PERIODISMO INDEPENDIENTE

Periódico On Line

CRÓNICA Y ANÁLISIS

Zona Norte  G.B.A.

 

LA SALUD DE LOS OCÉANOS EN NÚMEROS

Según un estudio científico, las aguas que bordean la Argentina figura entre las de peor calidad del continente. Brasil está en primer lugar de la región y Alemania encabeza la lista a nivel mundial.

Por el Prof. Norberto Ovando (*)

Océano Atlántico, costa Argentina - imagen NASA (USA)

“Evidentemente, la presencia humana tiene un impacto negativo substancial para el océano, y los resultados están en relación inversa con la población costera”, destaca el estudio, publicado en la revista científica Nature.

Con el fin de saber si la salud de los océanos es buena o mala, si están mejorando o empeorando, Benjamin Halpern biólogo marino de la Universidad de California, EE.UU., uno de los responsables del estudio, indicó que es “la primera vez que se comparan y combinan directamente dimensiones muy diferentes -ecológicas, sociales, turística, económicas y políticas- que definen un océano con buena salud”.

“El índice permite cristalizar qué sabemos y qué no sabemos acerca del estado de los océanos de una manera muy amplia y abarcadora”, explicó Halpern.

El Índice de Salud Oceánica fue preparado por científicos marinos del Centro Nacional de Análisis Ecológico de Santa Bárbara, de Conservation International, COMPASS, el New England Aquariun, la National Oceanic and Atmospheric Administration, y varias universidades.

Para elaborar el índice, se desarrolló un sistema de calificaciones capaz de evaluar la salud de los océanos de diferentes países costeros del mundo y los datos obtenidos fueron ingresados en un modelo de computadora determinándose un puntaje para cada país.

Los especialistas midieron la capacidad de los océanos del mundo para suministrar alimento al hombre, actividades recreativas, al mismo tiempo de cómo se preserva la biodiversidad. Los investigadores estudiaron temas diferentes, entre ellos el suministro de alimento, la calidad del agua, la pesca artesanal, las capacidades de captación de carbono, turismo, la protección costera y biodiversidad.

El Índice de Salud Oceánica evalúa el estado actual de cada beneficio en contra de su objetivo.

Por ejemplo, una de las cosas que la gente desea del océano es que los provea de alimento, pero la pesca excesiva a la larga, conduce a la disminución de las capturas ya que algunas poblaciones no se van a reponer rápidamente por haber pescado a los juveniles o los adultos excesivamente.

Otro ejemplo es que el aumento del turismo costero puede ser bueno para la economía local, pero malo para los frentes oceánicos.

Halpern destacó que el Índice de Salud Oceánica no pretende medir el estado prístino de las aguas de un país. “Se trata, en cambio, de establecer en qué medida el océano puede arrojar beneficios para un determinado lugar”.

Los objetivos incluyen, limpieza del agua, provisión de alimento, captura de carbono, biodiversidad, protección costera, oportunidades recreativas, pesca artesanal, apoyo a economías locales, y “sensación de pertenencia”.

Evaluación de171 zonas económicas exclusivas (ZEE), hasta las 200 millas náuticas

Calificación

La calificación elaborada por investigadores estadounidenses y canadienses, se realizó sobre 171 Zonas Económicas Exclusivas (ZEE) que se extienden hasta 320 kilómetros desde la costa o 200 millas náuticas, cuya responsabilidad corresponde a los países costeros.

Estas ZEE estudiadas representan el 40% de los océanos del mundo, así como lo esencial de sus recursos, sus zonas de diversión y empleos que suministra el mar.

A cada país se lo calificó con un puntaje sobre 100.

Las Islas Seychelles, uno de los únicos países en desarrollo que está entre los doce primeros lugares, con 73 puntos, Suriname, con 69 colocándose a Alemania, en el cuarto lugar, encabezando a los países habitados con un resultado de 73 puntos sobre 100.

Estos países son seguidos por Polinesia francesa 72, Francia con 66, España 64, Rusia con 67, y China logró 53.

De América Latina, Trinidad y Tobago 63, Brasil obtuvo 62, Costa Rica 61, Guatemala 60, Ecuador y Chile 60, México 55, y Colombia, Cuba y Argentina con 52 puntos.

Entre los más bajos resultados latinoamericanos en calificación figuran Uruguay con 47, Honduras y Venezuela 46, El Salvador 45, Perú y Haití 44, y Nicaragua con 43.

Once países africanos se colocan en los últimos lugares de la calificación, con resultados de 42 a 36 puntos.


Halpern se mostró sorprendido por el índice mundial general de 60 puntos y señaló que deja mucho espacio para las mejoras, pero también da esperanzas.

Conclusión

El índice proporciona una herramienta poderosa para aumentar la conciencia pública, la gestión directa de los recursos, mejorar las políticas y priorizar la investigación científica.

Tendemos a olvidar que los humanos formamos parte de todos los ecosistemas. El Índice de la Salud de los Océanos es único porque establece al ser humano como parte de los ecosistemas oceánicos. No solo somos el problema, sino también parte de la solución”.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza del Profesor Norberto Ovando (foto): Vicepresidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales - AAPN - Experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas - WCPA - de la UICN. Red Latinoamericana de Áreas Protegidas - RELAP -

VOLVER A PORTADA

 

 
Estadísticas de visitas