PERIODISMO INDEPENDIENTE                                                     ZONA NORTE GBA
Portada
Contáctenos

 COLABORACIONES

17-03-2010

LA IMPORTANCIA DE LAS ENERGÍAS ATERNATIVAS

Por Cristian Frers (*)  

Una energía alternativa, o más precisamente una fuente de energía alternativa es aquella que puede suplir a las energías o fuentes energéticas actuales, ya sea por su menor efecto contaminante, o fundamentalmente por su posibilidad de renovación.

El consumo de energía es uno de los grandes medidores del progreso y bienestar de una sociedad. El concepto de crisis energética aparece cuando las fuentes de energía de las que se abastece la sociedad se agotan. Un modelo económico como el actual, cuyo funcionamiento depende de un continuo crecimiento, exige también una demanda igualmente creciente de energía. Puesto que las fuentes de energía fósil y nuclear son finitas, es inevitable que en un determinado momento la demanda no pueda ser abastecida y todo el sistema colapse, salvo que se descubran y desarrollen otros nuevos métodos para obtener energía: éstas serían las energías alternativas.

Las fuentes renovables de energía se basan en los flujos y ciclos naturales del planeta. Son aquellas que se regeneran y son tan abundantes que perdurarán por cientos o miles de años, las usemos o no; además, usadas con responsabilidad no destruyen el medio ambiente. La electricidad, calefacción o refrigeración generados por las fuentes de energías renovables, consisten en el aprovechamiento de los recursos naturales como el sol, el viento, los residuos agrícolas u orgánicos. Incrementar la participación de las energías renovables, asegura una generación de electricidad sostenible a largo plazo, reduciendo la emisión de dióxido de carbono. Aplicadas de manera socialmente responsable, pueden ofrecer oportunidades de empleo en zonas rurales y urbanas y promover el desarrollo de tecnologías locales.

En contraposición tenemos los combustibles fósiles (carbón, petróleo, uranio y gas) usados por las energías convencionales, que tienen un tiempo de vida determinado, se agotan y su utilización ocasionan graves impactos sobre el medio ambiente. Los hidrocarburos son combustibles de alto valor energético, pero su combustión introduce una variedad de contaminantes en la atmósfera.

Producir energía limpia; apostar por las renovables; frenar la dependencia de las  importaciones energéticas, limitar el efecto invernadero... son objetivos a los que es difícil oponerse. Las energías renovables podrían solucionar muchos de los problemas ambientales, como el cambio climático, los residuos radiactivos, las lluvias ácidas y la contaminación atmosférica. Las energías renovables podrían cubrir un tercio del consumo de electricidad y reducir las emisiones de dióxido de carbono.

El mundo tiene abundantes fuentes potenciales de energía renovable, pero cada una tiene sus propios desafíos técnicos. Los científicos están trabajando para desarrollar fuentes alternativas de energía que sean sustentables, limpias y convenientes.

Es responsabilidad de los países industrializados señalar el camino para dejar atrás el uso de combustibles fósiles y el cambio hacia las energías renovables. Claramente estos países también deben apoyar el desarrollo de energía renovables en países en desarrollo para proteger el medio ambiente global.

Las energías renovables en América Latina aunque ya han dado pasos importantes para su desarrollo, se encuentran aun en una etapa incipiente en cuanto se refiere a capacidad instalada de tecnologías no convencionales. Sin embargo, si sumamos las grandes hidroeléctricas de las que depende más de la mitad del consumo de energía eléctrica en la región, se posiciona como líder en energías renovables.

Todo parece indicar que la curva de crecimiento exponencial que hemos visto en otros lugares del mundo, esta solo a punto de cambiar de pendiente para esta región, por lo cual a mediano plazo veremos avances significativos y la implementación masiva de tecnologías renovables no convencionales para este grupo de países.

 Hablando de potencial para las energías renovables en Sudamérica. solo basta con mencionar que la región posee dos de los mejores lugares del mundo para la generación de energía eólica, La Patagonia en el sur del continente y el Istmo de Tehuantepec en México, no siendo solo estos los lugares con excelente recurso eólico, ya que las estimaciones de potencial para toda la región hacen soñar con un futuro impulsado por el poder del viento. Por otro lado, varios países de América Latina poseen también una importante irradiación solar que podría generar con la tecnología actual gran parte de las necesidades energéticas de la región.

Ni que hablar del potencial de otras energías renovables, como la mareomotriz, con un continente bañado en sus dos costas por los océanos pacífico y atlántico. De la misma manera, la energía geotérmica es también una de las grandes opciones que se vislumbran para la generación de energía eléctrica en la región, con varias zonas potenciales identificadas y varios proyectos en marcha; la energía proveniente desde el fondo de la tierra podría también realizar un aporte importante a la matriz renovable de varios países.

La biomasa merece un lugar especial, ya que también aquí están depositadas grandes esperanzas para generación de energía y combustibles. Tratando de apartarse de la polémica mundial por el aumento del precio de los alimentos con plantaciones de bajo impacto para este fenómeno, son varios los países que depositan en la biomasa grandes esperanzas para mover su parque vehicular e inyectar energía al sistema eléctrico. Argentina y Brasil se perfilan como grandes exportadores a escala mundial de biodiesel.

Hoy, en Argentina, el uso de energías renovables (excluyendo la hidráulica) representa sólo el 1% de la energía total. Pero si la situación logra revertirse y país aprovecha las fuentes renovables disponibles puede llegar a ser un fuerte exportador de energía para latinoamérica.

