontáneamente, sin premeditación- la imagen de lo que cree ser: “simplemente un hombre común, con toda la riqueza y las limitaciones de los seres humanos”; a lo sumo, siente quizá con más profundidad que sus "hermanos" -palabra habitual en su vocabulario- una problemática responsabilidad, “ser también mensajero de sus conflictos”.

Pero esa humildad, que se refleja inflexivamente en su manera de vivir, no le posibilitó soslayar una creciente popularidad alrededor de su figura. Lo publicaron así sus declaraciones por radio y televisión: "El socialismo -espetó en una de las emisiones del programa Tiempo Nuevo, dirigido por Bernardo Neustadt, en Canal 11- es el régimen que menos contraría la moral cristiana"; lo sacaron del anonimato pronunciamientos tales como el que barbotó cuando Arturo Illia fue elegido presidente de la Nación: "Hoy es un día triste para el país -dijo Mugica el 12 de octubre de 1963-, una parte importante del pueblo argentino ha sido marginado de los comicios y será dirigido por un hombre a quien sólo votó el 18 por ciento de los electores". El fogoso sacerdote reconoce que fue arduo el camino recorrido para que pudiera recalar, finalmente, en esas posiciones, "no extremas -defiende- sino coherentes con la actual actitud de un grupo relevante de obispos de la Iglesia Católica". Nada mejor que transcribir aquella nota de 7 días de inicios de 1970 para desentrañar el pensamiento y el accionar del cura villero el mismo que se negó a acompañar al grupo de la Tendencia y los Montoneros al ser expulsados de la Plaza de Mayo aquel 1º de Mayo de 1974, porque según sus propias palabras “no debían profundizar más la colisión, entre el peronismo y el fin último de aquellos otros que pretendían establecer un plan propio hasta sin Perón”. Disentía con el pensamiento de Mario Eduardo Firmenich quien explicaba: “Si abandonamos las armas –tal como lo pretendía el cura Mugica- retrocederíamos en posiciones políticas. El poder político brota de la boca de un fusil”, parafraseando a Mao Tse Tung.

La entrevista de “7 Días” de aquel enero de 1972 comienza así:

-Sin embargo, cuando usted eligió ser sacerdote no enarbolaba las mismas banderas.  En efecto. Ingresé al seminario hace 18 años, en 1951, y vivía en esa época, el catolicismo individualista, fiel al slogan "salva tu alma". 

-¿Qué significaba para usted ser sacerdote?  Salvar mi alma, es decir: ir al Cielo, buscar la felicidad, esa que está en Dios. Evidentemente era bastante egoísta mi actitud, aunque también entonces cambió radicalmente mi vida, porque fue cuando descubrí la alegría de vivir en Dios. 

-¿Quién es, qué es Dios? Definitivamente, Dios no es una idea sino alguien. Dios es una persona que se entregó totalmente a mí y se dejó matar por mí. Para mí Cristo es mi Señor, mi amigo, mi maestro, mi modelo de vida. Su entrega tiene un valor especialísimo: Dios es un ser que en lugar de servirse del hombre se pone al servicio del hombre y por eso todo hombre que da su vida por los otros sea un ateo, un marxista, o lo que fuere-, ése, verdaderamente se une a Cristo. 

-¿Quién consolidó en usted el cambio de actitud que se atribuye?  Un sacerdote francés, el abate Pierre, de quien todavía recuerdo una frase decisiva: "Antes de hablarle de Dios a una persona que no tiene techo es mejor conseguirle un techo". Es decir que conseguirle techo a una persona ya es hablarle de Dios. No nos olvidemos que Cristo curaba a los enfermos, les daba de comer a los que tenían hambre y de beber a los que tenían sed. Y no lo hacía para que después escucharan el sermón sino porque esa es su manera de amar: agarrando al hombre por entero. Antes de ingresar en el seminario yo tenía una visión maniquea de la existencia. El alma era buena y el cuerpo malo. Eso viene de Platón, y se metió en la Iglesia con San Agustín; aún perdura esa concepción, sobre todo en lo relativo al sexo. Pero estamos viviendo un amplio proceso de liberación para desterrar esa actitud individualista del seno de la Iglesia. Antes, como muchos de mis compañeros que luego también evolucionaron, yo estaba preocupado por la salvación de mi alma. Luego empecé a preguntarme ¿por qué salvar mi alma y no mi cuerpo cuando esa división no es, precisamente, una actitud cristiana? En la Biblia no se habla nunca de alma y cuerpo; la Biblia es un libro muy carnal, muy concreto, en el cual se define al hombre como polvo que respira. 

-¿Qué sucede entonces cuando muere un hombre? Es decir, ¿no es su alma, según las concepciones cristianas, la que asciende al Reino de los Cielos?  Insisto en la falsedad de esa concepción dual. Ningún teólogo podrá decir nunca que, después de muerto el hombre, el alma queda flotando en algún lugar. Es una visión tonta, materialista, de la resurrección. No sabemos mucho al respecto. Toda imagen que podamos tener después de la muerte de un hombre es muy pobre. Sabemos, sí, que vivirá en Dios. Y suponemos que eso significa que va a estar presente como persona en todos los seres.

-Muchos cristianos siguen aferrados a esa concepción maniquea (alma: buena; cuerpo: malo). Y aún más: persisten en adoptar la posición que usted calificó de individualista. ¿A qué se debe?  A una visión distorsionada de la realidad. El cristianismo es esencialmente comunitario. No decimos "padre mío" sino "padre nuestro". Para entender claramente esto basta con acercarse al pueblo. Estar en contacto directo con él. Cuando yo estaba en el seminario iba a un conventillo de la calle Catamarca. Allí viví algo muy especial - trascendente en mi evolución-; precisamente en el contacto con los hermanos míos del conventillo descubrí lo que ahora llamaría el subconsciente de Buenos Aires. El día que cayó Perón fui, como siempre al conventillo y encontré escrita en la puerta esta frase: "Sin Perón no hay patria ni Dios. Abajo los curas". Mientras tanto, en el barrio Norte se habían lanzado a tocar todas las campanas y yo mismo estaba contento con la caída de Perón. Eso revela la alineación en que vivía, propia de mi condición social, de la visión distorsionada de la realidad que yo tenía entonces, y también la Iglesia en la que militaba, aunque ya por esa época muchos sacerdotes vivían en contacto directo con su pueblo.

-¿Qué papel supone usted que jugó la Iglesia en ese momento?  Pienso que entonces algunos sectores de la Iglesia estaban identificados con la oligarquía. No digo que la Iglesia volteó a Perón sino que contribuyó a voltearlo. Pero pienso que también había deterioro en las filas peronistas. Creo que el peronismo perdió fuerza revolucionaria desde la muerte de Evita. 

-¿Cuál cree que debe ser su verdadero compromiso con los argentinos, con su pueblo?  Pienso, siguiendo las directivas del Epicospado, que debo actuar desde el pueblo y con el pueblo: vivir el compromiso a fondo, conocer las tristezas, las inquietudes, las alegrías de mi gente a fondo, sentirlas en carne propia. Todos los días voy a una villa miseria de Retiro, que se llama Comunicaciones. Allí aprendo y allí enseño el mensaje de Cristo. 

-¿Qué mensaje? Los signos concretos del mensaje de Cristo se pueden detectar cuando Él dice: "En esto se conocerá que ustedes son mis amigos, en el amor que se tengan unos a otros". Y el índice de mi adhesión al mensaje de Jesucristo es mi amor real, concreto, palpable, por mis hermanos. 

-¿Cómo se manifiesta, cómo se materializa ese amor? Es muy significativo que el capítulo 25 del Evangelio de San Mateo (versículos del 30 al 46) Cristo hable del Juicio Final en estos términos: "Cuando el hijo del hombre vuelva con sus ángeles a juzgar a los hombres los reunirá a todos en su presencia y va a separar a unos de otros como el pastor separa a las ovejas de los cabritos. Entonces va a decir a los de su derecha: vengan conmigo benditos de mi padre". Ahí se puede pensar, bueno, vengan conmigo benditos de mi padre porque fueron a pie a Luján, o porque tuvieron mucha devoción a San Cayetano, o porque hicieron y cumplieron muchas promesas, o porque dieron limosna a la Iglesia. Pero Cristo no va a decir eso. Va a decir: "Vengan conmigo, benditos de mi padre, porque tuve hambre y me dieron de comer, porque tuve sed y me dieron de beber, porque estuve en la cárcel y me vinieron a ver, porque estuve enfermo y me curaron, porque anduve desnudo y me vistieron". Es decir que en el Día del Juicio Final vamos a encontrar a la derecha de Dios a mucha gente que jamás pisó una iglesia y que sin embargo estuvo toda su vida amando a Jesucristo, porque estuvo amando de una manera eficaz a su prójimo, a sus hermanos. Y, lo contrario, Cristo va a decir a los de su izquierda estas palabras terribles: "Apártense de mí, malditos, al fuego eterno". ¿Por qué? Bueno, ahí podríamos pensar que porque no hicieron la comunión pascual, que porque no dieron limosnas. Y sin embargo, no. Cristo va a decirles: "Yo tuve hambre y no me dieron de comer, tuve sed y no me dieron de beber, estuve en la cárcel y no me vinieron a ver..." Y lo notable va a ser que algunos preguntarán: 'Pero Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y no te dimos de comer?' Y Cristo responderá: "Cada vez que no lo hicieron con uno de éstos". Y es en ese terreno donde se manifiesta mi amor, mi compromiso y el de todo hombre. 

-¿Quiénes cree usted que no se comprometen a ese nivel? Aquellos que ven a un tipo sufrir en la villa miseria y dicen: "pobre". Aquellos que se compadecen pero pasan de largo y siguen viviendo como burgueses. San Agustín fue muy claro al respecto: "Hay muchos que parece que parece que están adentro de la Iglesia y sin embargo están afuera". Es decir: son muchos los que fueron bautizados o tomaron la comunión pero no tienen amor concreto por su prójimo. Son cristianos muertos, no son cristianos. Por eso hay mucha gente que va a comulgar a misa, cree que comulga pero solamente traga la hostia. Cree que recibe la comunión y no se da cuenta de lo que eso quiere decir. Exactamente: común unión. Y si yo voy a recibir la comunión y soy racista, o sectario, o un explotador que oprime a su hermano, me dice San Pablo: "Ingiero el cuerpo del Señor indignamente; me trago y me bebo mi propia condenación". Porque vivir en el egoísmo, eso es el pecado. Aquel que se la pasa contemplándose el ombligo es un pobre hombre que ya tiene el infierno en vida, que vive en el pecado. 

-¿Qué entiende por pecado?  Pecar es negarse a amar. No hay pecado sexual: hay pecado contra el amor. Uno peca sexualmente cuando utiliza a una persona como cosa, como objeto. Por eso aquellos que pretenden decir: "Ah, bueno, pero yo tuve relaciones con una prostituta, para descargarme...", esos pecan doblemente. Están contribuyendo con su actitud a mantener un estado de esclavitud, aunque sea aceptado por la persona a la que esclavizan. 

-Entonces son muchos los cristianos que viven en el pecado, que no aman.  Son todos aquellos que tienen una imagen desfigurada de Dios. Dios es para ellos el gran súper-yo-castrador y viven con Él una relación mítica, supersticiosa, mágica. Para ellos es un Dios que justifica la inmovilidad, un Dios que permite preguntas tales como "¿Y? ¿Qué vamos a hacerle si existen pobres y ricos?". Ése es el Dios que ataca Marx, ése es el Dios que hace creer a algunos que la religión es el opio de los pueblos. La verdadera fe cristiana, la auténtica fe en Cristo hace trizas esa creencia. Tener fe es amar al prójimo, y eso me moviliza a fondo, tanto como para dar la vida por mis hermanos, tanto como para brindarme íntegramente por ellos. 

-¿Inclusive hasta el punto de engendrar la violencia masivamente?  Ese es un problema demasiado complejo. Toda violencia es consecuencia del pecado del hombre, de su egoísmo. Ahora lo que sucede es esto: en concreto encontramos en América Latina - incluso en nuestro país- una situación de violencia institucionalizada. Es la violencia del hambre. Como dice Helder Cámara "El general hambre mata cada día más hombres que cualquier guerra". Es decir que existe la violencia del sistema, el desorden establecido. Frente a este desorden establecido yo, cristiano, tomo conciencia de que algo hay que hacer y me encuentro entre dos alternativas igualmente válidas: la de la no violencia en la línea de Luther King o la de la violencia en la línea del Che Guevara; hablando en cristiano la violencia en la línea de Camilo Torres. Y pienso que las dos opciones son legítimas. Es erróneo tratar de ideologizar el Evangelio. Decir, por ejemplo, como he oído: Cristo es un guerrillero. Él, personalmente, no fue violento, sólo en algunos casos concretos cuando echó, por ejemplo, a los mercaderes del templo a latigazos. Es decir que Cristo fue solamente muy violento contra los ricos y los fariseos. Creo que la versión en cine menos alejada de lo que Él fue da Pier Paolo Pasolini en su Evangelio según San Mateo. 

-¿Pero cuál es, cuál debe ser la actitud del cristiano ante lo que usted llama el desorden establecido, la violencia organizada del sistema?  Del Evangelio no podemos sacar en conclusión que hoy, ante el desorden establecido, el cristiano deba usar la fuerza. Pero tampoco podemos sacar en conclusión que no deba usarla. Cualquiera de las dos posiciones significaría ideologizar el Evangelio, que más que una ideología es un mensaje de vida. Pasará Marx, pasará el Che Guevara, pasará Mao, y Cristo quedará. Por eso pienso que es tan compatible con el Evangelio la posición de un Luther King como la ideología de un Camilo Torres. 

-¿En cuál de esas tendencias se enrolaría usted?  Se me ocurre que actualmente en la de la no violencia. Como dijo Monseñor Devoto: "Yo no soy violento, pero no sé qué va a ser de mí si las cosas siguen así". Pero ojo: pienso que hay muchos que exaltan la no violencia ignorando lo que es. Porque Luther King, uno de sus principales teorizadores, fue asesinado. Es decir: la no violencia no es quedarse en el molde sino denunciar, poner bien de manifiesto la existencia de la violencia institucionalizada. Y para eso también hay que poner el cuero. Pero que esté claro: si yo ante el desorden establecido enfrento lo que llamo la contraviolencia y logro reducir la violencia total, es legítimo que la use. Pero si sólo exacerbo aún más la violencia del sistema contra el pueblo, no puedo menos que pensar que es contraproducente que la utilice. 

-Un cristiano, ¿Tiene derecho a matar?  No lo sé. Lo que sí está claro es que tiene la obligación de morir por sus hermanos. Pienso que tenemos mucho miedo a la violencia por una actitud individualista. De repente nos escandalizamos porque alguien puso una bomba en la casa de un oligarca, pero no nos escandalizamos de que todos los días en las villas miserias o en el interior del país mueran niños famélicos porque sus padres ganan sueldos de archimiseria. La idea fundamental me parece que ésta: el cristiano tiene que dar la vida por sus hermanos de una manera eficaz. Cada uno verá de acuerdo con su ideología, de acuerdo con la valoración particular que haga de la realidad, con la información que tenga, lo que tiene que hacer. 

-¿Cuál debe ser la función de un sacerdote en países desarrollados como Francia, Inglaterra o Italia?  Sin duda la misma que en la Argentina, en Bolivia o en Paraguay. También hay explotadores y explotador en Francia (el subproletariado argelino, el subproletariado español), hay miseria, hay villas de emergencia. Yo a esos países los llamo subdesarrollantes, porque son países que viven de los pobres. 

-¿Qué piensa que deben hacer los sacerdotes en sociedades socialistas? Cumplir con su función habitual: enseñar y amar. Yo no conozco China, pero tengo entendido que allí hay algo positivo: creo que ahora hay 700 millones de chinos que tienen pantalones y antes no sabían que era usarlos. Lo que me preocupa de China es que puede haber algo así como una especie de imperialismo cultural. Es decir, no me gusta que los chinos pretendan exportar su modelo de revolución a todo el mundo. Contra eso tendrían que combatir los sacerdotes, contra el dogmatismo político. Con respecto a los llamados países socialistas de Europa, pienso que son naciones que se encaminan cada día más rápidamente hacia el capitalismo, precisamente porque se metieron con corsé en el socialismo. De todas maneras no me cabe la menor duda de que los pueblos son los verdaderos artífices de su destino y, aunque yo personalmente crea que el sistema menos alejado de la moral y del Evangelio es el socialismo, se me ocurre que en la Argentina tenemos que hacer nuestra revolución, nuestro socialismo, que no necesariamente debe adaptarse a modelos preestablecidos. Además, estoy seguro de que ese proceso pasa, aquí, por el peronismo. 

-¿Cuál debe ser para usted la ingerencia de la Iglesia en cuestiones económicas y políticas?¿Cómo justificar el poder económico, las relaciones de la Iglesia con el dinero?  No se trata de justificar sino de analizar. El gran escándalo del Concilio Vaticano II fue que se tuviera que hablar allí de la Iglesia de los Pobres, cuando lo natural es que si la Iglesia viviera de acuerdo con la orientación clarísima que le dio Jesucristo, de acuerdo a como fue la Iglesia los primeros siglos, cuando todos poseían sus bienes en común repartidos según las necesidades de los fieles, no debería haberse mencionado el asunto. El cristianismo empieza a degradarse cuando se desarrolla el espíritu de propiedad, y al reconocerlo Constantino (año 313) como religión oficial del Imperio, otorgándole a la Iglesia poder político. Lo natural, insisto, en el Concilio Vaticano, hubiera sido que se levantara un obispo y dijera: "Un momento. ¿Por qué la Iglesia de los Pobres? La Iglesia también es de los ricos". ¿Por qué? Porque la Iglesia también tiene que evangelizar a los ricos, entendiendo por evangelizar a los ricos, ayudarlos a dejar de serlo. Lo cual no significa que tire todo por la ventana sino que ponga todos sus bienes al servicio de la comunidad. Es evidente que es un problema, porque si viene un empresario católico y me dice: "Yo que me convertí, padre, yo quiero realmente vivir el Evangelio", no me queda otro remedio que contestarle que cambie radicalmente el enfoque de su empresa, dándole participación efectiva en las ganancias a todos sus trabajadores. Claro, así la empresa se va a fundir en 15 días porque la competencia la mata. Entonces la otra respuesta para un empresario que quiera vivir realmente el Evangelio está en que se platee seriamente el problema de la revolución. 

-Eso es lo mismo que dejar de ser empresario.  No necesariamente. Si Alberto José Armando viene a mí y me dice "yo quiero cambiar" le contesto que bueno, que le saque todo el jugo a los capitalistas que lo rodean y que con su fabulosas inventiva le cree al pueblo situaciones en las que pueda ser realmente protagonista de su destino. 

-A usted se lo acusa de pregonar una filosofía de vida casi rayana en el ascetismo, que no coincide con su manera de vivir, más acorde -se dice- con hombres de su misma extracción social.  Usted ve donde vivo: es un cuarto en una terraza de una casa de departamentos bacana, pero un cuarto al fin. Además es cierto: yo soy de origen oligarca, y eso tiene sus limitaciones. El hecho de que a mí nunca me haya faltado nada talvez haya relativizado mi visión de las cosas. Pero también es cierto que a la oligarquía la conozco de adentro y sé, efectiva, concretamente, cuales son sus corrupciones. De todas maneras a mí no me falta absolutamente nada, pero trato de que me sobren cosas. 

