PERIODISMO INDEPENDIENTE

Periódico On Line

CRÓNICA Y ANÁLISIS

Zona Norte  G.B.A.

 

ABANDONADOS EN LA PATAGONIA

Los pequeños productores están extremadamente preocupados por la mortandad masiva de sus ovejas y cabras, de la que viven miles de familias ya que la Región patagónica se encuentra afectada por cuatro años de sequía, la acumulación de la ceniza volcánica y la escasa y tardía ayuda gubernamental.

Por el Prof. Norberto Ovando (*) 

 

La ONG internacional Sociedad Mundial para la Protección Animal –WSPA- entregó alimentos y vacunas como ayuda para los animales de pequeños productores

Más allá de la Avda. General Paz existen miles de localidades que los argentinos desconocen y hasta podríamos asegurar que muchos habitantes no saben que existen ni como subsisten en Chacay, Huarruca, Anecón Chico, Las Mellizas, Los Juncos, Comallo y el paraje Coquelén, solo por nombrar unos pocas.

En todos esos lugares sobreviven miles de familias una prolongada sequía de cuatro años y que actualmente se encuentran en estado de abandono, a los cuales la ceniza del complejo volcánico Puyehue-Caulle, agravó la situación ya que su único capital unas pocas ovejas se están muriendo y no pueden hacer nada. Dicen los pequeños productores rurales “urgentemente necesitamos una suplementación de alimento, pero hasta ahora no ha llegado”.

Situación de las comunidades

En la zona patagónica la calidad de vida de la población varía según la localización de la misma, sea en centros urbanos, en parajes rurales o en comunidades aborígenes propiamente dichas.

El acceso a los parajes, comunidades y reservas suele ser difícil en invierno y en algunos casos quedan incomunicados durante varios meses, carecen de servicio de transporte y el medio de movilidad habitual es el caballo. Carecen de equipamiento social, cultural o recreativo y de fuentes de trabajo.

La única actividad económica es la cría de lanares y caprinos, Existe una mínima producción ganadera y se la puede llamar casi de subsistencia dada la poca cantidad de animales que poseen. La falta de alambrados produce la pérdida de animales y el robo de los mismos y no permite un seguimiento de las majadas para un mejoramiento de la misma.

Cuando la disponibilidad de agua y el clima lo permiten, las familias desarrollan pequeñas huertas para el consumo personal. Por otro lado los pobladores se ven obligados a acarrear agua en baldes hasta sus viviendas y en los meses de verano los arroyos prácticamente se secan, dificultando notablemente el abastecimiento a la población y las aguadas son insuficientes (muchas de ellas se encuentran secas), para satisfacer a los animales.

Dada la dificultad de acceso al mercado para vender su producción, dependen de los intermediarios locales, que a la vez fijan los precios de los productos, con las negativas implicancia obvias.

Muchos de estos parajes se encuentran dentro de la estepa-desértica, presentando los mayores índices de necesidades básicas insatisfechas.


Como ayudar


Se puede colaborar con alimento para los animales de los pequeños productores rurales patagónicos afectados por las cenizas donando en la Cuenta especial solidaria "Un fardo para mi hermano" del Banco Nación, sucursal Bariloche, Nº 4.631.492. 418, CBU 011 046 33 -400 463 149 241 80, CUIT 30-67295399-1.

Conocer la realidad

El señor secretario ejecutivo de Emergencia y Desastre agropecuario de la Nación, Haroldo Lebed, negó, como se pudo leer en los periódicos, que hayan muerto ovejas por las cenizas del complejo volcánico Puyehue-Caulle.

Para ver la realidad un equipo de Canal Seis de Bariloche estuvo en el paraje Coquelén donde la ceniza ha causado estragos en los campos de los pequeños productores de la zona y grabó el siguiente video “Tras la ceniza el abandono”

 

http://www.noticieroseis.com/index.php?option=com_hwdvideoshare&task=viewvideo&Itemid=92&video_id=1689

Conclusión

Los desastres naturales ponen al descubierto la vulnerabilidad de las naciones y de las personas, por ello los gobiernos deben tomar las medidas adecuadas para mitigar los efectos de la sequía y el impacto de las cenizas en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

(*) Crónica y Análisis publica el presente artículo por gentileza del Profesor Norberto Ovando (foto): Vicepresidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales - AAPN - Experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas - WCPA - de la UICN. Red Latinoamericana de Áreas Protegidas - RELAP -

VOLVER A PORTADA

 

 
Estadísticas de visitas