 

La energía solar en nuestro país tiene una aplicación muy relativa, restringida a zonas rurales alejadas de los tendidos de redes de distribución pública. También se ha iniciado la instalación de este sistema como fuente de calefacción de viviendas individuales, para el calentamiento de agua y electrificación de pequeños establecimientos, como escuelas, sin llegar a aplicaciones a gran escala.

 

En tanto, la energía eólica tuvo en la última década en el país un crecimiento interesante, sin embargo, Argentina tiene instalados tan solo 30MW de potencia eólica, casi en su totalidad por cooperativas eléctricas. Este número es prácticamente despreciable dentro de la matriz energética nacional. Se han gastado en el año 2008 unos 1800 millones de dólares en combustibles líquidos importados y en energía eléctrica de origen térmico comprada a países vecinos. Si se hubiese destinado el 15% de esa cifra a proyectos de energía eólica, tendríamos encaminados casi 700MW adicionales de potencia totalmente limpia y renovable. La región patagónica presenta condiciones ideales para la producción de este recurso. Lo demuestran las instalaciones de los molinos generadores en Santa Cruz, Chubut. Neuquén, La Pampa y sur de la provincia de Buenos Aires.

El gobierno de Argentina promulgó una ley de fomento del uso de fuentes renovables de energía, la cual prevé aumentar de uno a 8% su participación en la matriz eléctrica nacional en 10 años

La norma, que declara de interés nacional la generación de energía eólica, energía solar y energía geotérmica, entre otras, promueve la inversión y el desarrollo de investigaciones, a través de incentivos fiscales y subsidios por cada kilovatio generado mediante fuentes no fósiles.

Geólogos, biólogos, geografos, físicos, economistas, ambientalistas procuran hoy desplegar soluciones y alternativas a una profunda crisis de abastecimiento que se expresa, entre otras formas, en el aumento sostenido que ha experimentado el precio del petróleo en los últimos dos años, el barril cuesta hoy aproximadamente el doble que hace dos años. Este aumento –impulsado a su vez por los conflictos en Medio Oriente- ha estimulado una nueva búsqueda de fuentes alternativas de energía.

Todos los días vamos siguiendo los avances de la tecnología que nos acercarán cada día más al reemplazo definitivo de las energías no renovables. La disponibilidad energética de las fuentes de energía renovable es mayor que las fuentes de energía convencionales, sin embargo su utilización es escasa.

El desarrollo de la tecnología, el incremento de la exigencia social y los costos más bajos de instalación y rápida amortización, están impulsando un mayor  uso de las fuentes de energía de origen renovable en los últimos años.

(*) Crónica y Análisis publica la presente colaboración por gentileza de su autor Cristian Frers: Técnico Superior en Gestión Ambiental. Técnico Superior en Comunicación Social.

Volver a la pagina anterior


 

 

 


02-03-2010

PROMOVER EL DESARROLLO TURÍSTICO SOSTENIBLE

Por Cristian Frers (*)

El turismo sustentable es un concepto todavía relativamente nuevo y los parámetros se encuentran aún en proceso de definición. Está basado en la realidad de que el crecimiento irrestricto no es sustentable y en que existen límites al número de turistas que se pueden alojar en un lugar por vez, límites a la capacidad de los sitios y atracciones naturales y límites a la paciencia de las comunidades anfitrionas.

El turismo se ha convertido en una de las más importantes actividades económicas del mundo, y de las que crece a mayor velocidad. Como consecuencia, el mismo tiene un efecto importante en muchos campos de la sociedad: la economía, la infraestructura social y cultural, y el ambiente. Sin embargo, el crecimiento poco meditado y no sostenible del turismo puede causar también un efecto negativo en estos campos y a largo plazo, esto puede traer problemas para todos.

Considero que todas las variables del turismo deberían encararse con la modalidad de turismo sustentable. Ya que el visitante contribuye simplemente con respetar las reglas establecidas en parques, reservas y sitios naturales como así también en la limpieza y conservación de las ciudades y patrimonios. Los cuales, si no son debidamente respetados y preservados, se producen la perdida del atractivo, y lo que es mas grave aún, la desaparición de una riqueza irrecuperable como puede ser una cultura autóctona o un ecosistema.

Hoy en día, los proyectos mas exitosos de desarrollo turístico se planean en un contexto de sustentablididad, donde la necesidad de cuidar al máximo los recursos naturales, la belleza del paisaje, la calidad del agua y la biodiversidad, se convierten en la base sobre la cual se instrumentan los nuevos planes turísticos, ofreciendo además un desarrollo económico más justo para las comunidades locales, promoviendo su participación activa y permitiendo que los recursos generados por esta actividad mejoren la calidad de vida de millones de personas.

El turismo sostenible atiende a las necesidades de los turistas actuales y de las regiones receptoras y al mismo tiempo protege y fomenta las oportunidades para el futuro. Se concibe como una vía hacia la gestión de todos los recursos de forma que puedan satisfacerse las necesidades económicas, sociales y estéticas, respetando al mismo tiempo la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas que sostienen la vida.

Es importante puntualizar, que  la contaminación ambiental  es un elemento  activo  en el desarrollo y  progreso de un país, y como  tal no se puede eliminar, si es posible con educación y  sensibilización de parte de la sociedad,  así como  de las instituciones. Es posible atenuar los niveles  de contaminación que; las playas, ríos y lagos, mantienen  constantemente, en deterioro de la calidad del agua.