-¿Cuáles son sus carencias afectivas?¿No se siente frustrado como hombre?  No me siento frustrado en absoluto. Pienso que desde el momento en que contraje el compromiso de ser célibe ante Cristo y ante la comunidad me debo a él. Por supuesto el celibato presume una lucha cotidiana. No solamente la lucha en cuanto se refiere al impulso sexual sino en cuanto a la soledad. El problema profundo no es el de la ausencia de contacto carnal, sino la soledad, así, simplemente. Esa es una tensión que vivo permanentemente y por la cual tengo que estar muy sobre mi mismo porque fácilmente se puede desvirtuar mi afectividad. 

-¿Ese es uno de los principales conflictos que originó el éxodo de sacerdotes de la Iglesia?  Pienso que no, que las raíces de la crisis sacerdotal está en otro lado. Pienso que el sacerdote se siente inútil en muchos lugares; es decir: ha perdido el sentido de su vida. Para mí el sufrimiento más grande que puede tener un ser humano es sentirse demás y eso es lo que le pasa a muchos curas.

El pensamiento vivo de Carlos Mugica Echagüe es quizás el principal argumento de todos quienes, como su propia familia –hermanos y padres-, estamos plenamente convencidos de que su asesinato frio y calculado fue un artero mensaje al Presidente Perón de parte de quienes pretendían traicionar al Movimiento Nacional Peronista y a todos los argentinos en general.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Arq. José M. García Rozado (Integrante de la Liga Federal Nacional y del Movimiento Político Sindical José Ignacio Rucci), por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico

13/05/2014

EL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL

Por Gabriel Boragina (*)

"Fondo Monetario Internacional. Agencia especializada de las Naciones Unidas creada en 1945 como parte de los acuerdos de Bretton Woods. Su principal propósito es facilitar la expansión equilibrada del comercio internacional alentando la estabilidad de las tasas de cambio y la cooperación internacional en materia monetaria. El FMI, concretamente, otorga préstamos de corto plazo para equilibrar la balanza de pagos de los países miembros, busca la eliminación de barreras comerciales y auspicia la convertibilidad de las monedas a tasas estables.

Desde el principio de los años sesenta sus miembros, que llegan al centenar, tienen una cuota expresada en dólares americanos que determina su poder de voto y sus derechos como prestatarios y como prestamistas. El Fondo actúa como banquero entre sus miembros, prestándoles las divisas que necesitan: el prestatario las compra con su propia moneda, comprometiéndose a utilizarlas para reducir sus déficits comerciales. En los últimos años el FMI ha cooperado en la renegociación de la gran deuda externa contraída por muchos países en desarrollo, otorgando préstamos a largo plazo y facilitando fondos para la recompra de la deuda por parte de esos países."[1]

Este organismo estatal funciona a la manera de un gran banco central. Es decir, su objetivo real (y el que en los hechos ha venido cumpliendo) consiste en monopolizar la moneda. Los "miembros" de este "banco mundial de bancos" como se lo ha llamado, son gobiernos y no empresas ni particulares. Por lo que se opone tanto al liberalismo como al capitalismo, en tanto estos últimos postulan una moneda libre del control estatal y político.

"Las burocracias internacionales como el FMI y el Banco Mundial financian o ayudan a financiar alegremente a los gobiernos más corruptos del planeta. En realidad la deuda pública significa la inmoralidad de comprometer coactivamente los patrimonios de futuras generaciones que ni siquiera han participado en la elección de los gobiernos que contrajeron la deuda."[2]

Los préstamos que el FMI otorga a los gobiernos del mundo no son, desde luego, financiados con dinero de los burócratas que dirigen y controlan al FMI, y los pagos y cancelaciones que los prestamistas hagan de los mismos tampoco son abonados con dinero proveniente del patrimonio personal de gobernantes y su séquito de burócratas. Todo el movimiento financiero entre el FMI y los gobiernos recipiendarios se hace siempre -y desde 1945- a costa del patrimonio de los habitantes de los países cuyos gobiernos despilfarran sus recursos de esa manera, complicando, como se expresa antes, a varias generaciones posteriores que no intervinieron en las decisiones de terceros ajenos a ellos que, finalmente, los terminarán perjudicando.

Vemos los efectos de la actuación real del FMI:

"Cuando Ferdinand Marcos fue derrocado, dejó a Filipinas con una deuda externa de 26.000 millones de dólares, en gran parte con el Banco Mundial. Una investigación posterior descubrió que, por lo menos 10.000 millones de éstos habían sido “desviados” a cuentas bancarias en Suiza, de las cuales prácticamente nada se recuperó. En 1981, el FMI transfirió 22 millones de dólares al Tesoro de Haití. Luego descubrieron que habían sido retirados por el presidente Duvalier para su uso personal."[3]

Naturalmente, los casos mencionados arriba se multiplican a lo largo y a lo ancho del mundo entero desde la misma creación del FMI, máxima expresión -a mi juicio- del socialismo e izquierdismo monetario más absoluto. Cabe señalar que, en los hechos citados arriba, esos "préstamos" estaban destinados supuestamente a mejorar las condiciones de vida de los filipinos y haitianos. Las únicas vidas que efectivamente mejoraron -como observamos- fueron las de F. Marcos y Duvalier. Pero –insistamos- que estos resultados son los que a diario también se suceden en los demás países desde la misma creación del FMI.

El Fondo Monetario Internacional ocasiona conflictos sociales de gran envergadura, lo que es contrario a un orden liberal/capitalista:

"Si los alimentos se encarecen mensualmente en un 2%, será muy improbable que estalle una rebelión. Significa que en 12 meses el aumento asciende a más del 26%. Pero si el aumento se diera de una sola vez, no se podría imponer sin protestas ni disturbios.

Ejemplo: muchos países, como Túnez, Indonesia y Tailandia, tuvieron experiencias con el aumento radical de los precios de los alimentos básicos por presión del FMI o del Banco Mundial; una estrategia de pequeños pasos hubiera podido evitar los disturbios y las luchas."[4]

Debe recordarse que en un sistema liberal-capitalista (o capitalista-liberal, que es lo mismo, al fin de cuentas) el precio de los alimentos (o de cualquier otro bien o servicio) no sube, sino que tiende a permanecer en su nivel, e inclusive a bajar, por efecto de la mayor oferta que –a su turno- es el necesario resultado de la libre competencia entre los productores del bien en cuestión.

"No se pueden exagerar los efectos del imperialismo occidental, real o supuesto, en el surgimiento del fundamentalismo. En muchos países del Tercer Mundo, el comercio internacional y el sector secular del intercambio de conocimientos, la transferencia de tecnologías, la industria moderna y la actuación del FMI y del Banco Mundial aparecen como acciones explotadoras, colonialistas de las potencias occidentales."[5]

El FMI representa, en efecto, un verdadero fundamentalismo de orden monetario, de explotación monetaria y crediticia, que el partidario de una sociedad libre o abierta combate enérgicamente.

El Fondo Monetario Internacional es instrumento de corrupción:

"Aparentemente hay un alto riesgo de corrupción... Tal es el caso, por ejemplo,...cuando aportadores internacionales de fondos (FMI, Banco Mundial, UE, etc.) inician grandes proyectos de desarrollo"[6]

Es por eso que ilustres liberales y excelentes pensadores pro-capitalistas han postulado el cierre definitivo de estos organismos estatales internacionales.  

Referencias:

[1]Carlos Sabino, Diccionario de Economía y Finanzas, Ed. Panapo, Caracas. Venezuela, 1991. Voz respectiva.

[2] Alberto Benegas Lynch (h) EL LLAMADO “PENSAMIENTO ÚNICO” pág. 2

[3] Alberto Benegas Lynch (h) – Martin Krause. En defensa de los más necesitados. Editorial Atlántida. Buenos Aires, pág. 335

[4] Schröder, Peter. Estrategias políticas. ISBN 0-8270-4733-9. pág. 115

[5] Schröder, Peter. Estrategias ...ob. cit. pág. 293

[6] Schröder, Peter. Estrategias ...ob. cit. Pág. 300

(*) Abogado - Master en Economía y Administración de Empresas. Egresado de ESEADE (Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas).

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

13/05/2014

IMPUESTO A LAS GANANCIAS: FUENTE DE INSEGURIDAD JURÍDICA PARA LOS TRABAJADORES

Por Guillermo LoCane (*)

A fuerza de decretos, resoluciones, postergaciones e interpretaciones, en los últimos años el impuesto a las ganancias, un tributo complejo de por sí, se ha ido convirtiendo en una muestra más de lo que algunos identifican con cierta inseguridad jurídica reinante en el país. Figura que normalmente se invoca como preocupante para inversores y empresarios, pero que pocos vinculan con la situación de los trabajadores, (y jubilados) a quienes en muchos casos les resulta imposible saber cuánto (y porqué) pagarán anualmente por este gravamen, que originalmente fue pensado para alcanzar principalmente a la renta capitalista, y supletoriamente a los altos ingresos personales del trabajo.

En la actualidad, para saber si se paga y cuánto se paga depende de cuáles fueron los salarios (y haberes) percibidos entre enero y agosto de 2013.

En efecto, aquellos trabajadores cuyos sueldos no superaron los $15.000 brutos en el período mencionado, quedaron “liberados” -a partir de allí- por obra y gracia del decreto 1.242. Esta norma hizo que dejaran de ser relevantes los ingresos que reciben anualmente los asalariados. La capacidad contributiva -pilar de un sistema tributario que quiera ser llamado “progresista”- quedó relegada entre los factores que determinan los que están obligados a afrontar el tributo. Sin dudas que el decreto trajo alivio a millones de dependientes y jubilados que se despidieron (al menos por el momento) del gravamen. Pero también generó una enorme disparidad entre personas que pagan por haber superado apenas el monto establecido en la normativa vigente y que, en muchos casos, no tiene un poder adquisitivo superlativo.

A modo de ejemplo, digamos que un empleado cuya mejor remuneración mensual no superó los $15.000 brutos hasta agosto 2013, no se encuentra sujeto a retención de Ganancias a partir de entonces (sigue vigente), incluso cuando su salario actual supere la citada barrera.

Veamos, el señor “A” percibió sueldos mensuales de $30.000 brutos hasta mayo de 2013, momento en el que se jubila y comienza a percibir mensualmente un haber jubilatorio de $8.000 netos.  El señor “B” que durante los meses de enero a agosto del año pasado percibió sueldos brutos de $14.000 y que a partir de 2014 -por aumentos de paritarias- comienza a cobrar $16.000 mensuales netos.

Suponiendo que ninguno posee cargas de familia, Según el decreto vigente, mientras que el señor ‘A’ abonará $1.432 durante este año por su haber jubilatorio, el señor ‘B’ no pagará Ganancias”. Por otra parte, si un trabajador que ganó más de $15.000 brutos entre enero y agosto de 2013 perdió el empleo a fines de ese año y se reinsertó en el mercado laboral a principios de enero 2014 con una remuneración por debajo -por ejemplo $14.000- deberá tributar.

Todo ello por imperio del decreto mencionado y la Resolución General 3.525, que -hay que decirlo-  en busca de cierta equidad, agregaron complejidad sin resolver cuestiones centrales como el problema del atraso en la tabla de liquidación (artículo 90°). Por todo, quizás haya llegado el momento de empezar a “emprolijar” de verdad un gravamen que, por ser el más  progresivo y progresista, no merece el desprestigio que lo enturbia.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Guillermo LoCane (Contador Público, egresado de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Tributarista, consultor, ha sido asesor en el Senado y actualmente lo es en la Cámara de Diputados de la Nación. Integra el Consejo Académico de la Especialización en Impuestos de la Escuela de Economía y Negocios Internacionales de la Universidad de Belgrano, y es miembro de la Comisión de Estudios sobre Finanzas Públicas del Consejo Profesional de Ciencias Económicas) por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

13/05/2014

SAN ISIDRO LABRADOR 2014

Por Monseñor Ojea (*)

Quiero enviar un saludo cariñoso a toda la diócesis al celebrarse San Isidro Labrador.

La diócesis cuenta con un millón cuarenta y seis mil personas. Fijémonos nosotros la enorme cantidad de hermanos nuestros, de estos cuatro partidos de Vicente López, de San Isidro, de San Fernando y de Tigre, protegidos, caminando junto a San Isidro Labrador.

Como iglesia somos un pueblo peregrino. El pueblo peregrino camina acompañado por el Señor, la Virgen y los santos. Pero la iglesia ha querido siempre elegir un santo que acompañe, proteja  y se acerque de un modo especial a esta comunidad. Y se ha elegido para nosotros a San Isidro Labrador, un santo laico, un santo pobre, un santo trabajador de la tierra, un santo con experiencia en lo que es la paciencia, de ese esperar el fruto de la tierra, un santo de una profunda vida de oración, un santo que amaba verdaderamente a su mujer. Cuántas cosas podemos ver en San Isidro que se traducen y se deben traducir en el estilo y en el modo de vida de nuestra diócesis.

Yo los invito a la procesión y a la Misa de la tarde en nuestra iglesia catedral.

Cómo desearía yo que en otros lugares de la diócesis también se le diera importancia a la fiesta del santo patrono, que da tanto sentido de pertenencia a una iglesia particular.

Que el Señor los bendiga de un modo especial y que San Isidro les traiga grandes bendiciones.

Pidámosle por nuestro trabajo. Él era un trabajador.

Pidámosle por nuestra vida de oración. Él era un hombre que se escapaba para poder tener sus ratos de oración.

Pidámosle ser personas llenas de amor. Era un hombre que amaba de verdad a su mujer, a su familia. Un hombre que entregó su vida por el Señor y por la iglesia en su humildad, en su pobreza.

El Señor nos ha regalado un buen compañero de camino. Dejémonos acompañar por él y pidámosle las gracias que realmente necesitamos, como diócesis, como comunidades, que seguramente él, más cerquita de Jesús que nosotros, podrá alcanzárnosla.

Que Dios los bendiga y que tengan un felicísimo día de San Isidro el 15 de mayo.

(*) Monseñor Oscar Ojea es el Obispo de la Diócesis de San Isidro. 

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

12/05/2014

“NO LINCHE A LOS LADRONES... DEJE DE VOTARLOS”

Por el Dr. Enrique Guillermo Avogadro (*)

“El gobierno es la gran ficción por la que todos tratan de vivir a expensas de los demás”

Frederic Bastiat

El título de esta nota no me pertenece, ya que la imaginó algún ingenioso argentino en marzo, cuando arreciaban los episodios violentos de esa justicia por mano propia que, gracias a Dios, parece que hemos dejado de practicar.

La Iglesia descerrajó sobre el Gobierno, el jueves, un documento que hizo volar por los aires todas las fantasías generadas por los amables almuerzos que SS Francisco compartió con la señora Presidente; hace más de un año que todos los oficialistas, y algunos opositores, vuelven del Vaticano informando que la última recomendación papal que oyeron fue: “Cuiden a Cristina”.

La Conferencia Episcopal Argentina, siguiendo los lineamientos fundamentales que surgen de San Pedro casi a diario, pegó fuerte contra la violencia y enumeró entre sus mayores causas la corrupción gubernamental y el narcotráfico; pese a que, creo, no lo menciona, gran parte de los recursos que provienen de esos males son metabolizados por la industria del juego, tan facilitador del lavado de dinero. El oficialismo, como era de esperar, negó que la Argentina estuviera enferma, como dijeron los obispos, y con ello anunció que no habrá cambio alguno en la conducta, o en la falta de ella, del régimen imperante.

El Jefe de Gabinete, que se ha transformado en la caricatura de quienes lo imitan desde la televisión, fue sometido a un interrogatorio durísimo por parte del Senador Sanz, y quedó sumergido más allá del ridículo, aquella región de la que resulta imposible volver. Sus esfuerzos por ocultar la realidad detrás de números y porcentajes inútiles enumerados a la velocidad del rayo,  fueron vanos y únicamente sirvieron para confirmar las cifras de pobreza e indigencia que informan tanto el Observatorio Social de la UCA cuanto la CGT Azopardo.

Me pareció extraño que el expulsado Coscia se negara a aceptar una embajada tras dejar la Secretaría de Cultura, ya que más temprano que tarde lo veremos desfilando por Comodoro Py por sus inveteradas trapisondas presupuestarias, pero más me lo pareció que, para ocupar el nuevo Ministerio del área, fuera designada Teresa Parodi, cuya primera producción musical fuera auspiciada por el Gobernador militar de Corrientes durante el Proceso. Parece que el Gobierno, del cual están empezando a fugar secretarios de toda índole como ratas por tirante, no encuentra ahora tantos candidatos a bonzos dispuestos a incinerarse, con la obvia excepción de los “pibes para la liberación” millonarios de La Cámpora o aquellos intérpretes musicales que sienten asco y tanto han lucrado durante este período nac&pop.

Todo este cuadro de descomposición me sigue rebotando en el cerebro, ya que pienso en el costo que el país y sus habitantes deberán aún pagar, simplemente porque la Corte Suprema, ahora con seis miembros por la muerte de Carmen Argibay, no está dispuesta a asumir su rol como poder del Estado. Esta semana, el máximo Tribunal de la República, ante la más que demostrada desobediencia del Poder Ejecutivo a sus reiteradas sentencias a favor de los jubilados, 90% de los cuales ya pasa hambre, sólo atinó a instar a la señora Presidente a indicarle al titular de la ANSES, ese otro “pibe para la liberación” de apellido Bossio, que debe cumplir con sus sentencias.

La Diputada Lilita Carrió hizo bien en denunciar al Presidente de la Corte por incumplimiento de los deberes a su cargo, ya que debió ordenar la inmediata detención del funcionario –y de tantos otros, incluida Alicia Kirchner- por desacato, amén de pedir el juicio político de doña Cristina al Congreso, como hubiera debido hacer ya en los casos del Procurador General de Santa Cruz, de la Juez amenazada por la Policía Federal que comandaba Anímal Fernández, del reparto de la torta publicitaria, y varios etc..

Pero, en realidad, es pedirle peras al olmo, ya que el mismo Dr. Lorenzetti se permitió decir antaño y públicamente que la pseudo política de derechos humanos llevada adelante por la familia Kirchner desde 2003 había sido “consensuada” con la sociedad, y permitió las parodias de juicios que hoy mantienen a mil seiscientos anciandos en la cárcel, donde ya han muerto otros doscientos por falta de atención médica; ahora ha descripto al Poder Judicial como “articulador”. Como ello ha negado el rol que la Constitución le adjudica, o sea, ser el intérprete último de su texto y la barrera más importante contra los abusos del Estado sobre los particulares.

El viernes, en Parque Norte, se reunió el nuevo directorio de esa organización ilícita, el P.J. S.A., preparada para conservar el poder y, desde arriba, continuar robando. La foto que reunió a Ottavis, Insfrán, Gioja, Scioli, Urtubey, Uribarri, De Pedro, Randazzo, Caló, Kunkel, Fellner, Rojkes de Alperovich, Tomada, Abal Medina, Navarro, Bossio, Rossi, Anímal, Capitanich, etc., y hasta Zannini, no deja lugar a dudas, ya que confirma –por si fuera necesario- que la inmunda alianza entre el kirchnerismo más rancio y lo peor de los señores feudales de las provincias no tiene nada que ver con la ideología sino con el dinero público, al que todos han sido tan afectos.

