PERIODISMO INDEPENDIENTE

Periódico On Line

CRÓNICA Y ANÁLISIS

Zona Norte  G.B.A.

 

ARGENTINA DEBE CREAR UN SISTEMA INTEGRADO DE PREVENCIÓN DE RIESGOS

Los eventos naturales se transforman en desastres porque las poblaciones se hallan en la ruta del daño, en estructuras incorrectamente preparadas para soportar los peligros planteados por la naturaleza.

Por el Prof. Norberto Ovando (*)

Inundaciones en la provincia de Buenos Aires  - foto PBA

El medio natural sufre alteraciones, que se manifiestan en forma súbita e inesperada al presentarse los fenómenos extremos que son las “Catástrofes Naturales”, ésta forma parte del medio ambiente; cuyas consecuencias son negativas, con efecto de orden físico, social y económico.

Cuando hablamos de desastres naturales, normalmente nos referimos, a terremotos, inundaciones, tornados, sequías y toda manifestación natural  que ocasiona un desequilibrio o una catástrofe en nuestro medio. Pero debemos pensar que estos desastres son ocasionados  por fenómenos de la naturaleza, debido a determinados comportamientos de la atmósfera y por nosotros mismos, que muchas veces hacemos utilización errónea de nuestros recursos naturales y estamos dando una invitación a que estos sucesos naturales se presenten en las zonas que nos encontramos.

La sociedad debe considerar las áreas de riesgo y el funcionamiento del proceso natural, así se debe tener en cuenta las causas que originan los fenómenos y las consecuencias que le provocará al grupo social en el futuro.

Actualmente las diferentes poblaciones principalmente las desarrolladas han creado alternativas de prevención, de defensa y planeamiento ante la problemática de los desastres naturales que azotan a nuestra sociedad porque no es posible evitar  las catástrofes pero sí prevenirlas. Podemos preguntarnos ¿nuestro país está planificando?

La falta de acción crea vulnerabilidad ante los peligros y convierte estos peligros en verdaderos desastres cuando interactúan con sistemas que carecen de capacidad suficiente.

Reducir la vulnerabilidad ante los desastres naturales es una parte integral de la lucha contra la pobreza.

Cuando reducimos las vulnerabilidades, reducimos el riesgo.

Se espera que la frecuencia y severidad de los desastres naturales aumente debido al cambio climático global, el incremento de la urbanización y la degradación ambiental sostenida.

Conclusión

La comunidad internacional reconocen cada vez más que la reducción de riesgos no es meramente un asunto de asistencia humanitaria, sino un desafío clave para el desarrollo.

La planificación del uso de la tierra, los códigos de edificación y las normas correctas de reconstrucción deben implementarse en los países antes de que ocurra el desastre.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza del Profesor Norberto Ovando (foto): Vicepresidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales - AAPN - Experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas - WCPA - de la UICN. Red Latinoamericana de Áreas Protegidas - RELAP -

VOLVER A PORTADA

 

 
Estadísticas de visitas