Es imprescindible para llevar a cabo el turismo sostenible, llevar a la práctica las siguientes acciones:

  1. La minimización de los residuos.

  2. Conservación y gestión de la energía.

  3. Gestión del recurso agua.

  4. Control de las sustancias peligrosas.

  5. Transportes.

  6. Planeamiento urbanístico y gestión del suelo.

  7. Compromiso medioambiental de los políticos y de los ciudadanos.

  8. Diseño de programas para la sostenibilidad.

  9. Colaboración para el desarrollo turístico sostenible.

La competitividad del turismo, implica calidad de los productos y servicios bajo criterios de sustentabilidad del turismo, así como de sustentabilidad y productividad empresarial, a fin de estar en posibilidad  de generar ingresos superiores al promedio de los competidores y crear bienestar entre la población. Es posible afirmar  que la actividad turística ha crecido en forma sostenida. De esta manera surge el turismo sustentable como un importante factor para la conservación ecológica, buscando la participación comunitaria y la participación activa del visitante, tratando de responder a los requerimientos de un creciente número de turistas nacionales e internacionales que buscan un contacto más cercano y activo con los ecosistemas y las culturas locales, al tiempo que se interesan en la preservación de ambos.  Estos nuevos tipos de turismo de la naturaleza, sustentable, cultural, de aventura o ecoturismo, representan el sector turístico con mayor crecimiento en todo el mundo en los últimos años.

El promover el desarrollo de un turismo sostenible, que suscite la iniciativa de propuestas de pequeñas y medianas empresas, puede incrementar los beneficios de los recursos generados a nivel local, manteniendo la integridad cultural y el entorno, así como fortalecer la protección del patrimonio natural. Será necesario un esfuerzo por tratar de alentar propuestas de desarrollo turístico que preservando la riqueza natural y cultural autóctona permita estrategias de generación de nuevas fuentes de ingreso para la mitigación de pobreza.

Es muy importante insentivar el turismo sostenible en América Latina a través del fortalecimiento de las iniciativas de turismo basados en el mutuo respeto y reconocimiento, uniendo esfuerzos, armonizando los sistemas, el intercambio de la información y la experiencia ya que En la última década el turismo ha sido la industria de mayor crecimiento, superando los ingresos generados por la agricultura.

En Argentina, el crecimiento del turismo receptivo a partir de los últimos años ha generado presión sobre el uso y goce de los recursos protegidos así como sobre aquellos que no lo están, razón por la que es necesario sentar las bases de planificación para un uso eficiente, sustentable y rentable de los destinos turísticos que reciben la mayor frecuentación de visitantes.

El desarrollo turístico con criterios de sustentablilidad se considera una Política de Estado que debe articular las diferentes competencias no solo a nivel horizontal sino también descentralizado y como tal articulando entre organismos nacionales, y entre ellos y los organismos locales. Para lograr un desarrollo sustentable del turismo, los municipios deben desarrollar programas que involucren objetivos, estrategias y líneas de acción.

Lo que en principio se necesita es un cambio de paradigmas en relación a la manera en que opera la industria y una aceptación de que el turismo sustentable requiere una acción colectiva que provenga del sector público y privado en colaboración con la sociedad civil. Resulta también esencial que desde un principio el concepto de turismo sustentable se transforme en un ejercicio real y práctico.

Los gobiernos, los destinos, los agentes de viajes, los prestadores de servicios turísticos y finalmente los viajeros: todos deben y pueden desarrollar acciones responsables y prácticas ambientales. Integrar la política turística al programa general de desarrollo representa un paso más hacia la consecución de los objetivos del Milenio.

En definitiva, empieza a crecer una demanda de turismo respetuoso con el medio y con las personas, que se ajusta a los requisitos de una nueva idea de la movilidad,  de energía, del agua… y que apuesta, consiguientemente, por reducir al máximo las emisiones contaminantes que genera el viaje, por valorar más los pequeños hoteles locales a las grandes cadenas hoteleras, por contribuir con ecotasas a la protección de la zona en vez de buscar los precios más bajos a costa de la explotación de los trabajadores y la degradación del medio

El desarrollo sustentable es la posibilidad de transmitir un mensaje educativo y de cooperación mutua, para la toma de conciencia conservacionista y el uso sostenible de los recursos, tanto a los visitantes como a las comunidades inmersas en las áreas naturales y nos predispone para una mejor comunicación entre seres humanos.

(*) Crónica y Análisis publica la presente colaboración por gentileza de su autor Cristian Frers: Técnico Superior en Gestión Ambiental. Técnico Superior en Comunicación Social.

Volver a la pagina anterior


 

 

 


17-02-2010

CUÁL ES LA IMPORTNCIA DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL

Por Cristian Frers (*)

En su definición sobre Educación Ambiental, las Naciones Unidas nos indica que esta tiene como objetivos la formación de los individuos para conocer y reconocer las interacciones entre lo que hay de natural y de social en su entorno y para actuar en ese entorno. Intentando no imprimir a sus actividades orientaciones que pongan en grave deterioro el equilibrio que los procesos naturales han desarrollado, haciendo posible la existencia de una calidad ambiental idónea para el desarrollo de la vida humana.

Es necesario abordar la temática del cuidado del medio ambiente con la seriedad necesaria para poder revertir los hábitos que causaron daños, hasta la fecha, a nuestro planeta. Es necesario incorporar la idea quecon el correr del tiempo y manteniendo comportamientos perjudiciales hacia el ambiento vamos perdiendola oportunidad de tener una mejor calidad de vida, vamos deteriorando nuestro planeta y a los seres que habitan en él.