Por mi parte, sigo intentando imaginar el país del futuro. Esta semana invité a “Un País Distinto”, el programa que conduzco por el canal Toda La Verdad Primero (canaltlv.com), a uno de los mayores especialistas en comunicaciones con que contamos, el Dr. Henoch Aguiar. Si asiste a dicha emisión haciendo click en https://www.youtube.com/watch?v=l9Nui18J8oc , verá que no sólo hablamos de telefonía e Internet sino que, de su mano, nos adelantamos en el camino que Argentina debería comenzar a recorrer para evitar desaparecer. Si se ha perdido alguno de los cinco programas anteriores, hágamelo saber y le enviaré el link de acceso.

El próximo martes encararemos el difícil y áspero tema de la estructura tributaria que padece nuestro país, de los impuestos regresivos y de la necesidad de recuperar el federalismo fiscal; ya ha comprometido su asistencia el Dr. Guillermo Sandler y estoy aguardando la confirmación de otro especialista que se sumará a la mesa.

Mientras tanto, deberemos continuar transitando por este verdadero calvario al que el kirchnerismo nos ha llevado, y que ha sido tan bien descripto por la Iglesia al señalar que, si no cambiamos el rumbo, el narcotráfico y la corrupción confirmarán que nos hemos convertido en un país inviable. Sólo de nosotros depende evitar ese final.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Dr. Enrique Guillermo Avogadro por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

12/05/2014

VIOLENCIA, POLÍTICA Y PODER

Por Ricardo Lafferriere (*)

¿Es justo vincular al gobierno con la ola de violencia que se está instalando en la Argentina?

Desde esta columna, hace ya varios años venimos alertando sobre el avance de la intolerancia en la convivencia. También advertimos sobre el peligro que el contra-ejemplo del relato oficialista trascendiera hacia la sociedad, que fuera otrora modelo de convivencia en América Latina.

La Argentina era caracterizada por su apertura a aceptar lo diferente, tal vez como efecto beneficioso de la recepción de tantas corrientes migratorias que llegaron buscando nuevos horizontes, ante la crisis y violencia en sus países de origen. En este aspecto, alguna lejana similitud con Australia, Canadá o Estados Unidos parecía ubicar a Argentina como el país de los “pioneros” en el sur de América.

Así lo describen las crónicas de viajeros en tiempos del Centenario, cuando uno de cada cuatro pobladores del país había nacido en el exterior, porcentaje que en la ciudad de Buenos Aires alcanzaba a las dos terceras partes de la población. Hasta mitad del siglo XX, nuestro país recibió a los emigrados judíos perseguidos por los nazis, a los nazis perseguidos por los aliados, a los republicanos perseguidos por los franquistas y a todos corridos por la guerra y el hambre.

Por supuesto que siempre existieron reflejos intolerantes, porque las unanimidades no se llevan bien con las sociedades humanas. El espíritu predominante, sin embargo, seguía el paradigma de la tolerancia y la integración.

En algún momento de comienzos de la segunda mitad del siglo XX el virus de la intolerancia fue sembrado nuevamente. Había comenzado su desborde en  1930, con el golpe que derrocó a Yrigoyen, pero la polarización extrema comenzó en tiempos del segundo gobierno peronista, tal vez como coletazo de la impronta seudofascista de algunos de sus componentes y se profundizó con la Revolución Libertadora con los fusilamientos políticos que habían sido superados con la organización institucional del país, a mediados del siglo XIX. Sin embargo, aún en esos tiempos, la violencia sería la excepción, indudablemente condenada por la opinión mayoritaria. Se daba en el “escenario”, pero no era aceptada por la sociedad. La represión antiperonista en el “escenario” no fue acompañada por la polarización en el cuerpo social, que mostró innumerables hechos de solidaridad con los perseguidos protagonizados por sus antiguos rivales en el seno del pueblo.

La segunda mitad del siglo XX fue el contra-modelo. La creciente intolerancia interna fue acompañada por las proyecciones locales de la Guerra Fría. Insurgencia y Contrainsurgencia terminaron conjugándose con violencia guerrillera y violencia estatal. Inundaron de sangre las calles, sin que ninguno de los protagonistas pudiera reclamar inocencia. La violencia dejó de ser condenada y pasó a ser venerada. Matar dejó de ser pecado y se convirtió en una técnica de lucha. La sublimación llegó con la dictadura, cercana al “mal absoluto”. Sin embargo, la sociedad no expresaba esta polarización. La violencia era un fenómeno, una vez más, del “escenario”.

1983 implicó por eso un hito. Fue la sociedad volviendo por sus fueros, ante ese escenario público que había perdido los valores. Lo lideró una convicción de convivencia expresada en la Constitución, corporizada en el liderazgo de Alfonsín y la propuesta política del radicalismo. La convivencia sería el nuevo “ethos”, con grandes esfuerzos del presidente de entonces para responder con gestos de concordia a las constantes convocatorias a una nueva polarización.

En un hecho sin precedentes dos ex presidentes constitucionales fueron los invitados de honor a la asunción del nuevo gobierno. Viejos rivales del nuevo mandatario, Arturo Frondizi e Isabel Perón, izaron la bandera nacional en la Asamblea Legislativa que le tomó juramento. El candidato derrotado fue invitado por el victorioso a ocupar la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia, ofrecimiento que declinó. La pluralidad de propia Corte fue un ejemplo, con uno solo de sus miembros políticamente cercano a la fuerza de gobierno.

El país comenzó a edificar su democracia y debe reconocerse que hasta la crisis del 2001 la convivencia se impuso sobre la polarización. No hubo en ninguno de los presidentes entre 1983 y 2002 invocaciones a la violencia, la intolerancia o el desconocimiento del adversario.

Hasta 2003. Ahí cambió el papel modélico del poder. La convocatoria a la división, la polarización y la intolerancia se hizo una constante. El “Nosotros” contra “Ellos” reemplazó al “todos juntos”. El relato público perdió mesura, expresándose en alaridos simbólicos y literales. Terminó proyectándose hacia la propia sociedad. No eclosionó allí hasta que las dificultades económicas le dejaron el campo abonado. Pero cuando esas dificultades se mostraron, también lo hizo el espíritu de intolerancia facciosa y personal sostenido en lo intelectual por la construcción teórica del conflicto, actualización de Schmidtt recreada por Laclau y reproducida por Carta Abierta. La visión confrontativa, polarizante y totalitaria que convertía en enemigo a quien pensara diferente volvía a instalarse en la Argentina y hoy vemos sus consecuencias.

Abuelos asesinados, niños abusados y atacados con violencia por sus propios compañeros, peleas sindicales que terminan a los tiros, relato presidencial estimulando la violencia de los barras bravas, devaluación de las buenas conductas y justificación grotesca de los actos delictuales, tolerancia y hasta imbricación con las redes de narcotráfico y de delitos aberrantes, demérito de actitudes valiosas y exaltación del cinismo, la mentira y la violencia, han sumido al país en un grado de tensión en su vida cotidiana que hace décadas no sufría.

Desde la humildad de esta columna apoyamos el espíritu del llamado episcopal. Lo hacemos como laicos, entendiendo que la dignidad del ser humano no puede fragmentarse en religiones, ideologías o identidad de pensamiento. Pero reconocemos que esa convocatoria a una convivencia decente traduce lo mejor de la historia de este pueblo.

Todo lo que refleje, estimule o incite a resolver diferencias a los gritos, a los golpes o a los tiros, es lo peor del país. Sea el discurso presidencial, el exabrupto de un dirigente, la violencia seudo graciosa en algún programa masivo de entretenimientos, la discusión crispada en paneles de la TV, la tolerancia frente al “bullying" o la reacción exasperada en un incidente de tránsito.

Debemos aislar esas conductas, marcarlas y erradicarlas. Es responsabilidad, como en 1983, de todos y de cada uno. La violencia, en la política o en la sociedad, degrada la convivencia porque en el fondo, se apoya en el desprecio a la dignidad intrínseca de los seres humanos. Nada estable ni valioso puede construirse sobre ella. Esta responsabilidad de todos no oculta, sin embargo, la primaria responsabilidad del poder. Éste, con su ejemplo, instala paradigmas que acaban siendo seguidos, para bien o para mal, por la mayoría de la sociedad.

(*) Abogado, Ex Senador y Diputado Nacional, ex Embajador argentino en España.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

12/05/2014

FORTALEZAS Y DEBILIDADES, DESPEDIDOS Y DESPEDIDAS

Por Jorge Raventos

Para Daniel Scioli, el Congreso del Partido Justicialista consumado el viernes 9 en Parque Norte es “el comienzo de una nueva etapa”.

El entusiasmo del gobernador bonaerense se basa, seguramente, en que la fuerza orgánica sobre la que planea asentar su candidatura presidencial el año próximo sale de esa asamblea suficientemente ensamblada como para afrontar los desafíos electorales que tiene por delante.

Es cierto (y decepcionante para Scioli) que a la reunión de Parque Norte no concurrieron ni los gobernadores peronistas de Córdoba, San Luis y Santa Cruz ni los delegados partidarios que les responden. Tampoco asistieron personalidades significativas del peronismo como Carlos Reutemann, los hermanos Rodríguez Saá, el misionero Ramón Puerta o el salteño Juan Carlos Romero.

Esas ausencias señalan, a la fecha, no sólo importantes espacios vacíos en la estructura que Scioli necesitaría para hacer realidad sus sueños presidenciales, sino la posibilidad de que esas fuerzas hoy ausentes terminen enroladas en una fuerza competidora.

El cordobés José Manuel De la Sota, que reconoció mantener “una muy buena relación personal” con Scioli, apuntó sin embargo que “con (Sergio) Massa podemos tener una relación de mayor afinidad en algunas soluciones y en nuestra visión crítica hoy del PJ vegetativo”. Reutemann también se siente políticamente más próximo al Frente Renovador que a un partido justicialista todavía atravesado por la cuña camporista y por su nexo con la estructura K. Así, dos distritos relevantes como Córdoba y Santa Fe se muestran por el momento esquivos a esa construcción.

Pero Scioli avanza paso a paso. La reunión del viernes dejó varias señales que para él son positivas. Referentes del núcleo duro K, como los líderes de La Cámpora, empezaron a aceptar que si el gobernador bonaerense es quien triunfa en las primarias (PASO), apoyarán sin objeciones su candidatura.

En rigor, la proliferación de postulantes destinados a chucear a Scioli o a “bajarle el precio” es probablemente garantía de una victoria más interesante del gobernador. Las encuestas actuales (aunque todavía las PASO estén muy lejos) muestran que la suma de votos por Aníbal Fernández, Florencio Randazzo, Agustín Rossi, Sergio Urribarri y Juan Manuel Urtubey no alcanzaría a igualar el respaldo que obtiene Scioli, pero esos nombres compitiendo en una interna, le darían a la puja una apariencia de intensidad y competencia que la volvería más atractiva y seguramente más concurrida.

El costo de estar tan cerca

Sin embargo, su proyecto mantiene puntos vulnerables. Si en los meses que restan hasta el comicio la situación económica, los dramas sociales o los conflictos derivados de la inseguridad se agravaran y la mala onda pública con el gobierno se incrementara, el gobernador sufriría las consecuencias al estar sostenido en una plataforma en la que el componente kirchnerista sigue siendo notorio (y que podría serlo mucho más si se confirmara el proyecto de incorporar el nombre de Cristina de Kirchner en una candidatura como parlamentaria del Mercosur). Aunque buena parte de la sociedad sabe o intuye que Scioli es algo diferente del modelo y el relato K, en aquellas condiciones debería diferenciarse con mucha más nitidez para evitar la chance de que su candidatura aparezca como un caballo de Troya del kirchnerismo remanente.

Este sector –“el núcleo duro”- retendrá bancas actuales y ocupará puestos en las boletas partidarias. Su misión es mantener vivo el relato y operar como guardaespaldas jurídicos del vértice K, amenazado por las cada vez más extendidas promesas opositoras de constituir, a partir del próximo gobierno, una “Conadep de la corrupción” que investigue irregularidades y manejos opacos de la actual administración.

La propia Presidente se encarga de marcarle el ritmo a ese núcleo duro. El sábado amplificó en un discurso de homenaje al fallecido sacerdote Carlos Mujica (asesinado en los años setenta) críticas a la Conferencia Episcopal Argentina, que venía de cuestionar la violencia e inseguridad reinantes en la actualidad. “Quieren reeditar viejos enfrentamientos”, acusó la señora de Kirchner a los obispos. Lo hizo procurando apoyarse en palabras del Papa y hasta en dudosos argumentos teológicos (“Jesús fue el mayor pecador”, aventuró), como si pretendiera no sólo dar batalla a los obispos sino reemplazarlos en la interpretación de la enseñanza de la Iglesia.

Ese es el tipo de flancos que la forzada convivencia con el kirchnerismo crepuscular le debilita al proyecto presidencial de Daniel Scioli.

Los otros flancos

En verdad, cada una de las ofertas electorales que se perfila con chances para el 2015 debe aún desplegar sus fortalezas y remediar sus debilidades.

Desde su victoria de octubre, Sergio Massa sigue encabezando las posiciones en la mayoría de las encuestas. Ese predominio en la opinión pública, asentado sus iniciativas políticas y en la construcción de sólidos equipos técnicos, no se refleja aún en una estructura de alcance nacional. Fuera de la provincia de Buenos Aires “Massa tiene más aviación que infantería”, resumió un analista: llega bien, particularmente a través de los medios, pero no termina de hacer pie orgánicamente. El tsunami de pases (particularmente desde el PJ), que muchos pronosticaban a partir de su triunfo electoral, no se produjo; no, al menos, en las dimensiones esperadas. Massa sigue primero, pero su evolución se amesetó y volver a subir requiere esfuerzos y diseño estratégico.

La aparición del Frente Amplio panradical y ahora, pese a sus límites, la reorganización en marcha en el PJ son vallas para la expansión del Frente Renovador, que sembraba con expectativas en ambas banquinas.

Además de extensión nacional, Massa debe procurar que la primaria del Frente Renovador no sea un desfile solitario. Necesita que haya puja y competencia: si el cordobés De la Sota inscribiera su candidatura en el espacio de los renovadores, tanto él como Massa se fortalecerían. Pero esa posibilidad aún está en el terreno de las hipótesis.

La aritmética panradical

El no peronismo también mide fortalezas y debilidades. El radicalismo le da al Frente Amplio-UNEN una estructura organizativa nacional. Pero no tienen una figura fuerte para pelear la decisiva provincia de Buenos Aires y, por ahora, tampoco se perfila claramente un candidato de entre el ramillete de figuras con pretensiones.

Eso sí: la suma de sus principales cuatro postulantes (Julio Cobos, Ernesto Sanz, Hermes Binner, Elisa Carrió) supera a Scioli y empara con Sergio Massa. Es decir, le promete al que salga primero de ese espacio, la esperanza de llegar al ballotage.

Por cierto, la suma aritmética de todos los candidatos de UNEN no es, en el plano político, necesariamente transmisible a uno de ellos. La propia Elisa Carrió confesó que ella no votaría a ciertos candidatos de su propio espacio.

No dijo a cuáles.

El Frente Amplio, además, debe definir en la intimidad hasta dónde está dispuesto a ampliar su política de alianzas. Allí se discute qué hacer con el macrismo, pues es posible que sólo sumando las dos vertientes no-peronistas (panradicalismo y Pro) se pueda evitar que la segunda vuelta se resuelva entre dos candidatos peronistas.

Para un amplio sector de la opinión pública asegurar que esto no ocurra es imprescindible. Ese sector aspira a un sistema político equilibrado y, por ese motivo, se sentiría sofocado en caso de que dos candidatos de matriz peronista ocupen el primero y el segundo puesto en los comicios.

Pro: ¿Michetti patea el tablero?

El Pro también tiene sus problemas. Como el massismo, carece de estructura nacional, aunque el empeño que ponen algunos de sus dirigentes (como el presidente del partido,Humberto Schiavone o Rogelio Frigerio, presidente del Banco Ciudad y operador en Entre Ríos) ha abierto puertas en algunos distritos, que se suman a la fuerza santafesina que sigue a Miguel Del Sel.

El principal agujero negro del Pro es la provincia de Buenos Aires, donde no consigue imponer una figura capaz de pelear la gobernación. La vicejefa porteña, María Eugenia Vidal, no hace pie y el intendente de Vicente López, Jorge Macri, parece más interesado en mantener el poder en su municipio y comandar el partido en el distrito bonaerense que en ser candidato en una elección con pocas chances de triunfo.

Si bien se mira, el político del Pro con mejores posibilidades en la provincia es… Mauricio Macri. Pero él no quiere ser gobernador sino presidente, claro.

En tren de inventariar problemas actuales y potenciales, es posible que la tormenta más complicada para el macrismo se esté formando en su bastión porteño. Mauricio Macri y sus hombres de confianza se habrían inclinado por despejar el camino para que el sucesor en la jefatura de gobierno sea Horacio Rodríguez Larreta.

Estos sutiles movimientos han generado una reacción en Gabriela Michetti, que se consideraba destinada a esa misión. Resultado: Michetti ha aparecido en varios programas televisivos insinuando que puede producirse una rebelión en “los partidos políticos (que) divididos, no son representación de la sociedad”.

Michetti está a favor “patear el tablero” para avanzar en un encuentro con lo más amplio posible (en el sector no peronista, claro) que –dice- “no estoy convencida que sea un diálogo entre cúpulas partidarias”, sino más bien un acuerdo entre políticos que tienen coincidencias. Es conocida su muy buena relación con Elisa Carrió y con el radical Ernesto Sanz. ¿Se abre el libro de pases?

Final con despedidas y despidos

Una enfermedad pulmonar se llevó el sábado 10 a la jueza Carmen Argibay y abrió una vacante en la Corte Suprema de Justicia. Argibay llegó a la Corte de la mano del kirchnerismo y acompañó con entusiasmo desde el máximo tribunal todas sus reformas en materia de políticas de género; insinuó en algunas entrevistas que hubiera respaldado propuestas destinadas a facilitar el aborto, pero el oficialismo no llegó a formularlas.

En cambio, Argibay resistió a pie firme las ofensivas del gobierno destinadas a extender su control sobre la Justicia. Habrá que ver ahora si el gobierno se esfuerza por colocar un reemplazante para esa banca que sea más homogéneamente aliado o si admite de hecho que la Corte funcione con los miembros supérstites. Por el momento, las prioridades de la Casa Rosada están en designación de conjueces para reemplazar a magistrados ausentes o recusados, sobre la base de nóminas de acólitos proporcionadas por organizaciones paragubernamentales.

Durante la semana la Presidente despidió a su secretario de Cultura, Jorge Coscia. El funcionario fue, si se quiere, injustamente maltratado. Después de años de probada fidelidad K, se hizo trascender desde la Casa Rosada que se lo apartaba por soplón: por haber informado a algún periodista el poderoso papel del señor Javier Grosman, director de la Unidad Bicentenario, que maneja y gasta la parte del león del presupuesto de Cultura, factura que Coscia estaba forzado a suscribir. Se trata de una acusación improbable: Coscia muy raramente se refería a hechos, prefería moverse en el mundo de la ideología y las opiniones.

Además, el saliente fue ninguneado cuando, en paralelo con su cesantía, se declaró que ahora se iba a “jerarquizar” el área. ¿Hacía falta decirlo? De todos modos, como para probar la impiedad del castigo y su férrea disciplina, Coscia aplaudió su propia exoneración y escoltó a su sucesora –la áspera chamamecera Teresa Parodi – en varios actos. Es evidente que a Coscia se le pagó mal su lealtad al kirchnerismo. Habrá que ver si su reemplazante es capaz de emularlo en ese rubro.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

 

11/05/2014

¡TENGO MIEDO!