Es evidente la necesidad de sensibilización desde cada uno de nosotros, para repensar en qué valores y actitudes, se acoda el cambio cultural que debemos asumir, con respecto a las problemáticas ambientales.

Más allá de la educación tradicional, es decir, del simple hecho de impartir un conocimiento, la educación ambiental relaciona al hombre con su ambiente, con su entorno y busca un cambio de actitud, una toma de conciencia sobre la importancia de conservar para el futuro y para mejorar nuestra calidad de vida.

la adopción de una actitud consciente ante el medio que nos rodea, y del cual formamos parte indisoluble, depende en gran medida de la enseñanza y la educación de la niñez y la juventud. Por esta razón, corresponde a la pedagogía y a la escuela desempeñar un papel fundamental en este proceso.

La educación ambiental es un proceso educativo, integral e interdisciplinario que considera al ambiente como un todo y que busca involucrar a la población en general en la identificación y resolución de problemas a través de la adquisición de conocimientos, valores, actitudes y habilidades, la toma de decisiones y la participación activa y organizada.

El niño crece y se desarrolla bajo la influencia de un complejo proceso docente-educativo, en el que la escuela cumple un encargo social que tiene el objetivo de que el futuro ciudadano reciba enseñanza y educación, y se integre a la sociedad en que vive de una manera armónica, formado política e ideológicamente en correspondencia con los principios de nuestra sociedad. En este sentido hay que educar al niño para que ocupe plenamente el lugar que le corresponde en la naturaleza, como elemento componente de esta. Él debe comprender que es parte integrante del sistema ecológico y que, como tal, tiene deberes que cumplir.

La formación y el desarrollo de hábitos correctos en los estudiantes, en lo concerniente a la protección del medio ambiente en la escuela y sus alrededores, contribuyen a vincular la teoría con la práctica y a familiarizarlos con estas tareas y exigencias a escala local. Esto facilita que comprendan la importancia de la protección del medio ambiente y sus distintos factores, a nivel regional y nacional, y cómo una sociedad puede planificar y controlar la influencia del medio ambiente en beneficio de la colectividad.

Aprovechar estos temas, que son contenidos de la enseñanza escolar pero con un fin, que no sea solo el de la información, que se transgreda ese límite. Que llegue hasta la formación de un ciudadano conciente e involucrado en está problemática.

La necesidad de abordar la problemática ambiental requiere de una perspectiva que involucre la crítica de los distintos saberes y el desarrollo del conocimiento humano para la creación de alternativas. De ahí que, además de los obstáculos económicos y sociales dados por el estilo de desarrollo para abordar la problemática ambiental, las posibilidades de revertir los procesos de deterioro ambiental se ven también limitados por la propia conformación del proceso educativo y de construcción del conocimiento.

Es necesario abordar el estudio de lo ambiental en lo educativo desde una perspectiva sistémica. Debemos estar conscientes que la conceptualización de educación ambiental abarca contenidos de varios campos: conservación, equidad, contaminación, ambientes urbanos/rurales, derechos humanos, ecología, ciencias ambientales, educación integral, población, energía, pobreza, ética, desarrollo sustentable, sociedad, tecnología, calidad de vida, entre otros. Además, que dichos campos se entrecruzan y se traslapan. Debemos entonces concretar qué relaciones, interacciones, resultados o consecuencias nos interesa descubrir y posteriormente comunicar

Desde el Estado es necesario la incorporación con carácter obligatorio de la materia educación ambiental en favor de las generaciones futuras y una adecuada calidad de vida.

La educación ambiental en la Argentina está poco más que en pañales, pese a los esfuerzos y los planes oficiales que se están tratando de implementar, tanto en el Ministerio de Educación de la Nación como en los organismos equivalentes de las provincias, debido a: La falta de conexión entre las medidas individuales que se implementan y la problemática social, el carácter temporal de las acciones propuestas (no conducen a la formación de hábitos), no se permite desarrollar la creatividad de los sujetos, ya que no hay continuidad entre el contenido que se transmite y las concepciones y representaciones de los sujetos y para finalizar, la falta de la información sobre los problemas locales en conjunción con la problemática nacional. La asistencia oficial es escasa o prácticamente nula. Esto se debe, principalmente, a la precaria importancia que frecuentemente se da a la educación, tanto desde el estado como otros sectores de la sociedad, se traduce como una contracción del sistema educativo público, como efecto de un presupuesto bajo y la ausencia de un debate acerca de la calidad y beneficios de la educación impartida.
Esta educación trasciende el ámbito formal de la educación tradicional, no circunscribiéndose únicamente a los centros educativos, sino empleándose, también, en el ámbito laboral, en la empresa o el centro de trabajo, siendo éste un excelente vehículo para comunicar valores a favor del ambiente, relacionándolo con las características productivas. Por otra parte, el desarrollo eficaz de la educación ambiental demanda el pleno aprovechamiento de todos los medios públicos y privados de que la sociedad disponga, a través de diferentes sistemas y subsistemas de aplicación, vinculándose con la legislación, las políticas, los planes y programas de ejecución, las medidas y mecanismos de control y a todas las decisiones que los gobiernos adopten respecto al ambiente.

Se debe estimular la formación de sociedades socialmente justas y ecológicamente equilibradas, que conserven entre sí una relación de interdependencia y diversidad.
La educación ambiental, en el contexto del desarrollo sostenible, debe generar con urgencia, cambios en la calidad de vida y mayor conciencia en la conducta personal, así como armonía entre los seres humanos y de éstos con otras formas de vida.
La aplicación de la educación ambiental no consiste, entonces, en una mera aplicación de ajustes y complementos a los programas tradicionales de la educación, se trata, más bien, de convocar a nuevos enfoques, nuevos contenidos y nuevos métodos, haciendo más flexibles las tradicionales estructuras de los sistemas educativos.

(*) Crónica y Análisis publica la presente colaboración por gentileza de su autor Cristian Frers: Técnico Superior en Gestión Ambiental. Técnico Superior en Comunicación Social.

Volver a la pagina anterior


 

 

 


16-01-2010

UN NUEVO ESTILO DE PENSAMIENTO: SUSTENTABILIDAD

Por Cristian Frers (*)

La palabra sustentabilidad se podría traducir por habilidad en sustentarse, pero va mucho más allá de una garantía simple de supervivencia, porque su práctica no sólo garantiza el presente, como también el futuro.

Su historia se inicia en la década de los años setenta cuando la defensa del ambiente se convirtió en uno de los temas más importantes de las campañas y agendas políticas en distintos países. Fue precisamente en junio de 1972, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano celebrada en Estocolmo, Suecia, cuando creció la convicción de que se estaba atravesando por una crisis ambiental a nivel mundial.

A partir de esta conferencia, en donde se reunieron 103 estados miembros de las Naciones Unidas y más de 400 organizaciones gubernamentales, se reconoció que el ambiente es un elemento fundamental para el desarrollo humano. Con esta perspectiva se iniciaron programas y proyectos que trabajan para construir nuevas vías y alternativas con el objetivo de enfrentar los problemas ambientales y, al mismo tiempo, mejorar el aprovechamiento de los recursos naturales para las generaciones presentes y futuras.

Para que se entienda lo que significa la palabra sustentabilidad en la vida práctica, significa la lucha por la continuidad de los aspectos económicos, sociales, culturales y ambientales de la sociedad humana.

Para practicar el concepto de sustentabilidad, el ser humano, al explorar áreas para su supervivencia debe tener como objetivo, las acciones que toma como: causar el menor daño posible y garantizar el equilibrio entre su actividad y el ambiente.

Muchas veces, por la cultura heredada, se piensa que al empezar un negocio puede llegar a ser económicamente inviable si tuviera que respetar alguna de las reglas de la naturaleza, pero la práctica a demostrado que la sensibilidad y la creatividad del ser humano esta comenzando a sobrepasar este estilo de pensamiento.

Al mantener la fuerza vital y la capacidad de regenerar al ambiente, además de garantizar la vida para las próximas generaciones, es importante recordar que en el presente el bienestar también va a hacer parte de la vida de toda la comunidad.

Para que las comunidades consigan prevenir daños ambientales o incluso para recuperar los que existen, llega a ser necesario que se realice un planeamiento ambiental dirigido hacia las necesidades y posibilidades locales.

El planeamiento debe alcanzar las ciudades o las regiones que tengan necesidades específicas de un programa que garantice al mismo tiempo la sustentabilidad y generación de renta y de riqueza.

Dentro del planeamiento ambiental, algunas cuestiones se deben responder de forma obligatoria, entre ellas: el nivel de perseverancia de la comunidad, la posibilidad de emprendedores en participar y el interés de los inversionistas.

No se puede olvidar que habrá la necesidad de orientar y concienciar a la población local, establecer planes de trabajo, respetar el organigrama y el cronograma y principalmente, las evaluaciones periódicas sobre la marcha del proyecto.

El planeamiento es el primer paso para que el proyecto, pero después de implementado, debe ser cumplido en su totalidad para que los resultados sean positivos y eficaces.

Si tomamos el manejo del agua dulce implica diversos factores y problemáticas que deber ser analizadas en profundidad. Uno de estos factores es que el uso del agua en pequeñas y medianas ciudades tiene un origen y destino rural, en la mayoría de los casos. Para que se desarrolle un manejo integrado del agua es crucial hacer uso de ella con eficiencia, hacer tratamiento de aguas servidas y estimular el compromiso ciudadano. Las buenas prácticas agrícolas y la limpieza de las aguas se tornan relevantes desde el punto de vista técnico económico y como factor de fortaleza social y acción colectiva inteligente.

Un proyecto sustentable es aquel que utiliza determinado recurso sin peligro de acabar con este recurso. Un buen proyecto sustentable para implementarlo en comunidades locales es el uso de humedales artificiales para evitar la contaminación orgánica e inorgánica en los cuerpos de agua.dulce.

¿Por qué utilizar este sistema? Porque hay que tener en cuenta que la importancia de los humedales ha variado con el tiempo. Los humedales son zonas de transición entre el ambiente terrestre y acuático y sirven como enlace dinámico entre los dos. El agua que se mueve arriba y abajo del gradiente de humedad, asimila una variedad de constituyentes químicos y físicos en solución, ya sea como detritus o sedimentos, estos a su vez se transforman y transportan a los alrededores del paisaje.

Los humedales proveen sumideros efectivos de nutrientes y sitios amortiguadores para contaminantes orgánicos e inorgánicos. Esta capacidad es el mecanismo detrás de los humedales artificiales, también denominados wetlands, para simular un humedal natural con el propósito de tratar las aguas residuales de empresas y municipios.

La Solución biotecnológica consiste en la instalación de humedales artificiales que actúan como filtros naturales. Ubicados entre la planta y los recursos acuáticos (ríos, lagos, lagunas), estos sistemas, además de no necesitar mantenimiento ni consumir energía eléctrica, cuestan menos que la cuarta parte de un sistema de tratamiento tradicional. Los humedales se construyen utilizando diferentes especies de plantas que abundan en la zona: totoras, repollitos de agua, camalotes o juncos.