Por Malú Kikuchi (*)

Fui educada para no tener miedo, para enfrentar los problemas y encontrarles una respuesta. Es más, mi padre decía que “si no tiene solución, no es problema”. Y no me refiero al hecho de tener respeto por las leyes humanas y las de Dios. Y hoy, tantos años después, muy adulta, tengo miedo.

Y el miedo se me ha vuelto irracional, aunque esté basado en sólidas y serias  razones. Tengo miedo al salir de mi casa, miro a derecha e izquierda para ver si hay algo o alguien sospechoso. ¿Y cómo saber si el chico que avanza con buzo y capucha y jean, igual a como se visten mis nietos, ¿es un buen chico o un chorro que me está acechando? Imposible saberlo. Hay que arriesgarse.

Tengo miedo mientras camino. Aprieto la cartera que lleva el mínimo de plata y la tarjeta indispensables, llevo las llaves en el bolsillo y las toco cada tanto, me dan tontamente la seguridad de poder volver a la cucha. Si tengo suerte. Para entrar, la historia se repite. Siempre con miedo.

Mientras tanto, comprar también es una odisea. Los negocios de mi barrio han sido saqueados varias veces. Finalmente, vuelvo, entera, sin haber sufrido más atropellos que algún empujón de alguien que va apurado o mira hacia otro lado y en vez de pedir disculpas, se acuerda de mi mamá, mal.

No salgo de noche salvo que sea con más gente que me asegure que me van a acompañar de vuelta hasta la puerta de mi casa. Y todas las noches llamo por teléfono a hijos y nietos, uno por uno, para asegurarme que están bien. Y me digo, esto no es forma de vivir. Entonces recuerdo que en los campos de concentración hubo sobrevivientes, y pienso que esto es Jauja comparado con el horror. Pero resignarse no es la solución.

Tengo miedo y no es justo que lo tenga. No forma parte del mundo civilizado tener miedo de todo. Pero lo tengo. Por supuesto que puedo explicarme a  través de la filosofía que se ha ocupado de la violencia, todas las razones posibles para que esta exista. Empiezo con (1)Hobbes: “el hombre es naturalmente violento”, “el hombre es el lobo del hombre”.

Hasta el pacífico (2)Ghandi, inventor de la “no violencia”, decía: ”ningún hombre está exento de violencia”. Y puedo seguir con los filósofos franceses del siglo pasado que diferenciaban “violencia” de “agresividad”. La primera es terrible, se puede y se debe eliminar, dominar, educar; la segunda es inherente a hombres y animales y la consideran como el instinto necesario para  la supervivencia.

Puedo buscar la etimología de la palabra violencia, que viene del latín “violentus”, “vis”, fuerza, “lentus”, continua, o sea fuerza continua. Con raíz indoeuropea, “wei”, fuerza vital”. O el (3)DRAE : acción violenta o contra el natural modo de proceder. No hay explicación que me alcance. Y ya sé que Caín mató a su hermano Abel, acto violento si los hay. Y que siempre hubo violencia. No me alcanza. La violencia que sufrimos hoy acá es “made in Argentina”, nuestra, propia, con demasiadas razones locales para existir.

La corrupción es violencia. El narcotráfico permitido por gente de “arriba” es violencia. La pobreza escondida como cifra, pero a la vista hasta en las calles donde hay colas de personas en las cercanías de las iglesias esperando por un plato de comida, es violencia. Es violencia, porque estamos en Argentina, país ubérrimo y venimos de pasar los mejores 11 años de la economía argentina (gracias a la soja que nos compra China), y tenemos personas ¡con hambre! Los Barras Bravas son violencia, permitida.

Es violencia la impunidad de los ladrones del gobierno que  no son juzgados por la plata que los enriquece, al tiempo que empobrecen a la gente que  tratan de esconder. Es violencia la de los jueces que se han olvidado de la Justicia y están al servicio de los funcionarios. La anomía de todos hacia las leyes, es violencia. La destrucción de las FFAA, es violencia. La inflación, es violencia. La lista de las violencias es infinita. Ende, la sociedad es violenta.

Nadie se escandaliza ante los homicidios, arrebatos, secuestros, salideras, violaciones y todo delito tipificado en el actual código penal. Los fiscales pertenecientes al ministerio público y que en principio están para defendernos,  miran hacia otro lado. Y cuando hacen bien su trabajo se convierten en Campagnoli, chivo emisario del mensaje mafioso que implica algo muy simple: no te metas con Báez, ni con nadie cercano al poder.

Hoy es tema hablar de la violencia en la que estamos inmersos, porque la Iglesia la pone sobre la mesa y los medios se ocupan de ella. Pero estaba desde antes y temo que siga sin solución, mientras el relato la niegue, y eso también es violencia. Mentirle al pueblo es violencia. Tener a la policía como a los caballos con freno y filete, para no dejarlos actuar, es violencia. Y es violencia el porcentaje de FFSS corruptos.

Puedo seguir explicando las razones, hay más. Puedo seguir buscando explicaciones en los filósofos especializados en el tema. Poder, puedo. Pero nada de eso me soluciona el miedo. Sigo con las puertas blindadas, las cierro con llave todo el día, tengo miedo. Y no es normal vivir con miedo en un país que no ha sufrido ningún desastre natural y no ha vivido una guerra, por lo menos desde hace 30 años.

El gobierno no se da por enterado ya que el miedo no forma parte del relato; la violencia no forma parte del relato y todo los que no forme parte del relato, simplemente, no existe. Aunque le roben el BMW a Aníbal Fernández, que ya sabe que la inseguridad no es una sensación. Eso ya pasó. Lo olvidaron. El relato sigue vivo y se niega a ver la realidad. Y la realidad es muy violenta.

Yo tengo miedo. Espero un candidato que se comprometa a darme seguridad, empezando por una CONADEP de la corrupción, que se tome en serio el combate al narcotráfico, que respete la Constitución Nacional en la forma y el fondo. ¿Espero demasiado?

Mientras, tengo miedo.

Referencias:

(1) Thomas Hobbes, inglés, filósofo, 1588/1679, “El Leviatán”.

(2) Mahatma Ghandi, hindú, abogado, filósofo, político, 1869/1948.

(3) DRAE, Diccionario de la Real Academia Española.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Malú Kikuchi por gentileza de su autora.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

11/05/2014

SI ES MILITANCIA NO ES DOCENCIA

Por el Lic. Claudio Valdez (*)

Una noticia periodística resalta la “docencia militante” como carácter de la personalidad de la nueva Ministro de Cultura, nombrada por un reciente “Decreto de necesidad y urgencia”. En principio la cultura no admite como justificación situación “ni de necesidad ni de urgencia”, desde que no es posible imponerla, ni siquiera orientarla bajo esas características. No obstante es atributo diferencial de todos los pueblos e indispensable en cualquier agrupación humana, requiriendo de educación para cultivarla como “forma de vida”. Educación que sin excepción es comunitaria y comienza en la familia, continúa en la escuela, cristalizándose en el trabajo y en la conducta ciudadana. Por principio educación debería excluir a cualquier militancia, por ser estas siempre facciosas.

Por supuesto que la educación demanda docencia, siendo los padres, los maestros, los profesores, los encargados, supervisores y jefes laborales, los jueces, los policías, los sacerdotes, los psicólogos, los médicos quienes mediante transmisión cultural y ejemplos vivenciales deben ser sus mediadores. Esto también incumbe a “todos y todas las personalidades” que se expresan en la actividad pública. Es necesaria esta aclaración para advertir, mal que les pese a demasiados involucrados, que el ejercicio de la política partidista, el sindicalismo o el activismo social son preferentemente “militancia” y que intentar apreciarla como “docencia” es burdo exceso, desde que los objetivos de toda militancia se logran con solo amaestrar adoctrinamientos.

Volviendo a la cultura; no puede considerarse de “necesidad y urgencia” debidas a demandas sociales, la instalación por jerarquización de un nuevo “Ministerio” que incluya las actividades que han venido siendo desempeñadas en el ámbito de una “Secretaría”, como no sea la oportunista aplicación de un ampliado presupuesto para consumo de funcionarios. Ningún fenómeno cultural demanda necesidad y urgencia, mucho menos para una supuesta “participación activa del pueblo argentino en cuanto a consumos culturales”. Lo cultural no es consumo sino “producción de costumbres, tradiciones y valores”, para lo cual necesita recursos materiales ínfimos solo acordes a la dignidad humana.

En tanto para la población, el concreto beneficio de la cultura se manifiesta de modo superior en la convicción y posesión de un distinguido espíritu ético, moral y estético que le proporcione respuestas anticipadas como parte de una eficiente formación personal para transitar hacia un mejor porvenir. El “consumismo cultural” no es más que adicción a modas, recursos e instrumentos que tienden a la imitación y no a la selección inteligente, al adecuado uso, a la libertad de conciencia, al requerido progreso, a la conveniente evolución y a la deseada felicidad de los pueblos.

La cultura es siempre consecuencia de las cotidianas “demandas sociales” que a su vez la generan. Si la pretensión es modificarla, los tiempos para lograrlo nunca pueden responder a ninguna urgencia. Sus tiempos son tiempos antropológicos, en los que la “identidad cultural” se resiste a ser violentada por la ley, decreto o cualquier otro medio de forzamiento o persuasión. La historia demuestra que el Estado, no obstante su poder y capacidad de seducción para condicionar conductas, finalmente termina siendo sometido a la “forma de vida en sociedad” que prefieren compartir los gobernados.

Treinta años de contracultura en La Argentina son confirmación de que a pesar de los despropósitos incurridos, todavía la cultura del pueblo sensato permite la subsistencia material, moral y espiritual de una preferida “identidad cultural nacional”. Aunque la necesidad y urgencia sea requerimiento de una militancia, “ciudadanía” y “docencia” son felizmente superadoras de cualquier “militancia”.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Licenciado Claudio Valdez por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

11/05/2014

HOMBRE, NORMAS, DEGRADACION SOCIAL Y DELITO

Por el Dr. Alberto Néstor Cafetzoglus (*)

Es bueno recordar que la sociedad humana está constituida por hombres. Parece una perogrullada, y quizá lo sea. Pero hay en la cotidianeidad de la relación con las cosas un fenómeno psicológico de olvido de las estructuras esenciales. El pan que comemos a diario, por ejemplo, es algo para comer y nada mas que eso, y queda en el olvido  que está constituido por elementos que vienen de vegetales que se cosechan y se manufacturan para servirlos a la mesa; los individuos con los que nos relacionamos en el día a día, son  personas con los que intercambiamos esto o aquello, de cualquier naturaleza, con la atención prioritariamente puesta en el objeto del intercambio. La condición humana, a la que estamos tan acostumbrados como al pan, por presupuesta, queda generalmente en la periferia.-

Y así ocurre que, cuando debemos mantenernos dentro de la necesaria organización social, no se enfoca con la profundidad y rigurosidad que se necesita al protagonista esencial de aquella, que es el hombre. Dejamos que “eso” quede en manos de pequeños círculos de investigación, o de quienes se ponen a querer gobernar, sea ello por mecanismos democráticos o de fuerza, fuerza que puede manifestarse bruta y frontal, o bien disimularse haciéndonos creer que coparticipamos en la forma democrática.-

En cualquiera de éstos dos últimos casos somos “súbditos” aunque en la hipótesis del disimulo no tengamos  una cabal, generalizada, y profunda comprensión de ello.-

Todavía en la ex URSS hay mucha gente que añora el gobierno brutal de Stalin; gran parte de los habitantes de la Alemania de entonces y de  países satélites , se sentían felices de ser manejados y conducidos de modo absoluto por Hitler; y en varias teocracias del Oriente musulmán los jefes ejercen la autoridad total como señores de horca y cuchillo sobre grandes cantidades de población y con pocas resistencias marginadas y acalladas; mas cerca tenemos los tremendos fenómenos de Cuba y Venezuela como muestras equivalentes. Y algunos seguidores mas “light”.-

Esas sumisiones que complacen a muchos, complacencias sin las cuales probablemente las mismas no habrían sido y no serian posibles, están directamente relacionadas con el hombre y con lo qué es el hombre.-

Seria bueno que cada uno de nosotros, supiésemos lo mas aproximadamente posible qué y como somos, para que no haya lugar a pensamientos mágicos que nos induzcan a error, o a planes y practicas encaminadas a explotar nuestras debilidades y apetencias con la deliberada, pero no confesada finalidad de que nos comportemos como ganado.-

Para ello es necesario que nos eduquemos a nosotros mismos, y que prioricemos la necesidad de educar a las generaciones que vienen tras nuestro, primero desde la familia y luego desde las instituciones educativas de todos los grados.

En general nos olvidamos que evolutivamente tenemos tres cerebros: a)- el reptiliano, el primero en antigüedad, el mas animal, dueño de las acciones impensadas tendientes a saciar nuestras necesidades vitales básicas; b)- el límbico, segundo en aparecer, donde están las emociones, miedo, amor, rabia, celos, necesidad de vivir en sociedad, y los recuerdos arrancando desde los mas elementales y primitivos; c)- el neocortex o cerebro racional. Este tercero, es el más nuevo en la evolución, de ahí la antelación de la expresión “neo”=nuevo. Aquí se desarrolla la conciencia, la capacidad de controlar las emociones y el desarrollo de las capacidades cognitivas.-

Los dos primeras tienen más que ver con la animalidad, mientras que el tercero podría decirse que es la nota típica de la condición humana.-

En el hombre primitivo o “salvaje” u “homo natura” es obvio que actúan principalmente los dos cerebros mas antiguos. Y como nos recuerda Mira y Lopez, aquel es movido “por los ingentes impulsos de preservación y expansión en su ser, que constituyen los complejos dispositivos defensivo-ofensivos y procreadores vulgarmente conocidos bajo el calificativo de instintos de conservación y de reproducción. Estos se acusan a cada momento en nosotros primero en forma de leves ”deseos”,luego de claras “ganas”,y mas tarde, si no son a tiempo satisfechos, de imperiosas e impulsivas “necesidades” de huida, de ataque o de posesión”(Emilio Mira y Lopez “Cuatro Gigantes del Alma”, pag.10, Ed.Lidium, Bs.As.1988).-

Cuando vemos día a día lo que ocurre en el mundo del delito, en todas sus gamas, no nos podemos engañar. No se trata de una “sensación” ni de un ser que ha nacido bueno y la sociedad lo hace malo como se nos ha mentido y se quiere seguir mintiendo, sino de una realidad biológica que se muestra con las mas oscuras, primitivas y poderosas fuerzas en acción.-

Esta realidad está en todos nosotros, desde los mas humildes a los mas poderosos integrantes de la sociedad, abarcativa de gobernantes y gobernados; y por lo tanto resulta que, bajo determinadas circunstancias todos podemos ser delincuentes. (Ese fue el tema-tesis de una película francesa que ví siendo un joven estudiante titulada “Somos todos asesinos”).-

Para que éstas fuerzas  oscuras, primitivas y poderosas no actúen caóticamente en el planeta generando el imperio de aquello de que “el hombre es el lobo del hombre”,es indispensable la existencia de un sistema normativo que sirva o ayude, según expresa Paul Johnson, a “enjaular la bestia”. (“La Historia del Cristianismo”,autor citado, pag. 581, Javier Vergara Editor,1991).-

Ese objetivo lo cumple o intenta cumplir ante todo la norma moral. Y si ella no es suficiente, la norma jurídica que prevé sanciones para el acto antijurídico, creando órganos estatales que tienen el monopolio de la fuerza.-

Respecto de la primera dice Alexis Carrel: “La actividad moral es equivalente a la aptitud que el hombre posee para imponerse a si mismo una regla de conducta, para escoger entre varios actos posibles aquellos que él considera buenos para librarse  de su propio egoísmo y de su maldad”. (“La Incógnita del Hombre”,autor citado, pag.140, Joaquín Gil, Editor, Barcelona,1937).-

La Argentina es el reino de la anomia,y esto ha sido señalado y publicitado con precisas observaciones  e inobjetables razonamientos por escritores muy respetables como Nino,y como Mira entre otros.-

Pero hay que apuntar que no solo tiene la culpa el chancho sino quizás en igual o mayor grado quien le da de comer.-

¿A cuantos de los electores que durante décadas y décadas hemos elegido representantes nos interesa como valor primero para decidir nuestro voto, la supremacía del sistema normativo, los valores distintivos entre lo bueno y lo malo visualizando a los candidatos y sus propuestas?

¿No son quizás muchos los que resignan el trabajo y el esfuerzo del ejercicio de la libertad por la preferencia cómoda de entregar el poder al líder, al “jefe”, que por alguna cuestión de pensamiento mágico se considera providencial? ¿No se advierte que esa forma de designación estimula al elegido a sentir que puede “ir por todo”?

Tanto en éste acto tan importante y trascendental, como cuando se cruza con el automóvil con la luz roja, o se toma velozmente la banquina para avanzar en una ruta embotellada, como en tantas acciones que priorizan al que las ejecuta en desmedro de sus semejantes, lo primero que está fallando es el sentido moral, sea porque la norma no ha sido elaborada,sea porque despreciándola se la quebranta.-

¿Qué es lo que ha fallado en ésta escalada de amoralidad, de anomia, de antijuridicidad?

Creo que nada mas y nada menos que la educación. Primero la familiar, pues donde se falla dentro de la familia en la formación de valores y de normas de conducta, poco o nada pueden hacer la escuela y las universidades y demás institutos u organismos.-

Y segundo la que está a cargo del Estado, sea por los institutos estatales, sea por los que debe de alguna manera fiscalizar.-

Si en lugar de insuflar valores con contenido ético se enseña ideas que parten de “ismos” perversos generadores de anarquía y de caos, y por tanto facilitadores de la condición de ganado para ser arreado, la supuesta “educación” produce un resultado igualmente perverso que es la antítesis de lo que debe ser.-

Y si mas allá de las tareas específicamente docentes, los que tienen la responsabilidad de dirigir y formar, en todas los grados de la tarea, desde los mas superiores a los mas inferiores, (es decir,”gobernar”tomado el vocablo en sentido amplio), descartan el buen ejemplo por la demagogia, la mentira sistemática, la violencia en todo y los intereses bastardos, es decir, en suma, el hacer a un lado las normas morales y las jurídicas, éste mensaje se inscribe en la capacidad cognitiva del tercer cerebro y el resultado es la amoralidad, la anomia, los modos mas o menos anárquicos de la vida social, la corrupción, la violencia y la antijuridicidad en las formas delictuales del Derecho Penal y en las formas extrapenales del resto del sistema de derecho tiñendo nuestras conductas.-

Reconozcamos nuestras realidades y partiendo de ellas encaremos la recuperación a partir de ese reconocimiento. De lo contrario, siempre volveremos a tropezar con la misma piedra.-

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza de su autor, el Dr. Alberto Néstor Cafetzoglus: Abogado - Dr. en Derecho Penal y Ciencias Penales US - Ex Profesor de Derecho Procesal Penal en la Universidad Catolica de La Plata - Presidente del IOPI (Instituto para la Observación y la Prevención de la Inseguridad)

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

11/05/2014

EL INTERIOR YA ESTÁ PARADO

Por Susana Merlo (*)

La conjunción de caída en las ventas  de distintos productos en las grandes urbes (autos, departamentos, viajes, etc.), la suba en el precio de los combustibles a alrededor de los $ 15 por litro,  y las lluvias que frenan la cosecha, además de la resistencia de los productores para vender en “pesos” los granos que cotizan en dólares, ya provocaron una fuerte caída de la actividad económica en buena parte del país.

La tendencia, que inevitablemente se profundizará alcanzando también a las grandes ciudades, ya encendió luces de alerta en sectores  clave y muy mediáticos como el automotriz. Sin embargo, el hecho ya venía siendo denunciado desde el campo y la agroindustria, más especialmente, en los últimos 3-4 años, aunque algunos rubros como la producción láctea comenzó con los llamados de atención en 2004-05; la carne vacuna a partir de 2006, y las frutas en 2006-07.

A pesar de los muy buenos precios internacionales, las demandas se generalizaron en 2008, con el intento oficial de imponer retenciones móviles y luego, ni la excelente coyuntura  internacional para los productos transables de Argentina logró evitar el estancamiento, y hasta el derrumbe de algunas actividades, caso el trigo y la carne vacuna.

La tendencia tampoco se revertirá en este ciclo, entre otras cosas porque, a pesar de la creciente necesidad de dólares que tiene el país (para cubrir abultadas importaciones de energía), se sigue manteniendo el “cepo” a las exportaciones de alimentos, el producto más competitivo que tiene el país.

Y, si a esto se agrega que la demanda del mercado interno también se está debilitando y que los costos de producción son crecientes, no hace falta demasiada ciencia para concluir que se está en un callejón sin salida, con la consecuencia más inmediata de un creciente endeudamiento de las empresas, aumento de convocatorias, y una cantidad de quiebras que pueden incrementarse en forma exponencial a partir de este invierno.

Molinos, usinas, frigoríficos, son solo algunos de los sectores más castigados en las provincias, aunque recientemente, y al igual que los autos,  los fabricantes de maquinaria agrícola también reclamaron correcciones ya que en los primeros meses del año sus ventas ya cayeron cerca del 50%, lo que les significa una capacidad ociosa superior al 40%, porcentaje similar al que sufrieron también los aceiteros en campañas anteriores, a pesar de ser este el principal rubro industrial del país, por inversiones y por exportaciones.

Buena parte de los “pooles” de siembra, grupos de inversores de otras actividades que financiaban extensiones importantísimas de cultivos en el pais, ya se retiraron en la campaña anterior, y los niveles de concentración de la actividad agropecuaria estaría indicando que también muchos productores chicos y medianos, fueron dejando sus campos para orientarse a otros rubros. Pero, si bien el tamaño de las explotaciones creció, por esta misma razón, no ocurrió lo mismo con la producción de casi todos los productos que, en el mejor de los casos,  sigue estancada, cuando no en franco retroceso, incluyendo a la soja que se mantiene entre 50-55 millones de toneladas por año desde 2009.

Los volúmenes de exportación de carne vacuna son los más bajos desde 1975 y, solamente en las provincias del NOA, el retroceso de las ventas al exterior de productos agropecuarios supera el 20%, unos U$S 1.300 millones, desde el pico de 2012.

Frutas, pesca, y hasta el mercado de cueros vacunos cayó, en este caso, resentido por la abrupta merma en la faena y el achicamiento del tamaña de los animales ante el derrumbe de las exportaciones que insumen vacunos pesados, más grandes, versus el mercado interno que prefiere los más chicos.

Naturalmente, el deterioro de la actividad agropecuaria repercute en todos los demás rubros, sobre todo, cuando las localidades son más chicas. Desde los volúmenes de venta de la estación de servicio, hasta la renovación de la flota de camiones, pasando por la venta de departamentos, o hasta la cantidad y destino de los viajes estudiantiles, se ven afectados por el deterioro económico.

Naturalmente, la reversión de semejante proceso no va a ser rápida, y mucho menos inmediata. De hecho, hasta ahora, salvo algunas correcciones parciales y forzadas por las circunstancias, en general el Gobierno prefirió la “profundización” del modelo, a pesar de los –inocultables- desastrosos resultados que viene obteniendo.

Por otra parte, el comienzo del ciclo proselitista que culminará recién a fines del año próximo con el cambio de Gobierno, hace prever que hasta entonces, difícilmente se logrará algún avance significativo y estructural que pare el drenaje de recursos que está sufriendo hoy el país y, especialmente, el deterioro de cada vez mayores grupos sociales.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de la Ingeniera Agrónoma Susana Merlo por gentileza de su autora y Campo 2.0.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

10/05/2014

SERÁ JUSTICIA

Por el Arq. José M. García Rozado (*)

Nuestra Patria transita “el período de transición” más complejo y largo del que se tenga memeria, y cada uno realiza su juego; por lo cual el cristinismo juega las últimas cartas a “perpetuarse” en base a conformar un cuerpo o bancada propia y lo más contundente que pueda ser para lo cual postula a los integrantes de La Cámpora, Unidos y Desorganizados, el sabatelismo, los PC encarnados en Heller y cia. Y otros sectores afines y propios, ytodos ellos no integrantes del Partido Justicialista. ¡Cristina ya eligió a quien imponer como próximo presidente! Y éste no pertenece ni al pejotismo ni a la Alianza UNEN-FAP. Para éste propósito “coloniza la Justicia” en todos los fueros y estamentos y pretende “digitar” las futuras candidaturas de Intendentes, Gobernadores y las de Presidente y/o vice.

Vapuleado en las cámaras legislativas, donde aunque aún mantiene una mayoría ajustada (y que tiende a seguir desgranándose), le cuesta defender las medidas que viene aplicando tras la derrota electoral del pasado 27-O; a la vez, que “la seudo familia judicial” dejó de responderle ciegamente y algunos de sus integrantes –jueces, camaristas y fiscales- van perdiendo su hasta ayer dura “alinieación”, salvo los casos “perdidos” y que conocen su destino de destierro o de “juicio político”. Dentro de éste poder comienzan a verse ciertos indicios de desalineación y de aperturas –a veces exasperantemente lentas- de causas que salpican o repiquetean cada vez más cerca del poder gubernamental, sus socios y testaferros. Fallos como el del juez Alfredo Eugenio López, del juzgado Federal Nº4 de Mar del Plata sobre el confiscatorio impuesto a las Ganancias aplicado a salarios y jubilaciones, o los procesamientos del juez Casanello que excesivamente lento avanza en la causa donde irremediablemente deberá citar a Lázaro Báez y su hijo por la “ruta del dinero K” que tramita bajo la caratula “Báez, Lázaro Antonio y otros s/Encubrimiento…” por ser “claro socio de la familia Kirchner”, más temprano que tarde; son por el momento “indicios claros” de que el poder Judicial irá apartándose del Poder Ejecutivo y preparándose para congraciarse popularmente, como ya lo hiciere anteriormente con Menem y más tarde con De la Rúa.

Los permanentes y contínuos “ataques” a miembros del Poder Judicial –desplazamiento de jueces, fiscales y hasta del ex Procurador Righi- así como las protecciones plagadas de korrupción de jueces como Oyarbide-, terminan siempre en “verdaderas revanchas” para con aquellos actores que habiendo perdido o abandonado el poder ya no representan “peligro alguno”. Es por este único motivo que desde Cristina Fernández hasta el más lúgubre u oscuro funcionario cristikirchnerista, se hallan abocados casi en exclusividad a buscarse la “protección” que los libre de aquel ajuste de cuentas que primará a partir del 10 de diciembre de 2015. El peronismo expresado en el actual “Congreso del Partido Justicialista”, que en muchos casos no alcanzan a divisar las diferencias entre peronismo y Frente para la Victoria –un “invento” de Néstor Kirchner que tuvo que consolidar un poder “no conferido por las urnas” en la elección de 2003-, diferencia que se basa en que, si bien es cierto que el peronismo siempre y por “esencia fue frentista” hoy y desde el 2003 en adelante se diferenció de aquella esencia frentista, en que ahora el “peronismo pejotista” no es el elemento aglutinador y por lo tanto central de éste seudo Frente, sino que por el contrario el FpV nació alrededor de un “personalismo de concepción liberal” encarnado en aquel oscuro e inmoral gobernador sureño. Un hombre que supo ser un “seudo montonero” en sus años juveniles y universitarios, para luego ser un “socio y beneficiario” de los generales golpistas de 1976 logrando a través de esta sociedad contruir una fortuna personal y familiar muy importante –compuesta por más de 126 unidades de vivienda inmoralmente obtenidas por la usura y la complicidad de la famosa (por ese entonces) circular 1050 del BCRA-. Devuelta la democracia tras la derrota militar de Malvinas aquel ya no tan jóven “militante pejotista”, según su definición descalificatoria, se integra a las huestes del Gobernador Arturo Puricelli y logra encumbrarse en la Municipalidad de Río Gallegos logrando desde dicho trampolín, y luego de traicionar a su “jefe político (A. Pricelli)” hacerse de la Gobernación santacruceña en 1991.

Aquel “personalismo individualista” lo llevó a engañar primero y a traicionar luego a su “mentor” como aspirante a la Primera Magistratura, pero esto es ya historia reciente, historia que el cristikirchnerismo acomoda “a su antojo y conveniencia” y que explota miserablemente la causa de los derechos humanos mediante la cooptación dineraria, “mercenariado” de figuras tales como Hebe e Bonafini y de Estela de Carlotto y con la complicidad de algunos miembros de la corporación judicial, esos que desconocieron las leyes de “Punto Final” y la de “Obediencia Debida”, así como desconocieron sesgada y parcialmente la figura Constitucional 2del Indulto Presidencial”, reescribiendo falazmente la historia nacional de los años 70 del siglo XX, donde reivindicaron a los “terroristas sediciosos” , esos a los que Néstor y Cristina nunca pertenecieron, pero a los cuales por conveniencia política coyuntural “reivindican” llegando a la inmoralidad de “revolver el estiercol del pasado” para generar “sediciosos buenos” de aquellos otros “sediciosos malos”, a quienes en forma ilegítima e ilegal llevan a juicios parcializados y donde la justicia se halla ausente porque, no atienden la legalidad reconocida internacionalmente de la ley nacional -declarada inconstitucional por jueces, camaristas y hasta miembros del Supremo tribunal- de Obediencia Debida (Nüremberg, o la Corte Internacional Penal de la Haya que declara al terrorismo de todo tipo como “delito de lesa humanidad” pero solo aplicado para los Comandantes en Jefe o para oficiales de muy alta graduación en el caso de los militares alzados en armas) que además se halla perfectamente avalada constitucionalmente al reconocer la Constitución Nacional a la “Justicioa Militar y su Código” que fuera derogado por un legislativo que actúa como “simple Escribanía del Poder Ejecutivo”.

Pero no perdamos de vista el objetivo de éste artículo, y volvamos al presente inmediato, presente que nos muestra un Ejecutivo y un cierto sector del Legislativo y Judicial buscando guarecerse de las consecuencias judiciales que tendrán sus acciones durante estos 11 años de gobierno K. El peronismo ilegalmente reunido en el Congreso de Parque Norte en el día de hoy no “representa al peronismo que jamás arrió las banderas de Perón y Eva Perón”, ese peronismo que Perón no solo no echó de la Plaza de Mayo aquel 1º de Mayo de 1974, sino que fue el peronismo que acompaño hasta el final al Gobierno Constitucional, democrático y republicano de Juan Perón, y de María Estela Matínez de Perón al fallecimiento del viejo y amado Líder y únco Conductor hasta su derrocamiento aquel trágico 24 de marzo de 1976, donde quedó muy en claro la frase expresada aquel mediodía del 1º de Mayo de 1974 por Perón a los asistentes de “La Plaza de Perón”, “estos estúpidos imberbes y traidores al servicio de los intereses imperialistas de turno…” Perón como el mayor visionario latinoamericano luego del venezolano Miranda del siglo XIX, nos estaba mostrando cuales eran los verdaderos enemigos del pueblo argentino y peronista. Los obsecuentes y amanuences servidores de los imperios –yankee y marxista (URSS)- que venían a destruir mediante el accionar de infiltración –“entrismo”- al Movimiento Nacional Justicialista, por ser éste y ninguno otro, el verdadero representante de los intereses nacionales y populares, al servicio del pueblo y de la Patria. Los presentes son realmente una “minoría” dentro del Movimiento Nacional, y asimismo las ausencias de los congresales de las provincias de Córdoba, San Luis, Santa Fe, Santa Cruz, y amplios sectores de las provincias de Salta, Mendoza, Buenos Aires, Chubut, Entre Ríos, Catamarca y La Rioja crean “muy serias sospechas sobre irregularidades en la constitución del Quorum necesario para sesionar legalmente”.

Pero como venimos diciendo la Justicia, por acomodaticia y lenta exprofeso, quizás termine avalando esta fantochada ideada por la Presidente Cristina Fernández y su “mentor ideológico” y el hombre en las penumbras (a veces ahora suele mostrarse más asiduamente para reacomodar a los indecisos) el maoista Zaninni. Y entonces el peronismo irredento, ese que no se rinde ni claudica en su pensamiento doctrinario buscará desde donde reorganizarse para cumplir con el mandato de aquel “viejo león hervívoro de 1973-1974” que le imponía el recuperar el poder para “ponerlo verdaderamente al servicio del pueblo argentino y latinoamericano”. Quienes hoy erróneamente (o hipócritamente) adhieren al FpV se están alejando a pasos agigantados de la Doctrina Justicialista y en definitiva del pueblo peronista. Le hacen el juego a los mediáticos que buscan desprestigiar no a los “ismos” sino claramente al “Peronismo” –Macri, Carrió, Michetti, Binner, Stolbiser, Bulrich- desde la oposición al régimen, o desde el propio régimen –Kunkel, Conti, Santamaría, Recalde padre e hijo, Cabandié, Alperovich, Zamora, Caló, Andrés Rodriguez, Aníbal Fernández, etc., atc.-. Aquí está hoy el verdadero “enemigo de la reconstrucción patriótica del pueblo (del Hombre y la mujer) y de la Patria misma”; nuevamente como en los 90 durante el menemato los enemigos del entrismo y los del “gorilaje antiperonista” vienen por la destrucción del Movimiento Nacional y habrá que enfrentarlos, porque de triunfar ellos es la Nación y el pueblo, “La Patria”, la que está en juego. Hoy como ayer las herramientas de los enemigos –de adentro y de afuera del Gobierno Cristina Fernández- son la inflación, los salarios como medida de ajuste, el desempleo al que en ésta última década se le sumo, porque lo provocaron abietamente, el narcotráfico y el lavado de dinero.

El concepto de “la grieta” cobra forma en la economía, luego de  haberse entroncado en la política y en lo social, y las realidades tan dispares fueron ganando terreno e intensidad en las últimas semanas. Los mercados financieros “viven una verdadera fiesta”, la baja de la actividad económica saca a la luz los “altisimos costos” que derraman la devaluación de la moneda y las extraordinarias tasas de interés que se dispararon desde diciembre 2013, enero 2014. En esta grieta económica coexisten banqueros de fondos de inversión extranjeros que “llegan para expoliarnos” mediante la compra de bonos argentinos, que ofrecen (como nunca antes)  altísimas rentabilidades increíbles para el resto del mundo y a períodos extremadamente cortos (Boden 2015 ofrece un 8,75% anual en dólares). A la par las suspensiones y despidos obreros (especialmente en el sector construcción y automotriz) ante el 35% de caída de las ventas realizan estragos. La “depresión del consumo interno” sumado a la caída brutal de nuestras exportaciones industriales y de cierto sector granario (trigo, maíz, cebada, sorgo) en el mismo año en que los salarios corren claramente desde atrás a la inflación que se prevé rondee el 38/40% durante 2014, mientras el jecutivo Cristina Fernández no afloja la presión impositiva que ya se adueña de más del 54% del ingreso de cada argentino. Ahora como la oposición lo usó como bandera, CFK cede y se habla de un alza del mínimo no imponible, pero no se piensa tocar la tabla de los porcentajes por lo cual el paliativo será por escasos meses y para muy pocos trabajadores.

La “fiesta financiera” del cristinismo aporrea a la clase media y a las clases medias bajas y bajas, mientras existen bonos que acumulan 26% de suba en dólares en el año, tiene un correlato en la idea del Gobierno Cristina Fernández, pues de la mano de las divisas de la soja (el yuyito de CFK), logró estabilizar, no se sabe por cuanto tiempo, las expectativas devaluatorias; llevamos 100 días de una “nueva convertibilidad de un dólar a $ 8” y las reservas se incrementaron en US$ 1,213 mil millones, logrando la mayor recuperación desde julio de 2010. Recuperación de reservas obtenida de la soja (30% del total de las exportaciones) que definen “una nueva grieta entre economistas y funcionarios” –algunos dentro del funcionariado cristinista- algunos cfreen que con la soja el Gobierno CFK no precisará divisas para cubrir las necesidades del año 2014 y por lo tanto no devaluará con fuerza como lo hiciere en enero; del otro, están los que opinan que luego del mundial de Brasil o bien salen a conseguir dólares afuera (endeudamiento) o bien deberán volver a devaluar y tambien  esta vez acompañada de una fuerte suba de las tasas con el consiguiente aumento de la ya muy presente “recesión con inflación”, la tan temida y peligrosa “estanflación” que nos llevara a la crisis de 2001. “La primavera financiera se está viviendo en este otoño” indica Miguel Bein y podría prolongarse si la trilogía Cristina, Kicillof y Fábrega “profundizan el camino del crédito” tratando de arreglar –si siguen manipulando las cifras del INDEC, no pasaremos la revisión del Art. 4ª del FMI- con el Club de París, abriendo la posibilidad de dólares frescos consecuentemente incrementar el impresionante endeudamiento nacional (Hoy supera los US$ 340 mil millones  lo que implica un 76% del PBI), porque la escazes de dólares se harán sentir con mucha fuerza. El estima un dólar a $ 9,10 para fines de año con una suba post devaluación del 13,7%.

Sica y otros sostienen que por la acumulación de pagos –muy abultados por la importación de energía (US$ 16 mil millones)- “dificilmente los dólares de la soja sean suficientes –y más si los chacareros no se desprenden de la cosecha a la espera de la nueva devaluación- para salvar el presente año” y ni que hablar del 2015. La “grieta” en este punto puede considerarse “primaria y principal” en materia económica para los próximos meses –de aquí al final del mundial Brasil-, en los que Axel Kicillof y Juan Carlos Fábrega, “jugarán su partido” a costa del pueblo argentino; el Gobierno Cristina Fernández entró en pánico cuando las reservas del Central no frenaban su “fuga”, obligándolos a devaluar y subir exageradamente las tasas, hoy y por ese mismo miedo de entonces se encaminan a intentar anclar la divisa en un vano intento de serenar la suba de precios: la Inflación de la que no quieren sentir hablar. El golpe inflacionario de aquella devaluación y la consecuente y lógica caída del salario se está haciendo sentir netamente con la caída del consumo, la recesión instalada y la pérdida de empleo. El objetivo a cumplir por el régimen Cristina Fernández es lograr bajar una inflación que arrancó el año proyectándose sobre el 40% y luego de marzo en torno del 35%, por lo que CFK le ordenó a Kicillof que volviera a dibujar la estadística de abril en un 1,2% para volver a generar una”inflación del INDEC del orden del 30% anual” y volviendo a las andadas cerrarse la posibilidad de arreglos con el FMI y el Club de París. El temor mayor de la Presidente es tener que abandonar la presidencia con el estigma de ser la Presidente del “ajustazo”. La “fiesta del 2010 y 2011 se está pagando desde el 2012 y agravada durante 2014”. Mientras la “fiesta financiera” –similar a la del gobierno sedicioso del golpe militar de 1976- hace ganar cifras impresionantes a la banca que vende los dólares en esta etapa de “mentirosa quietud” y compra jugosos Bonos y Letras que tienen rendimientos usurarios y poco creíbles.