Si la problemática ambiental es de carácter político, así debe ser su tratamiento en la elaboración de planes, programas y proyectos de desarrollo. Como así también debe ser la articulación de los distintos niveles de toma de decisiones; es decir, se debe tratar de promover el debate y la participación ciudadana, garantizando su efectividad a través de la educación ambiental, la información verídica y otros instrumentos de participación regional y local.

En Argentina es indispensable contar con políticas públicas articuladas con las necesidades y posibilidades de los sectores económicos y sociales, lo cual requiere disponer de sistemas de consultas y acuerdos para que las decisiones estatales sean realistas, aplicables y sustentables.

Se debe explicar que la palabra sustentabilidad hace referencia en primer lugar a los seres humanos. El concepto clave es mantener las condiciones planetarias favorables para el desarrollo de la vida humana a nivel global y local. Pero, para lograr este objetivo es preciso cumplir ciertos requisitos. El primero es equilibrar las necesidades humanas con la capacidad de carga del planeta para proteger a las generaciones futuras. Esto significa que los efectos de las actividades humanas se mantengan dentro de unos límites que eviten la destrucción de la diversidad, complejidad y funcionamiento de los sistemas ecológicos que soportan la vida.

Sin embargo, la supervivencia de los seres humanos no es en sí misma el objetivo. La meta es poder vivir una vida segura, sana y productiva en armonía con la naturaleza y los valores culturales y espirituales locales. Esto significa que no sólo se trata de encontrar un equilibrio entre el desarrollo humano y la vida de los ecosistemas, sino también de buscar un camino que lleve hacia la igualdad entre individuos y comunidades, naciones y generaciones. Buscar una alternativa que permita distribuir la riqueza y aumentar la prosperidad de todos.

(*) Crónica y Análisis publica la presente colaboración por gentileza de su autor Cristian Frers: Técnico Superior en Gestión Ambiental. Técnico Superior en Comunicación Social.

Volver a la pagina anterior


 

 

 


06-01-2010

LA INFLUENCIA DEL AMBIENTE EN LA SALUD DE LA POBLACIÓN

Por Cristian Frers (*)

El mundo actual enfrenta una crisis sin precedentes en el medio ambiente y la salud. A pesar de los adelantos hechos en el ámbito de la salud y del ambiente, la situación está a punto de un desastre mundial. Los problemas son tan extensos y trascendentales que el futuro bienestar de la humanidad, junto con el de muchas otras formas de vida en el planeta, se ve amenazado.

En los últimos años nos hemos acostumbrado a ver, oír y tomar determinadas actitudes que vemos como normales o admisibles, siendo estas actitudes y sus efectos tremendamente negativos para nuestra salud Nos referimos a aquellas actitudes que dañan el ambiente. Son muchas, demasiadas, las acciones humanas que están atacando el  ambiente, de forma irreversible muchas de ellas. La demostración de esto es en muchos casos evidente, en otros casos está avalada por estudios científicos y en algunos casos, esta demostración es difícil de efectuar a corto plazo, pero todos los indicios apuntan a su peligrosidad.

Por un lado, las personas y comunidades, sobre todo las más pobres y marginadas, que son objeto de mayor discriminación, enfrentan las consecuencias directas de la destrucción local del medio ambiente, que por lo general se derivan de prácticas empresariales de explotación y proyectos de desarrollo destructivos. Los que están en peores condiciones pagan con su salud la destrucción de su entorno local.

Por otro lado, los cambios globales y regionales en el medio ambiente están empezando a afectar a la población mundial. Estos drásticos problemas ambientales, por ejemplo los cambios climáticos y el agotamiento de la capa de ozono, son en su mayoría provocados por estilos de vida insostenibles, el consumo excesivo y los patrones de desarrollo poco saludables. Asimismo, es probable que estos problemas ambientales golpeen primero a los pobres y marginados, y con las consecuencias más drásticas, pero tarde o temprano también afectarán a los privilegiados. A menos que se ponga freno  a estas tendencias ambientales en todo el mundo, podrían causar estragos en ecosistemas enteros y sistemas que son esenciales para la vida, además de provocar una crisis de grandes proporciones, sin precedentes, para toda la humanidad.

Los factores ambientales que condicionan la salud son muchos, entre ellos: la cantidad y calidad del agua para consumo; la posibilidad de acceso a los nutrientes mediada por su existencia, los precios del mercado y el prestigio que culturalmente se les haya determinado; una vivienda adecuada, que requiere recursos de construcción y tener en cuenta los materiales aceptados culturalmente, así como su conexión a redes de acueducto y alcantarillado y la distribución de la construcción; ambientes laborales adecuados con claras medidas de seguridad; empleo bien remunerado que permita mantener un adecuado nivel de vida; adecuado manejo y disposición final de los residuos sólidos y líquidos; el grado de contaminación ambiental a nivel general y ocupacional; la disponibilidad de tierras de cultivo y la calidad de los alimentos; y la fluctuación de la población, determinada por el fenómeno de migración estrechamente relacionado con la calidad de vida y la disponibilidad de recursos

La salud como parte integral de la sociedad no está excenta de los cuidados del Ambiente, por lo tanto, la sociedad entera está en la obligación de poder cuidar el ambiente para poder conservar la salud.