En un país normal colocar pesos al 27% resultaría una pérdida segura frente a una inflación cuyo piso proyectado es del 35% anual, pero aquí, y en los últimos años -2011 a 2014- con  esta economía bimonetaria en la que se transa en pesos pero se ahorra en dólares, el cálculo del rendimiento de las tasas en pesos se “hace contra la quietud forzada del dólar”,  dólar anclado por tes meses, los precios se estarían aquietando un poco nomás por efecto de la retracción del consumo y la pérdida de los salarios, que ya son una total verdad. Pero para Kicillof subir el dólar encabritaría la inflación y el Gobierno Cristina “no está en condiciones políticas de encarar un nuevo salto cambiario”. La pregunta a realizarse seriamente es: ¿hasta que punto se puede seguir abriendo “la grieta”? Cristina tiene ya dos puntos claros: uno es “evitar a toda costa” otra devaluación y si la realidad la superase, que ésta sea lo más moderada posible; el otro es que la contínua caída del consumo y la actividad económica empiezan a agrandar “la grieta” y a poner “en serio riesgo el nivel de empleo”. La nueva pregunta a realizarse, por los antecedentes de infantilismo e incompetencia gubernamental es: ¿Pensará Cristina fernández en otro nuevo escenario de atraso cambiario para intentar una seudo y mentirosa mejora del consumo en la primera mitad del año que viene? Lo que no queda nada claro es cómo aspirar a una divisa atrasada “sin poner las tasas de interés aún más por las nubes”. El vencimiento mayor de deuda es unos días antes de las elecciones y es por US$ 5,5 mil millones, y Cristina ya piensa en “un canje de bonos”, lo que resulta muy dificil de esperar es que ella vaya a tener la voluntad de dejarle un dólar “alto y competitivo” a quien la vaya a suceder. Aquí la pregunta del millón: ¿De dónde saldrán las divisas para que el Gobierno Cristina vuelva a gozar de las mieles de poder retrasar otra vez el precio del dólar frente a una inflación con recesión tan alta como la Argentina?”.

¡Si tuviera la respuesta, sería mago o savio! ¿Usted la tiene?

Adjunto el Documento del Episcopado Argentino por ser muy importante: Texto Completo.

Este es el documento completo titulado "Felices los que trabajan por la paz", que emitió este viernes (9/05) la Conferencia Episcopal Argentina tras finalizar su 107° asamblea plenaria:

1. Como pastores del pueblo de Dios -del que provenimos y al que queremos servir- nos dirigimos a todos los miembros de la Iglesia y a los hombres y mujeres de buena voluntad, para compartir nuestra mirada sobre un aspecto inquietante de la realidad nacional. Constatamos con dolor y preocupación que la Argentina está enferma de violencia. Algunos de los síntomas son evidentes, otros más sutiles, pero de una forma o de otra todos nos sentimos afectados. Queremos detenernos a reflexionar sobre este drama porque creemos que el amor vence al odio y que nuestro pueblo anhela la paz.

2. Son numerosas las formas de violencia que la sociedad padece a diario. Muchos viven con miedo al entrar o salir de casa, o temen dejarla sola, o están intranquilos esperando el regreso de los hijos de estudiar o trabajar. Los hechos delictivos no solamente han aumentado en cantidad sino también en agresividad. Una violencia cada vez más feroz y despiadada provoca lesiones graves y llega en muchos casos al homicidio. Es evidente la incidencia de la droga en algunas conductas violentas y en el descontrol de los que delinquen, en quienes se percibe escasa y casi nula valoración de la vida propia y ajena. La reiteración de estas situaciones alimenta en la población el enojo y la indignación, que de ninguna manera justifican respuestas de venganza o de la mal llamada "justicia por mano propia". La creciente ola de delitos ha ganado espacio en los diversos medios de comunicación, que no siempre informan con objetividad y respeto a la privacidad y al dolor. Con frecuencia en nuestro país se promueve una dialéctica que alienta las divisiones y la agresividad.

3. No se puede responsabilizar y estigmatizar a los pobres por ser tales. Ellos sufren de manera particular la violencia y son víctimas de robos y asesinatos, aunque no aparezcan de modo destacado en las noticias. Conviene ampliar la mirada y reconocer que también son violencia las situaciones de exclusión social, de privación de oportunidades, de hambre y de marginación, de precariedad laboral, de empobrecimiento estructural de muchos, que contrasta con la insultante ostentación de riqueza de parte de otros. A estos escenarios violentos corremos el riesgo de habituarnos sin que nos duela el sufrimiento de los hermanos. Todo lo que atenta contra la dignidad de la vida humana es violación al proyecto de amor de Dios: la desnutrición infantil, gente durmiendo en la calle, hacinamiento y abuso, violencia doméstica, abandono del sistema educativo, peleas entre "barrabravas" a veces ligadas a dirigentes políticos y sociales, niños limpiando parabrisas de los autos, migrantes no acogidos e, incluso, la destrucción de la naturaleza. Hemos endurecido el corazón incorporando estas desgracias como parte de la normalidad de la vida social, acostumbrándonos a la injusticia y relativizando el bien y el mal. Es creciente la tendencia al individualismo y egoísmo, de los cuales despertamos sobresaltados cuando el delito nos afecta o toca cerca. El Papa Francisco señala que "se ha desarrollado una globalización de la indiferencia..." (Evangelii Gaudium 54).

4. Pero no nos ayuda culpar a los demás. Para lograr una sociedad en paz cada uno está llamado a sanar sus propias violencias. Es necesario reconocer las diversas crisis por las que atraviesa la familia, que es la primera escuela de paz. En ella aprendemos la buena noticia del amor humano y la alegría de convivir. Muchos niños y adolescentes crecen solos y en la calle provocando el debilitamiento de los vínculos sociales. Esto también repercute en la escuela. Episodios de violencia escolar se desarrollan ante la mirada pasiva de algunos hasta que es demasiado tarde. Muchos jóvenes ni estudian ni trabajan, quedando expuestos a diversas formas de violencia.

5. La corrupción, tanto pública como privada, es un verdadero "cáncer social" (EG 60), causante de injusticia y muerte. Desviar dineros que deberían destinarse al bien del pueblo provoca ineficiencia en servicios elementales de salud, educación, transporte. Estos delitos habitualmente prescriben o su persecución penal es abandonada, garantizando y afianzando la impunidad. Son estafas económicas y morales que corroen la confianza del pueblo en las instituciones de la República, y sientan las bases de un estilo de vida caracterizado por la falta de respeto a la ley. A ello se agregan mafias del crimen organizado sin freno dedicadas a la trata de personas para la esclavitud laboral o sexual, el tráfico de drogas y armas, los desarmaderos de autos robados, etc.

6. Para construir una sociedad saludable es imprescindible un compromiso de todos en el respeto de la ley. Desde las reglas más importantes establecidas en la Constitución Nacional, hasta las leyes de tránsito y las normas que rigen los aspectos más cotidianos de la vida. Sólo si las leyes justas son respetadas, y quienes las violan son sancionados, podremos reconstruir los lazos sociales dañados por el delito, la impunidad y la falta de ejemplaridad de quienes tenemos alguna autoridad. La obediencia a la ley es algo virtuoso y deseable, que ennoblece y dignifica a la persona. Esto vale también para los reclamos por nuestros derechos, que deben ser firmes pero pacíficos, sin amenazas ni restricciones injustas a los derechos de los demás. Frente al delito, deseamos ver jueces y fiscales que actúen con diligencia, que tengan los medios para cumplir su función, y que gocen de la independencia, la estabilidad y la tranquilidad necesarias. La lentitud de la Justicia deteriora la confianza de los ciudadanos en su eficacia. Algunos profesionales suelen utilizar de modo inescrupuloso artilugios legales para burlar o esquivar la justicia: también esto es inmoral.

7. La cárcel genera en la sociedad la falsa ilusión de encerrar el mal, pero ofrece pocos resultados. El sistema carcelario debe cumplir su función sin violar los derechos fundamentales de todos los presos, cuidando su salud, promoviendo su reeducación y recuperación. Nos duele y preocupa que casi la mitad de los presos no tenga sentencia. La mayoría de ellos son jóvenes pobres y sin posibilidades para contratar abogados que defiendan sus causas. Ningún delito justifica el maltrato o la falta de respeto a la dignidad de los detenidos. Gracias a Dios algunos cumplen la palabra de Jesús: "Estuve preso y me visitaron" (Mt 25,36).

8. Nos estamos acostumbrando a la violencia verbal, a las calumnias y a la mentira, que "socava la confianza entre los hombres y rompe el tejido de las relaciones sociales" (Catecismo de la Iglesia Católica, 2486). Urge en la Argentina recuperar el compromiso con la verdad, en todas sus dimensiones. Sin ese paso estamos condenados al desencuentro y a una falsa apariencia de diálogo.

9. Estos síntomas son graves. Sin embargo, en el cuerpo de nuestra sociedad se encuentran también los recursos para afrontar el paciente camino de la recuperación. Todos estamos involucrados en primera persona. Destacamos, ante todo, el profundo anhelo de paz que sigue animando el compromiso de tantos ciudadanos. No hay aquí distinción entre creyentes y quienes no lo son. Todos estamos llamados a la tarea de educarnos para la paz.

10. Nosotros creemos que Dios es "fuente de toda razón y justicia" y que los peores males brotan del propio corazón humano. El vínculo de amor con Jesús vivo cura nuestra violencia más profunda y es el camino para avanzar en la amistad social y en la cultura del encuentro. A esto se refiere el Papa Francisco cuando nos invita a "cuidarnos unos a otros". Jesús nos enseñó que "Dios hace salir el sol sobre buenos y malos y hace llover sobre justos e injustos" (Mt 5, 45). No hay persona que esté fuera de su corazón. En su proyecto de amor la humanidad entera está llamada a la plenitud. No hay una vida que valga más y otras menos: la del niño y el adulto, varón o mujer, trabajador o empresario, rico o pobre. Toda vida debe ser cuidada y ayudada en su desarrollo desde la concepción hasta la muerte natural, en todas sus etapas y dimensiones. Jesús es nuestra Paz, en él encontramos Vida y Vida abundante. A Él volvemos nuestra mirada y en Él ponemos nuestra esperanza para renovar nuestro compromiso en favor de la vida, la paz y la salud integral de nuestra querida Patria. Jesús nos dice: "Felices los que trabajan por la paz..." (Mt 5,9). Muchos ya lo están haciendo. Hay destacables iniciativas en escuelas, parroquias, clubes, talleres artísticos y otras organizaciones de la sociedad. Los alentamos a seguir siendo instrumentos de paz. Exhortamos particularmente a la dirigencia a desarrollar un diálogo que genere consensos y políticas de estado para superar la situación actual.

11. La Virgen de Luján, presente en el corazón creyente de tantos argentinos y argentinas, nos anima y acompaña en nuestro empeño "...porque cada vez que miramos a María volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño. En ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importantes..." (EG 288)

Asimismo adjunto la répica del Gobierno de Cristina Fernández por una de sus espadas.

Texto : En la conferencia de prensa de la nueva conducción del Partido Justicialista, se encontraban Jorge Capitan, el flamante presidente del Partido Justicialista, y los camporistas José Ottavis y Eduardo De Pedro, que son entristas colocados por CFK. Ante la pregunta sobre el documento de la Iglesia, fue Ottavis el que salió al cruce y expresó "La Argentina no está enferma. Sí vivimos una Argentina enferma de violencia en el 55, en el 76, y en el 2001", dijo. Después de la conferencia Wado De Pedro dijo sobre el documento y expresó "No vi el documento como para responderlo. La Asignación Universal, como otras, medidas, son medidas para que nuestro pueblo sea más digno. Hay cuestiones que faltan, pero la violencia tiene que ver con un montón de cosas, como ocurre en Estados Unidos". José Ottavis, posteriormente admitió que "la inseguridad y la pobreza son temas pendientes". Pero, señaló: "Nadie puede decir que no se hacen cosas".

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo del Arq. José M. García Rozado (Integrante de la Liga Federal Nacional y del Movimiento Político Sindical José Ignacio Rucci), por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico

10/05/2014

SIGNIFICADO E IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN COOPERATIVA

Por Aldo Norberto Bonaveri (*)

Para la doctrina cooperativa, mediante la educación, la sociedad puede llegar a dilucidar que la cooperación es un medio idóneo, para organizarse y desarrollarse colectivamente, mejorar la calidad de vida y concretar expectativas, que individualmente resultan imposibles.

La educación fue fomentada por el cooperativismo desde su génesis misma; cabe recordar que los pioneros de Rochdale, le otorgaron gran importancia a partir de sus comienzos, habilitando en su primer local una sala de lectura en 1849; un lustro después organizaron un departamento a tal efecto, para al año posterior crear su primera escuela para niños, hito que fue amplificado con 5 escuelas más en la misma ciudad inglesa en años posteriores. Si algo faltaba para resaltar el compromiso con la educación de aquellos precursores, basta señalar que la catalogaron como “la séptima regla de oro del cooperativismo”.

Adaptando las definiciones a los tiempos que corrían por entonces en 1966, el máximo organismo del movimiento, la Alianza Cooperativa Internacional “ACI” jerarquiza este principio, aseverando: “Todas las sociedades cooperativas deben tomar medidas para promover la educación de sus miembros, dirigentes, empleados y público en general, en los principios y métodos del cooperativismo desde el punto de vista económico y democrático”.

Para la doctrina cooperativa, mediante la educación, la sociedad puede llegar a dilucidar que la cooperación es un medio idóneo, para organizarse y desarrollarse colectivamente, mejorar la calidad de vida y concretar expectativas, que individualmente resultan imposibles.

Los propósitos sustanciales del cooperativismo a través de la educación están vinculados a: Difundir conocimientos, sobre los principios que cimientan la razón de ser de estas entidades solidarias; trasmitir el espíritu cooperativo; ilustrar sobre sus designios y ventajas, metodologías y perspectivas; fomentar la adhesión y la valoración hacia los ideales del movimiento; explicar la importancia y el potencial del cooperativismo, como así también las posibilidades que el sistema brinda en diferentes emprendimientos solidarios.

El tópico de la educación cooperativa es muy amplio; para los consejeros, resulta el instrumento adecuado para definir con claridad sus facultades y obligaciones en el desempeño de su función; a funcionarios y empleados les posibilita desenvolverse con mayor eficiencia e, interpretar la esencia del cooperativismo; a los socios le brinda la oportunidad de conocer con certeza acerca de sus derechos y deberes; a la vez que a la comunidad toda le permite visualizar los beneficios del esfuerzo propio y la economía solidaria.

La educación cooperativa no se agota en la propagación del conocimiento. Sin bien es básico saber cuáles son los principios y valores, lo sustancial es profundizarlos. La capacitación abarca varios aspectos, variando la focalización en virtud de los diferentes destinatarios.

Orientada a la comunidad, la instrucción cooperativa es más eficiente cuando el sistema de enseñanza es teórico-práctica, la que bien puede ser insertada en los programas generales de educación. No existe impedimento para desarrollarse en ninguno de los niveles, por el contrario es tan positiva en la enseñanza primaria y media, como en la terciaria y universitaria, e indispensable en cursos de especialización en la materia.

Muy útil es complementar las clases convencionales y/o a distancia, con publicaciones y material audiovisual; asimismo es provechosa la concurrencia a conferencias, seminarios, congresos, etc.

Preservando la visión de los pioneros de Rochdale, para el cooperativismo la educación general es un derecho esencial y, por consiguiente le corresponde asumir compromisos, que en la práctica de distinta manera honran muchas cooperativas de diversos puntos del planeta. Así es como con frecuencia se pueden observar contribuciones y apoyos a establecimientos educacionales de su comunidad.

Independientemente de lo valorable que represente tal colaboración, la educación cooperativa es un deber insoslayable. En Argentina la ley 20.337 “Ley General de Cooperativas” estatuye en su artículo 42 que el 5% de los excedentes de cada cooperativa, debe destinarse al “Fondo de Educación y Capacitación Cooperativa”. Al respecto, cabe consignar que numerosas son las entidades solidarias, que en tal concepto, desembolsan montos superiores a lo exigible.

Seguramente para las cooperativas no existe erogación mejor consignada. Naturalmente ello se potencia cuando los recursos para tal fin son empleados con una planificación adecuada, lo que le permitirá el invalorable rédito de capacitar a sus cuadros, asesores, empleados y socios con inquietudes, que a la postre redundará en optimizar la idoneidad de sus consejeros, la formación de futuros dirigentes, el desarrollo de profesionales y funcionarios, como así también la plantilla de trabajadores, con lo que además de actualizarlos y, por ende brindarles las herramientas para ser más eficientes en sus tareas específicas, les posibilitan que en su trato directo con los socios o el público en general, capitalicen las múltiples oportunidades de realizar un ejercicio didáctico y una promoción permanente, o una defensa del sistema y/o la entidad, cuando la circunstancias lo requieran.

Nadie puede desconocer que los empleados mediante un trato eficiente y afable, benefician la imagen de la cooperativa, contribuyendo tanto a su mejor funcionamiento como al crecimiento institucional.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de Aldo Norberto Bonaveri por gentileza de su autor y Pregón Agropecuario.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

10/05/2014

EL TRUCO DE LOS PEREJILES

Por Carlos Mira

El viejo truco de emprenderla contra los giles para hacer un poco de ruido que deje conformes a los que reclaman, mientras, por el otro lado, se deja vivitos y coleando a los responsables principales de los hechos, es lo que parece haberse operado en el juzgado de Casanello con el procesamiento de Leonardo Fariña y Federico Elaskar.

Resulta obviamente más fácil caerle a estos dos “perejiles” que profundizar una investigación sobre el empresario patagónico de las “cavas” domésticas que quién sabe adónde puede terminar.

Empecemos por recordar que de la carátula del expediente original, el nombre de Lázaro había sido eliminado por presión de la Procuradora General Gils Carbo, la soldado de la presidente que según sus propias palabras se puso “su disposición” al asumir su cargo.

La militante de Justicia Legítima movió sus fichas para que en la portada del expediente solo quedaran los nombres del valijero Fariña y del arrepentido de sí mismo Elaskar. Solo la presión de la información pública hizo que el nombre de Báez no pudiera seguir ausente del título de aquel expediente.

De todos modos -dado lo que ahora conocemos- la decisión de sacar al dueño de Austral Construcciones del centro de la investigación ya estaba tomada.

Fariña y Elaskar están procesados por el lavado de casi 60 millones de dólares en una causa que involucró la participación de una cadena de empresas fantasma y que recorrió Panamá, EEUU y Suiza.

El valijero declaró públicamente que él trabajaba para Báez y que ese dinero no le pertenecía a él sino al empresario patagónico. El mediático ex esposo de Karina Jellinek también dio a entender que Báez tampoco era el último eslabón de la cadena en esa generación turbia de fondos.

Es esa escalera ascendente en la averiguación del origen de los fondos la que la Justicia se niega a escalar.

Hay documentación que a esta altura es pública y que ha circulado desde la televisión hasta las manos del fiscal Campagnoli que deja a los procesados de ayer a la altura de unos nenes de pecho cuando se compara su involucramiento con el de otros peces gordos.

Resulta obvio que Fariña y Elaskar han puesto a disposición su “trabajo” (uno su caradurez sin límites y el otro su ingeniaría financiera) para canalizar ciertas operaciones que permitieran sacar dinero al exterior y para volcarlo al circuito legal, pero que no son ni los cerebros ni los generadores de los hechos que terminan produciendo estas avalanchas de fortunas.

La Justicia debería investigar el origen final de los fondos. Casanello se apoya justamente en esos vericuetos para justificar por el momento el no procesamiento de Báez. Pero si la investigación va a continuar algún día por el sendero del sentido común, no caben dudas de que el hilo debería desenredarse hacia las actividades que generaron esos dineros.

Luego, por supuesto, está la ingeniería que constituye empresas aquí y allá para confundir y hacer difícil la trazabilidad de la ruta. Pero el núcleo central de la investigación debería consistir en averiguar qué produjo esas fortunas.

Y es allí donde la investigación a Lázaro Báez puede volverse vidriosa. El empresario patagónico que era oficial de cuentas del Banco de Santa Cruz tenía una amistad muy cercana con los Kirchner, fundamentalmente con Néstor. Fue el ex presidente el que lo sacó del Banco para aprovechar todo el conocimiento que Báez tenía de la gente con deudas en Santa Cruz. Con esa base de datos Kirchner se constituyó en un financista paralelo al sistema financiero oficial de la provincia. Hasta aquellos días se remonta su amistad.

Cuando Kirchner llega al gobierno Báez se transforma milagrosamente en un empresario de la construcción con una capacidad admirable para ganar licitaciones.

Si bien Casanello fundamentó su decisión respecto de Elaskar y Fariña en el hecho de que se trata de operaciones realizadas en el mercado local y que, respecto de Báez, aún está esperando información internacional, lo cierto es que unas operaciones (las de expatriación de capitales en la que está acusado Báez) no podrían ser posibles sin las otras.

La señal dada ayer por la Justicia ayer parece dar validez a la versión más farándulezca de los episodios sin vocación por profundizar los costados más oscuros del caso.

Cuando los nombres de Fariña y Elaskar saltaron al dominio público, el gobierno hizo un esfuerzo muy notorio para llevar el caso a los programas mediáticos de chimentos, aprovechando la aparición de algunos personajes que tenían que ver con el mundo del espectáculo como la mujer de Fariña, Karina Jellinek o Ileana Calabró la esposa de Fabián Rossi, uno de los involucrados en los trámites de constitución de empresas en el exterior que llevaba adelante “la Rosadita” de Elaskar.

Pero la Justicia no debería “comerse ese amague” y, al contrario, debería tratar de profundizar la línea de investigación que intente descubrir dónde se originaba el dinero que Báez confiaba a Fariña y Elaskar para que lleven de un lado a otros en una maraña financiera-legal que, sobre todo Elaskar, daba muestras de manejar con maestría.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

10/05/2014

ROMANCE DEL MAURICIO Y LA DOCTORA

Por Jorge Asís (*)

En blanco y negro, “El Romance del Aniceto y La Francisca” es de los films más logrados de Leonardo Favio, el ingenio que nos falta. Se lo evoca apenas como punto de partida para tratar la enternecedora relación vecinal de La Doctora -lejos de ser la María Vaner de La Francisca- con Mauricio, El Niño Cincuentón, que poco tiene del Federico Luppi que hacía de Aniceto.
El romance político de Mauricio y La Doctora irrita por igual a los sensibles radicales -como Gerardo Morales, El Milagritos- y a los massistas ambiciosos como Darío Giustozzi, El Habitante Eterno del Cable.
Algo despechados, ellos creen asistir a las derivaciones graves de un pacto. Al contrario, la relación del Mauricio y La Doctora es, según nuestras fuentes, perfectamente cándida, platónica, casi naif. Aunque impregna de ternura la política swinger del sustancial 2014.
El entremés romántico, hasta hace tres días, era sólo telefónico. Aporta una tensión reconfortante a la parsimonia achanchada de “Daniel, Mauricio y Sergio”. Consagrada miniserie del Portal que atraviesa la segunda época de sucesos.
El idilio facilita la convivencia. Atenúa los ataques devastadores del “anibalismo”. Posibilita la resolución de los temas pendientes entre los vecinos cordiales.
Conversaciones que rozaban la problemática municipal. Con la idea de resolver los conflictos. Desde arriba se instruyen las soluciones, para que tres funcionarios casi familiares las concreten desde abajo. Viejos conocidos de la provincia de Buenos Aires, La Inviable.
Son Eduardo De Pedro, El Wado, y Florencio Randazzo, El Loco de la Florería, por parte de La Doctora. Y Emilio Monzó, El Diseñador, por el costado de Mauricio.
Desfila desde la culminación del tramo de la autopista hasta el traslado del jarrón chino del monumento a Cristóbal Colón.
Sin embargo la comunicación dejó de ser exclusivamente por telefonía celular. Fue La Doctora quien blanqueó el encuentro privado del primer tipo. El que debía mantenerse en el secreto.
Entonces Mauricio quedó como el “alma del bandoneón”. En “orsay”. Como en el tango.

Problemática nacional

Al adelantarse, La Doctora lo dejó a Mauricio fuera de juego. Como un caballero sin memoria, El Niño Cincuentón se bancó la desubicación. Como lo tratado sólo lo saben los dos, crecieron las especulaciones que aluden a la marcada preferencia de La Doctora. Para que Mauricio sea El Sucesor, en desmedro de El Enemigo, o sea Sergio, Titular de La Franja de Massa, y de El Esmerilado, Daniel, Líder de la Línea Aire y Sol.
El encuentro furtivo de los epígonos del Aniceto y La Francisca marca, pese al secreto, algunos cambios notorios.
Es la primera vez que Mauricio se atreve a plantearle a La Doctora problemas nacionales. Nada tienen que ver con el erotismo municipal.
Por ejemplo liberar las obstrucciones a la exportación de trigo. O colocar, en el momento cumbre del romance, la problemática que alude a una palabra que nunca debiera pronunciar un festejante educado. Inflación.

Ante el cambio del panorama, las segundas líneas de ambos gobiernos se esmeran en ostentar la obediencia. A creer que, entre los perversos tortolitos, está todo arreglado. Y que el mito bacheletiano de La Doctora puede convertirse en realidad. Por interesado amor, Mauricio se presta entonces para ser el Piñera que La Doctora necesita, para volver. Aunque aún ni remotamente piense en irse. Quedan alternativas. Ampliaremos.

No obstante, el idilio presenta sus incómodos inconvenientes para uno de los amantes. El varón. En el plano, sobre todo, electoral. Ya que el opositor duro que abunda, y que se siente representado en El Niño Cincuentón, sueña tiernamente con verla presa a La Doctora. La pobre, de pronto, pasa a transformarse en otro jarrón chino. Como el monumento a Colón.
¿Dónde poner a La Doctora? ¿Cómo desconocer el poder que aún detenta? En franca declinación. En el esplendor de la etapa lazarista del cristinismo. Pero con la botonera a su disposición, durante otros 17 meses. La Doctora va a utilizar la temible botonera hasta el último día. Y más aún.

El deporte de tirarse con La Doctora

Preguntas similares surgen también en el airesolismo sciolista.
En medio de la trampera, Daniel, El Milagroso, tiene que esforzarse, primero, en conseguir el apoyo imposible de La Doctora.
Ella duerme poco sólo para disponer de más tiempo despierta. Para esmerilarlo.
Pero Daniel mantiene la potencia optimista del milagro. Y merced a la ideología del vitalismo va a ser el candidato (cercado) de La Doctora.
Por lo tanto el positivista tendrá que esmerarse después para lograr que el apoyo de La Doctora no lo sepulte. Para que no le espante a los hartos de las capas medias, que la detestan con énfasis. Y que, si aún respetan al Milagro Scioli, es porque El Milagroso se las ingenia, a pesar de todo, para diferenciarse.
El Aire y Sol trasciende en un extraño laberinto. No es como los que inexorablemente deben apoyarlo. Ellos prefieren, de entrada, apoyarlo a Sergio Urribarri, El Padre del Marcador de Punta, que compra cristinismo en pie. Entero. A ciegas y llave en mano. Nada tiene para perder, en definitiva.
Con los que quieren a La Doctora, en cambio, a Daniel no le alcanza para ganar nada. Aparte, para habilitarlo como el candidato “del espacio”, La Doctora le va a pegar otra estampilla como vice. Un nuevo Mariotto. Y va a llenarle la canasta de diputados. Que es precisamente lo que necesita La Doctora para hacerse la jefa de la oposición a Mauricio. Y perseguir los pasos de la señora Michelle Bachelet.
Tirarse con La Doctora amenaza con convertirse en un deporte de riesgo.
De los tres, quien menos padece ese furioso deporte es Sergio. Al escogerlo como El Enemigo, La Doctora lo purifica a Sergio ante los independientes hartos. Lo construye entonces como El Renovador. Así renueve, probablemente, la Permanencia.

Juan Manuel, Florencio y el Tío José

¿Habrá lugar para un cuarto personaje en la miniserie?
Pudo haber sido Milton Capitanich, El Premier, pero El Montenegrino Denso se derritió enseguida.
Parece postularse Juan Manuel Urtubey, El Bello Otero, que suele hacerse el tonto con inapelable idoneidad.
Al amparo del agotamiento posible del trío, el planteo de Urtubey, según nuestras fuentes, deriva en una jugada combinada, con obstáculos. Quiere asegurarse otros cuatro años como gobernador de Salta. Debe ganarle en abril de 2015 a Juan Carlos Romero, El Desperdiciado, que adhiere a La Franja de Massa. Con el territorio asegurado, Urtubey planifica saltar después hacia la carrera nacional. Nada tonta la ambición.
Pero el obstáculo de Urtubey no es solo Romero. Es el creciente Partido Obrero, que va por el control de Salta, La Troska.
Otro que amaga es Randazzo, El Loco de la Florería. Para diferenciarse, El Loco no estuvo presente en la kermesse del Mercado Central, organizada por el cristinismo duro de circuito cerrado, para lucimiento alucinante de Zannini, El Cenador, que se equivocó de década y habló como si fuera Agustín Tosco.
La Doctora, que en el fondo nunca lo quiso a Randazzo, según nuestras fuentes, lo amonestó . Pero El Loco es el único islote del archipiélago cristinista que funciona solo. Sostenido por documentos de identidad que sella, o por los vagones chinos que atenúan el escándalo por los vagones chatarra comprados en Portugal.
Los camporistas tampoco lo quieren. Aunque Máximo, con frecuencia, lo llama. Por ejemplo para ordenarle, según nuestras fuentes, que vaya a cerrar un acto en Córdoba. Contra José Manuel De la Sota, El Cordobés Profesional, que hoy figura en la miniserie como el complementario Tío José.

Oberdán Rocamora

(*) Jorge Asís nació en Buenos Aires en 1946. Es autor de "Flores robadas en los jardines de Quilmes", un best seller de los años '80 que fue llevado al cine en 1985. Además escribió las siguientes novelas: Don Abdel Zalim, El burlador de Domínico (1972). La familia tipo (1974). Los reventados (1974). Carne Picada (1981).  El Buenos Aires de Oberdán Rocamora (1981). La calle de los caballos muertos (1982). Canguros (1983). Diario de la Argentina (1984). El pretexto de París (1986). El cineasta y la partera (y el sociólogo marxista que murió de amor) (1989). La línea de Hamlet o la ética de la traición (1995). Lesca, el fascista irreductible (2000).  Fue representante argentino frente a la UNESCO, secretario de Cultura de la Nación y embajador de la Argentina en Portugal durante el gobierno de Carlos S. Menem. El presente artículo fue extraído de su sitio denominado "Jorge Asis Digital.Com" http://www.jorgeasisdigital.com/

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

 

09/05/2014

CAPITALISMO VERSUS SOLIDARIDAD

Por Gabriel Boragina (*)

Conforme vengo notando en los últimos debates en los que he participado en los diversos y numerosos grupos en los que me encuentro, existe como un reverdecimiento de las teorías marxistas, incluso -y lo que más me sorprende- crecidamente entre "profesionales" y no tanto entre los estudiantes.

Lo más preocupante es, además de la pobreza argumental, el pésimo nivel que esos "profesionales" poseen a la hora de pretender "objetar" al capitalismo.

Hace poco, un abogado, bastante sarcástico e irascible por cierto, me dijo con total "seriedad" que el capitalismo es "insolidario". Pero más ridículo que esta falsa "objeción" refutada ad nauseam por no sólo los intelectuales más brillantes sino también por los menos, fue el "ejemplo" que eligió. Textualmente dijo que el capitalismo *prohíbe regalar zapatos*.

Hace tiempo que vengo leyendo y escuchando criticas grotescas al capitalismo, pero confieso que la de ese sujeto me pareció batir todos los records de idiotez calificada, y digo *calificada* porque quien pronunció semejante disparate es un "profesional" (abogado) y no un estudiante, y menos aun un completo inculto.

Por supuesto que sabemos que el capitalismo no *prohíbe* la solidaridad, lo que por otra parte, sería imposible, dado que el capitalismo no es un sistema de gobierno y, que como tal, no posee fuerza legal como para *prohibirle* nada a nadie. Desde el punto de vista filosófico y económico, el capitalismo no es *insolidario* y menos aun *anti-solidario*.

Ludwig von Mises, dijo de él que era un sistema de producción en masa para las masas. De donde se deriva que su finalidad no es "prohibir" (que por lo demás, no puede, ni podría hacerlo) sino permitir esa producción en masa para las masas.

Pero no hace falta llegar a "las masas" para ser un capitalista. Por ejemplo, el sencillo taxista de barrio, que luego de ahorrar con mucho sacrificio lo suficiente, finalmente puede comprarse un automóvil con el objeto de trabajarlo como taxi, es un capitalista, un típico capitalista, que encuadra a la perfección en la definición de tal. Ya que el taxímetro es -en su caso- un *bien de capital*. Todo aquel que posea un bien de capital es un capitalista. No hace falta ser ni millonario ni multimillonario para ser capitalista. Es más, muchos ricos no son ni fueron capitalistas. El ejemplo más práctico de esto último está representado por los ex gobernantes, actuales gobernantes y futuros gobernantes, quienes -en su mayoría- salen de los gobiernos al finalizar su mandato portando fortunas formidables. Estos últimos -pese a sus riquezas- nada tienen que ver con el capitalismo, ya que pasan por la función pública sin producir absolutamente nada de nada. Al contrario, la mayoría de las veces, dejando estelas de pobreza por los países que han tenido la desgracia de padecer sus gobiernos.

El capitalismo es un sistema en el cual los bienes de producción son propiedad de particulares. Y la finalidad de todo bien de capital es la de producir un bien de consumo. Volviendo a nuestro amigo taxista, cumple las condiciones para ser llamado capitalista. Veamos:

1.   Trabajó.

2.   Ahorró lo ganado mediante su trabajo.

3.   Lo invirtió en adquirir propiedad privada (comprarse un taxi, es decir, su bien de capital)

4.   Usa su bien de capital y de su propiedad privada (taxi) en producir bienes de consumo.

5.   ¿Qué bienes de consumo produce el taxi del taxista? Simple : cada vez que un pasajero sube a su taxi está consumiendo un viaje (o muchos) que, desde el punto de vista del pasajero, es su bien de consumo. En este caso, el bien de consumo adquirido por el pasajero es el de transporte.

Es increíble que esos marxistas de "las letras" con títulos universitarios, y que -para peor- pretenden que se los hagan llamar "letrados", no puedan entender que para poder regalar *un par de zapatos*, viajes en taxi, panes o de lo que se desee regalar, previamente tiene que existir un zapatero, un taxista o un panadero que los produzca. Zapatero que, como en el caso del taxista anteriormente mencionado, también será un capitalista, de momento que para la producción de zapatos requerirá como mínimo un taller (alquilado o propio) y herramientas (martillos, clavos, cueros, gamuzas, pegamentos, mesas, mostradores, banquetas, muebles, etc. Es decir, materia prima) o sea lo que en economía se resume con la palabra herramientas que serán sus bienes de capital con los podrá confeccionar sus zapatos. Calzado que no es para él propio zapatero, sino para sus clientes, el que -una vez adquirido- podrán usarlo ellos mismos, o regalarlo a quienes les plazca. ¿De dónde sacó el energúmeno marxista del caso, que el capitalismo "prohíbe" la solidaridad? Sólo de su deformada mente marxista pudo obtenerlo.

Comentando el Santo Evangelio según San Mateo, dice el Dr. Mansueti:

"Luego de la parábola de los talentos, que es sobre buenas y malas inversiones, viene la parte sobre solidaridad e insolidaridad, donde los versos 35 y 36 dicen: “tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.” Las implicaciones son claras: la solidaridad ha de seguir a la productividad. Sin producción no hay riqueza, ¿de dónde va a salir el dinero para solidaridad?

`Por otra parte, la caridad no es la única forma de ser solidarios. Un capitalista que invierte produce muchos bienes y servicios para el mercado, y crea muchos empleos. ¿No es solidario? Después de todo, los fabricantes de ropa y calzado, ¿no visten y calzan a los desnudos? Y los productores y vendedores de alimentos ¿no dan de comer a los hambrientos? Las cadenas hoteleras, ¿no dan alojamiento a los viajeros?"[1]

Es decir: lo que permite la solidaridad es precisamente el capitalismo. De donde se deriva que sin capitalismo la solidaridad (ya sea particular o masiva) sería imposible.

Referencia:

[1] Alberto Mansueti. Las leyes malas (y el camino de salida). Guatemala, octubre de 2009, pág. 121

(*) Abogado - Master en Economía y Administración de Empresas. Egresado de ESEADE (Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas).

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

09/05/2014

LA RESURRECCIÓN DEL COMISARIO POLÍTICO

Por José Luis Milia (*)

"No me vengan con que nuestros tribunales, en su trabajo, se han de atener exclusivamente a normas escritas ya existentes…estamos creando un Derecho nuevo y normas éticas nuevas".

Nikolai Vasilievich Krylenko.- Comisario de Justicia Popular de la U.R.S.S.

Krylenko- un stalinista iluminado primero por la propaganda soviética y finalmente por los fogonazos de los fusiles que lo ejecutaron- creía fervientemente que las consideraciones políticas, más que la culpabilidad penal o la inocencia, eran las que debían guiar la aplicación de la pena. Es seguro que en los minutos de vida que le quedaban frente al pelotón el camarada Krylenko no imaginó que, sesenta y cinco años después de su ejecución, en la Argentina un grupo de “hombres de leyes” de  reivindicarían sus teorías.

Estos fulanos puestos por el poder político para “administrar justicia” han reivindicado a Krylenko y creen, por fe o por cuenta bancaria, que para llevar adelante los juicios de “lesa humanidad” es improcedente atenerse “a normas escritas ya existentes”, por lo tanto, desde el momento en que el presidente de la CSJN, Dr. Lorenzetti, afirmó que los juicios de “lesa humanidad” son una “política de estado”, esta definición  fue la señal de largada para que los discípulos de Krylenko pudieran pasar por sobre la Constitución y el Código Penal. A partir de ahí, cualquier burrada jurídica de los tribunales que tuvieran que juzgar a estos procesados “especiales”, por arbitraria que fuera, sería válida aunque esto obligara a dejar de lado conceptos alguna vez muy caros al derecho penal argentino: la presunción de inocencia, la idoneidad de los testigos, y en especial el principio legal de que hacen falta pruebas más allá de las dudas razonables para condenar. 