En las últimas décadas del pasado siglo XX, la preocupación por ampliar el contenido del término salud se basa en incorporar a la ausencia de enfermedades como fenómeno estrictamente biológico elementos del bienestar, de modo que se considera la salud como un campo de encuentro de los fenómenos económicos, políticos y sociales. En este sentido, la salud puede mirarse como la variable dependiente de este conjunto de actividades.

Respecto a estas cuestiones prioritarias, las acciones en el ámbito del ambiente deberían orientarse, en primer lugar, a la necesidad de vigilar cuidadosamente la exposición ambiental a los agentes contaminantes y, como consecuencias, las alteraciones de la salud y del bienestar, mediante el desarrollo de los indicadores pertinentes. Por tanto, la evaluación del impacto en la salud, el análisis del riesgo y la notificación del riesgo constituirán la base de cualquier acción.

Abordar el problema de la salud ambiental en el municipio es una ocasión para hablar de lo que nos está pasando. Habilitar la escucha es estar dispuesto a respetar aquello que va más allá de lo que se espera oír. Es aceptar lo que es, aunque sea distinto de lo que conocemos o elegimos. Es necesario proponer promover la reflexión sobre la salud ambiental en la propia localidad, valorarla y proponer alternativas saludables.

Para generar proyectos sobre la salud ambiental se requiere de un mínimo de intercambios y de acuerdos previos, sobre como se abordará el tema. Para intervenir en la localidad, habrá que identificar el eje de riesgo, esto es, el riesgo ambiental. Se sugiere como metodología para lograr tal propósito seguir estos pasos: detectar el riesgo, evaluar la situación, hacer un diagnóstico, formular una propuesta de proyecto de solución técnica y económicamente viable, aprobar e implementar el proyecto propuesto, poner en marcha el proyecto y, por último, evaluar los resultados y realizar correcciones de ajuste.

La salud sólo es posible donde haya recursos disponibles para satisfacer las necesidades humanas y donde el ambiente general y laboral esté protegido de contaminantes, patógenos y riesgos físicos nocivos. Pero la salud también conlleva un sentido de bienestar y seguridad pues la violencia, la inequidad y la alienación no sólo están relacionadas con unas expectativas laborales escasas, sino también con el hacinamiento en viviendas de poca calidad, servicios deficientes y provisión inadecuada para el ocio, la diversión y el juego y el desarrollo de los niños.

Cada año mueren más de tres millones de menores de cinco años por causas y afecciones relacionadas con el ambiente. El ambiente es, pues, uno de los factores que influyen de forma más decisiva en el tributo mundial de diez millones de defunciones infantiles anuales, y uno muy importante para la salud y el bienestar de las madres.

En particular en los países en desarrollo, los riesgos y la contaminación ambientales contribuyen de manera muy importante a la mortalidad, la morbilidad y la discapacidad infantiles asociadas a las enfermedades respiratorias agudas, enfermedades diarreicas, traumatismos físicos, intoxicaciones, enfermedades transmitidas por insectos e infecciones perinatales.

La mortalidad y la morbilidad infantiles debidas a causas como la pobreza y la malnutrición también van asociadas a modalidades insostenibles de desarrollo y a la degradación del ambiente urbano o rural.

En la Argentina no se presta mucha atención a la salud ambiental. Es tarea del gobierno municipal, provincial y nacional la prevención del ambiente y para lograrlo debe implementar políticas tendientes a modificar conductas nocivas y estimular la participación de la comunidad en el proceso de ordenamiento ambiental.

En el área de saneamiento básico se deben contemplar aquellas actividades relacionadas con el mejoramiento de las condiciones básicas que afectan a la salud, o sea, el abastecimiento de agua, disposición de excretas, residuos sólidos, vivienda y control de la fauna nociva. Entre los componentes operativos del saneamiento básico son: agua potable, alcantarillado; disposición de excretas en el medio rural, aseo urbano, mejoramiento de la vivienda, protección de los alimentos, control de fauna nociva y control de zoonosis.

Mientras que en el área de calidad ambiental hay que basarlo en la caracterización del impacto del desarrollo, como la contaminación ambiental, y su efecto sobre la salud pública.

Que el ambiente deteriorado enferma no es una novedad, pero sí representa un nuevo escenario. Antes la salud ambiental se vinculaba a condiciones puntuales como los efectos de la contaminación nuclear o ciertas profesiones peligrosas, y se creía que la ciencia resolvería cualquier problema. Ahora, el agujero de ozono, la gestión de residuos, la calidad del agua, y los riesgos ambientales que el ser humano todavía no sabe manejar, sumados a la pobreza y la marginación, brindan un panorama más complejo que afecta la salud humana.

(*) Crónica y Análisis publica la presente colaboración por gentileza de su autor Cristian Frers: Técnico Superior en Gestión Ambiental. Técnico Superior en Comunicación Social.

Volver a la pagina anterior


 

 

 


03-12-2009

A LA GENTE DE LA LOCALIDAD DE CARMEN DE ARECO -PROVINCIA DE BUENOS AIRES- NO LE INTERESA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Por Cristian Frers (*)

El cambio climático es imposible de ocultar y debe ser imposible de ignorar. Los 10 años más calurosos de los que se tengan registros han ocurrido desde 1990. El hielo en el Ártico ha descendido a su nivel más bajo y un estudio plantea que dos terceras partes de la población de osos polares desaparecerá antes del año 2050.

La buena noticia es que todavía podemos frenar el cambio climático antes de que sea demasiado tarde. Las herramientas para mantener el cambio climático bajo control están disponibles y son costeables.