Hasta ahí la teoría, “aggiornada” del camarada Krylenko que, vista en perspectiva, no era totalmente útil para esta época ya que no se podía usar los métodos complementarios a la misma que permitían obtener rápidamente una confesión antes de condenar; métodos por demás persuasivos ideados por un coetáneo de Krylenko,  Feliks Dzerzhinsky. De cualquier manera esto no tendría importancia, sobraba y sobra aún, tiempo para la venganza, porque si de algo estaban seguros tanto los amanuenses de la corte como los integrantes de los TOF- todos seguidores de Krylenko- era que a partir del primer juicio jamás iba a salir de allí un inocente.

La compra de declaraciones fraudulentas, el alquiler de testigos falsos, la utilización de mentiras rebuscadas que una vez puestas al aire eran creídas sin dudar por un pueblo adocenado, sustituyeron con creces las duchas de agua fría, el torno sin anestesia en los dientes y los cachiporrazos del camarada Dzerzhinsky.

La prueba piloto de la efectividad de estos manejos “judiciales” y de la utilización ad nauseam de pruebas fabricadas y mentiras en cadena sería el paradigmático caso del Padre von Wernich y su acusador arrepentido, Julio Alberto Emmed.

Julio Alberto Emmed era un agente de la Policía Bonaerense que se hallaba preso, condenado por robo calificado, privación ilegal de la libertad y uso indebido de uniforme, y que tenía como antecedente el haber sido en su momento chofer del Comisario Etchecolatz. Mientras cumplía su condena en Caseros contactó a los integrantes de la CONADEP Susana Lía Aguad y Raúl Aragón que una vez escuchado su relato le ofrecieron libertad, dinero y protección si declaraba contra el P. von Wernich, cosa que, ante las promesas recibidas, hizo sin ningún tipo de escrúpulos. Cuando pasado el tiempo, Aragón y Aguad no cumplieron la parte económica del trato, Emmed decidió contar la verdad, primero, ante el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y luego en el juicio a las Juntas Militares, ambas veces bajo juramento. Allí declaró que había mentido a pedido del Dr. Aragón. Fue devuelto a la cárcel y cuando consiguió la libertad un oportuno balazo en la cabeza le evitó dar más explicaciones de por que había mentido.

A Emmed siguieron otros- no muchos a decir verdad- que a cambio de algunos denarios estaban dispuestos a recitar el guión que la CONADEP, el CELS o la APDH les escribiera. Como estos “defensores” de los derechos humanos era más bien avaros y generalmente incumplían sus tratos económicos, sus títeres “arrepentidos” se veían obligados a echarse atrás en sus declaraciones- Vaello, Farías, Ingino y dos o tres más son ejemplos de “arreglos fracasados”- lo que hizo que una vez largada la temporada de caza de uniformados a partir de 2003 se dieran cuenta que contratar  presuntos “represores” como “ortibas” no era buen negocio y optaron por apalabrar testigos ad hoc entre la gente del palo. Gente que treinta años después de sus ordalías reales o fingidas recordaban perfectamente modismos, timbres de voz y dichos a través de las capuchas embreadas con que sus opresores les tapaban las cabezas.

Mucho se ha escrito ya sobre la farsa que se repite con odio y sin originalidad en cada juicio político contra los integrantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Esto, contado como fábula podría considerarse como una pieza de humor negro si no fuera que detrás de cada uno de estos tribunales de la abominación y la discordia unos seres rapaces, mediocres y malvados se arrogan las funciones de jueces, jurados y verdugos y manejan como señores de horca y cuchillo la libertad y la vida de aquellos que cometieron el crimen- porque estos juicios solo tienen como fin considerar esto como falta inconcebible - de haber luchado por la Patria.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo de José Luis Milia por gentileza de su autor.

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico

09/05/2014

¿Y SI DECLARAMOS FERIADO TODO EL AÑO?

Por Roberto Cachanosky (*)

Poder organizar una agenda de actividades a lo largo del año se ha transformado en una misión imposible. Nuevos feriados y feriados puente impiden establecer fechas. En otras palabras, perjudican la actividad económica.

Según el argumento del Gobierno, a mayor cantidad de feriados, la gente hace más turismo los fines de semana largos, consume más, el mayor consumo lleva a más actividad y la economía crece. Dicho de manera más corta, a mayor cantidad de feriados más actividad económica derivada del turismo.

Si el argumento fuera verdadero, podemos llevarlo al extremo y declarar feriado todo el año para que la gente haga turismo todo el tiempo. La actividad turística explotaría, el consumo sería fenomenal, hoteles y restaurantes tendrían que contratar más empleados y el país crecería a tasas que superarían las tasas chinas.

Sin embargo, dentro del argumento del Gobierno hay un pequeño detalle a considerar: para poder consumir turismo primero hay que generar los ingresos correspondientes. Si a mayor cantidad de feriados más consumo y crecimiento, también a mayor cantidad de feriados menos producción en el resto de la economía, menos generación de riqueza y menos salarios que pueden pagar las empresas. Es decir, crecen las actividades ligadas al turismo y decrecen todas las otras actividades que son las que generan los ingresos para hacer turismo.

Salvo que el Gobierno considere que las empresas que no se dedican al turismo pueden pagar salarios produciendo y vendiendo cada vez menos, no se le encuentra demasiada lógica a esto de sumar cada vez más feriados como forma de mover la economía.

Esto de creer que con más feriados aumenta la actividad económica me recuerda al cuento de la ventana rota.

Un día un muchacho travieso tira una piedra contra la vidriera de un comercio y la destruye. El muchacho sale corriendo y el dueño del local junto con sus vecinos comienza a protestar contra el comportamiento del joven que rompió la vidriera. Pero en el medio de las protestas dice un vecino: bueno, veamos el lado positivo. El dueño del local tendrá que comprar un nuevo vidrio. El vidriero tendrá más trabajo, sus ingresos aumentarán, contratará más gente y habrá más actividad económica con mayor consumo. En rigor, el vidrio roto permite crear más riqueza. Si bien es reprochable el comportamiento del muchacho, finalmente le ha hecho un bien a la actividad económica.

Claro, el vecino nunca pensó en el costo de oportunidad. Si al dueño del local no le rompían la vidriera no tendría que gastar dinero en un nuevo vidrio. Con ese dinero se podría haber comprado la indumentaria que necesitaba, aumentando la actividad del sector, generando más puestos de trabajo y haciendo crecer la economía. La diferencia está en que si el muchacho no le rompía el vidrio, tenía el vidrio de su comercio más la indumentaria que tanto estaba esperando poder comprar. Ahora tiene que conformarse con no comprar la indumentaria y reponer un vidrio que ya tenía. Su nivel de vida no mejora. En todo caso mejora el nivel de vida del vidriero, pero a costa del nivel de vida del comerciante.

Cuando el Gobierno esgrime, como gran argumento, la cantidad de gente que hizo turismo el fin de semana largo como un logro del modelo, no muestra la otra cara de la moneda: la cantidad de bienes y servicios que dejaron de producirse por el feriado. Y bueno es insistir por enésima vez que para poder consumir primero hay que producir. No hay consumo posible sin previa generación de riqueza. Y agrego, solo se puede llegar a niveles de consumo cada vez más altos cuanto mayor sea la productividad de la economía.

Un razonamiento similar hacía el Gobierno cuando defendía las tarifas artificialmente bajas de los servicios públicos. El argumento era que al pagar menos la luz, (el gas, el transporte, etcétera) la gente tenía más dinero disponible para consumir en otras cosas generando más actividad económica. ¿Cuál era la otra cara de la moneda que no contaba? Que esas tarifas artificialmente bajas tenían como contrapartida la destrucción de la infraestructura del país. Pan para hoy, hambre para mañana.

No hay nada que hacer. Al Gobierno no le entra en la cabeza que no es el consumo el que lleva a más actividad económica, sino que es la producción de bienes y servicios la que genera los ingresos que son los que llevan a poder consumir.

Mientras sigan poniendo el carro delante del caballo, va a ser imposible que la economía mejore. Seguiremos destruyendo riqueza y puestos de trabajo hasta que un día, ni declarando todo el año feriado, los hoteles van a tener clientes.

(*) Roberto Cachanosky es Licenciado en Economía - Universidad Católica Argentina (1980). Consultor económico. Autor del libro "Economía para todos" y "El Síndrome Argentino". Columnista de temas económicos en el diario La Nación. Con anterioridad, ejerció la misma tarea para los diarios La Prensa (1985-1992), El Cronista (1992-2001) y La Nueva Provincia de Bahía Blanca (1992-1998). Conductor del programa de TV por cable "El Informe Económico". Profesor titular de Economía Aplicada en el Master de Economía y Administración de ESEADE, profesor titular de Teoría Macroeconómica en el Master de Economía y Administración de CEYCE. Presidente del Centro de Estudios Económicos e Institucionales. Asesor económico de la Cámara Argentina de Comercio (1983-2002) y de la Cámara Argentina de Importadores (1992-1993). 

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico

09/05/2014

INFLACIÓN Y CONTROL DE PRECIOS

La inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario y esta se contuvo solamente cuando se impidió que la cantidad de dinero continuara creciendo demasiado rápidamente.

Por Héctor B. Trillo

Como hemos señalado muchísimas veces, la inflación es un fenómeno monetario y por lo tanto nada tiene que ver con la voracidad, la angurria o la avaricia de desalmados empresarios. Mucho menos con intentos desestabilizadores producto de turbias conjuras "destituyentes".

La inflación es la suba generalizada de los precios como resultado del incremento de la masa monetaria más allá del crecimiento de la economía. Tan sencillo como eso.

Ni los márgenes de ganancia, ni las malas cadenas de distribución, ni la puja distributiva, ni la cadena de valor, ni ninguna combinación de todo ello producen inflación. Y una vez más explicaremos por qué.

Dada una cantidad de bienes y servicios y una consecuente cantidad de moneda en circulación, los precios de todos ellos alcanzan un punto de equilibrio que se sostiene a sí mismo. Las variaciones en los precios, en tales condiciones, se producen por muy diversas razones. Pueden ser éstas estacionales, avances tecnológicos, cambios de preferencias de parte del público, etc. Pero si la cantidad de moneda circulante no cambia, la suba de unos precios se complementa invariablemente con la baja de otros.

Cuando se demandan determinados bienes los precios de éstos tienden a subir. Pero como la demanda siempre está condicionada por la capacidad de compra y por la necesidad, siempre ocurre que demandar determinados bienes implica dejar de demandar otros. Si decidimos comprar agua mineral y dejar de comprar soda, la tendencia será a la suba del precio de la primera en detrimento del precio de la segunda. Invariable e inevitablemente.

Este simple ejemplo puede trasladarse sin temor alguno a toda la economía.

Los economistas profesionales diferencian y clasifican la inflación. Distinguen entre inflación de demanda e inflación de costos, por ejemplo. Pero la suba generalizada de los precios solamente se sostiene si aumenta la cantidad de moneda circulante. O en su defecto, si baja la cantidad de bienes y servicios que es posible adquirir porque se deteriora la producción y por consiguiente disminuye la oferta.

Estamos intentando describir el fenómeno inflacionario de manera que sea entendible para todo el mundo. Porque si hilamos fino tendríamos que observar la llamada velocidad de circulación de la moneda, el crédito, la evolución de los depósitos y un sinnúmero de cuestiones. Todas ellas, sin embargo, terminan en un punto: la cantidad de circulante en comparación con la cantidad de bienes y servicios disponibles. Si la evolución de una y de otros se mantiene en la misma proporción, habrá subas y bajas de precios relativos por las razones señaladas más arriba, pero no habrá inflación.

En nuestro país las innúmeras campañas de controles de precios han asumido diversas formas. Desde los recordados años 50 cuando desde el gobierno de entonces se llamaba a combatir el agio y la especulación denunciando al "comerciante deshonesto", pasando por las diversas "campañas de abaratamiento", las listas generalizadas de precios máximos, la "inflación cero" de José Ber Gelbard, las canastas navideñas, pascuales, escolares y un sinfín de etcéteras.

En el medio, recordamos emprendimientos de diversa índole, como el llamado "auto económico", el "pan porteño" y las recientes campañas "para todos" surgidas del gobierno de Cristina Fernández de la mano del ex secretario Guillermo Moreno (carne para todos, pescado para todos, etc). Las invitaciones a comprar en el Mercado Central, los acuerdos de precios, el plan "mirar para cuidar" y el actual "precios cuidados". Todo ello matizado con inspectores de todo color y calibre que "garanticen" a los consumidores los "precios justos". Recordamos a vuelapluma cuando dentro del actual gobierno se dispuso que fueran los intendentes quienes controlaran los precios. O el más reciente envío de los "combatientes" de la organización denominada "La Cámpora" a revisar las góndolas de los supermercados.

Esto es apenas un brevísimo resumen de 70 años de controles de precios en la Argentina. Repetimos: 70 años.

Siempre recordamos en tiempos del Dr. Alfonsín las extensas listas de precios que incluían llamativas especificaciones, como por ejemplo diversos diámetros de los huevos de gallina, cada uno de ellos con precios diferentes.

Todo este vademécum de aseguramiento ante el fenómeno inflacionario no incluye, claro está, el factor determinante de que los precios suban: la emisión de moneda.

Cuando en los años 80 se gestó el llamado "plan austral" se intentó frenar la emisión de moneda aplicando un desagio a las deudas contraídas con anterioridad a la nueva moneda. Este desagio no fue más que una licuación de pasivos que afectó, como siempre ocurre con las devaluaciones, a los acreedores. Y favoreció a los deudores. Siendo el Estado por lejos el principal deudor, cada vez que se devalúa la moneda quien resulta más favorecido es el propio estado, que licúa de ese modo sus deudas en pesos.

Así las cosas, en algo más de 20 años, entre 1970 y 1991, la moneda nacional perdió la friolera de 13 ceros. Un peso actual, vigente desde 1992, equivale a 10 billones de pesos moneda nacional del 31 de diciembre de 1969. Digámoslo en números: 10.000.000.000.000.

Es obvio que semejante pérdida de valor del peso argentino no puede deberse a ninguna de las causas que han argüido los diversos gobiernos a lo largo la historia. Ni especuladores, ni agiotistas, ni márgenes de ganancia, ni cadenas de distribución, ni cadenas de valor ni ninguna otra causa atribuible a las condiciones de la oferta y la demanda pueden haber provocado semejante descalabro monetario. La causa ha sido (y sigue siendo) la emisión descontrolada de moneda por parte del Estado para poder afrontar los desequilibrios en las cuentas públicas. Dicho de otro modo: dado que el Estado gasta por encima de lo que recauda, financia la diferencia con emisión de moneda, con lo cual quita valor a la moneda en poder del público, cobrándose así el impuesto más injusto de todos: el impuesto inflacionario.

Y nosotros volvemos a insistir con este tema porque seguimos observando, casi con curiosidad, que el actual gobierno no ha mencionado siquiera el origen de problema. Si escuchamos o leemos los dichos del ministro de economía, del secretario de comercio, o de la propia presidenta de la República, veremos que ni por asomo se menciona la emisión de moneda sin respaldo para afrontar el creciente déficit fiscal como causa de la inflación. No sólo eso, sino que la palabra "inflación" aparece como prohibida en el discurso oficial. Es llamativo oir al ministro buscar rodeos y eufemismos diversos para evitar utilizar la palabra maldita: inflación.

Y como detalle casi anecdótico, podemos ver que el gobierno se niega a emitir billetes de mayor valor, en una suerte de negación freudiana, que pareciera querer significar que en realidad la moneda no pierde valor de manera acelerada, sino que se trata de una conjura que será desbaratada mediante el actual recurso de los "precios cuidados".

Y precisamente, el plan de "precios cuidados" cuenta hoy con toda la fuerza política del gobierno para llevarlo adelante. Fabricantes y supermercadistas se ven obligados a ingresar en este plan, en parte por la indispensable necesidad de hacer "buena letra", en parte porque nadie quiere ser el insensible que no "colabora" y en buena medida por razones de conveniencia política e incluso comercial, dado que los productos con precios "cuidados" se vuelven más populares y requeridos, logrando de ese modo una publicidad cuyo costo, claro está, se paga mediante la resignación del precio.

Pero el problema de fondo, esto es, el problema monetario que origina la inflación, sigue absolutamente intacto.

Por eso, la demanda de bienes con precios "cuidados" aumenta de manera sostenida en detrimento de los bienes que no estén en esa situación. Esto provoca escasez de los primeros, quejas del público y nuevamente se vuelve a cargar las tintas sobre los empresarios desestabilizadores que al parecer a propósito hacen desaparecer los productos incluidos en el plan.

La realidad es que el incremento de la demanda por encima de las posibilidades de producción, o el simple hecho de que no es rentable incrementar la producción de bienes cuyo precio de venta no arroja ganancia, hace inviable en el tiempo cualquier plan de este tipo.

Mientras el Estado sigue inyectando moneda y presiona sobre todos los precios, el mismo Estado pretende limitar la suba de precios de 300 productos sobre miles. El sinsentido es evidente.

No queremos volcar en este comentario opiniones políticas, pero es bueno recordar que los problemas energéticos que hoy tiene el país, tienen su origen en el sostenimiento de precios (o tarifas) muy bajos a lo largo de varios años, lo cual produjo un exceso de consumo y un desaliento de la producción (por los precios no rentables, justamente). Mientras el jefe de gabinete le pide a los empresarios "que no suban los precios" sigue su rauda carrera el precio de las naftas o se anuncian quitas de subsidios que originan incrementos de hasta el 500% en las cuentas de gas y agua.

Vamos a terminar este comentario recordando a un economista tan reconocido como odiado por diversas razones, pero que nos parece que apunta al nudo gordiano de la cuestión bajo análisis: "puede que los empresarios sean voraces, los sindicatos ambiciosos, los consumidores despilfarradores, los jeques árabes hagan subir el precio del petróleo y las condiciones meteorológicas a menudo sean malas. Todo esto puede conducir a aumentos de precios de bienes individuales, pero no puede llevar a un incremento general de los precios de los productos. Pueden provocar una suba temporal de la tasa de inflación, pero no pueden ser la causa de una inflación continua por una razón muy simple: ninguno de estos aparentes culpables posee la máquina de imprimir estos trozos de papel que llevamos en nuestros bolsillos. La inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario y esta se contuvo solamente cuando se impidió que la cantidad de dinero continuara creciendo demasiado rápidamente; y este remedio resultó eficaz, se hubieran adoptado o no otro tipo de medidas".

¿Alguna vez nuestros gobernantes tomarán en consideración la cuestión de la emisión de moneda, o seguirán eternamente intentando inútilmente fijar los precios?

Volver a la pagina anterior

Oficinas en Marinas Punta Chica
Cel: 156.095.6375 ID: 54*731*152
Cel: 155.451.5273 ID: 54*731*4747
www.nauticanuevooriente.com.ar
info@nauticanuevooriente.com.ar
Facebook: Náutica Nuevo Oriente Brocker Náutico
 

 

OTRAS OPINIONES

 

 
Estadísticas de visitas