El 12 de diciembre de 2009, en la Localidad de Carmen de Areco – Provincia de Buenos Aires – Argentina, se había programado adherirse al Día de Acción contra el Cambio Climático propuesta llevada a cabo por la Organización Global Climate Campaign en más de 100 países, entre los cuales podemos nombrar: España, Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Noruega, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, India, Nepal, Uruguay, Argentina, entre otros.

En Carmen de Areco, la Fundación Safe Haven Efforts, a través de su directora en Argentina, María de los Milagros Cisterna, se quería llevar a cabo dos eventos, uno cultural como la proyección de la película “Home” de Yann Arthus-Bertrand para que la gente entendiera que estamos colocando al Planeta Tierra en un encrucijada sin salida, la entrada era libre y gratuita; y otro deportivo como era una caminata y una bicicleteada desde la Plaza Independencia, frente a la Municipalidad, hasta el balneario municipal.

La idea de esta convocatoria se basaba en que el 12 de diciembre, estuviesemos todos juntos, por lo menos en esta localidad, para que todos juntos expresando FUERTE y CLARO nuestro reclamo por un tratamiento serio y justo de la problematica del cambio climatico.

Para dichos eventos se consiguió el auspicio de la Dirección de Cultura y Turismo, la Dirección de Deportes y Juventud y de la Dirección de Salud de la Municipalidad de Carmen de Areco. Además, el fotografo Adrian Villalba, se comprometio con todos los elementos técnicos para llevar a cabo la proyección de la película.

La película, se había pactado proyectarla en el Salón Cultural de la Municipalidad, gracias a la gestión de la Directora de Cultura y Turismo, Mercedes Torres, y la caminata y bicicleteada se organizo gracias a la gestión del Director de Deportes y Juventud, Juan Ramon Quevedo.

Los eventos desde el 17 de noviembre de 2009 se estuvieron informando y dando a conocer por los distintos medios de prensa de la localidad, prensa escrita, canal de televisión, diferentes radios y página web.

A la larga, todos nosotros sufriremos los efectos de la subida del nivel del mar, las sequías y el aumento de las temperaturas, que afectará a la producción de alimentos. Sin embargo, ahora mismo (este año, esta década), ya hay países que están al límite, que se encuentran ya luchando por un cambio real en Copenhague y necesitan tu ayuda para hacer que sus voces sean escuchadas.

Grande fue la sorpresa y decepción, cuando llegado el día de los eventos, al concurrir a ver la película “Home”, el Salón Municipal tenía nada más que tres personas: La directora de la Fundación Safe Haven Efforts, la directora de cultura y turismo y un empleado municipal. En el salón brillaban por su ausencia los espectadores. No habia gente rica ni pobre; no había niños, ni adolescentes, ni adultos; no había funcionarios públicos ni privados, no había organismos políticos ya sean estos: azul, amarillo, rojo, blanco o negro. Tampoco estaban esas personas que seguramente se pasan hablando de la boca hacia fuera de los problemas ambientales pero cuando hay que poner “manos a la obra” desaparecen como por “arte de magía”. Obviamente, la proyección tuvo que ser suspendida por falta de espectadores.

Cuando llego la hora programada de la caminata y bicicleteada, una nueva sorpresa y decepción, en la Plaza Independencia solo se encontraban la directora de la la Fundación Safe Haven Efforts, el director de deportes y juventud y un grupo de 30 chicos de entre 8 y 11 años en bicicleta. Para la caminata, no se había presentado nadie. Muy pocas personas para los 15.000 habitantes que viven en la ciudad de Carmen de Areco.

Como ya dijo el presidente de Maldivas, Mohammed Nasheed, en una cumbre a la que asistieron los países más vulnerables la semana pasada: "No firmaremos un pacto global de suicidio colectivo, ni en Copenhague ni en ningún sitio".

En su lugar, tanto él como otros países hicieron un llamado a un "pacto por la supervivencia" para que los países desarrollados se comprometan a reducir sus emisiones de dióxido de carbono para que los niveles puedan volver a 350.  Ellos conocen bien la verdad matemática sobre el cambio climático.

La idea de toda esta movida se baso en que la elección de Barack Obama como presidente acabó con el veto automático al progreso que había estado llevando a cabo Estados Unidos, pero todavía no ofrece suficientes soluciones y sigue sin llegar a lo que los científicos consideran necesario. Además, Obama todavía no ha mostrado el liderado que esta crisis requiere.

Realmente, la supervivencia a corto plazo de muchos países y la salud a largo plazo del planeta están en manos de Obama y del Senado de los Estados Unidos. Sus posturas, junto con el liderazgo que muestre la Unión Europea, China y otros países pueden decidir o descartar un tratado global sobre el clima. Las decisiones tomadas por este reducido grupo de personas determinarán en gran parte si el mundo lograr llegar a un acuerdo; no un acuerdo cualquiera, sino uno que sea lo suficientemente fuerte como para sacarnos del borde del abismo que nos lleva a la catástrofe climática

Carmeños, ustedes tuvieron la oportunidad de participar de actividades culturales y deportivas y sumarse a la movida internacional a favor de que se reduzcan las emisiones de gases invernadero que perjudica al clima. Dejaron pasar la oportunidad de hacer algo por ustedes, por sus hijos, por sus nietos y por las generaciones futuras… Ahora, la pregunta del millón de dólares… ¿Volverán a tener esa oportunidad?

(*) Crónica y Análisis publica la presente colaboración por gentileza de su autor Cristian Frers: Técnico Superior en Gestión Ambiental. Técnico Superior en Comunicación Social.

Volver a la pagina anterior


 

 

 


 
Estadísticas de visitas